Infernal {TwoShot} {Segunda Parte}

KaiHan o LuKai - Infernal

 

Disclaimer: Los miembros de la banda surcoreana EXO se pertenecen a sí mismos y por lo tanto a su compañía. La historia es ficción, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Nota de Autora: «Kkaeb song» Y aquí vengo yo con la segunda parte de mi historia KaiHan –guiño- Perdón por tanta demora pero tenía serios problemas técnicos ^^Los cuales mi amiga, casi hermana, Fran, me ayudo a solucionar “Mi hermana de otra madre, muchas gracias por todo. Te amo mucho >.< Y espero tenerte a mi lado muuucho tiempo más” Aunque, también les doy las gracias a las personitas en que se molestaron en dejar un comentario y un <me gusta> : Simplypetal, Gaokwaii, Hoonica, Adysama, Anon95 y Monahontas.

Espero les guste y nos leemos en otra de mis historias. Chau Chau ^^

 

Caminaba tranquilamente por los pasillos del instituto donde estudiaba,mientras repasaba mentalmente para el examen que tendría en unos minutos. Entro al salón de clases y tomo su lugar en una de las esquinas junto a la ventana.

Necesitaba una buena calificación. Era la última de este periodo escolar, y si resultaba todo como él lo había planeado, aseguraría una beca para ingresar a una buena universidad el año siguiente.

Una sonrisa se instalo en sus labios, orgulloso de sí mismo.

Si todo salía como lo tenía planeado, ya no tendría que trabajar más en ese lugar.

Aun recordaba cómo había terminado ahí.

Estaba solo, en un país totalmente diferente al suyo, sin conocer a nadie y sin dinero.

¿Familia? No, LuHan nunca tuvo familia. Sus padres murieron cuando tenía tres años. De una casa hogar lo adoptaron. Allí prácticamente se crio hasta cumplir los diecisiete. Luego, nadie quería hacerse cargo de él, y él no quería ser una carga para nadie.

¿Cómo logro llegar a Corea? Simple, ser una persona completamente dedicada a estudiar le abrió las puertas en otros países. Todo pago hasta llegar al país escogido, de ahí, tenía que ver por sí mismo.

Y lo logro.

Cuando caminaba por las calles en busca de donde dormir esa noche, se encontró con aquel lugar, tan excéntrico y diferente. Sabia como se trabajaba allí y no le importaba. Un rostro y cuerpo como el suyo, LuHan estaba seguro de que ganaría lo suficiente como para vivir de una manera más o menos estable. Y si, no se equivocaba. Al instante fue contratado y ayudado por todos sus “colegas”.

Nunca menosprecio su trabajo, y estaba seguro de que  jamás lo haría. Ahí conoció una manera de sobrevivir que le funcionaba. Una etapa de su vida que dejaría atrás cuando comenzara su ciclo en la Universidad y consiguiera otro trabajo.

Por fin… sería feliz.

―Estudiantes, tienen una hora para contestar su examen y el día de mañana, de manera virtual, tendrán sus resultados. Comiencen por favor.

••••••••••••••••••••••••••••••

Esta vez estaba seguro de que su nota seria la máxima.

Se mantendría positivo y así, aseguraría un futuro mejor.

Con una sonrisa en los labios avanzaba por las puertas de su instituto. Miro su celular y tenía varias llamadas perdidas. Desde el día en que su jefe le había hablado sobre el rumbo que su trabajo tomaría, hasta ese instante, ya era una semana que no se comunicaba con su cliente así que, tal vez, se trataría de él.

―Joven LuHan, ¿Podría acompañarnos? Nuestro jefe mando por usted.

Se trataba de un hombre de alta estatura, corpulento y bien formado. De alguna manera creía que eso también estaba relacionado con las llamadas.

El timbre del celular se volvió a escuchar. Era el mismo número. Con seguridad y sin apartar la vista de aquel hombre, contestó.

LuHan… ¿Cómo estás? ¿Qué tal tu día de estudio?

Esa voz… Era JongIn.

El hombre amablemente abrió la puerta trasera de la camioneta y le dio paso al más joven para que subiera. El chico asintió ligeramente con la cabeza y más seguro de todo, se apresuro a entrar. El hombre cerró de inmediato y se posiciono en el asiento del copiloto.

―Bien, supongo.

Una leve risa abandono los labios del otro chico a través del teléfono.

― ¿Ya sabes con quien estás hablando?

― ¿Kim JongIn?

―Correcto LuHan. Si no me equivoco ahora mismo estas en una camioneta negra con dos hombres al frente ¿Cierto?

El chico de cabellos dorados asintió, aun sabiendo que el chico a través del teléfono no podía verlo.

―Tomare tu silencio como un sí. Cuando llegues podremos hablar más en confianza. No me gustan estos aparatos. Estaré ansioso porque llegues, LuHan.

― ¡Espera! ¿Llegar? ¿Dónde?

Uno de los hombres observó a LuHan por el retrovisor y sonrió. ¿Acaso él sabía con quien estaba hablando? LuHan quería creer que no era así.

―Sorpresa. No vemos después. Adiós.

Y colgó. Eso fue todo.

LuHan observó la pantalla de su celular unos minutos más y lo guardó en uno de los bolsillos de la ropa que traía puesta. Se acomodo mejor en el asiento y se dispuso a descansar el resto del viaje. Lo más probable es que no lo podría hacer después.

