En lo prohibido {Fanfic} {Capítulo 9}

ELP007

Disclaimer: El grupo se pertenece a sí mismo como a su agencia. Historia ficticia. Si tiene relación con la vida real u otro fic, es mera coincidencia. Sin ánimos de lucro.

Nota de la Autora: Supongo que es mejor decir: It’s Time!! Es broma. En este capítulo no es el momento, pero el capítulo diez, lo es, de seguro. Ahora más que nada tenían que conversar estos dos para arreglarse entre ellos. ¿Lo habrán hecho? Lo digo porque Kiseop es tan testarudo como AJ.

Sin más, les dejo esta lectura a ustedes y espero lo disfruten ^^

PD: Próximo capítulo será extendido :B

Recuerden que hay nueva Página de Facebook y Grupo de actualizaciones!

Facebook Oficial Utopía K-Fiction

Grupo Oficial de Actualizaciones Utopía K-Fiction

Capítulo 9

Kiseop se encontraba en su habitación como lo hacía hace más de dos semanas. No salía si no era necesario, incluso declinó varias invitaciones de Kevin para salir y algunos trabajos que su prima Tasha le tenía en tema de educación. ¿Educación?, pensó, es algo en lo que no quería meterse porque sabía eran complicados.

Se distraía en su red social más visitado por lo que los demás comentaban y los trends que figuraban en primeros lugares en Corea. Dejó de tomarse fotos por no sentirse bien y muchos le preguntaban cómo se encontraba, ya que estaban acostumbrados a ver selcas de él diariamente. Les comentó que se encontraba bien y que solo no se sentía de ánimos para nada.

En eso, encontró un tuit que le cayó como anillo al dedo.

“Cuando estés enojado con alguien a quien amas, ten cuidado con lo que dices, porque tu mente se enoja, pero a tu corazón todavía le importa.”

Tenía algo de cierto, pero no lo ama. No amaba a Jaeseop… y una vez más le mentía a su corazón. Probó que sinceramente le importaba todo de ese gato estúpido y que logró “conquistarlo” de la peor manera: un juego.

Maldiciendo, tiró su celular contra un mueble de su habitación, alarmando a su madre quién golpeó la puerta segundos después.

—¿Hijo?

—Dígame… —dijo sin entusiasmo.

—¿Qué fue eso?

—Nada, madre, solo se me cayó el celular —y se tendría que comprar otro…

—Oh… Está bien, querido. ¿Te puedo pedir un favor?

—Claro…

—¿Puedes comprarme pan y algunas sopas?

—¿Sopas? ¿Para qué quiere sopas? —preguntó extrañado.

—Estoy con antojo de sopas en ésta semana —Kiseop rodó los ojos. “Ni que estuviera embarazada” —. Y no estoy embarazada, cariño —rió. Su madre lo sorprendía con su telepatía.

—¡Ya voy! —se levantó con entusiasmo de la cama.

Al estar listo, recibió el dinero y fue a un minimarket que tenía de esos tipos de sopas favoritos de su madre. Caminó mientras escuchaba música por sus audífonos, tarareando alguna que otra canción. Sin darse cuenta, chocó con otra persona a la entrada del negocio.

—Oh, lo siento —se disculpó.

—No se preocu…

Tantos días sin topárselo al ser cuidadoso y ahora por un momento de descuido…

—Kiseop —lo llamó, pero no le hizo caso y solo lo evadió para poder entrar. AJ, siendo tan testarudo como siempre, lo siguió sin importar que le ignorara —. Kiseop —llamó nuevamente.

—Aléjate.

—Tenemos que hablar.

—No hay nada de que hablar —eligió tantas sopas como para no salir otras dos semanas si así lo quería —. Con permiso.

—Por favor, Kiseop… —pero seguía insistiendo y caminaba a pasos apresurados tras el chico que estaba perdiendo el color rojizo en su cabello —. Solo hablemos, ¿quieres?

—No vamos a hablar de nada. Todo quedó claro semanas atrás —ahora estaba eligiendo los panes y una gran cantidad que la señora que ahí atendía quedaba estupefacta.

—¿No crees que eso es mucho? —le dijo el gato bromeando.

Al darse cuenta, vio entre sus manos tres bolsas llenas.

—Maldición… —siseó y rompió dos de ellas para luego pesarla y darse cuenta que con eso sobreviviría para semana y media —. Gracias —sonrió fingidamente ante la señora y tomó la bolsa de cosas tras haber pagado, para luego irse sin hacerle caso al que lo seguía al lado.

