Shape Of Your Heart {Fanfic} {Capítulo 5}

shapeofyourheart

Disclaimer: UKISS no me pertenece, esta historia es solo para entretener. Sin ánimos de lucro.

Nota de autora: Regrese ^^ bueno pues posiblemente este sea el capítulo mas largo de todos, pero es porque Dongho le cuenta su historia a Soo, lo siento si me emocione con los diálogos, pero cuando hago este tipo de cosas me gusta contar todo a detalle, espero que no las enfade x3 En fin, espero que les guste.

Eli y él llegaron a la sala común, en donde todos se reunían para ver televisión, jugar juegos o simplemente pasar el rato. Eli le señaló al chico que se encontraba sentado en el sillón frente a la televisión y Dongho asintió, se aseguro de que hubiera alguien del personal ahí cerca y caminó hacia allá. Estaba nervioso y tenía miedo, había estado antes envuelto en varias peleas, pero nunca en una donde iba a dejar que lo golpearan sin poder defenderse. Eli también estaba nervioso, Dongho parecía estar realmente loco.

 

Vio como Dongho se acercaba a paso rápido y apagaba la televisión. El chico le miró de mala gana y le dijo algo, aunque no podía alcanzar a escuchar lo que hablaban, podía notar el enojo en el rostro del chico. Dongho le respondió y fue entonces cuando el otro chico se puso de pie, tomó a Dongho de la ropa y lo estrelló de espaldas contra la pared; Eli se sobresalto y por instinto quiso correr para ayudar a su amigo, pero se contuvo. Podía ver como Dongho continuaba escupiéndole las palabras en la cara al chico y por la expresión del pelinegro no estaba diciéndole nada agradable.

 

Todo paso en un segundo, Dongho estaba en el piso siendo golpeado por el otro chico; ya le había reventado una parte del labio y abierto una herida en la ceja del lado izquierdo, ahora lo pateaba en el estomago. Eli estaba desesperado, pues no veía a nadie acercarse, si seguía esperando tal vez todo terminaría mal para Dongho, por lo que no le importo lo que su amigo le dijera después, se acercó y comenzó a gritar por ayuda mientras intentaba apartar al otro chico del menor. En ese momento dos asistentes aparecieron seguidos por una enfermera quien llevaba en su mano una jeringa ya lista para introducirla en su brazo.

 

—Maldición —gruñó Eli al arrodillarse junto a Dongho, quien tosía por los golpes dados en su estomago y se quejaba por el dolor —. No debimos haber hecho esto, no debimos —repetía, mientras intentaba encontrar un lugar en donde tocar a Dongho para poder ayudarlo sin lastimarlo, pero se veía bastante mal.

 

Uno de los asistentes se acercó y levantó al pequeño sin el menor cuidado para llevárselo. Eli escucho los gemidos de dolor del pelinegro y camino detrás del hombre, estaba bastante preocupado y se sentía mal por haber sido él quien le dio la idea.

 

—¿A dónde lo llevaran? —preguntó Eli.

 

—A la enfermería —respondió el hombre sin más. Entonces Eli se detuvo, no podía entrar ahí a menos de que fuera necesario y no podía estar seguro si seria Soohyun quien lo atendería. Solamente le quedaba esperar que así fuera y que la golpiza que había recibido el pequeño no hubiera sido en vano.

 

Acomodaron a Dongho en la camilla y una enfermera se acercó a toda prisa. El menor seguía consciente de lo que pasaba a su alrededor; buscó a Soohyun con la mirada pero no estaba allí y entonces dejo que las lagrimas comenzaran a salir de sus ojos, primero porque el dolor que sentía en el pecho y el estomago era insoportable y en segundo porque no podía creer que hubiera hecho eso para nada.

 

—Tal vez debería… —escuchó la voz de un hombre que seguía sin ser la del doctor. La enfermera estuvo a punto de responder cuando la puerta volvió a abrirse.

 

Soohyun se quedo helado en su lugar al ver al pequeño en esa camilla y en ese estado.

