Roommate Included ☂☀ Capítulo Ocho

Roommate included

☞Disclaimer:  Todos los integrantes de EXO se pertenecen a sí mismos y a su respectiva compañía. La trama y el personaje original “Oh Seyun” son de mi autoría. Con este fanfic no pretendo lucrar con la imagen de EXO.

☞Nota de autora: Porque el año nuevo no llega si yo no publico el capítulo 8 antes ♥ esta actualización debía estar publicada desde ayer, pero vinieron tías mías y pues, entre el cotorreo y las anécdotas, se me fue el tiempo y no pude publicarlo temprano. Pero ya está, terminado y todo ♥ Espero que les guste y, por cierto, ¿les había dicho que tengo página de facebook? Es mi firmita para la página de Utopía K-Fiction ♥ Pasen a ver ambas, pero más la de Utopía, ¿sí? les va a encantar porque cuando yo me apodero de la página… me voy sin despedirme ._. lol así que entren que igual y un día de éstos me despido, quién sabe, es diciembre, igual y nos cae un milagro… /se larga a llorar/. Espero les guste este capítulo que lo hice con mucho amor ♥

capitulo 8

 

Seyun está caminando bajo la luz de los faroles, y siente los hombros pesados y adoloridos. Está cansada, siente los ojos ardiéndole y su cabeza parece que está a punto de explotar. Había pensado que estudiar y trabajar al mismo tiempo era fácil, pero ahora que está en la universidad, todo es diferente. Los horarios son más complicados y las clases más prácticas que teóricas. Y el trabajo en Seúl es más pesado que en Daegu, no pensó antes en que trabajar el turno de noche en Subway sería tan agotador, aunque sabe que su jefe también es un explotador insensible que incluso le ha pedido que trabaje en Chuseok. ¿Cómo puede? ¡Es día feriado nacional! Pero ¿con qué le había salido? “Seyun, con tu apariencia no tienes que celebrar Chuseok, eso es para los coreanos”. Seyun quiso echarse a llorar de enojo pero terminó optando por asentir y pedir disculpas por su atrevimiento al pedirle esos días libres.

No puede permitirse perder su trabajo, su madre y Sehun necesitan su apoyo y ella misma también, para seguir pagándose la universidad. Seyun se hace de una amiga por todo el camino a casa, es una piedra que ha pateado incesantemente, y aunque la pobre roca no tiene la culpa, cada vez la manda más y más lejos.

Seúl de noche podría ser solitario, como Daegu, sin embargo adquiere más vida y el bullicio aumenta. Al menos en esa zona donde está, cerca de Gangnam. Trabajar ahí es irónico siendo que no tiene ni para comer en ese barrio. El tumulto de gente pasa cerca de ella, y de repente ve un rostro conocido en la acera frente a ella.

Puede ser… ¿Baekhyun? Seyun se detiene y alarga el cuello, poniéndose de puntitas, para ver mejor por encima de las personas, aunque no es de gran ayuda considerando su baja estatura. Aun así, sabe que no está confundiéndolo, es Baekhyun, esa camiseta gris se la ha visto antes sin duda alguna. Seyun avanza hacia él, sintiéndose emocionada al verlo, porque eso significa que no irá sola camino a casa, pero entonces Baekhyun cambia de ruta, girando en una esquina. Seyun no se lo piensa demasiado y va tras él, chocando con personas y disculpándose al instante, y parece perderlo por un segundo, hasta que lo vuelve a encontrar entrando…

¿Entrando a un bar? Pero no es cualquier bar. Es un Teatro Bar -aunque Seyun no sabe exactamente qué es eso o qué se hace ahí-. Seyun boquea como un pez. No es que sea algo malo, ¿tal vez? Es que nunca se imaginó que Baekhyun concurriera un lugar así.

Le pica la curiosidad; antes de que pueda redimirse e ir a casa, cruza la calle y duda frente a la puerta oscura del local. ¿Y si venden drogas dentro? Se pregunta. Está bien, Seyun, no tienes que comprarlas. ¿Y si tiene que beber dentro? Vale, siempre puede pedir agua o un refresco y ya, ¿no? No pueden obligarla a nada… ¿Y si le piden que se retire…? Seyun duda un poco más esta vez, pero recuerda las palabras de Baekhyun: “¡Eres coreana, con mostrarle tu identificación bastaba!”, así que toma un profundo respiro y entra al lugar.

Hay olor a cigarrillo y licores finos, Seyun tose por la falta de costumbre, aunque se recompone rápido. Tiene que andar por un estrecho pasillo iluminado por luces ultravioleta, y hay música vibrando en las ventanas. Esperaba algún taquillero o algo así, pero al final cruza una puerta sin ningún tipo de obstáculo u hombre alto e intimidante pidiéndole dinero para entrar.

