Love me as I deserve It {Capítulo 2}

tumblr_n4430pcUHC1tysvo8o1_500

Disclaimer: Choi MinHo, Kim JongIn y demás artistas que aparecen aquí no me pertenecen, lo hacen a sí mismos y a sus respectivas compañías. La historia y trama son míos en totalidad.

Notas de la autora: ¡Hello! Aquí les dejo el segundo capítulo de este minific. Espero de corazón que les guste. Como podrán darse cuenta hago mención de Yuri y solamente quería aclarar que no tengo nada en contra de ella -aunque no me simpatiza- solamente necesitaba a un personaje femenino para que hiciera el papel de (vaginaamigable) amistosa con MinHo. Adoro al negrosabrozón de Kai, por ello es parte de esta historia, sobre todo para que HaeRi estuviese acompañada (Lily, para que no digas que te quito al mango y te dejo solamente el hueso. Tienes a Kai, ¿qué más puedes pedir?)

Aprovecho y les dejo también mi página de face, mi twitter y ask.

Gracias por leer.

¿Enamorada de mi mejor amigo?

¡Qué va! Simplemente sentía una pequeña, pequeñísima atracción hacia él.

¿Y cómo no hacerlo? Era intensamente atractivo. Su voz era seductora, y sus facciones y movimientos fascinaban a cualquiera.
Él me adoraba, podía notarlo, sentirlo. Era, para mi decepción, como una hermana que nunca tuvo.

Las miradas de muchas chicas se posaron en nosotros. ¿Quién no me envidiaría con tremendo hombre? El traje negro que portaba remarcaba aún más su estatura y su fina y larga figura. Esa noche parecía un modelo de revista condenadamente atractivo.

Estaba dispuesto a pasar toda la velada conmigo lo que, de alguna manera, me reconfortaba. Tenía un especial gusto por mujeres que no le convenían. Nunca podía llevar una relación seria. Decía que no le dañaba que sus novias solamente vieran al chico guapo, sexy, con gran carisma y buen cuerpo. Pero no se daban la oportunidad de deslumbrarse con su inteligencia, su sinceridad, el enfoque competitivo con el que veía cada momento de la vida, su fidelidad hacia los que ama y la caballerosidad que no dejaba ni a sol ni a sombra.

Recargué mi sien en su pecho. Ni siquiera los tacones que llevaba me permitían posar mi mentón en su hombro. Sus brazos rodearon mi cintura apretujándome contra él. Maravillosa sensación.

— ¿Quieres irte ya?— murmuró a mi oído. Su aliento acarició mi piel y contuve un ligero escalofrío.
—No— dije sin separarme de él—. A menos que tú quieras.
—No, estoy bien— contestó y sentí su mentón sobre mi cabeza.

Deseaba que la velada no terminara. ¿Era normal sentir eso? Es decir, el concepto “mejores amigos” tenía sus límites y, siendo sincera, sabía que me propasaba. No entraba totalmente en aquel término. Todo resultaba tangencial. La melodía sonaba exquisita y el ambiente nos envolvía casi mágicamente. O al menos así lo percibía yo.

—Hey, Hanna— escuché una voz femenina y Minho me soltó. Maldije interiormente.

Me sorprendí al ver a Yuri frente a nosotros. Aquella tipa era la más “coqueta” –por decirlo de buena forma- en toda la universidad y nunca me había dirigido la palabra. Me preguntaba qué demonios quería, hasta que me percaté de su mirada empalagosa sobre Minho. Al momento entendí. Estaba equivocada si creía que le permitiría poner sus asquerosas y libidinosas manos sobre mi amigo.

—Hola, Yuri— dije mientras tomaba la mano de Max entre la mía. ¿Delimitando? ¡Por supuesto!— ¿Qué pasa?— observó mi acto y miró el rostro de Minho.
—Veo que tienes excelente compañía— asentí—. Sólo quería invitarlos a una fiesta que estoy dando en mi casa. De hecho, ahora mismo estamos yendo hacia allá— pestañeó en dirección a Minho y añadió—: Me gustaría mucho que asistieran.