—Kiseop…

—¡Qué quieres, demonios! —volteó furioso. No lo quería cerca.

—Cálmate y hablemos —sugirió el gato.

—Te dije que no. ¿Qué parte de NO, no entendiste?

—Es necesario.

—Ya no. Ya hablamos lo que teníamos que hablar y las cosas quedaron bien en claro.

—¿Y qué hay de lo que siento por tí?

—¡JA! ¿Ahora te haces el ofendido? —lo miró a los ojos. No sabría decir si AJ estaba neutro o decidido a que esto se arreglara. ¿Arreglar?, pensó, aquí no hay nada que arreglar —. Te llamé cuando te fuiste y no me hiciste caso. Quería arreglar las cosas para llegar a buenos términos y lo desperdiciaste.

—Kiseop, te estás haciendo la víctima de todo esto. Tú fuiste quien comenzó con todo y ahora te quieres quitar el “estorbo”. Te dije lo que sentía y tú lo pisoteaste.

—Yo no sabía lo que sentías en el proceso. Eso quedó en solo atracción, ¿recuerdas? —y como niño bueno, asintió —. ¿Y qué pasó? Querías más. Ya, llegó al “me gustas”. ¿Y después? Jae, en serio, lo siento mucho, pero a eso no te puedo corresponder.

—¿Por qué?

—Porque somos primos.

—Otra vez con eso.

—Es que parece que no entiendes.

—Por supuesto que lo entiendo y solo diré: ¿y?

—Y parecieras no entender… —negó con la cabeza y retomó el camino a su casa.

—Te entiendo… —habló a sus espaldas mientras lo seguía —. Solo que… lamentablemente me tuve que enamorar de tí —esas palabras le dolieron de nuevo a Kiseop —. Hubiera sido otra persona, chica o chico, sería diferente, pero ahora me duele y mucho… —decayó su voz.

A Kiseop se le hizo un nudo en la garganta como esa vez y es que él también estaba enamorado de ese gato posesivo y gruñón, y se dió cuenta de la peor manera. Pero como siempre había una piedra en el camino, no podía hacer nada. Debía de tener su porte de chico duro y que podía con los problemas, pero claramente todo esto le ganaba. Sin embargo, quería una señal de que algo así funcionaría, solo que esto estaría encubierto…

—Siempre habrá algo que impida… esto que quieres.

—No habrá nada si yo te puedo defender —Kiseop rió. Como lo pensaba, Jae sería esa persona en apoyar una relación de este tipo… y quizás el único…

—Pareces un caballero defendiendo a una doncella. Recuerda que soy mayor que tú y que soy hombre también.

—Un hombre muy bello y atractivo —soltó sin más, al llegar a su lado.

—Basta con eso, no me elogies tanto que más parezco un demonio que un ángel —suspiró triste.

—Pues yo había decidido que eras lo segundo.

—Ya ves que no…

—¿Entonces cómo quedamos?

—Quedar de qué.

—De lo nuestro.

—No lo sé. Aún lo estoy poniendo en duda.

—Eso mismo dijiste hace dos semanas y resultó que yo te gusto.

—No hablemos de esos días…

—Entonces, sé sincero conmigo.

—Tengo miedo —dijo oculto tras su capucha —. Miedo de ser juzgado. Nunca lo tuve cuando vivía en la otra ciudad pero aquí es diferente. Allá fueron todas mentiras, por lo cual fueron evitados por mí; aquí esto se vuelve real y las personas hablarán y del problema seré yo, no tú —lo miró de reojo —. Te lo dije antes, Jae.

—Sí, lo recuerdo. Yo sería un problema más, ¿no? —dijo triste.

—Me lo estás complicando todo, Jae.

AJ vio un callejón próximo y tomó la mano de Kiseop para llevarlo consigo.

—¿Qué haces?

—Quiero que conversemos tranquilos aquí —lo apoyó en la pared y él lo hizo en la otra, quedando frente a frente.

A pesar de las semanas y del casi nulo maquillaje en su rostro, AJ lo encontraba hermoso. Claramente se le veían unas pequeñas ojeras notorias que arruinaban un poco sus ojos pero eso no le importaba, siempre sería bello para él.

—Estás perdiendo el color rojizo.

—Lo sé… Lo dejaré natural —sonrió levemente. El ambiente se estaba poniendo casi tenso y más si AJ no hablaba —. Será mejor que me vaya…

—No, aún no.

—No has dicho nada.

—¿Es que acaso no puedo simplemente mirarte?

—Claro, lo has hecho desde que lo recuerdo —rió.