 

—Salgan por favor, y que nadie entre hasta nuevo aviso —ordenó y Dongho sintió como su corazón comenzaba a acelerarse al escuchar su voz. En un minuto se quedaron solos.

 

Dongho se removió un poco, pero el dolor se intensifico y no pudo evitar quejarse. Soohyun se acercó y lo examinó primero con la vista, al menos no parecía muy grave, pero seguramente tendría moretones en todo el cuerpo.

 

—Dongho —lo llamó, el pequeño lo miró —¿puedes levantarte? ¿Puedes hablar? —Dongho asintió e intento hacerlo, pero al levantar la cabeza todo le dio vueltas y volvió a caer sobre la almohada —. Voy a ayudarte ¿de acuerdo? Quiero que aguantes un poco —el pequeño asintió y puso todo de su parte para no dejar que el doctor hiciera todo el trabajo —. Demonios Dongho, en que te has metido —murmuró al ver las heridas en su rostro, limpió con sus dedos un poco de la sangre medio seca en su barbilla y después se alejó para colocarse los guantes de latex —. Voy a necesitar que te quites la ropa para revisar los golpes…

 

—No —respondió Dongho, llevándose la mano al abdomen como si así fuera a disminuir el dolor —, no hare eso, no —continuaba repitiendo una y otra vez.

 

—Hey, hey —dijo Soohyun en voz baja, acercándose de nuevo a él y tomándolo por la barbilla con sus dedos, haciendo que lo mirara, los ojos de Dongho seguían llorosos. Soohyun no pudo evitarlo y se acerco más para dejar un suave y delicado beso en los labios del menor —. Está bien, no pasara nada pequeño —acarició su rostro —, pero necesito que lo hagas, necesito asegurarme que los golpes no son graves —Dongho asintió con pesadez, resignado —. Gracias —le sonrió —¿puedes hacerlo solo? —el menor asintió y el doctor se alejo para preparar sus cosas, además de que intentaba darle un poco de privacidad —¿Me contaras que paso?

 

—No estoy seguro —decidió que mentir era la mejor opción, pues de ninguna forma le diría las verdaderas razones —. Fui a la sala común porque estaba aburrido y no me di cuenta que ese chico estaba viendo la televisión así que solo cambie el canal. No pensé que —se quejó —no pensé que reaccionaria así.

 

—Sí, se a quien te refieres, ese chico es —pero las palabras se atoraron en su garganta al darse la vuelta y encontrarse con el cuerpo casi desnudo de Dongho. Un montón de cicatrices le adornaban la piel, en sus piernas y pecho, pero una especialmente atrapo su atención, le atravesaba el pecho y bajaba formando una ligera curva casi llegando a su cintura del lado derecho. No sabía cómo reaccionar.

 

—Por eso no quería hacerlo —dijo Dongho, intentando esconder su rostro. Odiaba esas cicatrices, pues le recordaban cosas que no quería recordar, pero no había forma de borrarlas. Lo torturarían toda su vida —Deja de mirarme así – le pidió, de mala gana.

 

—Dongho…quiero que confíes en mí, no tienes porque ocultarme nada.

 

—Se supone que no las verías —se cubrió un poco con su playera —, pero supongo que en algún momento tendría que contarte esto —Soohyun asintió y se limito a prestarle atención —. Son la razon de porque estoy aquí —murmuró. El doctor se sentó a su lado en la camilla, dispuesto a darle su apoyo cuando lo necesitara —. Fue el día de mi cumpleaños —comenzó —. Les había pedido a mis padres el auto con la excusa de que después de la escuela saldría con mis amigos a comer y a ver películas…pero nunca llegamos a la escuela. En cambio nos fuimos a la playa, en el auto íbamos mi mejor amigo, mi novia y otros dos chicos. No pensábamos realmente en lo que estábamos haciendo, bebimos casi hasta que anocheció…

 

—Dongho… —habló el mayor, creyendo saber cómo terminaba todo y por una parte no estaba equivocado, pero Dongho le pidió paciencia. Necesitaba sacarlo todo.