Maldita bruja.

—No, gracias. Estamos por irnos, pero agradecemos tu invitación. Vamos, Minho— mascullé casi escupiendo las palabras. Tiré de él.
— ¿Te gustaría venir, Minho?— le escuché decir e, inmediatamente, me giré para hacerle frente.
—Iremos los dos, gracias, Yuri— lo miré incrédula.
—Aquí te dejo la dirección— le entregó un papel. Yo estaba estática, muerta de furia.

Salimos del salón, iba caminando a zancadas. Escuché las voces de HaeRi y JongIn detrás de mí. Me encontraba furiosa, llena de coraje e indignación.

Antes de llegar al auto de Minho me giré sobre mis talones, lo que hizo que se detuviera en seco, venía detrás de mí. Sus ojos se abrieron enormemente –si es posible para esa rana terca-.

—Llévame a mi casa.
—Cálmate, Hanna. Es sólo una fiesta— dijo con voz apacible y eso me ofuscó aún más. Odio que utilice ese tono conmigo.
—No me pidas que me calme, Choi Minho. ¿Qué sabes tú sobre la relación que tengo con toda esa comunidad de arpías!— estaba emperrada. No me gusta gritarle, pero él es la única persona que consigue sacarme de mis casillas en dos segundos.
—No sé nada al respecto. Pero quiero que vayamos a la fiesta y la pasemos bien. Vamos juntos, no quiero ir sin ti— sonrió y lució hermoso. Quise estrangularlo por hacerme sentir tan débil.
—Eres un desgraciado— murmuré dándome por vencida.
—Y tú eres un amor— dijo animado. Besó mi frente y abrió la puerta del copiloto—. Vendrán HaeRi y JongIn.

Quedé enajenada con su beso. Obligué moverse a mi cuerpo sino quedaría como una idiota. Entré al auto y Minho cerró la puerta.

—Dios, Hanna, qué lindos se veían Minho y tú bailando allá adentro— dijo HaeRi entusiasmada. Casi gritando. Sentí que el rojo volví a apoderarse de mí.
—Gracias— fue lo único que pude decir.

Minho dirigió una mirada hacia mí, pero sólo lo vi con el rabillo del ojo, parecía estar sonriendo. Cínico. Primero me ahuyenta a mi último novio. Un hombre con trabajo fijo, buen gusto al vestir, buen auto, posición económica decente, hijo único y para nada feo.

¿Saben cuál fue la razón que me dio Minho después de pedirle “de buena manera” que me dejara en paz? ¡Que era un maleducado! Que no sabía cómo comportarse como caballero y que tanto amor por sí mismo terminaría volviéndolo gay.

Aunque, he de admitir, el tipo nunca me abría la puerta del auto, tampoco sabía cuándo dar las gracias y duraba horas frente al espejo. Así que no pude discutir mucho con Minho, todo lo que decía era usado en mi contra.

—No quiero estar mucho tiempo en casa de Yuri— alegué en un momento en el que el par de tortolitos de atrás guardaron silencio.
—Estaremos sólo un ratito, Hanna— masculló Minho con voz pesada.
— ¿Quieres estar con ella, verdad?— le acusé sin poder evitarlo. ¡Demonios!
— ¿Qué tienes contra ello?— dijo burlón.
— ¡Nada! Me alegra que vayas a hacerlo, así gano la apuesta— le miré desafiante. Podía haberme quedado callada y ganar. Pero, por alguna razón, preferí recordarle su parte del trato.
—Es realmente linda. Quizá pueda soportarte el fin de semana…
— ¡Pues haz lo que te venga en gana! —le interrumpí—. ¿Sabes? Me vale. Vete con ella, es más, llévatela a la cama. Y, si quieres, dejemos que el trato se vaya a la mier…
— ¡Hanna!— gritó Haeri, deteniéndome de decir palabrotas.

