Insania [Two-Shot | Segunda Parte}

Insania

☞Disclaimer:  Inspirado en Paradise, de Infinite. Jonghyun y Key se pertenecen mutuamente. Ni hablar, pues.
☞Nota de autora: ¡Gracias a todas por el amor! Y por interesarse en esta historia tan bizarra. Quizás se decepcionen de ésta parte, o queden traumadas, o ya no vean las cosas del mismo modo. Lo siento. Ya las dejo leer tranquilamente, but first… lemme take a selfie. Okayno. Gracias bebés ♥


Insania – Segunda parte (final)

 

Un fuerte rayo de sol le azotaba la cara cuando despertó. Le dolía todo el cuerpo, como si hubiera saltado a un precipicio, y la cabeza le martilleaba horriblemente. Como si acabara de despertar con jaqueca. Apretó los ojos, y los abrió por primera vez aquella mañana. Apenas recordó lo que había hecho la noche anterior, y sintió un tirón en la entrepierna. Sí… Dios, sí, el día había llegado… Hoy.

Saltó de la cama como si tuviera resortes, ansioso por salir de su habitación y subir torpe y excitadamente los peldaños de las escaleras que conducían hasta el ático, sin molestarse en lavarse o cambiarse la holgada ropa de su pijama antes de ir a verla, espiarla entre la rendija de la puerta como siempre lo hacía.
De repente, se rió solo mientras caminaba en dirección a la habitación que la mantenía encerrada. Se sentía como en alguna escena de “Flores en el ático”. De ahí había obtenido la idea de encerrarla ahí. Ah, era tan perfecto. Su pequeña flor, su roja rosa, encerrada en el ático para preservar su belleza por siempre. Porque la amaba. Porque la quería sólo para él. Porque era amor.

Cuando llegó frente a la puerta, suspiró un par de veces antes de girar la perilla y entreabrirla sólo unos cuantos centímetros. Sentía el corazón latiéndole tan fuerte dentro del pecho que sentía que iba a salírsele de un momento a otro, la piel de su nuca de erizó completamente, y lo que vio lo dejó maravillado.

GwiBoon estaba tendida en el suelo, había caminado algunos pasos desde el colchón donde la había dejado acostada la noche anterior, cuando ella dormía plácidamente después de haberla sacado de su casa. Jonghyun trató de guardar silencio, pero el chirrido de la puerta hizo que la chica se irguiera sentada sobre el piso, y empezara a temblar violentamente, intentando ponerse de pie pero cayendo nuevamente.
¡Su princesa se había lastimado! Él corrió lo más rápido que pudo hasta que estuvo a un par de pasos de ella, pero algo impidió que la tocara. GwiBoon se retorcía en el piso, con lágrimas escapando por debajo de la venda que cubría sus ojos.

—No… No me haga daño. Por favor… —La escuchó susurrar. Pero él no iba a hacerle daño. Jonghyun jamás sería capaz de lastimarla, porque él… Porque él la amaba. Aquello era amor.
Se puso de cuclillas, acercándose más a ella. La chica no hacía más que apretar sus pálidos labios de corazón, y Jonghyun quiso mordérselos desesperadamente. Pero no era el momento. Había muchas cosas que iba a preparar para que su adorada musa disfrutara de su estancia en aquél pequeño paraíso, alejado de todo. Aquél paraíso de donde nunca iba a permitirle salir.

Con el dedo índice avanzó hasta tocarle uno de sus prominentes pómulos, GwiBoon dio un respingo aterrado que Jonghyun confundió con emoción, y trató de alejar el rostro entre la oscuridad que le imponía aquella venda, pero dos fuertes dedos de acero le apresaron la barbilla y la obligaron a mantenerse quieta. Jonghyun notó como la respiración de la joven se hacía cada vez más y más pesada, como si le costara mantener el aire dentro de sus pulmones.

—Eres tan hermosa, GwiBoon-ah… —Susurró, acercándose nuevamente a ella. Acercándose lo suficiente para rozar con su nariz la de ella, pero la chica se iba inclinando hacia atrás, evadiendo su contacto. Una sacudida de enojo le recorrió al cuerpo. ¡Maldita fuera aquella zorra callejera! Podía follarse a todos sus compañeros de clase, sobre todo a ese tal Choi Minho que la acompañaba todos los días a la biblioteca para tirársela, ¡Pero a él no lo podía ni siquiera besar! — ¡Maldita zorra! —Gritó furioso. Se alejó de ella con un rugido, y golpeó el suelo con el puño, GwiBoon soltó un gritito de susto al escuchar el choque contra la madera, y se deslizó sobre el piso tan rápido como sus manos atadas se lo permitieron, completamente aterrorizada. Jonghyun se levantó temblando de la furia y salió de la habitación dando un portazo.

Seguía temblando airadamente cuando bajo las escaleras y se vio en la soledad del pasillo principal. Maldita, maldita prostituta… Él estaba ahí, haciendo todo eso por ella. Y cuando quiso besarla, GwiBoon lo había rechazado por cuarta vez. Como si tuviera lepra.

Miró a su alrededor y cuando bajó la vista, se percató de que cierta parte de su cuerpo había despertado de alguna u otra manera. Soltó un gemido sofocado por la frustración. Maldita fuera. Mil veces maldita. Estaba haciendo esto porque la amaba y ella lo desdeñaba… Pero no más.

Jonghyun se negó por completo a utilizar su mano para aliviar aquel deseo insatisfecho. Iba a hacer que GwiBoon pagara por hacerlo amarla de aquella manera. GwiBoon iba a saber cuánto la quería, aunque se negara.

