El chico de mis sueños {Capítulo 1}

Elchicodemissueños

Disclaimer: Los personajes públicamente conocidos como integrantes de EXO no me pertenecen. Sunhi es un personaje creado por mí al igual que la historia.

N/A: Originalmente iba a subir esto más temprano, pero tuve un pequeño problema con word, creo que me odia o algo así. En fin, tuve que escribir el capítulo de nuevo y realmente no quería hacer esperar más, por eso lo subí. De antemano, muchas gracias a todas aquellas linduras que me leyeron y dejaron comentario. Muchas gracias.  Realmente espero que les guste. Gracias.

Capítulo 1.
Sin permiso para querer.

A la mayoría de personas les da pereza levantarse temprano, sobre todo si han pasado gran parte de la noche leyendo algún libro. Pero Sunhi no sólo leyó su libro favorito, no. También bajó a mitad de la madrugada a buscar en la cocina algún aperitivo y pasó otro buen rato frente a su computadora de escritorio.

― No quiero ― se quejó entre dientes mientras caminaba descalza al baño. Tenía que darse un baño antes de bajar, sólo así despertaría.

― Deberías dormir más temprano, así te levantarías con ánimo ―le reprimió Jongdae, su medio hermano, mientras le sonreía ampliamente ― ¿Sabes? Creo que tú eres un caso perdido.

― A veces te odio ―Sunhi le mostró la lengua, un gesto infantil y tierno, así lo veía Jongdae. A él le encantaba molestarla y hacer que ella se desesperara para poder ver todos los gestos infantiles que podía hacer.

― Yo también te quiero ―Dijo Jongdae antes de bajar las escaleras para ir a desayunar. Sunhi se quedó unos segundos ahí, sin hacer nada hasta que por fin se decidió a continuar y entrar al baño para ducharse.

Realmente estaba más que cansada; bostezaba a cada rato y sus ojos se cerraban de vez en cuando. Debía dormir más temprano, y ella lo sabía, pero era muy terca como para poder hacer las cosas como deberían ser. El baño con agua tibia relajó su cuerpo e hizo que se sintiera más aliviada y ligera.

Después de darse una ducha y de arreglarse, tomó su mochila que estaba junto a su escritorio y salió casi corriendo al ver que solo le quedaban escasos minutos para desayunar antes de ir corriendo a la universidad.

― Te lo dije, necesitas levantarte más temprano ―le volvió a decir Jongdae quien ya estaba en la puerta listo para irse.

― Algún día lo haré ―le contestó mientras dejaba caer su mochila. Tomó un vaso de la alacena y se sirvió un vaso de leche fría y, así como lo sirvió, se lo bebió; tomó una tostada del plato que le correspondía y se lo llevó a la boca para después volver a coger la mochila y alcanzar a su hermano.

 

 

― ∞ ―

 

 

La clase de Salud sexual, a la cual todo su grupo fue obligado a asistir, era más tediosa de lo que alguno imaginó. El grupo de Sunhi estaba visitando la universidad de Seúl, la cual asistía Jongdae; estaban forzados a asistir a aquella clase por lo menos dos veces al año, esto, según los profesores de la preparatoria Montgomery College, les ayudaría a prevenir problemas sexuales, incluyendo enfermedades. Sunhi no solo tenía que ser torturada por ir a una escuela privada, no, también tenía que sufrir asistiendo a clases sobre la sexualidad y ver a su hermano.

Jongdae evitaba hablar sobre las visitas cuando estaba con Sunhi, sobre todo porque quería evitar alguna rabieta de parte de ella. Jongdae estudiaba medicina y, como parte de la labor social, estaba como apoyo en la exposición de hoy, lo cual, era aún más tormentoso para su hermana.

― Jongdae es muy guapo ―le susurró Juliane, su mejor amiga y compinche. Sunhi rodó los ojos y negó con la cabeza suavemente ―. No hagas esas caras, ya sabes que él me parece muy guapo.

― Es mi hermano ―se quejó Sunhi mientras apoyaba su mentón sobre su mano derecha ―. Además, a él le gustan rubias.