—Ésta vez quiero ser sincero contigo…

—Adelante —invitó a AJ al confesionario personal del callejón.

—Cuando pequeño, te observaba mucho. Eras una persona tan rara que ni me atrevía a acercarme, sin embargo, a Eli le encantabas —rodó los ojos —. Tanto así que después de los años y cada visita que hacías, él me hablaba de los juegos, de la manera en que se molestaban, que eras gracioso, que eras tierno y muchas cosas más. Es por eso que evité tener un vínculo contigo.

—A lo raro que era, ¿te referías a mi cabello?

—¡Sí! Era realmente extraño.

—¡Oye! Que era la moda del momento y no te rías porque mi tía te hizo el mismo corte y yo creo que te quedaba peor —le palmeó la cabeza.

—¡Hey! —se sobó en el golpe —. Eso era inevitable porque todavía no tenía conciencia de lo que eran los cortes.

—Si, claro, como no —los dos rieron, recordando aquellos bellos y jóvenes momentos de la infancia.

—Kiseop.

—¿Uhm?

—¿Puedo besarte?

A Kiseop se le aceleró el corazón a mil como si se tratara de una chica enamorada del chico frente a ella. Esta vez era él y él, pero no le importaba tener ese sentimiento y estremecimiento ante esas palabras. Nuevamente decir que “no”, sería mentirse y decir que “sí”, sería ceder ante todo lo que AJ quería.

Por primera vez, después de todo este tiempo, terminó por ceder porque no quería sentirse tan frustrado y dolido como antes. Kiseop quería sentirse feliz y agradecido de que alguien como el gato haya llegado a su lado a pesar de ser familia.

AJ se acercó lentamente, tomándo las caderas con sus manos y rozar su nariz con la mejilla de su ángel.

—Te extrañé mucho… —buscó sus labios y lo besó suavemente en un principio, pero que luego fue más demandante a petición de Kiseop.

Duraron así por minutos como si sus lenguas no se cansaran de tanta batalla y como si fuera la última vez, la cual no era. Igual disfrutaban de su cercanía, sin embargo debían detenerse porque ese no era lugar para hacer ese tipo de cosas.

—Deberíamos hacer el amor en el callejón —bromeó AJ después de romper el beso. Se ganó un golpe en el brazo —. Auch.

—Si serás…

—No digas más —le dio un último beso —. Debo irme, tengo que estudiar para las pruebas que vienen ésta semana.

—Oh, está bien.

—¿O querías que me quedara aquí? —lo miró sonriente.

—¿Qué? —Kiseop se ruborizó —. No, no, no. Vete, yo también tengo que irme a casa. Mi mamá debe estar preocupada de que no he vuelto.

—Mmm… Okey. Entonces nos vemos, “doncella” —le tomó y besó el dorso de la mano.

—No creo que esperes algo como: jujuju, que agradable jovencito, ¿o sí? —blanqueó los ojos. AJ rió.

—Por supuesto que no —dio media vuelta y se despidió de su querido angelito.

Ninguno se dio cuenta, pero alguien los estaba observando a lo lejos. Esa persona se acercó sigilosamente a Kiseop por la espalda.

—Kiseop.

—¡Ah! —era Tasha, su prima —. ¿Qué haces aquí?

—Vine a comprar y… —lo miró de pies a cabeza —. ¿Qué te traes con Jae?

—¿Ah? —Kiseop no sabía que responder. ¿Es que ella vio todo lo acontecido desde el principio? ¿Qué debía decir? Ni siquiera sabía que responder porque una palabra en falso y caía él y AJ —. ¿Dé que hablas? —dijo casi natural.

—Vi que AJ te besó la mano…

—¡Ah! ¡Eso! Es solo que necesitaba ayuda para una actuación y él es el príncipe y yo me hice pasar por doncella o princesa, lo que sea —hizo como si no tuviera la mayor importancia.

—Oh, entiendo… —dijo un poco ida y tras repasar las imágenes en su mente, lo más probable es que era eso —. Oye, ¿pensaste mi propuesta?

—¿La del colegio? —la vio y comenzó a caminar a casa. La verdad es que no quería cruzarse con ella por lo mismo, pero era tarde y debía tomar una decisión. Tasha lo seguía al lado —. Pues… lo pensaré un poco más. Ya sabes, el tema de la educación es de temer —hizo cara de asco.

—Pero si no estarás incluido en las oficinas ni nada, solo serás auxiliar de aseo.