Se dio media vuelta, mandando a la mierda todos los preparativos que tenía para ella, y subió de dos en dos las escaleras, regresando al ático con temible rapidez, notando como su miembro latía enloquecido ante la idea, y mientras iba avanzando, liberó su hombría que empezaba a sentirse incómoda y adolorida contra el cierre de su pantalón y abrió la puerta, azotándola contra la pared y haciendo que GwiBoon diera un respingo donde estaba encogida, con las manos sujetas en la espalda y la venda a medio caer, haciendo que su largo cabello rubio se alborotara más. Sin cuidado, caminó a grandes zancadas hasta ella y la tomó del brazo bruscamente, levantándola, poniéndola de pie en frente de él. GwiBoon se retorció para soltarse de su agarre, pero Jonghyun estaba tan decidido a tomarla en ese momento –por todo el tiempo que esperó-, que ignoró sus sollozos y chillidos horrorizados y la tumbó de espaldas en el viejo colchón con violencia.

Jonghyun se regodeó ante la vista de su redondo trasero respingado alzándose hacia él, invitándolo a entrar. La delgada ropa interior de GwiBoon le regalaba un hermoso vistazo a la oscuridad de sus rizos en la entrepierna, y la erección de Jonghyun aumentó mucho más, hasta que se hizo insoportable,
Mientras GwiBoon seguía luchando bocabajo para poder cambiar la posición, Jonghyun se bajó los pantalones de mezclilla hasta las rodillas, empujó la espalda de ella para pegarla el colchón y le bajó las braguitas.

Expuesta, vergonzosamente expuesta ante de él. Jonghyun sonrió lascivamente ante la imagen de aquella húmeda entrada, lista para recibirlo. No escuchó los dolorosos alaridos aterrados de GwiBoon, no se percató de las gruesas lágrimas que empapaban su rostro deformado, ni de cómo luchaba ferozmente para salvar su honor. Jonghyun sólo estaba percatándose de su pene completamente necesitado de ella. La alzó de las caderas, la forzó a abrir las piernas para él –aun a pesar de que GwiBoon intentaba patalear, debilitada por la fuerza bestial de Jonghyun-, y se enterró en ella salvajemente. El paraíso se abrió ante él, ni siquiera se esperó un segundo. Al instante empezó a moverse dentro de ella, embistiéndola sin un gramo de delicadeza, desgarrándola por dentro en cada estocada. Los gritos de dolor e impotencia fueron confundidos por alaridos y gemidos de placer por Jonghyun, quien pensando que GwiBoon le pedía más, aceleraba sus embates, tomándola por las caderas con una mano, y con la otra presionando su espalda aún, para evitar que se levantara. Se inclinó hasta su oído, lamiendo la piel de su oreja y dirigiendo su lengua hasta el hombro sudoroso de GwiBoon, quien seguía llorando y sollozando adolorida, rogando para que se detuviera.

Jonghyun no lo hizo, y continuó abusando de ella unos minutos más, embistiéndola desesperado por encontrar la liberación. Su mundo explotó en mil pedazos cuando finalmente alcanzó el orgasmo, regando su semen en el interior de una blanda y callada GwiBoon. Gritó su nombre mientras estaba en aquél perfecto paraíso al que había llegado, y cuando descendió de las nubes, se derrumbó sobre la espalda de ella, completamente vestido, con la respiración entrecortada. GwiBoon estaba muerta en vida. Eso no lo vio él.

La vio perfecta, blanca, confundiéndose con la claridad de las sábanas, con el cuerpo lánguido, y su tierna entrada rosada, irritada, lastimada… Ultrajada. Con hilillos de sangre escapándole debido a su rota y violentada virginidad. Sí. Virginidad.
Jonghyun se levantó de la cama, preso de su locura, aquella que no iba a aceptar. Como toda persona que está enferma y que nunca lo sabrá, porque para ellos todo funciona de una manera lógica que sólo ellos son capaces de comprender. O que creen comprender.

Salió de la habitación, dejando a GwiBoon sola y humillada dentro. Con lágrimas rodando por sus mejillas una tras otra, completamente impactada, sin poder reaccionar. Debilitada por la fuerza avasalladora, sintiendo todo el cuerpo adolorido, hecho trizas por las manos que lo estrujaron como papel, y su feminidad completamente destruida, así como su vida… No podía pensar en nada. Estaba en blanco. Tumbada contra aquél colchón. Víctima dolorosa de aquella demencia.

Encerrada en aquél paraíso tan propio de la insania… Pero él la amaba. Estaba seguro de eso.


 

Anuncios

8 comentarios en “Insania [Two-Shot | Segunda Parte}

  1. awww!!! no queria llegar al final de tu Two/shot … en realidad me fasinooo..
    Triste final pero ps muy buena ñ_ñ … Te felicito fue una historia totalmente diferente, aterradora y malvada pero como la purisima vida real *w* “

    Me gusta

  2. Hola!
    esta segunda parte me ha encando pero nose me ha dejado con un vacio. La historia es muy buena nos deja ver la locura y obsesion que siente jonghyun y eso me gusto.
    Tal vez le de una oportunidad al hetero, veo que gente que escribe como tu y CeCe hacen que valga la pena y que me emocione.

    Chaoo Lia :3

    Le gusta a 1 persona

    • Se siente re’te feo, ¿verdad? TT_TT hahaha una que está acostumbrada a escribir otras cosas, esto fue un reto para mí de verdad. Omg, muchísimas gracias, es un halago para mí T_T ♥ ♥

      Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s