Aparcamos una cuadra más allá de la casa de Yuri. No parecía haber mucho movimiento en la casa y me causó extrañeza que Minho hiciera aquello. No le dirigiría la palabra. ¡Era un rompe-tratos! Tramposo. Tomé mi bolso y abrí la puerta del auto para azotarla después. Jongin y Haeri salieron y casi corrieron hasta entrar a la casa. Eran unos malos amigos, ahora querían dejarme a solas con Minho.

Caminé rápidamente, que Don-Mujeriego caminara solo con sus hormonas.

—Hanna, quiero hablar contigo— le oí decir pero hice como si fuera el viento— ¡Hanna!— sus zapatos resonaban por la calle vacía. No me daría vuelta.

Su mano me detuvo fuertemente, haciéndome tambalear.

— ¿Por qué demonios estás de este modo?— farfulló furioso. Odiaba que lo ignorasen.
— ¡Qué te importa!— intenté zafarme pero me aferró más— ¡Bruto, me lastimas!— golpeé su mano y aflojó un poco.
— ¿Todo es por ese estúpido trato?— preguntó frunciendo el ceño, pero había un curioso brillo en sus ojos.
—No, Minho. No es sólo por eso. Dime la verdad— más seria no podía encontrarme— ¿Por qué quisiste venir a la fiesta? ¿Quieres llevarme siempre la contraria? ¿Quieres hacerme quedar como una idiota? ¿Hacerme enojar?— No contestó y me acerqué más, buscando confrontarlo— Dime qué es lo que quieres.

Su mirada se volvió intensa, de igual manera la energía que corría ahí donde nuestras pieles se juntaban. Sus ojos parecían, a la luz de la luna, tener un misterio oculto. Algo que nunca había sido revelado. Algo que ocultaba de mí. Pude ver duda, frustración y fascinación en su interior. ¿Qué estaba pensando en ese momento?

Su boca seguía sellada, no contestaba a mis preguntas. Por un momento bajé mi vista hacia sus labios, lucían tan llenos, tan tentadores. Se suponía que no estaba bien tener sed de besar a “mi mejor amigo”, ¿por qué me sucedía eso? Quise quitarme ese sentimiento antes de cometer una idiotez y le miré a los ojos nuevamente. Éstos demostraban confusión.

Estábamos completamente inmersos en la situación, hasta que una chillona voz rompió el hechizo.

— ¡Minho, Hanna!— parpadeó, despabilándose. Giré la vista. Yuri caminaba hacia nosotros— Vaya, ¿interrumpo algo?
—No, para nada— dijo Minho con voz atragantada. Se alejó de mí y sentí frío.
—Bueno, entremos a mi casa ¿sí?— tomó a Minho por el brazo.

¿No tenía que pasar por mi cadáver? Quería irme a casa en ese momento, no deseaba ver cómo Minho flirteaba con la tipa esa. ¿Celosa? ¡No! Pero sabía que nada bueno podría salir de esa relación.

Vi cómo ambos avanzaban por la calle, dejándome atrás. Me quedé de pie. Minho tenía que voltear a verme y se daría cuenta que no iba con ellos. Volvería para hacerme entrar a rastras. En cualquier momento… no debía tardar…

Entraron a la casa pero ni siquiera volvió la mirada. En ese momento me dieron ganas de llorar. ¡Maldito desgraciado! Caminé enfurecida. ¿Así se consideraba mi amigo? Se iba con la primera que le abriera las piernas, literalmente. Quería llorar, maldecirlo y decirle hasta de lo que se iba a morir.

Entré a la casa en busca de Haeri y Jongin. Necesitaba un consejo. Que me dijeran qué demonios sucedía. Los encontré en el jardín trasero, abrazados y haciéndose mimos. ¡Al diablo! Tenían que atender a una pobre chica que estaba a punto de matar a un tipo de 1.80.

