Sexual Fantasy {Capítulo único}

SF-Valen

Sexual fantasy por sweetvals. (c) Poster por LIA & sweetvals
Kim Jongin/Kai (EXO) + Kim Iseul. Oneshot ~ Hetero ~ NC-17 ~Romance, erótico.
Beteado por: Cece.
Advertencias: Escena sexual. Transformación de Jongin a Kai no apta para cardiacos o lectores susceptibles a la alteración de hormonas que este cambio genera.
Disclaimer: Kim Jongin/Kai no me pertenece, lo hace a sí mismo y a su respectiva compañía. La trama y el personaje original son de mi total autoría. Cualquier parecido con la realidad o cualquier otro fanfic es mera coincidencia. Sin ánimo de lucro.
Notas de la autora: ¿Quién no se desmaya después de observar a Jongin volviéndose Kai o viceversa? Esta historia se me ocurrió debido a que genera una fuerte frustración en mí. Y bueno, quise llevar esta transformación más allá del escenario y plantearlo en el cómo sería que sucediera en una habitación. Y aquí está el resultado. Ojalá que les guste tanto como a mí el planearlo –oh, yeah- y llevarlo a cabo. Este oneshot está dedicado a mi amada hermana LIA. Yo lo sé, bebé, ando secuestrándome a tu hombre para estas cosas, lo siento ;^; pero sabes que te amo con todo mi corazón.
P.D: cuando se haga mención de la canción, si quieren y pueden, reproduzcan “Because of you” de Ne-Yo.

Tomó asiento sobre la silla como él le había indicado. Le observó cerrar la puerta y acercase lentamente hasta el interruptor de luz para bajar la intensidad. La habitación adquirió un ambiente íntimo, únicamente iluminado por una luz tenue de color ámbar que no alcanzaba a llegar a todos los rincones del lugar.

Iseul y Jongin podían verse una o dos veces al mes debido a la atiborrada agenda de éste. Su relación había comenzado hace no más de año y medio cuando ella se había convertido en parte del staff de EXO. Desde el primer momento en que lo vio, no pudo borrar de su mente su atractivo rostro; y cuando le ayudaba a arreglar los extravagantes trajes durante sus presentaciones, sus cuerpos eran como imanes que los atraían para estar juntos. El calor comenzaba a aumentar cada vez que estaban cerca, pero ninguno de ellos se atrevía a dar un paso al frente.

Hasta que un día, mientras le ayudaba a acomodar su corbata, Jongin le plantó un suave pero demandante beso en los labios. Iseul no supo cómo reaccionar, así que el chico salió rápidamente de la habitación sin decir palabra alguna. A los pocos días, Iseul fue quien tomó la iniciativa y volvió a besarlo. Al principio lo dudó, debido a que era mayor que él y parte del staff, pero ese chico le gustaba demasiado y su mente se apagaba con su presencia. Le encantaba todo de él; fuera y sobre el escenario. Siendo Jongin o Kai, no importaba, Iseul adoraba cada una de sus facetas.

Esa noche lucía de infarto; llevaba puesta una camisa blanca de manga larga fajada bajo un pantalón negro que le acomodaba deliciosamente al cuerpo. La elegancia y sensualidad podían explicarse gráficamente mirándolo.

Jongin se acercó a paso lento hasta la consola que se encontraba sobre una pequeña mesa en una de las esquinas de la habitación; cuando la encendió y escuchó la canción que comenzó a sonar, entendió que no estaba frente a Jongin, sino a Kai. Because of you se esparcía por todo el lugar, llegando hasta el cuerpo de Kai y provocando que comenzara a moverse sensualmente, haciendo ondas con su largo y esbelto cuerpo, enviándolas directamente hasta ella y recorriéndole el sistema nervioso hasta llegar a la parte más sensible de su anatomía.

En alguna ocasión, mientras hablaban recostados sobre la cama de algún hotel, Iseul le había comentado una de sus fantasías más recurrentes y embarazosas: quería que le hiciera el amor como Kai lo haría. No estaba en absoluto insatisfecha con Jongin; lo amaba totalmente, pero verlo en el escenario, moviéndose de esa manera, pareciendo que tenía sexo con el viento, deseaba poder ser ella quien disfrutase de esas caricias y movimientos.

Y se encontraban ahora en la habitación oscura de un lujoso hotel. Al principio se había sorprendido un poco debido a los colores extravagantes y la temática estructura del lugar. Era algo que Jongin jamás hubiera pagado, pero por su mente no había cruzado, nunca, que fuese a cumplir su fantasía.