 

—Yo no iba tan mal, en aquel entonces no soportaba mucho el alcohol, pero intentaba conducir despacio. Mi novia iba bastante mal, inquieta y bueno, algo…caliente —dijo con vergüenza —. Me resultaba difícil mantenerla alejada de mi, estaba a punto de detener el auto para intentar tranquilizarla, pero en ese momento uno de los chicos se fue encima de mi exigiendo que aumentara la velocidad y me hizo perder el control. Nos salimos del camino y el auto derrapo, nos volteamos, yo salí volando del auto por el cristal delantero y a partir de ahí no puedo recordar mas, tan solo gritos, maldiciones, el sonido de las sirenas de los autos de policía y las ambulancias, después silencio total. Recuerdo haber despertado en el hospital y me dijeron que había estado inconsciente por casi una semana. Ese día perdí a mi mejor amigo y a mi novia, el otro chico también había muerto. Tan solo yo y el mismo que había querido arrebatarme el volante logramos sobrevivir, pero él ya no volvería a caminar —dijo en voz baja, limpiando con su mano las lagrimas que empezaban a deslizarse por sus mejillas. No se dio cuenta del momento en el que comenzó a llorar, pero aun era demasiado doloroso recordar todo aquello.

 

—¿Que paso después? —preguntó Soohyun, intentando darle ánimos para que continuara.

 

—Intente seguir con mi vida normal, pero no pude…los padres de mi novia, los de mi mejor amigo…todos ellos me culpaban por la muerte de sus hijos, pero no podían entender cuanto me dolía a mi también. Todos en la escuela me señalaban como el asesino que era y este otro chico se encargo de hacerme los días insoportables recordándome a diario la razon de porque él había quedado así. Entonces decidí alejarme de todo sin importar las quejas y regaños de mis padres, simplemente no me importaba nada ni nadie. Me encerré en mi habitación por días y lloré, lloré de rabia conmigo mismo porque me sentía culpable —Soohyun vio como la mandíbula del pequeño se tensaba y sus manos se apretaban contra la sábana blanca que cubría la camilla.

 

—Tranquilo, todo está bien. Me tienes a mí. Y nada fue culpa tuya —le dijo en voz baja e intentó tomar su mano para calmarlo y a los pocos segundos lo logró. Dongho tomó su mano y la apretó con fuerza, no sabía porque, pero el doctor le hacía sentirse seguro y protegido.

 

—Comencé a beber y salir de casa todos los días por las noches, no me importaba mas lo que mis padres me dijeran, tan solo quería olvidarme de todo de cualquier forma posible —su agarre con la mano del mayor se suavizo al sentirlo acariciar la superficie de su mano con su dedo, haciéndolo sentirse más relajado.

 

—Como doctor usaría cualquier truco para persuadirte —dijo de pronto —, pero eres para mi más que un simple paciente, Dongho y te diré que no es fácil olvidar situaciones así, mucho menos superarlas si no tienes el apoyo de alguien para hacerlo, pero…ahora estás conmigo y te prometo que voy a ayudarte a salir de esto, pero tu también tienes que prometerme algo… —Dongho le miro expectante —que no vas a meterte en más problemas y que confiaras en mi —el menor asintió sin pensarlo. Lo más difícil ya lo había hecho. Soohyun sonrió mostrándole sus perfectos dientes y se acerco para dejar un beso corto sobre su frente —. Ahora déjame curarte esas heridas y revisarte.

 

FIRMA
shapeof

Anuncios

10 comentarios en “Shape Of Your Heart {Fanfic} {Capítulo 5}

  1. sigue sigue sigue!!!
    esta genial antes no me gustaba tanto el 2shin pero con este fanfic me encanta :3
    que pena la historia de dongho ojala soohyun lo saque de eso y sean felices para siempre :D

    Me gusta

  2. pobre Dongho parecia como un saco de boxeo, fuerte lo que le paso, por eso no hay q mezclar alcohol y gasolina, pero para el esta ese super doctor!!!! ojala y puedan interactuar mas!!!!!

    Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s