Roommate Included ☂☀ Capítulo Cuatro

Roommate included

 

☞Disclaimer:  Todos los integrantes de EXO se pertenecen a sí mismos y a su respectiva compañía. La trama y el personaje original “Oh Seyun” son de mi autoría. Con éste fanfic no pretendo lucrar con la imagen de EXO.

☞Nota de autora: De nuevo me demoro, y creo que será habitual, por mi trabajo -ya no quiero ir más, quiero escribir omg ; _ ; pero soy pobre-. Esta vez, es dos o tres líneas más largo, para que no se les haga cortito lol en fin, espero que les guste, de verdad *–* gracias por todos sus comentarios, son como oxígeno para mí ♥ les mando un besote y a esas mis fans de Yixing les dejo ésto

capitulo 4

—Necesito que traigas todo lo que puedas, ¿Vale? —Dice Seyun a través del teléfono, y siente el rostro caliente. Quizás es porque de verdad el verano es muy caluroso, o porque se está muriendo de vergüenza. Y arrepentimiento. Y ha perdido una pisca de dignidad al pedirle a Baekhyun su móvil para poder llamar a casa—. ¿Cómo está mamá?

—Bien, supongo que bien—Contesta Sehun y ella casi puede jurar que está jugando videojuegos, porque la respuesta es tan vaga y desganada que no puede imaginar otra cosa.

—Vale. Recuérdalo, Sehun. Nos veremos mañana, entonces —Dice y corta la llamada rápidamente. Hay un silencio incómodo por su parte y se da la vuelta hacia Baekhyun, quien le sonríe con sardónica satisfacción desde la encimera de la cocina—. ¿Por qué tienes esa expresión tan horrible en tu rostro? —Pregunta con cara extrañada mientras le extiende a Baekhyun el móvil, y él simplemente acentúa su sonrisa.

—¿Esto? —Se señala la boca—Se llama sonrisa. Deberías intentarlo más seguido.

—Ah, claro que lo hago. Simplemente desaparece cuando tú estás—Seyun lo mira como si fuese más alta que él, y da la media vuelta. Hay algo en la sonrisa de Baekhyun que la perturba, porque parece como un rectángulo blanco que nunca deja de brillar.

—Ay… Ésta mocosa… Después de que te presté mi móvil—Escucha detrás de ella, y siente algo de culpa.

—Por prestarme el teléfono —Murmura, tomando las cortinas improvisadas del piso y extendiéndolas para poder colgarlas—…Gracias.

Seyun termina de colgar las sábanas rápidamente y se esconde en su habitación, mientras Baekhyun tiene una sonrisa burlona bailoteándole en los labios. Pero tiene que irse, porque tiene un compromiso al cual no puede faltar, así que simplemente le avisa que saldrá –sin obtener respuesta, como siempre- y cierra la puerta tras de sí, después de ponerse una gorra.

⌂ ⌂ ⌂

Seyun está cabeceando mientras hace el desayuno. De verdad odia a su compañero de piso –no solicitado, por cierto, ¿cuándo se irá, además?-, porque de verdad no importa qué tan cansada esté, su ligero sueño siempre se ve interrumpido por cualquier leve sonido. Y no puede fingir que no escuchó a Baekhyun regresar cerca de las tres o cuatro de la madrugada, chocando con todo dentro del apartamento.

Lo que me faltaba, piensa Seyun, es un fiestero. Seyun lanza una mirada indignada a la masa amorfa que duerme y sisea debajo de la cobija, en el sofá al otro lado de la estancia. ¿Cómo puede dormir tan plácidamente cuando alguien por aquí –ella, precisamente- no pudo conciliar el sueño por su culpa?

Seyun hace ruidos estruendosos a propósito con los trastos que utiliza, pero Baekhyun sigue dormido, sin hacer ni un solo sonido, ni moverse un ápice. Seyun se da por vencida. Baekhyun debe tener una resaca demasiado pesada como para ni siquiera levantarse. Seyun chasquea con la boca antes de dedicarse de nuevo a lo que está haciendo, cuando un par de nudillos llaman a la puerta.

