Todo lo que necesito {Capítulo 4}

Todo lo que necesitoDiclaimer: Sin ánimo de lucro.

Nota de autora: Perdón por tardar tanto, pero la escuela me ha tenido muy ocupada. En fin, les dejo mi página en facebook y les dejo el grupo para que se unan. No olviden dejar un comentario ^^ y ya casi se acerca el final *o* así que esperen pronto por él.

― ¿Quién era? ―preguntó Soomin mientras seguía observando a través del cristal de la ventana. Kiseop no había dicho ni una sola palabra y le estaba preocupando. Conocía a Kiseop mejor que a nadie, mejor que a ella misma, lo cual era horriblemente patético.

― Un idiota ―contestó secamente para después detener el auto.

― No deberías parar aquí, te pueden multar ―Soomin ni siquiera volteó la vista. Además, el reflejo le mostraba a Kiseop mirando fijamente el volante mientras tenía sus manos fijas también.

Soomin estuvo a punto de voltear y decirle que ella se podía ir sola, que le quería dar tiempo para pensar las cosas, pues a leguas se veía que no estaba nada bien, pero entonces Kiseop volvió a arrancar el auto y se desplazaron para la zona sur, donde vivía Soomin.

― Salías con él, ¿cierto? ¿A escondidas? ―preguntó en voz alta. Sin vacilar.

― Sí.

Soomin se quedó sorprendida, no por saber que Kiseop, su mejor amigo y su exnovio, había tenido relaciones con un chico. No. Le sorprendió el hecho de que le dijera la verdad sin más, sin discutir o negar cualquier cosa. Entonces supo con toda firmeza que él, Kiseop, estaba dolido.

― Sabes que no te presiono para hablar de las cosas, jamás lo hice y jamás lo haré. Pero también sabes que puedes contar conmigo, ¿verdad? ― Kiseop dudo unos segundos para luego asentir levemente con la cabeza ―. Siempre estaré a tu lado, aunque sea sólo como una amiga.

El trayecto fue lento, o al menos así lo sintieron, ya que el silencio era incómodo. Al llegar a su destino, Kiseop estacionó el auto frente al edificio en donde vivía su amiga, Soomin. Él dudo en hablar, al principio. Pero luego mandó todo al carajo y le contó absolutamente todo; desde el primer día, o mejor dicho, la noche en que se conocieron, hasta su acuerdo y como había terminado todo aquella noche pasada. Soomin escuchó atenta cada palabra, mirando con seriedad a Kiseop y analizando cada gesto, cada movimiento y cada suspiro.

― Es un idiota.

― Estoy segura de que él te ama ―Kiseop no dio crédito a lo que dijo Soomin y volteó a mirarla con frustración y cuando estaba a punto de hablar ella lo silenció levantando una mano ―. Deja que te explique. Jaeseop pueda que sea el idiota más grande del mundo, eso lo tengo bien claro. Pero también es un humano, ¿alguna vez él te habló de su pasado? No. Tú mismo me lo acabas de decir, él no habla sobre él y, tal vez, es porque pueda que le hayan roto el corazón. Yo no lo conozco, más que lo que tú me dices de él.

>> Pero ten en cuenta que todos cometemos errores y por lo que vi hace un momento, él quería o intenta de alguna forma arreglar su error. Aunque eso sí, es terco, igual que tú. Está enamorado, pero no lo quiere reconocer, él te necesita más que tú a él. ¿No lo ves? Realmente te ama, si no lo hiciera, no se habría molestado siquiera en hablarte. Había más chicas y chicos en ese lugar, bien había podido ir con alguno y darte celos.

Kiseop no sabía si creer o no. Necesitaba pensarlo. Soomin le dio un beso en la mejilla antes de salir del auto y entrar al edificio. Kiseop, por su parte, se quedó unos minutos ahí, sin moverse, pensando en todo. Después, decidió irse a dar una ducha y dormir un poco.

Dos meses después…

 

Kiseop estaba sentado en la orilla de la cama, había terminado de ducharse y estaba listo para continuar con lo que había dejado pendiente: terminar de desempacar.

Se había mudado de departamento hacía solo unas dos semanas. Ahora vivía en el mismo departamento que Soomin, lo cual, le agradó a su amiga, pues así podía verlo más seguido. Su ánimo mejoró y su vida se había vuelto más alegre. Aunque… de cierto modo, también un poco gris. Al haber decidido que no quería saber más de AJ, también le había afectado, pues seguía amándolo. Jaeseop había insistido en buscarlo incluso en su departamento, pero Kiseop estaba decidido a no verlo de nuevo, no iba a caer de nuevo.

