[●Rec] {Minific} {Prologo}

Rec

[Rec] por Xiao Vico. (c) Poster por Xiao Vico
Oh SeHun x Lu Han ≈ Minific ≈ Yaoi ≈ +18 ≈ Sobrenatural / Suspenso / Angustia.

≈Beteado por: CeCe – Jade Oshiro

≈Advertencias: Muerte de un personaje.

≈Disclaimer: Los miembros de la banda surcoreana EXO se pertenecen a sí mismos y por lo tanto a su compañía. La historia es ficción, cualquier parecido con la realidad es coincidencia.

≈N/A: ¡Hola a todos! ¿Aun me recuerdan? ¿Aun saben quién soy? Sé que tarde mucho en volver y en serio espero que me perdonen -se lanza al suelo y llora- Como ven volví con una nueva historia un poco diferente a otras que eh escrito y, sinceramente, espero que de verdad les guste; me eh animado por ustedes. Espero también que la continúen y, nada, nos vemos después. Bye~

 

Grabación 0 – Inicio –  07:45 am

—Hola, hola, ¿está grabando?, ¿si está grabando? —LuHan se acerca un poco a la cámara de video, lo suficiente como para poder ver un punto rojo titilando justo al lado del lente de la cámara. ¿Esto es normal? LuHan gira la cabeza hacia Minseok y lo encuentra guardando un par de maletas en la cajuela del auto— ¿Min, es normal que esto este brillando?

Minseok, quien se mantiene a unos pocos pasos de él, se detiene para observarlo y, solo después de rodar los ojos exasperado, se acerca a donde se encuentra su amigo, con el ceño fruncido. Observa unos instantes la cámara, revisando que ningún botón este fuera de su lugar, y luego la arrebata de sus manos, dirigiéndole una mirada molesta mientras lo hace. ¿Es que acaso no se le quitara esa mueca de la cara? Piensa LuHan. Esa actitud comienza a molestarle.

—Si está grabando. Prende y apaga cada vez que comienza la grabación y, solo cuando ya está terminada, es que deja de brillar. No es tan difícil. —dice Minseok mientras le entrega la cámara de nuevo y, tras observarlo unos segundos, se gira hacia la casa que se encuentra a las espaldas de LuHan, entrando en ella.

LuHan suspira un poco, levemente contrariado por la actitud infantil de su amigo,  y coloca la cámara frente a su rostro, olvidando el tema y grabándose por unos instantes a sí mismo. Aun no logra adaptarse completamente a eso de estar frente a las cámaras sin sentir la necesidad de bloquear el lente o simplemente salir de la toma. Después de todo, años y años de evadir este tipo de tecnología, no se eliminan tan rápido del cerebro.

Después de sentirse completamente satisfecho consigo mismo por no haber corrido la cámara en menos de cinco segundos, LuHan la gira en sus manos enfocando el vecindario donde viven él y su mejor amigo actualmente. Hay pocas personas a esta hora de la mañana y la cámara, o mejor dicho, LuHan, se encarga de captar lentamente cada una de ellas. A lo lejos, la señora Jung, la amable vecina de enfrente, lo saluda con la mano y una sonrisa mientras sale de su casa y se acerca a su auto, entrando en él y dirigiéndose con rumbo hacia el trabajo.

LuHan continúa con su trabajo de grabar todo lo que puede del vecindario en la video cámara.

Luego, cuando oye como Minseok vuelve a salir de la casa, gira la cámara hacia él y lo graba caminar, aun manteniendo el ceño fruncido, hacia el auto, cargando una bolsa que él supone, contiene comida y unas cuantas bebidas de reserva. Minseok lo ignora por completo y se dirige de nuevo hacia la cajuela del auto, acomodando las bolsas nuevas en el espacio que tiene. LuHan se asegura de que la videocámara aun está grabando y se dirige hacia él a paso lento,  recargándose en el auto al llegar.

— ¿Aun estas molesto? Pensé que ya lo habíamos hablado.

Minseok detiene lo que se mantiene haciendo y observa el suelo unos instantes, pensativo, para después levantar la mirada y observar a su amigo sin decir ni una sola palabra. Ya no parece tan molesto como hace unos instantes, pero aun así puede sentir el enfado en su mirada. ¡Oh, oh! Aquí vamos de nuevo.

—Simplemente no sé cómo puedes estar tan tranquilo con respecto a esto. —Se gira por completo hacia el joven frente suyo y cruza los brazos sobre su pecho, volviendo a fruncir el ceño— Me parece bien que quieras hacer un documental diferente, pero… —suspira y niega con la cabeza. Aquí viene— con lo sobrenatural no se juega, LuHan. Esto puede ser peligroso y no quiero correr ningún riesgo.

LuHan baja un poco la cámara, lo suficiente como para observar directamente, sin utilizar la cámara, los ojos de Minseok suplicándole en silencio.