¡Es verdad, Sehun ha ido! Pero… No esperaba que fuese tan temprano. Después de todo, su hermano no es una persona madrugadora. Seyun deja el delantal sobre la encimera de la cocina, junto a la puerta, y abre cuidadosamente.

—¡Noonaaaaaaa! —Seyun da un saltito por la sorpresa, y la puerta se abre para dar paso a un chiquillo de piel canela y lacios cabellos color chocolate, quien deja caer una caja a sus pies y salta sobre ella para abalanzarse hacia Seyun y abrazarla fuertemente—. Noona, te extrañé. ¿Sabes lo duros que han sido estos días sin ti? ¡¿Lo sabes?!

Yah… Kim Jongin, ¡compórtate! —Seyun tiene que empujarlo por los hombros, porque Jongin la tiene sujetada de la cintura mientras restriega el rostro en su hombro, como si fuera un gato loco—. ¡Suéltame, Jongin! —Pero Jongin no le hace caso y simplemente sigue abrazándola, causando que un ligero rubor se apodere de su rostro, por la incómoda cercanía. ¿Sehun tenía que traerlo necesariamente? ¡Ese mocoso…!

—¡Hola, noona!—Escucha entonces a su hermano, que por poco se va de bruces por la caja que Jongin dejó caer hace un momento, y Seyun desea que esos hayan sido sus libros y no otra cosa. Sehun se aproxima a ella y la abraza también, sin mover a Jongin de su lado. Seyun suelta un suspiro profundo.

—Oigan, ustedes dos. Suéltenme en éste mismo instante, ¡es vergonzoso!

Aigoo, noona, yo también te extrañé —Murmura Sehun burlonamente, y se aleja después, observando a su hermana mayor completamente desencajada siendo abrazada por un chico que podría colgársela a los hombros como un saco de papas con total facilidad y que, sin embargo, opta por flexionar las rodillas y encorvarse como si fuese un niño pequeño para ponerse un poco más bajo que ella. Cuando Jongin finalmente la suelta, Seyun aprovecha para empujarlo de los hombros y arreglarse la ropa, porque ha quedado torcida por el infantil abrazo del joven que ahora está casi completamente erguido y le saca por lo menos una cabeza de diferencia entre estaturas. Al igual que Sehun. Seyun se pregunta si las hormonas que les dan a los pollos hoy en día tienen algo que ver, porque ella se quedó midiendo 1.55 metros nada más.

Noona, ¿Has estado bien? Comes sanamente, ¿Verdad? Si quieres puedo venir y vivir contigo para así cuidarte mejor—Ofrece Jongin con una amplia sonrisa, y Seyun piensa en cómo Jongin siempre corre a su lado cuando la ve. Es adorable, si tiene que ser honesta, pero es Jongin.

—¿Y que dejes la escuela? Buen intento, campeón—Dice Seyun golpeando con un dedo la frente de Jongin y sonríe un poco antes de girarse a ver a su hermano—. ¿Mamá está bien?

—Sí, mamá está bien—Contesta Sehun haciendo un mohín, y Seyun se siente mal, porque aunque ama a su hermano con todo su corazón, ella es quien tiene que ser la imagen fuerte que sostenga a su familia. Su madre no está del todo bien, y Sehun necesita un pilar firme donde apoyarse, no una hermana consentidora—. Pero… Tengo un poco de hambre, ¿no tendrás algo por ahí de comer?

—Justo estaba haciendo el desayuno, haré más para ustedes—Dice Seyun alborotando el cabello de su hermano y es ridículo que se tenga que poner de puntitas para hacerlo. Sehun ha crecido tanto en éste último año, que Seyun quiere echarse a llorar y abrazarlo y no dejar que lo haga más, porque apenas es un niño—. Ustedes metan las cosas que trajeron y lávense las manos cuando terminen.

—Pero… noona…—Y la voz de Jongin suena temerosa—. ¿Has adoptado un perro?