La música emanaba del aparato de la misma manera en que Kai encontraba los pasos adecuados para hacer que su corazón se acelerara y sintiese que en algún momento la silla no iba a soportar el temblor que invadía su cuerpo y terminaría en el suelo.

Kai se detuvo a pocos pasos de donde se encontraba Iseul y comenzó a acariciar con sus largas manos su propio cuerpo. Subía por su abdomen hasta llegar al cuello y suavemente jalaba sus labios con la yema de sus dedos. Su mirada era esa que atravesaba como un rayo el cuerpo de quien se cruzaba frente a ella; oscura, misteriosa, donde estaba escrita la tentación y el placer mismo. Volvió a descender sus manos tocando nuevamente su torso y justamente cuando la canción llegó al clímax, Kai acarició su miembro y empujó fuertemente las caderas contra su mano.

Iseul sintió cómo el calor le envolvió el rostro hasta ponerlo rojo. Estaba volviéndose loca de la frustración. Su mente estaba descolocada y no podía pensar en nada; en nada que no fuera Kai tocándola así o moviéndose de esa manera sobre ella. Deseaba deslizar sus manos sobre su esbelto cuerpo. Jamás en su vida se había encontrado tan alterada, sexualmente hablando, sin contar la primera vez que había hecho el amor con Jongin.

De pronto, con pasos rápidos y tomándola desprevenida, Kai pasó ambas piernas a cada lado de la silla y su cuerpo quedó a pocos centímetros de su rostro. Iseul se lanzó hacia atrás y él tomó su rostro entre sus dedos, levantándolo y besándola con labios, dientes y lengua.

Inconscientemente elevó sus manos para acercarlo más a ella, pero él la detuvo.

―No, no puedes tocar ―susurró contra su boca mientras volvía a colocar los brazos de Iseul a los costados de ésta.

Y volvió a balancear su cuerpo en perfectas e insinuantes ondas al ritmo de la música. Iseul se sintió vulnerable cuando Kai tomó sus muñecas e hizo que recorriera su cuerpo suavemente mientras apreciaba cómo sus músculos se tensaban ante cada movimiento. Viajó desde su pecho, pasando por su abdomen y la llevó hasta sus fuertes y trabajadas piernas; inmediatamente la mirada de Iseul se posó en “esa” zona. El pulso y todo lo que se pueda alterar se aceleró y su boca se secó; Kai estaba tan excitado como ella misma.

Volvió a dirigir la mirada hasta la de Kai y éste sonrió de lado, como si supiera la manera en que lo deseaba. Sin miramientos, él dirigió la pequeña mano de Iseul hasta el punto latente y sobresaliente que tanto la alteraba. Gimieron al mismo tiempo. Ella cerró los ojos y sintió el momento en el que Kai se sentaba sobre sus piernas. Volvió a abrirlos y se sorprendió de observarlo mirándola intensamente.

Sin previo aviso, Kai tomó sus labios vorazmente al mismo tiempo en que se masajeaba con su mano sobre la de Iseul y movía sin pena alguna sus caderas contra sus manos que se encontraban chocando contra el vientre femenino.

―Kai ―gimoteó sobre los labios hinchados y húmedos de quien continuaba moviéndose sobre ella― po-por favor ―la voz le temblaba y no podía crear oraciones de súplica más estructuradas.
―¿Qué deseas? Dímelo ―le dijo mientras recorría su rostro con los labios y lengua.

No sabía cómo pedirlo; sabía qué quería, pero su boca no podía decir lo que su mente pensaba porque los pequeños y constantes gemidos le impedían hacerlo.

―Tócame a-a mí ―susurró sintiendo la mojada y tersa lengua lamer su lóbulo izquierdo.

Sin tener que repetirlo, Kai soltó su mano y dirigió la suya hasta el borde del ligero vestido de Iseul; elevó un poco sus caderas para levantar la tela y acariciar con la palma de su mano las piernas suaves de Iseul, hasta llegar a sus caderas y deslizar sus dedos hasta su intimidad e introducirlos fácilmente entre los pliegos húmedos.

Iseul sintió cómo su cuerpo se llenaba de electricidad y soltó un gemido que surgió desde lo más profundo de su ser. Cerró los ojos y lanzó el rostro hacia atrás, mientras ahora era ella quien movía las caderas contra la complaciente mano que la llenaba de placer. Kai abordó su cuello descubierto y lo besó y lamió.