—Min, ya te eh dicho que nada sucederá por hacerlo de esta manera. Llegamos al lugar, grabamos un poco en la noche (con suerte unos cuantos sustos) y nos vamos con lo que tengamos. No será peligroso, lo juro.

LuHan levanta la palma de la mano, lo suficiente como para que pueda aparecer en la toma de la cámara, y observa a su compañero con determinación; aclarándole con la mirada que nada de lo que él le diga le hará cambiar de opinión. Pero los ojos de Minseok siempre han sido su debilidad. Por ejemplo, ahora se puede saber que él no está muy seguro con todo esto realmente. Y LuHan casi quiere cancelarlo todo con esa mirada, casi.

— ¿Y… no has pensado grabar en otro sitio más… normal? —continua Minseok al ver que su amigo se ha quedado callado, observándolo— No sé, tal vez en el cementerio al lado de la universidad, o en la capilla abandonada frente al puesto de hamburguesas donde siempre vamos los viernes. Pueden ser igual de misteriosos.

Ahora observa a LuHan con más esperanza que antes, intentando hacerlo cambiar de opinión; pero no, eso jamás. Él ya tiene absolutamente todo calculado. Durante casi tres meses, exactamente desde que les dejaron el trabajo final en la universidad, LuHan se ha encargado de encontrar todos, todos, los recursos necesarios para grabar el documental en el lugar más increíble que, según él mismo, ha sido un paso clave en la cultura del país en su totalidad.

Ahora, después de estar a unas cuantas horas de conseguir lo que ha estado esperando, LuHan no dejara que nada, ni siquiera su mejor amigo, le haga cambiar de opinión. O su documental se lleva a cabo en aquella mansión, o su documental se lleva a cabo en aquella mansión.

—Min, tú mismo sabes que no lograremos nada con eso. —ahora es LuHan el que suspira, y no puede evitar reprocharse por haber hecho eso tan cerca de la video cámara. — El lugar ya esta escogido. Pedí el permiso hace semanas y, ahora que por fin me lo han concedido, te quieres dar por vencido. Tú y yo sabemos que lograremos grandes cosas ahí. Y no lo niegues porque lo sabes. —LuHan se acerca un poco más a Minseok, buscando una de las manos de su amigo y entrelazándola con la propia, dándole un ligero apretón— Ayúdame, ¿sí? Nada saldrá mal, lo prometo.

Minseok observa con determinación ambas manos unidas, dándose un tiempo para pensar y recapacitar en esta decisión que sabe ya está tomada. Él sabe que nada hará cambiar a LuHan de opinión, y menos con respecto a eso. Aun no sabe en qué momento fue que su amigo se volvió un adicto a las leyendas y mitos de esa vieja mansión; pero sabe que ya no puede hacer nada para corregirlo. Solo le queda aceptar y rogar que nada malo suceda.

Suspira un poco y le ofrece a LuHan una ligera sonrisa, intentando convencerse a sí mismo de lo que está por decir.

—Está bien, Lu. Lo haremos allí. —Y justo cuando LuHan se prepara para dar, con cámara incluida, un abrazo a su amigo, él continua— Pero prométeme que nada saldrá mal. No sé qué haría si algo malo sucediera.

LuHan vuelve a dar un apretón a ambas manos unidas, sosteniendo la cámara para grabar a Minseok en todo su esplendor.

—Por supuesto. Te lo prometo.

Y Minseok se queda un poco más tranquilo con la respuesta. Aunque no lo suficiente.

LuHan coloca ambas manos en la cámara y ahora decide dar un pequeño recorrido a las cosas que lleva Minseok en el auto. Dos bolsas que reconoce a la perfección, llevan un poco de ropa de ambos; solo en caso de que la temperatura del lugar cambie drásticamente. También encuentra las bolsas donde está seguro de que se encuentra la comida y las bebidas. Y por último, justo en el centro de la cajuela, se encuentran las mochilas donde llevan el resto de su equipo: dos video cámaras mas, linternas, cargadores, etc… Cosas esenciales para la investigación.

Minseok desaparece de la toma de la cámara y LuHan sabe que se encuentra cerrando las puertas y ventanas de la casa. Después de todo volverán al día siguiente y no quieren tener sorpresas inesperadas cuando lleguen.

Cuando todo parece estar listo, Minseok vuelve y le dice que entre al auto. Ambos se preparan y Minseok, que es el conductor, comienza su viaje por el camino. El día parece ser muy bueno y ambos no pueden evitar bajar las ventanillas de las puertas y concentrarse en sentir el viento fresco en sus rostros.

LuHan se enfoca a si mismo mientras tararea una de las canciones que suenan en la radio, para después enfocar a un Minseok mover la cabeza y los dedos en el volante, con el ritmo de la melodía.