― ¿Cómo sabes eso?

― El domingo pasado él me preguntó si tenía algún chico en mi mente ―Sunhi se cambió de mano y miraba la pizarra mientras uno de los compañeros de Jongdae explicaba las etapas del embarazo ―, y le dije que no. Pero él supo que le mentí y bueno, le dije que me gustaba Jongin.

― ¿A quién no le gusta Jongin? ―interrumpió Juliane y ambas se rieron entre dientes.

― Y entonces yo le pregunté a él que si pensaba salir con alguna chica ―en ese punto, Juliane estaba más atenta a lo que decía Sunhi que a lo que decían sobre el embarazo ―. Me dijo que no, que estaba esperando por alguien mejor. Y fue cuando me dijo que prefería a las rubias. Yo creo que todavía sigue resentido por Mildred.

Juliane suspiró y Sunhi volvió a cambiar de mano.

― ¿Cuántas veces tenemos que venir a esta clase? ―preguntó Juliane molesta.

― Dos veces cada semana hasta que termine el año o mueras misteriosamente antes ―se burló Sunhi y ambas volvieron a reír entre dientes. La mayoría de sus compañeros dormitaban o simplemente ignoraban las pláticas tediosas. Después de todo sus hormonas se encargarían de embrutecerlos lo suficiente como para saltarse la mayoría de las normas, si no es que todas.

― Sigo pensando en que esto es más un castigo que una clase ―compartió Juliane, Sunhi asintió perezosamente.

Después de eso, tanto Sunhi como Juliane se mantuvieron en silencio intentando prestar atención a la plática. Anotaron unas cuantas cosas que creyeron podían preguntar después, aunque más bien, anotaban algo para tener respaldos en su cuaderno. Una vez que terminó la plática, la mayoría de estudiantes fueron directo a la entrada de la universidad, algunos estudiantes compraban algo en la cafetería que estaba dentro de la misma universidad mientras que otros se mantenían en las zonas verdes para despejarse.

― ¿Por qué siguen torturándonos? ―se volvió a quejar Juliane mientras se dejaba caer en la banca de madera.

― Si hubiéramos asistido a todas las clases y aprobado como mínimo la mitad de las materias, creo que ahorita ya no tendríamos que sufrir ―contestó Sunhi de mala gana.

― ¿Te arrepientes de no haber pasado ya a la universidad? ―La pregunta que hizo Juliane la dejó pensando. ¿Realmente se arrepentía de todo lo que hizo hace cuatro años? En ese entonces vivía en Nueva York con su madre, en un departamento de lujo que su abuelo les había obsequiado. Sus abuelos tenían dinero de sobra, lo sabía perfectamente, después de todo, ellos siempre le regalaban cosas demasiado costosas. Tal vez fue todo eso lo que le afectó en ese entonces, el dinero y el no saber nada de su padre, pero sobre todo, el que su madre haya tenido aquel accidente.

―Sunhi, nos hablan ―Juliane empujó a su amiga para que saliera del trance.

― Me perdí en mis pensamientos ―se disculpó.

―No importa ―Juliane la tomó del brazo y ambas caminaron en dirección al autobús ― ¿En qué pensabas? ―preguntó curiosa al ver que su amiga seguía seria y dubitativa.

― En mi mamá ―. Juliane exclamó un ligero “¡Oh!” antes de abrazar a Sunhi.

Después de llevarlos de nuevo al colegio y de tomar las clases restantes, Sunhi y Juliane ―al igual que todos sus compañeros― eran libres de irse a sus respectivas casas. Ambas amigas caminaban por la avenida central hasta la parada del autobús que Juliane tomaba. Y era entonces cuando Sunhi se quedaba sola para regresar a su casa sin más ni más.

― ¡Ya llegué! ―Sunhi se quitó sus zapatos de la escuela y se puso las pantuflas que Jongdae le había regalado en la navidad pasada. Al no escuchar respuesta supo que estaría sola hasta que Jongdae llegara.