Sin dejar de mover sus dedos, Kai se puso de pie por un instante, para después abrirle las piernas y provocar que el cuerpo de Iseul se deslizara como gelatina sobre la silla; él se hincó entre sus extremidades y con la mano libre deslizó por sus hombros el fino tirante de su vestido. Sus pequeños pechos quedaron al descubierto e inmediatamente terminaron de erguirse en totalidad. Kai se acercó más, mientras sus dedos se introducían más profundamente y los gimoteos de Iseul se volvían más largos y agudos.

La lengua de Kai recorrió desde su clavícula, dejando un rastro húmedo por su piel, hasta llegar a su pecho. Tomó entre sus labios la acaramelada protuberancia y la masajeó al mismo ritmo que lo hacían sus dedos allí abajo. Iseul intentó tomarlo por la nuca, pero él hizo el ademán de alejarse de ella, así que volvió a bajar los brazos.

Sentía cómo su cuerpo comenzaba a contraerse en totalidad; los dedos de los pies se engarruñaron y sus caderas se movían más insistentemente. Parecía que su alma iba a desprenderse de su cuerpo cuando los dientes de Kai mordieron su pecho y tiraron de él.

Kai empezó a oprimir sutilmente la sensible protuberancia entre sus pliegues, haciendo que Iseul se retorciera con desesperación sobre la silla; enviándole fuertes impulsos eléctricos que le hacían moverse sin control alguno.

―Oh, Kai ―gemía ya sin importarle mantener la cordura.

Entonces él dio un último y preciso pellizco a su botón entre sus piernas e Iseul se dejó llevar por la oleada de placer que la arribó sin consideración. Su espalda se arqueó sobre el respaldo de la silla mientras de sus labios salía un alargado gemido que fue absorbido por unos labios demandantes y una lengua tibia que envolvió la propia.

Sin darle tiempo a recuperarse, los largos brazos de Kai la alzaron y caminó con ella hasta la cama. Iseul sabía que aquello no había terminado y nuevamente en su estómago sintió la excitación por la expectativa.

Lánguida y sin capacidad –ni permiso- para moverse, fue desvestida por Kai, quien en ese momento tenía el aspecto de un felino hambriento que observaba con ansias a su presa. Completamente desnuda, observó a Kai deslizando su voraz mirada por todo su delgado cuerpo. Muchas veces le había dicho que la deseaba y también la había mirado con una pasión abrasante; pero esa vez en sus ojos se mostraba la verdadera lujuria que Jongin se guardaba, había una necesidad que le quemaba el cuerpo entero; algo salvaje, primitivo.

Kai se quedó frente a la cama y comenzó a desabotonar su camisa blanca. Los largos dedos se movían a paso seguro, sin ir demasiado lento pero tampoco apresurados. Pronto la prenda desapareció, permitiendo ver su terso torso y amplios hombros. Su tostada piel lucía preciosa en contraste con el pantalón negro y perfectamente ajustado en sus caderas. Terminó de desvestirse por completo e Iseul observó el perfecto hombre que estaba frente a ella. La mirada de Kai no se desprendió en ningún momento de su rostro.

Lentamente se hincó en la cama para abrir las piernas de Iseul y avanzó hasta quedar muy cerca. Con dulce tacto tomó una de las esbeltas y largas piernas de ella y la recorrió con sus dedos. Besó la planta de sus pies e Iseul se retorció sobre la suave colcha. Estaba torturándola. Sus labios recorrieron toda la tersa extensión de su extremidad.

Al levantar la mirada hacia el techo mientras Kai pasaba la lengua por la parte trasera de su rodilla, Iseul se percató del enorme espejo que se encontraba allí. El corazón le dio un vuelco y soltó un gritito. Observó su tembloroso cuerpo y la figura erguida de Kai. Se sintió más excitada, ya sin un gramo de vergüenza en el cuerpo.

Miró al chico mientras se acercaba hasta quedar sobre ella. Necesitaba sentirlo dentro de ella en ese momento. No quería nada más, ya no deseaba más juegos ni caricias; ansiaba que él disfrutara también.