El salón amplio que se abre frente a ella es diferente al pasillo, sin embargo. Hay pequeñas mesas redondas entre la penumbra, una barra a la derecha de éstas, justo frente a la puerta por donde entró Seyun, y a la izquierda de Seyun, frente a las mesas, hay un pequeño escenario vacío, iluminado por un reflector ambarino. Seyun fisgonea un poco antes de buscar una mesa alejada, no hay mucha gente en el lugar, sólo unos pocos por aquí y por allá, que conversan entre sí. Seyun se sienta en la parte de atrás, y observa con detenimiento y curiosidad todo el lugar. Sólo hay un mesero y un barman cerca de la barra; el barman, que no parece ser mucho mayor que ella, ríe animado mientras que el mesero mira a su alrededor con un expresión blanca, sus grandes ojos combinan con la sonrisa amplia del otro. Baekhyun no está por ningún lado, o quizás no lo ve por la oscuridad de éste lado del salón.

Entonces el reflector cambia de posición y aparece un chico esbelto, de piel blanca y hombros anchos, vestido completamente con holgadas ropas negras. Seyun se pregunta qué clase de espectáculo dará, pero entonces empieza a sonar música electrónica y el chico se mueve automáticamente, siguiendo el ritmo dubstep con todo su cuerpo, haciendo énfasis en sus caderas. Es un baile asombroso, pero quizás lo es más por los gestos tiernos que el chico hace con su rostro y manos, que van en total contraste con el resto de su cuerpo. Antes que ella pueda pensar en algo más, el número del chico se acaba y éste se despide con una sonrisa. Seyun duda por un segundo. ¿A caso no es ilegal que los menores de edad entren a los bares? Porque no aparenta tener más de dieciocho años.

Seyun apenas se da cuenta que el lugar se está llenando cada vez más, de forma paulatina, y aunque siguen otros pequeños espectáculos -en uno de ellos estaban dos bailarines demasiado apasionados que hicieron que Seyun desviara la mirada aturdida-, ella no tiene ni idea de dónde está Baekhyun.

“Quizás no era él”, piensa avergonzada, y empieza a ponerse en pie para irse. Entonces entra un chico alto de cabellos negros con una guitarra en la mano, y Seyun se da cuenta de que le es extrañamente familiar. ¿No es ese el amigo impertinente de Baekhyun? Seyun se queda de pie junto a la mesa, y reconoce a Baekhyun entrando después que Chanyeol. No puede evitar sonreír al ver lo ridículamente pequeño que se ve junto al otro chico, y parece un niño pequeño con esa camisa a manga larga fajada y el moñito rojo en el cuello. Seyun vuelve a sentarse, con una sonrisa incrédula en los labios, mientras Baekhyun y Chanyeol se acomodan en el centro del escenario para cantar, aunque Chanyeol sólo toca la guitarra y agrega pequeñas armonías.

Es una canción que Seyun conoce, pero en la voz de Baekhyun suena diferente, más dulce de lo normal. Seyun reconoce que Baekhyun realmente canta muy bien, ¿por qué no es ídolo? Con su forma de ser y esa voz tan fuera de lo común, Seyun está segura que SM Entertainment lo aceptaría.

Chanyeol y Baekhyun cantan un par de canciones más y luego se despiden, y por lo que parece, Baekhyun no la vio. Pero ella iba a quedarse porque tenía mucho que decirle; así que se queda realmente hasta que la gente está marchándose y el mesero de mirada oscura junto con el barman de sonrisa como de pokemón empieza a levantar las mesas. Seyun empieza a ponerse nerviosa y entonces el mesero se acerca a ella. No es mucho más alto, y su piel es muy, muy blanca, y sus ojos muy, muy grandes.

—Disculpa, ¿esperas a alguien? —Inquiere el chico, su voz es profunda y extraña, lúgubre. Seyun no expresa nada con su rostro.

—Ah, el… el chico que cantó—Balbucea Seyun con los ojos abiertos de par en par. El mesero rueda los ojos y el barman se acerca a ellos.

—Oh, la chica que no consumió.

—Busca a Byun—Responde el chico, y el barman sonríe haciendo que sus ojos se conviertan en una línea ondulada.

—Oh, debes ser una fan. Iré a por él, puedes esperar aquí—¿Fan? ¿Baekhyun tiene fans? El barman está por alejarse y luego se regresa con un gesto raro en la cara—. Oye, ¿de verdad no quieres tomar nada?

Así que Seyun termina esperando a Baekhyun con un vaso de agua mineral en las manos, porque es lo único que pueden ofrecerle; el mesero limpia con un ojo puesto en ella, como si fuese un bicho raro al que le encantaría matar, mientras que el barman acomoda las botellas en su lugar. Luego escucha las voces de Baekhyun y Chanyeol bromeando entre sí sobre tener fans, y Baekhyun aparece por la puerta junto al escenario, dirige la mirada al frente y se queda de hielo frente a ella.

—¿Seyun? ¿Qué haces aquí?

Seyun se queda sin saber que decir, mira de un lado a otro, y de regreso a Baekhyun.

—Ah, pues… ¿bebo agua mineral?—Seyun muestra su vaso a medio camino y Baekhyun sonríe incrédulo.

—No, no. ¿Cómo sabías que estaba aquí? ¿Alguien te dijo?