Fue hasta la cocina para ver si había algo en el refrigerador o en el microondas. Y efectivamente, en el refrigerador estaban dos platos con comida envueltos en plástico para protegerlos, cada plato tenía dos notas, tomó el plato que tenía su nombre y lo puso dentro del microondas retirando el plástico y las notas antes.

Sunhi, fui a mi clase de repostería.
 Por favor, come bien y no compres porquerías.

Sunhi se rio por lo que Hara, su madrastra, le había escrito, dobló la nota y la tiró. Tomó la otra nota que decía “Te quiero” y la guardó. Hara era una buena mujer, le tenía respeto por ser tan amable con ella. Calentó su comida y se sentó ahí mismo, sobre la mesa y empezó a comer mientras miraba por la ventana.

La ventana de la cocina daba directo a la casa vecina, la cual estaba en venta. Pero Sunhi se percató rápidamente de que ya no lo estaba, las luces se prendieron y empezó a ver movimiento.

― ¿Tan rápido se vendió? ―se preguntó mientras bajaba de la mesa y se acercaba más a la ventana para curiosear mejor. Una mujer alta y delgada estaba abriendo una caja y sacando cosas mientras que un hombre le ayudaba.

― ¡Ya llegué!

― ¡En la cocina! ―gritó Sunhi sin moverse.

― ¿A quién espías? ―preguntó Jongdae mientras se acercaba hasta donde estaba Sunhi y también miraba a los vecinos ― ¡Ah! Ya llegaron.

― ¿Llegaron? ¿Quiénes? ¿Los conoces? ―Jongdae había sacado también su plato del refrigerador e hizo lo mismo que había hecho Sunhi hace un buen rato.

― Sólo conozco a Luhan ―Jongdae se encogió de hombros.

― ¿Luhan?

― Sí, bueno, creo que así se llama ―Jongdae se sentó en la silla mientras que Sunhi volvía a subirse sobre la mesa ― Un día de estos vas a romper la mesa si sigues subiéndote.

― Como si pesara lo mismo que una ballena.

― Pues sigue tragando porquerías y te aseguro que hasta más que una ballena ―. Sunhi se sentó en la silla de mala gana.

― ¿Y es guapo? ―preguntó Sunhi volviendo a comer de su plato.

― ¿Cómo quieres que sepa si es guapo o no? ―Jongdae tomó un pedazo de brócoli ―, además, no te permito que te guste.

― ¿Como por qué? ―Sunhi frunció el ceño y se cruzó de brazos.

― Porque ya te gusta Jongin, ¿lo olvidas? Y no es bueno que te gusten dos al mismo tiempo.

―Eso no tiene nada que ver en esto ―se quejó Sunhi mientras terminaba de comerse su pollo de mala gana ―. Además, Jongin tiene novia.

― ¿Por qué no me lo dijiste antes? ―Sunhi se encogió de hombros ―De todos modos, no te doy permiso y seguro te castigan nuestros padres si se enteran de que estás detrás de un chico que de tus libros.

― En serio, a veces te odio.

― Yo también te quiero.

Freaky-Princess

 

Licencia Creative Commons
El chico de mis sueños por Freaky Princess – Aura Borea se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://utopiakfiction.wordpress.com/.

Anuncios

13 comentarios en “El chico de mis sueños {Capítulo 1}

  1. YEHET!
    Me gustó, Aura ♥ Es el primer cap, aun queda mucho por ver, así que estoy esperando *–* ¿Cuándo aparece Luhan? YA QUIERO A LUHAN.
    Aunque yo me imagino a Jongdae diferente como hermano, éste hermano me encanta *^* quiero uno así, omfg. Pls.
    Espero paciente ♥

    Le gusta a 1 persona

    • *OO* Muchas gracias ♥ Yo también quiero que salga ya pero asfghjkl, se hará el interesante (?) bueno, solo un poquito. Es que Jongdae es un amor siendo hermano (?) ♥

      Me gusta

  2. Está muy interesante la historia y que Luhan sea el vecino hará que se conozcan pronto por cualquier motivo; estoy expectante *-*

    … morí con la broma de “¿a quien no le gusta Jongin?” hahah es un clásico ya dentro del fandom

    Muchos Saludos!!

    Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s