¿Un perro? ¿En dónde habrá…? Seyun dirige su mirada hacia donde Jongin apunta con el dedo, y se encuentra con que Baekhyun se está moviendo ligeramente bajo las cobijas. Baekhyun gruñe, se sienta en el sofá con las piernas extendidas, y las cobijas caen hasta su cintura, revelándolo con el cabello despeinado y una delgada camiseta sin mangas.

—¡Yaaaah, qué rico huele! ¿Qué estás haciendo para mí, Seyun-nie? —Ronronea Baekhyun con los ojos cerrados.

Mal, mal, ¡todo está mal! ¿Cómo pudo olvidarse de Baekhyun sin más?

⌂ ⌂ ⌂

 La escena es ridículamente divertida, piensa Baekhyun, porque es la primera vez que ve a Seyun completamente desencajada, con un chico llorándole a los pies, y otro de piel blanca muriéndose de risa detrás de ella.

—Oye, Kim Jongin, para el teatro, esto es absurdo…—Baekhyun ahoga sus ganas de echarse a reír. Seyun tiene las mejillas coloradas, la vista fija en algún punto lejano, y el cabello saltándole a mechones de las sienes—. Jongin, basta.

—¡Noona, cómo pudiste! ¿Tenías novio y no me lo dijiste? ¿Qué haré, qué haré? —El chico se lamenta, y Baekhyun no le calcula más de diecisiete años. Aunque el muy gigantón es más alto que él.

—¡No tengo ningún novio, estás haciendo más grande el escándalo, levántate ya! —Jongin lloriquea un poco más, aunque no tiene lágrimas realmente en los ojos, y luego se levanta. Seyun vuelve a golpearlo en la frente con los dedos—. Eres tan dramático, ¿cómo puede Sehun ser tu amigo?

Noona… —Empieza otra vez Jongin, como un niño pequeño enfurruñado, y esta ocasión Seyun le propina un manotazo en el hombro—. Está bien, te creo y te perdono. Pero, ¿quién es este?

—“Este” es una persona, y soy Byun Baekhyun, nuevo compañero de piso de Seyun—Se presenta el mismo Baekhyun con un tono muy formal, haciendo gala de sus buenos modales, y extiende su mano hacia Jongin al tiempo que se inclina.

—¿”Compañero de piso”? Nunca accedí a eso—Siente un golpe que aleja su mano, y Baekhyun se irgue con un mohín—. El edificio tiene dos propietarios y no se fijaron que estaban arrendando el mismo apartamento a dos personas, así que Baekhyun se está quedando aquí mientras busca otro apartamento—Explica Seyun a su hermano y al amigo de éste. Uno mira con falso interés, y el otro mata a Baekhyun con la mirada. Este niño no es de fiar, observa Baekhyun, y desvía la mirada de la del menor antes de que lo sulfure.

—¿Mamá sabe que están saliendo? —Pregunta Sehun sólo para recibir un golpe en el brazo por parte de su hermana, y sonríe vagamente después.

—No estamos saliendo, ni lo haremos—Puntualiza Seyun, y Baekhyun sólo asiente estando muy de acuerdo con ella—. Ahora, lávense las manos y vengan a comer. Incluyéndote a ti, Byun Baekhyun, no permitiré que te acerques a mi cocina sin haberte lavado las manos por lo menos.

—Pero no las tengo sucias, acabo de despertar—Contesta Baekhyun caminando hacia la cocina. Seyun lo toma de una oreja antes que se acerque a la estufa para olisquear, y Baekhyun es arrastrado de esa forma hasta el baño entre alaridos y pequeños gimoteos de dolor.

—Entonces báñate—Y lo empuja dentro sin escuchar las quejas de Baekhyun.

Sehun y Jongin se marchan después del desayuno, porque Seyun no quiere que lleguen muy tarde a casa, así que los acompaña a la estación de tren y regresa rápidamente al departamento.

—Tu hermano y tu noviecito son amigables—Le dice Baekhyun cuando llega.

Cállate.