Kai la besó en los labios rápidamente y, en un solo movimiento, Iseul terminó sentada sobre el vientre de él. Podía sentir el miembro de Kai rozando suavemente su rabadilla. Ella posó sus manos sobre los hombros de Kai y clavó sus ojos en los de él. Las masculinas manos atraparon entre sus dedos los sensibles pezones y los masajearon. Sin pensarlo Iseul se movió oscilantemente sobre él, sintiendo cómo volvía a encenderse en totalidad su pasión. Gimió y la desesperación se hizo más grande.

―Ya, por favor ―suplicó con el poco aire que había en sus pulmones mientras sentía cómo el miembro de Kai se volvía más rígido y se oprimía más fuertemente contra su piel.
―¿Qué es lo que quieres? ―cuestionó él en un susurró.

Iseul se hartó por la pasividad de Kai para hacer preguntas cuando él sabía qué era lo que le estaba pidiendo, así que sin esperar que él hiciera nada, levantó sus caderas y se lanzó hacia atrás para encontrar lo que tanto deseaba y descendió lentamente. Ambos gimieron fuertemente. Esto es lo que ella quería, sentirlo dentro, escucharle hacer esos sonidos guturales. Kai posó sus manos sobre las caderas de Iseul e hizo que bajara más fuertemente.

―Mira el techo ―le dijo Kai, quien tenía ya su mirada en él.

Sin dejar de moverse, Iseul levantó la mirada y se observó sentada sobre Kai, subiendo y bajando rítmicamente, mientras él se encontraba extendido sobre la cama, apreciando el movimiento del cuerpo femenino que lo dominaba. Iseul se sintió sumamente sexy ante esa imagen, ver lo extremadamente sensual que eran ellos dos haciéndose el amor le hizo sentir maravillosamente.

Volvieron a toparse con los ojos del otro y ante la penetrante mirada de él, Iseul se contrajo involuntariamente, haciendo que Kai cerrara los ojos al tiempo en que la embestía profundamente con un rápido movimiento de cadera y exhalaba un ronco sonido.

Iseul comenzó a moverse más rápidamente para el beneficio de ambos. Podía escuchar el atrevido sonido de carne contra carne, que se hacía aún más erótico por la humedad de los cubría y emanaba de ambos. Se acercó para abrazarlo sin detener su movimiento, pero Kai no se lo permitió e intercambió posiciones. Ahora él se encontraba sobre ella; la tomó de las muñecas y las colocó arriba de su cabeza, impidiéndole así que lo tocara.

Con la mano libre, Kai colocó una de las piernas de Iseul sobre su hombro, permitiendo así entrar más profundamente en ella y comenzó a moverse rápidamente, como jamás lo había hecho, casi con desesperación. Iseul se sentía en una montaña rusa, como si estuviera en picada. El deleite que su cuerpo estaba experimentando era como si por dentro se estuviera inflando algo que provocaba que la respiración se le cortara y su cerebro soltara descargas que se asemejaban a convulsiones pequeñas.

Kai gruñía, gemía y bufaba; pero en un momento soltó sus manos y bajó la pierna de Iseul sin salir de ella, la miró a los ojos y besó sus labios intensamente. Sus caderas bajaron un poco más el ritmo, prolongando así el clímax de ambos. Jongin había regresado. Ahora era él quien le hacía el amor entre caricias y besos dulces.

Iseul dirigió la mirada hacia el espejo que se encontraba sobre ellos. Si la visión anterior había sido muy erótica, ésta la volvía loca. Jongin sobre ella, con sus largas piernas estiradas sobre la colcha; sus piernas contrastando en color con el cuerpo de él. Pero lo más maravilloso que pudo observar, fue el trasero de Jongin mientras se apretaba para introducirse más adentro de ella. Ver cómo sus músculos se contraían por los movimientos sexuales terminó de volverla loca.

Él era perfecto. E Iseul jamás creyó que alguna vez iba a ser desinhibida en el sexo; pero con Jongin no temía nada, ya que sentía que era el acto de amor más sincero que podían experimentar.

―Abrázame ―le escuchó decir en su oído con un susurro suave.

Inmediatamente ella lo rodeó con sus brazos, sabiendo que estaba llegando al placer máximo. Lo rodeó con todo su cuerpo, enredando sus piernas en las estrechas caderas. Y entonces el amor desbordante por él la invadió de tal manera que las lágrimas se aglomeraron tras sus ojos.

―Te amo, Jongin ―susurró trémulamente cerrando los ojos y dejándose envolver por los sentimientos asfixiantes que la asaltaron.
― Te amo, te amo, te amo ―decía el chico mientras escondía su rostro en el cuello de ella y lo besaba dócilmente.