—Por cierto, ¿Nos encontraremos con los chicos allá o tengo que recogerlos? —pregunta mientras observa brevemente a LuHan con una sonrisa y luego dirige su mirada hacia el frente, concentrado en el camino.

—Nop. Nos encontraremos con ellos allá. Además llegaran un poco antes para buscar a los encargados de la casa y ver si consiguen algo de información adicional —Minseok asiente, conforme con la respuesta. LuHan asiente también y se encarga de subir completamente la ventanilla con una mano, sosteniendo con cuidado la cámara en la otra— Por cierto, si te parece bien, haré la introducción al documental de una vez mientras vamos por carretera. No quiero cometer un error cuando estemos allá por culpa de la emoción.

Minseok se ríe un poco y asiente.

—La atención del público es toda tuya, Lu.

LuHan le golpea un hombro levemente y sonríe, acomodándose un poco la ropa que lleva puesta. Se coloca serio y deja de sonreír, Minseok también lo hace. La hora de ser profesional ha comenzado. Con cuidado coloca la cámara en un buen ángulo que solo lo enfoque a él y, tras suspirar un poco, su relato empieza.

—Buenas días a todos, soy Xiao LuHan. Y esta noche, estoy muy emocionado de llevarlos dentro de una de las locaciones más aterradoras que he visto nunca: La Mansión Oh, a las afueras de Seúl.  —Toma un respiro y continua— Entre 1895 y 1962 fue el hogar de una de las familias más importantes y nombradas de toda Corea del Sur: Los Oh. Tras un incidente en 1963, y la perdida en su totalidad de la familia tras un desconocido acontecimiento, se han reportado aspectos paranormales a lo largo de todo este tiempo. Esta noche, junto con mis compañeros Kim Minseok, Kim JongDae y Zhang Yixing, estaremos encerrados durante el tiempo que sea necesario, para demostrarles a todos aquellos escépticos que lo paranormal, y el misterio de la Mansión Oh, sí existen.

 Grabación 0 – terminada – 8:40 am

 

firma blog

Anuncios

15 comentarios en “[●Rec] {Minific} {Prologo}

  1. asdfghjkl desde el póster hasta «8:40 am» me ha gustado asdfghjkl lo paranormal me fascina!! y por ser hunhan —una de las que menos leo, oops—, será definitivamente algo’ ihhh.

    (mujer, actualiza “esclavo de tus deseos”PLZZZ ; ;)

    Me gusta

    • ¡Gracias por animarte a seguir la historia! Que bueno que te gusto, y tenemos un gusto en común, yo también amo lo paranormal ¡Yesss! Espero que esta historia te anime a leer mas historias HunHan ♥ Y en cuanto a la otra historia, no estoy muy segura de cuando actualice… pero lo haré, así que se paciente por favor jeje Adiós!

      Me gusta

  2. Voy a ser muy sincera, tengo cierta reticencia a leer escritos con muerte de personajes pero tu historia se ve en demasía, EXCITANTE E INTRIGANTE. Con lo que va de la historia ya me ha dejado enganchada, esperaré el primer capítulo.

    Me verás aquí en cada actualización y debo avisarte de antemano que como beta-reader del blog voy a ser muy franca y objetiva. También te diré que espero mucho de esta historia ya que todos tus escritos que he leído han logrado llenar mis expectativas.

    xoxo´s

    Me gusta

    • ¡Gracias por comentar y por seguir esta historia! Te juro que a mi tampoco me gusta leer mucho cuando mueren los personajes… trato de evitarlos a toda costa… pero, bueno, había que intentarlo. ¡Que bueno que te gusta! La verdad quería hacer algo un poco diferente y pss salio esto jeje

      ¡Muchas gracias por leer mis otros escritos! Es muy importante para mi que una beta me diga cosas tan bonitas ¡Gracias! Y, bueno, nada, espero que esta historia también llene tus espectativas y las de todos los lectores. Nos leemos después, adiós!

      Me gusta

  3. POR LA CHUCHA QUE PARIÓ EL SAGRADO XIUHAN. QUÉ TE PASA, MUJER, QUÉ TE PASA.
    Juntaste mi género literario favorito y EXO. Aunque no es Kailu (?) pero el Hunhan igual me gusta *a quien le gustan todas las parejas en EXO… excepto el taoris, el taoris no es de Dios* *igual ahorita llega Nii a pegarme* sdkljfljas ¡tienes que seguir ya! Quiero saber qué pasó, y cómo murieron y qué pichos está pasando o_o
    Besitos~ ♥

    Me gusta

    • ¡Holis! ¡Gracias por apoyarme con esta historia! En cuanto al XiuHan… solo diré que no me gusta mucho, pero era necesario ^^ El KaiLu también es genial, pero amo el HunHan sobre todas las cosas. Prometo seguir esta historia muy pronto y espero que te guste mucho, mucho. ¿vale? Gracias de nuevo y nos leemos después ¿si? Adiós!

      Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s