— ¡Es un imbécil!— sollocé sentándome entre ellos, rompiendo el mágico momento.
— ¿Qué sucedió?— mi amiga me miró sorprendida—. Creí que iban a arreglar las cosas.
— ¿Arreglarlas? Se fue con Yuri— chillé.
— ¿Y en qué te molesta eso?— cuestionó un relajado JongIn.
— ¡No me molesta! ¡No tiene por qué molestarme! Pero él dijo que iba a estar toda la velada conmigo y se va con esa… ¡golfa!— grité antes de que HaeRi pudiese detenerme.
—Estás celosa— aseguró JongIn sonriendo.
— ¿Celosa? ¿Por qué habría de estarlo?— refuté, mirándolo con cara de pocos amigos.
—Porque a millas se nota que ambos se adoran, Hanna. ¡Hacen una pareja perfecta!—dijo HaeRi animada.
—Están en mi contra— me puse de pie—. Yo… yo no— reí amargamente—. No puedo estar enamorada de Minho. A ustedes les afecta pasar tanto tiempo juntos— les apunté.
—Siéntate— invitó Haeri, palpando donde antes estaba sentada.
— ¿Qué fue lo que sentiste cuando Minho se fue con Yuri?
—Nada— pero su mirada incriminadora me hizo hablar—. Mucho coraje, me había prometido que Yuri tendría que pasar sobre mí antes de acercársele— admití bajando la mirada.
— ¿Y cuando estaban bailando?
—Fue como si solamente estuviésemos los dos. Nadie más—. Suspiré.
—Estás enamorada de Minho— escuché a Jongin decir, le miré.
—Ya no puedes negarlo, Hanna, ese suspiro te delató— concluyó Haeri.

 

firma2
Licencia de Creative Commons
Love as I deserve It by Valen M. (sweetvals) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://utopiakfiction.wordpress.com/2014/05/29/love-me-as-i-deserve-it-capitulo-2.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://sweetvals.livejournal.com/profile

 

Anuncios

6 comentarios en “Love me as I deserve It {Capítulo 2}

  1. Minho del mal como le puedes hacer esto a tu mejor amiga…. babbo, babbo , babbo…
    maldita Yuri como se le ocurre siquiera mirarlo grrrrrr
    Hanna tendra q ponerse las pilas… o xq no aparece alguien mas q vuelva loco de celos a Minho se lo merece por seguir a cualquier putifalda…

    oh por dios ame eate capitulo. (sorry q lo diga pero encontre algunos erroes ortograficos. pero nada grave)

    Me gusta

    • ¡Lo sé! Ese hombre no tiene madre. Pareciera que le encanta hacer quedar mal a Hanna y molestarla.
      A ver qué pasa en los siguientes capítulos.
      Gracias por comentar, linda.
      Por cierto, me sería de gran utilidad que me comentes dónde viste los errores, por fa. Soy betareader del grupo y si tengo fallas me gustaría solucionar el problema.

      Me gusta

  2. sorry no responder antes…:p
    como dije no son horrores. son esos errores q no nos damos cuenta. hay q estar de chiches (a veces yo) para encontrarlos…. otra vez felicidades este cap te salio super. esperare por el siguiente

    Me gusta

    • Gracias por decirme, linda. No me había dado cuenta.
      Muchas gracias por comentar y espero subir pronto el próximo. Me encantaría si pudieses apoyar el fic compartiendo el link con personas que creas les gustaría leerlo.
      Gracias1

      Me gusta

  3. Era como para darle un puntapie a Minho, me cae (?)
    Yo me había quedado con la intriga de éste fanfic, y ahora que lo estás publicando muero de ansias y de felicidad por seguir leyendo los capítulos ♥ ♥ ♥

    Hanna, deja de hacerte mensa y acepta que amas a Minho. ¿Y quién no lo haría?

    Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s