⌂ ⌂ ⌂

El domingo, Baekhyun sale temprano por la mañana y regresa hasta entrada la noche. No es que le importe mucho a dónde va o por qué, pero Seyun tiene que preguntarle si tardará mucho, porque odiaría tener que ser despertada de nuevo a las tres de la mañana. Aun así, Baekhyun regresa temprano y entre bromas y frases como “déjame en paz”, ambos se sumen en silencio hasta quedarse dormidos en sus respectivas camas.

Al día siguiente, Seyun sale antes, como de costumbre, y deja a un dormido Baekhyun. “Hay kimbap, es de ayer y es una pena botarlo. Cómetelo”, escribe en una nota, y la deja pegada en la puerta del refrigerador antes de marcharse.

La mañana transcurre naturalmente, saludando a Yixing al llegar, y encontrándoselo de nuevo en clases. Yixing es un buen guitarrista, descubre cuando éste pasa a tocar algo en frente de todos –y Seyun jura que la profesora de música está como enamorada de él, porque no deja de mirarlo con una sonrisa tonta en el rostro y suspira cada tres segundos-, si Seyun tuviera talento artístico, o dedos más hábiles, tocaría el piano, pero piensa que la música o cualquier otra expresión de arte simplemente no es lo suyo.

Y al pensar en eso, se acuerda de Junmyeon y la invitación que no había rechazado. Seyun se recuerda a sí misma diciendo que es «muy buena narrando», y que irá a visitarlos pronto, y esconde el rostro entre sus brazos sobre el mesa banco.

—¿Qué pasa? —Le pregunta Lay al sentarse junto de ella y Seyun se recompone rápidamente, fingiendo una sonrisa.

—Nada, me sentí un poco fastidiada.

—¿Tan mal toqué? —Y Yixing casi hace pucheros, haciendo que Seyun se sienta como la peor bazofia del mundo.

—¡No, no, no! —Se apresura a decir, gesticulando también con las manos— Ha estado genial, ¡te llevas mis aplausos!

—Gracias, no tiene mucho que aprendí a tocar la guitarra.

—Te pediría que me enseñases a mí, pero mis talentos para las artes son del tamaño de una pulga—Seyun se ríe de sí misma y luego la sigue Lay—Por cierto, ¿sabes en dónde está el salón 23B?

—Oh, ¿te has apuntado al club de escritura?

—No realmente, me invitó a pasar por ahí el líder.

—Qué curioso, Junmyeon no suele hacer eso. Bien por ti, novata, cuando salgamos de la clase te acompañaré yo mismo; quisiera saludar a mis amigos —Yixing sonríe y Seyun asiente con la cabeza antes de enfocarse nuevamente en la clase, porque jura que la profesora está atravesándola con la mirada, y no quiere problemas.

Después de esa clase, Yixing la acompaña como prometió, y después de saludar a Junmyeon y  a un par de chicos que se encuentran con Junmyeon, Luhan y Kris, según escucha, se marcha dejándola ahí. Seyun está en pánico, sudando frío y riendo tontamente por todo. Junmyeon la invita a pasar, y aunque no están en sesión, la presenta formalmente con sus amigos.

—Éste es Yifan, y éste es Luhan; Luhan es mi superior por un año, y Yifan es de mi generación; ella es Seyun, estudiante de nuevo ingreso —La presenta Junmyeon, y Seyun se inclina dos veces, mostrando su respeto.

—¿Superior? ¿Cuándo me has tratado como un superior, cuándo? —Lo molesta Luhan y Seyun tiene que admitir que es demasiado bonito para ser humano. Parece más una cruza entre hada y príncipe. Junmyeon ríe nerviosamente, y acaricia el cuello del mayor.

—Bienvenida, Seyun—Dice Yifan, quien a diferencia de Luhan, es muy alto –mucho más alto que su hermano, como de la misma estatura que Chanyeol, el amigo de Baekhyun a quien golpeó días atrás-, y tiene un rostro que impone respeto. Yifan le extiende una mano, Seyun la toma, y el contraste de tamaños la aterroriza, aunque no lo expresa.