—No sabía que estabas aquí, te vi en la calle, intenté llamarte y terminé siguiéndote. Sé que suena raro, pero tenía curiosidad, nunca había entrado a un lugar como este—Explica Seyun con sencillez—, por cierto, ¡cantas muy bien! ¿Por qué no has dicho nada? Hubiese venido a verte antes…

Baekhyun hace una mueca y ríe falsamente. Parece incómodo, casi angustiado, y Seyun se siente extraña porque nunca lo ha visto así. Quizás está molesto porque lo siguió. ¿Hizo algo incorrecto?

—¿Podemos hablar un momento?—Le dice Baekhyun y toma la mano de Seyun, tirando de ella antes que pueda decir algo, aunque en realidad sí le saca un pequeño quejido por la sorpresa. Baekhyun la lleva hasta el pasillo por donde entró, y Seyun está esperando que le reclame por haber hecho lo que hizo, agacha la mirada y está dispuesta a disculparse, cuando Baekhyun vuelve a hablar—. ¡Por favor, no se lo cuentes a nadie! —Baekhyun está haciéndole pucheros, se ha agachado para verse más pequeño que ella, y tiene las manos en forma de ruego. Seyun se queda boquiabierta.

—¿Qué?

—Por favor, por favor, ¿puedes tenerlo en secreto por mí? Si alguien más se entera que vengo aquí a cantar y se lo cuenta a mis padres yo… —Baekhyun descompone el rostro, haciendo un gesto de horror—¡Yo seré popó de caballo!

Seyun realmente no entiende nada y aunque una parte de sí quiere reírse por las caras tan monas que Baekhyun pone, la otra está anonadada. ¿Cómo es que nadie sabe que él canta o asiste a un lugar así? Para empezar, ¿Por qué quiere mantenerlo en secreto de sus padres? ¿Qué tiene de malo cantar? ¿O ir a un lugar así?

Seyuuuuun—Gimotea Baekhyun dando pequeños saltitos en su lugar—. Te lo pido por favor, de roommie a roommie, ¿eh?

—¿Por qué no pueden enterarse tus padres? ¿Es que es ilegal cantar en bares?—Inquiere Seyun en lugar de responderle

—No, no. Juro que te lo contaré más tarde, cuando lleguemos a casa, pero prométeme que no dirás nada de esto frente a nadie, y mucho menos frente a mi familia, si es que vienen alguna vez.

Seyun no entiende aún y duda un segundo, pero al final hace una mueca que expone lo poco convencida que está y murmura:

—Vale.

Aunque sigue dudando de si es normal prometer algo como eso.

10 comentarios en “Roommate Included ☂☀ Capítulo Ocho

  1. Pobre de Seyun, no es fácil vivir con todos esos complejos que se le han ido creando. Es decir, yo soy igual de insegura que ella. Ni siquiera me atrevo a ir al bar donde trabajan mis amigos por pena a que la gente piense que qué fregados hago sola xD Ay, malditos complejos.

    *-* Baekhyunnie cantando, OMG. ¿Quién es el chico que bailó al principio? ._. El mesero da miedo (maldito psicópata que con palabras como “lúgubre”, “ojos grandes” y “matar” eres fácil de identificar), ¿y quién es el barman?. ¡Esas incógnitas me alteran! (es una babosada pero no puedo evitarlo).

    ¡Quiero máaaaaaaaaaaaaaas! ♥

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Descubra más de su telenovela favorita en el próxilo capítulo! A la misma hora, por el mismo canal. Bueno, blog.

      Hahahaha ya sabes que Seyun es una chica como tú, como yo, como todas ♥ así que es normal hahaha Y sí, creo que al menos uno de ellos es evidente… XD los otros dos… descúbrelos en el nueve XD Te amou ♥

      Me gusta

  2. Pues también me intriga su familia. Creo darme una idea, pero no me siento muuuy segura. OTL pobre Seyun, es que… todo. Realmente todo.Me emociona leer cada capítulo como no tienes idea otl, muchas gracias por actualizar y avisar :3
    slkjdmvbdfknbfg Ya quiero el siguiente capítulo omg
    Gracias Lily bonita <3

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo tampoco voy a bares o a lugares así, aunque no es por pena de que me vean sola, eso ya se me quitó hace mucho tiempo. 

    Estoy 100% segura de que Baekhyun puede ser aceptado en SM Entertainment :v -plot twist: JYP se lo gana a SooMan-
    Ayyyyyyy con razón llegaba hasta tarde a casa, y yo pensando que se iba de loco con mujeres :v hahaha perdón, Baek. Eres un buen chico.
    ¿Acaso sus padrés son de esos amargados que no ven la música como una posible carrera? ¿O tal vez músicos frustrados que no pudieron hacer sus sueños realidad y temen que su hijo llegue al mismo destino? ¿O tal vez sólo le da pena?  Why why why?
    No sé, yo sólo quiero que en algún momento le dedique una canción a Seyun asdfghjklñ. 
    Estaba escribiendo (coming soon asdfghj) y me diste el empujoncín de inspiración que necesitaba porque andaba media atorada :’D
    Un abrazo, Lia. 

    Le gusta a 1 persona

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s