Iseul llegó al orgasmo entre gemidos, suspiros, temblores y lágrimas que surcaban su rostro. Poco tiempo después, Jongin la acompañó.

Se abrazaron fuertemente acompasando sus respiraciones y permitiendo que el ritmo volviera a estabilizarse. Sus cuerpos desnudos seguían en conexión total.

Jongin levantó el rostro y sonrió al ver los ojos acuosos y la piel roja en las mejillas de Iseul. Lentamente y con adoración latente, limpió las lágrimas de su chica y besó sus labios.

―Fue interesante ―comentó saliendo suavemente de ella, atrayéndola después a su pecho y envolviéndola con sus brazos.
―Y divertido ―concordó Iseul―, pero prefiero cuando eres solamente tú.

Jongin rió estruendosamente y besó su frente.

―Yo también. Pero ahora puedes decir que hiciste el amor con Kai de EXO.

Iseul levantó el rostro para ver sus ojos. Sonrió y lo besó.

―Ese Kai es un pervertido; yo amo a mi tímido y adorable Jongin. Pero de vez en cuando podemos permitir que nos visite.

 

firma2
Licencia de Creative Commons
Sexual fantasy by Valen M. (sweetvals) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://utopiakfiction.wordpress.com/2014/07/19//.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://sweetvals.livejournal.com/profile

Anuncios

16 comentarios en “Sexual Fantasy {Capítulo único}

  1. -Se desmaya bien desmayadamente-.
    Tendré traumas, bueno, más de los que ya tengo. OPD, es que no sé, Jo-der. No puedo, Valen… es que es mucho para mi pobre ser. (?) hahaha para mi alma tan pura (?) ok no, está más corrompida que nada pero bueno.
    Me encantó.

    Me gusta

  2. Joder! Joder, Oh my gosh! Yo decia que el.hetero no era lo mio y mierda empiezo a leer cosas como estaa y juro que me muero. Doy mil gracias por haberme dado oportunidad de leer hetero he quedado impactada y jodidamente emocionadaxp
    jaksgakagakshaka Yo amaria ser ella y decir que me acoste con Kai de EXO <3
    Gran trabajo por cierto :3

    Me gusta

    • Awwww, muchísimas gracias, hermosa ♥ Me alegra muchísimo que te hayas dado la oportunidad y no quedaste decepcionada. Lo séeeee, yo también quisiera ;^; ♥ Gracias por comentar.

      Me gusta

  3. OMFG OMFG OMFG NO NO ME PUEDES HACER ESTO A MÍ, NO, NO. QUIERO REPITE, QUIERO SEGUNDA PARTE, QUIERO TODA UNA VIDA ASÍ CON KIM JONGIN, LA WEA QUE SÍ, OMFG.
    Amé de principio a fin éste escrito, amor, y muchas muchas muchas gracias por dedicármelo ; _ ; es perfecto. Simplemente mi cabeza está jodida, porque… Joder, me jodió Kai y Jongin. Y JODER. ksfgksfa. Te amo, hermosa, gracias, gracias ♥ mil gracias *————* ♥ Yo te debo, ya tú sabeh muejajajaj

    Me gusta

    • No tienes nada qué agradecer, mi cielo. Fue un placer para mí escribirlo. Me alegra mucho que te haya gustado, sobre todo después de toda la insistencia con la que me obligabas a hacerlo XD oksno. Gracias a ti por ayudarme con el póster. Quedó perfecto. Te adoro <3

      Le gusta a 1 persona

  4. Estúpido y sensual Kai. BYE!
    Ya no quiero saber nada de la vida!!! TTnTT
    Te odio. Espero que estés feliz.
    Maldito Jongin ;-; Ash ya!! No quiero saber nada del mundo!!! r_r
    BYE, BYE, BYE!!! Ash… Adiós.
    TTnTT

    Me gusta

  5. Me leíste la mente o algo parecido. Kai es mi frustración sexual más grande y leer esto, como que acrecentó mi frustración. Escribes hermoso, me encantó el oneshot, estuvo tan candente.
    Me encantó, me encantó ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

    Me gusta

    • Muchísimas gracias, linda. Lo sé, ese hombre es desquiciante.
      Me alegra muchísimo que te haya gustado. Yo adoré escribirlo. Y gracias también por tu halago.
      Gracias, preciosa.

      Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s