― ¿Te preparo un café? ―preguntó Hayana, Kiseop asintió y ella desapareció del umbral de la habitación para ir a la cocina a preparar el café de él y su té de hierbabuena. Hayana había insistido en quedarse con él el fin de semana para ayudarle a terminar de desempacar y después de tanta insistencia, Kiseop terminó aceptando. Además, Hayana se sentía sola sin él.

― ¡¿Quieres comer un rollo de canela?! ―preguntó Hayana desde la cocina.

― ¡Claro! ― Kiseop adoraba comer los rollos de canela. Sobre todo los que preparaba su mamá. Eran una delicia. Entonces pensó que sería bueno dar una visita rápida a su madre y a su padre.

Kiseop se levantó y fue hasta la cocina y se sentó en un banco mientras veía como Hayana calentaba los rollos en el microondas. Se sentía bien del cambio.

― ¿En qué piensas? ―preguntó ella mientras lo miraba con curiosidad.

― En que me gustaría visitar a mi madre el próximo fin de semana.

― Te vendría bien a ti.

― Sí, lo sé.

― Ya, en serio. Me preocupas, no sé qué te pasa. ―Hayana sacó los rollos y los dejó en la mesa. Kiseop le miró a ella y luego se encogió de hombros ―. ¿Por qué no me dices que sigues pensando en ese idiota de pacotilla de AJ y nos ahorramos todo el discurso?

― Ya lo sabes, además, no quiero hablar de él. Ya lo superaré.

Hayana suspiró pesadamente, sabía que él no iba a ceder y Soomin se lo había comentado en una plática secreta que tuvieron hace ya un mes. Soomin le comentó todo lo que Kiseop había vivido con AJ. Al principio Hayana quería ir y buscar a Jaeseop para decirle unas cuantas cosas, ya que por culpa de aquel sujeto, su amigo, Kiseop, estaba como un zombi.

― Mentiroso ―susurró ella mientras empezaba a comer su rollo y luego tomar un sorbo de té ―. Bueno, ya que no podemos hablar de eso… ¿Qué piensas de Victoria? A ella le gustas.

― Es agradable.

― ¿Agradable? ¡Kiseop! Por favor, tienes que seguir adelante… ―Hayana suspiró pesadamente mientras que con la mano izquierda en la cintura fijó su mirada en la de Kiseop ― No creo que quieras pasar toda tu vida pensando en él.

― Pero es muy pronto iniciar una relación…

― ¡No estoy diciendo que tú y Victoria deben ser novios ya! Lo que te trato de decir es que tal vez te debes dar una oportunidad y conocerla mejor ―Hayana metió un trozo de rollo de canela en su boca mientras le daba a Kiseop el tiempo suficiente para entender la idea.

― Sí, creo que tienes razón… pero primero pondré orden en mis sentimientos.

 

 

― ∞ ―

 

 

Jaeseop estaba recostado sobre su cama, pensando en todo y en nada a la vez. Estaba cansado de muchas cosas, principalmente de estar solo. ¡Dios! Como odiaba estar solo.

― Ya me voy Jae… ―Jaeseop miró al extremo de la habitación, hay estaba Minah. Se estaba terminando de abrochar la blusa y su mirada estaba fija en sus manos, como esperando no equivocarse al hacer su tarea de vestirse bien.

La había conocido hace un mes en un bar, y desde entonces ella ha sido la única persona con quien tiene relaciones sexuales. Y sólo porque necesitaba sacar la frustración de no tener a Kiseop.

― Seguro ― dijo Jaeseop apenas haciendo un ligero movimiento de labios.

Minah tomó sus pertenencias y salió de la habitación. Jaeseop se sentó, quería tomar y perder la conciencia como lo había estado haciendo ya, pero se limitó a pensar en sí mismo.

Había cambiado. Había aceptado la realidad de todo, él había estado acostándose con cualquiera para no estar solo. La soledad era su única compañía y eso le atemorizaba en gran medida. No quería ser como su padre, y a decir verdad, a pesar de aborrecerlo con todo su ser, Jaeseop era su reflejo mismo.

Eli le había dicho en varias ocasiones que no se parecían en nada, que él era muy diferente a su padre, pero Jaeseop conocía mejor que nadie a su sangre. Y después de aceptar ese hecho fue más fácil entender y acepar que estaba enamorado.
Las lágrimas empezaron a salir una por una; había perdido a Kiseop. Y de nuevo, su corazón se estrujó dentro de su pecho.

 

JJKim

Anuncios

5 comentarios en “Todo lo que necesito {Capítulo 4}

  1. Ya ya ya ya. Ya aceptó, ya se dio cuenta, ya se todo de lo que siente por KiSeop… ¿Y después? Quiero leer la reconciliación del 2Seop ewe
    Por favor, no tardes con la actualización. Me preparo para el siguiente capítulo, hasta entonces. ¡Nos leemos! 😘

    Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s