Mine [Oneshot | Capítulo Único]

Título: Mine
Pareja: Taemin/OC
Rating: NC-15
Género: Romance, Light!Smut
Número de palabras: 1,250
Resumen: Taemin demuestra qué tan niña es.
Notas de autora: Me lo violé, perdón. Nunca pensé en el maknae de esta forma, hasta que sacaron Sherlock y… Bueno. Ya es un escrito viejo, pero me encanta… No es tan explícito, pero les enciende las hormonas… creo.
Disclaimmer: Taemin es de Naeun.

m i n e

Irang tomó entre sus manos un mechón de largo y lacio cabello color marrón. Suave como hilos de satén y brillante como si estuvieran bañados en perlas. Dividió el cabello y se pasó la mitad del mechón por los labios, acariciándolos con la punta. Adoró la sensación suave y el dulce aroma de bebé que le acompañó. Podría pasarse horas haciéndolo, y nunca se cansaría. Nunca.— ¿Qué estás haciendo? —Fue la adormilada pregunta que escapó de los carnosos labios que descansaban contra su mejilla, acariciándole la piel del rostro con su cálido aliento que le cosquilleaba hasta el cuello, haciendo que todos los puntos nerviosos de su cuerpo sufrieran ligeros espasmos.

—Nada —Murmulló avergonzada, volviéndose contra el colchón y hundiendo el rostro arrebolado contra las almohadas debajo del esbelto brazo de aquél hombre que le ablandaba el cerebro y convertía sus rodillas en frágiles gelatinas. Aún no podía creerse lo que acababa de ocurrir entre ellos y el simple hecho de recordarlo conseguía que quisiera salir corriendo por la vergüenza y timidez. Pero no lo haría, porque a pesar de toda esa bochornosa sensación que abrazaba su cuerpo, quería quedarse ahí con él durante toda la eternidad. Con él. Con Taemin.

¿Quién lo hubiera dicho? Que el pequeño, frágil e inclusive “femenino” Taemin, pudiera amar con tanta pasión. Y no se refería a… Bueno, quizás sí se refería en parte a la manera dulce y escandalosa en que le había hecho el amor, pero también al verbo. La amaba. Su corazón estalló de felicidad por enésima vez al recordarlo. Le había dicho que la amaba. Cientos de veces. En todos los tonos posibles. De todas las maneras que había encontrado en ese momento. Y ella no solía ser tan tímida y mojigata como lo estaba siendo absurdamente en ese momento. ¿Qué le ocurría? ¿Por qué de repente, alguien como él, venía a ponerle de cabeza la vida entera? Pero aun así lo amaba, lo amaba demasiado como para rechazar esa infantil intromisión.
Amaba sus grandes ojos risueños, su piel perfecta, suave y nacarada. Su cabello, aunque en ese momento insistiera en llevarlo largo hasta por debajo de los hombros. La delgadez de su cuerpo, que encajaba a la perfección con la propia. Como idóneas piezas de un rompecabezas.
¿Y cómo no amar sus momentos de eterno niño? Esa manía suya por morderse los labios, y parpadear demasiado cuando estaba nervioso. Aunque fuera incapaz de memorizar lo que hacía durante el día, o de prestar atención cuando ella le hablaba… O cualquiera le hablaba. Amaba esa confusión tan suya cuando le acusaban por ser tan distraído. Todo le asombraba y todo le gustaba. Ciertas veces –la mayoría-, no podía recordar que ella era la dongsaeng, pues siempre se sentía como su noona. Como si el año de diferencia entre edades nunca hubiera existido.

Pero esa inmadurez tierna desapareció cuando la tuvo entre sus brazos sobre aquella cama de ensueño. Nada había quedado del adorable Taemin, y en su lugar, había aparecido un hombre. Un hombre que la volvía loca. Ni siquiera podía describirlo. Seguía siendo dulce, tierno y adorable, pero era esta sensualidad que ella, en su inexistente experiencia, jamás había conocido.

Su piel se erizó por completo cuando sintió como un pequeño y casto beso era depositado sobre uno de sus omoplatos desnudos, y se quedó completamente quieta cuando la abrazó por la espalda, pegando sus caderas a las de ella con nada más que una fina sábana entre ellos. La respiración se le detuvo abruptamente cuando la tomó por un hombro y la hizo girarse hasta quedar con la espalda pegada al colchón y ambas manos de él a cada lado de su cabeza. Cada aliento escapó de sus pulmones, dejándola completamente sin aire. Verlo sobre ella, con ese delgado cuerpo suyo que a simple vista parecía frágil y debilucho… Dios, ella sabía que no lo era en absoluto. Y empezaba a anhelarlo de nuevo. En ella, con ella, por ella y para ella. Quería que fuera suyo, solamente suyo. Nunca tener que compartirlo. Dejarle una marca en la frente que anunciara que era propiedad privada. Dejarle en claro al mundo que Lee Taemin no era de otra persona, más que de Seo Irang.