—¡¿Qué?! —paró súbitamente —. No, no, no. Yo no voy arruinar mis manos para cuidar la salud de esos pendejos de mierda —Tasha rió entretenida ante la expresión de su primo.

—Es broma, hombre. No harás aseo, pero sí ayudarás a las chicas a llevar cosas pesadas, ya que veo tienes un cuerpo ejercitado —tocó uno de sus brazos —. ¿Qué te parece?

—Mmm… Si lo dices de esa forma, ayuda a ejercitarme el cuerpo.

—Entonces te espero el lunes en el colegio de AJ.

—¡¿Qué?! ¿Trabajas ahí?

—Claro, bobo —Tasha le sacó la lengua y se fue corriendo en otra dirección.

Kiseop se quedó con cara de qué estaba pasando que todo en su vida estaba alrededor de ese gato. Suspiró profundamente. Todavía le quedaban días antes de presentarse a una entrevista. Lo bueno de todo esto es que tendría dinero y no le daría dolores de cabeza a su madre…

Y otro recordatorio más llegó a su cabeza…

—Hay que tener cuidado con Tasha, es muy observadora… —se dijo a sí mismo.

1148807_1406104662942126_1967735403_n

Licencia de Creative Commons
En lo prohibido by MKiSS [Stephanie P. Cortés V.] is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://www.amor-yaoi.com/fanfic/viewstory.php?sid=104074&chapter=1.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://utopiakfiction.wordpress.com/2013/12/10/en-lo-prohibido-new-fanfic-capitulo-1/

Anuncios

28 comentarios en “En lo prohibido {Fanfic} {Capítulo 9}

  1. Jajajajaja muy bueno pero algo pasa Callejones y mas callejones jajajajajajajaj, me gusto muchisimo, Dios esos hombres me van a matar, hagan algo x vida suyaaaaa!! pero yaaaaa!!!! sigue rapido, por favor!!!

    Me gusta

    • Te diste cuenta xD Muchos callejones ésta semana, pero juro que para “My Only Possession…” no los hay xD!!
      Ya el próximo capítulo darán un paso más, así que no te preocupes jajajaja
      En cuanto tenga el capítulo, lo subiré sin falta :B

      Le gusta a 1 persona

  2. Ya deja de hacer como que la virgen te habla Kiseop, bien que amas al gato. Espero que con el nuevo trabajo de Kiseop en la escuela de AJ, no se… le de celos ver que otros estudiantes se le acerquen al gato, que se de cuenta que es bastante popular y no lo necesita(?) ;_;, aunque todos sabemos que eso no es cierto. Pero quiero que Kiseop se ponga celoso a como de lugar >w<.

    Me encanta el fanfic ♥

    Me gusta

    • Más bien sería que fuera popular entre las chicas xDDD Pero ya sabes como es Kiseop, yo creo que es más testarudo que AJ jajaja
      Vamos a ver cómo pondremos celoso a Kiseop con algo ñiam ñiam -pensando malvadamente-

      Me encanta que te encante, a muchos les encanta y eso me encanta también *w* XD!! Thanks! o3o ♥

      Me gusta

  3. sdadsa aaaay, como me torturas TwT pero de una manera aceptable (? me encanta, así de simple, por favor continúa con la historia, que es simplemente perfecta. Como siempre voy a estar al pendiente de la historia. Espero poder leer ya el próximo cap. ¿Hay ElVin? ewe ¡Saludos!

    Me gusta

    • Jajajaja. Eres (creo) la segunda persona que le encantó un VinSeop por aquí xD! Casi nadie se lo esperaba jajaja.
      Muchísimas gracias a tí por leer y comentar y seguir la historia :B Te puedo decir que espero tener pronto el próximo capítulo o3o! ♥

      Me gusta

    • Tus pensamientos son unas muy buenas ideas xD De hecho se me hace un poco conocido a un anime que vi hace tiempo jajajaja.
      Habrá más acción, pero hay que darle tiempo al tiempo :B.
      Gracias por leer y comentar >w<!!!

      Me gusta

    • Señorita Esme D Yeye, he leído su anterior comentario y está en lo cierto, volvió a comentar (XD).
      Sé que desean leer el próximo capítulo y debo decir que ando atochada de tanto trabajo ahora que no me queda tiempo para nada. Tuve una semana de vacaciones que más parecieron tortura con mi madre pidiéndome millones de cosas ;w;
      En fin… tengo un poquito de cada fic que subo al blog y sólo falta que entre la mega inspiración e imaginación para ésta cabecita y así poder actualizar más seguido ^^
      Saludos para ti ♥

      Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s