—Es un gusto conocerlos a ambos, debido a que soy de nuevo ingreso, por favor cuiden de mí—Seyun inclina de nuevo la cabeza, y siente como si estuviera hablando con el presidente de Corea del Sur, porque los tres ahí la hacen sentirse demasiado pequeña. Yifan y Luhan se despiden argumentando que tienen que ver a un tal Zitao en algún punto del campus, y Junmyeon sale con ella rumbo a los casilleros, explicándole sobre el funcionamiento del club, y cómo él lo creó desde que entró a la universidad.

—Es muy interesante, de verdad —Y lo dice en serio, porque ver su rostro mientras habla es como observar arte gráfica.

—Sí. Es una pena que no haya muchos miembros, a pesar de todo, ¡pero me alegra que quieras participar, siempre serás bienvenida! —Le dice Junmyeon con una amplia sonrisa que hace que sus ojos se empequeñezcan. Y Seyun vuelve a sonreír tontamente.

—No, es un honor para mí que me haya invitado, sunbae-nim —Dice Seyun, inclinando levemente la cabeza con timidez, y Junmyeon continua sonriéndole aún más ampliamente.

—¡Oh Seyuuuuuuun, ¿en dónde estás?!

Esa voz. Los ojos de Seyun se abren de par en par, y la voz vuelve a pronunciar su nombre: “Seeeeeyunnieeeeee”, canturrea, y Seyun siente que su perfecta película romántica se ha convertido en un filme de terror.

—Oh, ahí estás, ¿no me escuchabas, cierto? —Y tadán. Baekhyun aparece desde atrás de ella, con una sonrisa maniaca en los labios mientras se posiciona frente a Seyun y Junmyeon.

—Hola—Saluda Junmyeon formalmente, y Baekhyun sólo inclina la cabeza. «¡Tan grosero!».

—Oye necesito que me hagas un favor, eres mi compañera de piso, ¡tienes que ayudarme! —Gimotea Baekhyun vergonzosamente, y Seyun se disculpa con Junmyeon silenciosamente.

—Te veré más tarde, Seyun. Con permiso—Se despide Junmyeon de ambos con un cabeceo, y sonríe suavemente.

—¿Qué quieres? —El cambio de humor en Seyun es evidente y Baekhyun está más que divertidísimo con todo esto, porque sólo confirma una cosa que se muere por saber.

—Junmyeon te gusta, ¿no es así?


Anuncios

8 comentarios en “Roommate Included ☂☀ Capítulo Cuatro

  1. OTL, vi el vídeo y lo primero que pensé fue de “Nuestros hijos serán hermosos y talentosos”. ¿TAN MAL ESTOY? AJ, perdón, pero… es que es Lay.

    Ok, pasando al capítulo:

    OTL, Sehun es un niño en toda la extención de la palabra y Jongin… drama king, ¿no? OTL, que no debería ponerse celoso, Seyun lo quiere mucho. No puedo con Baek, de verdad que a veces dan ganas de golpearlo con una pala. De verdad.

    Me gustó el capítulo. Me encantó skjdnbldkfnblkngfbklngfbhgmnjh

    Le gusta a 1 persona

  2. OMG. Jongin es un melindroso, dramático e infantil. Pero fue tan lindo *-*
    Y Lay, oh mi bebé.
    A veces quiero matar a Baekhyun. Me siento muy identificada en cuanto a personalidad con Seyun y si tuviera a un Baekhyun en mi vida, ya lo hubieran encontrado flotando en algún río.
    Gracias, cielo <3 muy, muy divertido.

    Le gusta a 1 persona

  3. Holaaaa
    Ah me encanto en capitulo, dios si me mori de risa con la actitud de Kai pero si que actuo como un niñito y mi Sehun aparecio aunque no dijo mucho xd, en serio que Baek es todo un caso yo que seyun ya le hubiera dado un buen golpe
    Chao lia :3

    Le gusta a 1 persona

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s