—Adoro esa mirada tuya —Se le escapó decir, pero a pesar de que no estaba acostumbrada a expresarlo con palabras, el sonrojo no acudió a sus mejillas nuevamente. La mirada que Taemin le dedicó sabía más, mucho más. Sabía que ella lo adoraba a todo él, incluso cuando quizás no debía.

— ¿Te lastimé demasiado hace rato? No planeaba ser tan rudo —Se disculpó Taemin de repente, y por un instante, Irang lo miró completamente desconcertada. A ella no le había parecido precisamente rudo. ¿O era porque le había encantado?

—No… No —Balbuceó enrojecida por los recuerdos, y Taemin soltó una risita tonta antes de dejar que su cuerpo entero se recargara sobre el de ella, dejándola completamente estática en su sitio. Todo lo que hacía, incluso aunque parpadeara, la dejaba embelesada. ¿Por qué? ¿Qué privilegio tenía él? «Tiene tu corazón, idiota» Le contestó una vocecita imprudente dentro de su cabeza, al tiempo en que Taemin hundía los labios entre su cuello y su hombro izquierdo, arrancándole un suspiro. Como de los muchos que le había provocado horas antes, antes de que cayeran dormidos. Y es que, la verdad era… Que Taemin, efectivamente, era un bailarín excelente. El mejor de todos, se atrevía a decir. El único.

Repentinamente, se dio cuenta de que Taemin ya había apartado nuevamente sus piernas por debajo de la sábana, aunque esta seguía estorbando entre ellos. Una de las manos esbeltas de él se coló por debajo del diminuto cuerpo de Irang y lo alzó por la cintura, haciéndola rodar con él y sentándola sobre su vientre plano a horcajadas. Irang se sintió ligeramente mareada por el brusco cambio de posición, pero en cuanto encontró sus grandes ojos fijos de miel y café, el mundo volvió a su lugar. La hizo inclinarse sobre él, hasta que la tuvo a escasos centímetros de sus labios, y sólo necesitaba alzar las caderas para poseerla.

—Piensas que es imposible —Adivinó Taemin, logrando desconcertarla —No pensabas que yo pudiera…

—Sí, lo creo —Ronroneó Irang en la necesidad de amarlo y ser amada —Pero, ¿Por qué yo entre todas ellas?

—No lo sé, eres demasiado fea —Se rió Taemin con una tonta sonrisa en el rostro. ¡Chiquillo endemoniado! Irang se irguió sobre su cuerpo, haciendo que Taemin perdiera la oportunidad perfecta para volver a tenerla, y frunció el entrecejo con fingido enfado antes de empezar a levantarse para abandonar aquél lecho blanco que ella tanto empezaba a adorar —. No, no —Gimió Taemin, tomándola del brazo y regresándola a la postura original con tanta facilidad que agradeció al cielo por ello—. Quiero que me respondas, ¿Por qué yo entre todos ellos?

—Tampoco lo sé, eres demasiado niña —Murmuró Irang burlona, atreviéndose a rozar los labios masculinos con los suyos. Y la risa, aquella risa de niño risueño, le acarició el rostro de nuevo, haciendo que su corazón estallara.

—Claro, «niña»… —Susurró con sarcasmo antes de besarla con fiereza en los labios, tomándola con una mano de la nuca, para aferrarla a su boca, y con otra dirigiendo su cadera para lograr aquél precioso objetivo que tenía en mente desde hacía ya varios minutos, antes incluso de que ella lo despertara al jugar con su cabello… —. Ya te demostraré todo lo niña que soy.


Visita mi blog personal~.

Anuncios

3 comentarios en “Mine [Oneshot | Capítulo Único]

  1. TengopensamientosimpurosconTaemin -corre por todos lados- Bueno no.
    Estuvo tan sldknbdklfvbklgf ~~~ ♥ Me encantó, Lily, me encantó kjdsbvkjbdf ♥
    Si pudieras ver mi cara en estos momentos, te mueres de risa.

    Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s