•••••••••••••••••••••••••••••••

Entreabrió los ojos y observó como uno de los hombres de antes lo llevaba en brazos.

¿Acaso no podía despertarlo simplemente?

Se mordió el labio inferior y observó al hombre que lo llevaba, con gran cuidado. Parecía no quererlo bajar hasta que llegara a su destino. LuHan se sonrojó un poco y giro la vista hacia el camino. Avanzaban por un sendero de piedras con rumbo a una casa preciosa, no, una mansión preciosa. Se veía muy actual, como si hubiese sido construida hace poco.

Definitivamente su “jefe” era muy rico.

Entraron por la puerta principal y continuaron, hasta lo que LuHan suponía, era el salón principal. La vista daba hacia la parte trasera de la casa. Un jardín, adornado con fuentes y luces, una piscina cubierta a un costado y unos cuantos jacuzzis a su alrededor, era hermoso.

Con mucha precaución, el hombre coloco al menor en uno de los tantos asientos del lugar y se despidió con una sonrisa.

“¿Tanta cortesía para un p… como yo?” Pensó.

Unos pasos desde la otra esquina de la habitación capturaron la atención de LuHan. Era JongIn. Llevaba puestos unos pantalones blancos ajustados, una camisa negra ceñida al cuerpo, unos mocasines negros, una chaqueta de cuero y unas gafas de aviación.

Ante los ojos del pequeño, lucia increíblemente sexy.

LuHan ―pronuncio su nombre con una sonrisa. Acariciando cada letra con los labios― Te ves muy bien en uniforme. Es un placer tenerte en mi humilde casa.

“¿Humilde?” Piensa.

Las mejillas de LuHan, por un momento, se tiñen de un rosado claro, pero desaparece en seguida. Para él, todo ese tipo de tratos, ya eran normales así que con JongIn, no sería diferente.

JongIn camina unos cuantos pasos hasta estar frente a LuHan, con una sonrisa tentadora en los labios.

―El placer es mío, señor.

Y sus dientes atraparon su labio inferior. Llamarle “señor” a alguien, era nuevo para él.

LuHan, no te muerdas el labio, me desconcentras ―llevo una de sus manos hasta la boca de LuHan y con el pulgar, de manera suave y dulce, forzó su labio para abandonar sus dientes― ¿Qué tal tus últimos días de estudio?

Y LuHan volvió a morder su labio inferior.

Una risita sarcástica abandonó sus labios antes de posar su fina mirada en la del contrario. JongIn podía ser increíblemente sexy sin hacer nada. Ambos se sostenían la mirada, sin decir nada al respecto o hacer algún gesto.

Pero LuHan, al no soportar más la penetrante y excitante mirada que JongIn le mandaba, perdió ese juego silencioso y decidió hablar.

―Eso no le importa, señor.

JongIn sonrió.

―Antes de descontrolarme por el simple hecho de que estés frente a mí y me desobedezcas, me gustaría dejarte  en claro que puedes confiar en mí. Puedes tratarme con confianza. Incluso seré tu amigo, si quieres.

LuHan pestañeo, incrédulo.

― ¿Por qué? Esto es solo trabajo, para ambos. No es necesario que nos conozcamos ni nada por el estilo, señor.

JongIn sonrió con cautela y acomodo una de sus manos en la cabeza de LuHan, acariciándola.

LuHan… Para mí, esto no es solo hacer el amor contigo.

―Tener sexo ―le corrigió de manera fría y cortante― Nosotros solo tenemos sexo por dinero, nada más.

JongIn se acomodo en la mesa frente a LuHan, clavando, de manera penetrante, su mirada en él, de nuevo. Por unos minutos, LuHan sintió que había cometido un error al decir aquello.

―No LuHan. Nosotros no estamos aquí para tener sexo solamente.

El rostro de LuHan hizo una mueca de desconformo al oír eso “¿Entonces para que mas estamos aquí? Este es mi trabajo, no puedo hacer nada mas por el ¿Qué quiere?” pensó.

―Déjame explicarte. ―mostro una sonrisa mientras volvía a posicionar su mano en la cabeza de LuHan, divertido― Desde que te vi supe que eras más que una maquina de tener relaciones. En tus ojos note algo diferente, algo que quería descubrir.

― ¿Curiosidad de cómo sería la vida de un p…  como yo, para terminar en un lugar así?

JongIn descendió su mano hasta la mejilla del menor y la acaricio con suavidad, con una sonrisa melancólica en los labios

―No. Curiosidad de que, tal vez, había encontrado a alguien igual a mí. ―pauso unos segundos y tomo una de las manos de LuHan entre las suyas, entrelazando sus dedos.

― ¿D-de qué está hablando, señor?

JongIn dio un largo suspiro y continúo.

LuHan, desde que te vi por primera vez, encerrado en esa jaula, supe que tú eras lo que yo necesitaba. Alguien con el que yo podría entenderme. Alguien que estuviera conmigo. Alguien que no me dejara solo.

LuHan bajo la vista, consternado. No sabía que estaba pasando. Oía la perfección las palabras que su jefe, no, que JongIn le decía, pero no podía entenderlas. Era casi imposible para su cabeza creer que iban dirigidas hacia él, eso era una locura.

―P-ero, usted no me conoce. ¿Cómo puede estar diciendo todas estas cosas? ¿Cómo puede pensar así de mí?

―Por eso estamos aquí, LuHan. Mi propósito contigo no es solo tener sexo, como lo llamas. Yo quiero tener la oportunidad de ver más allá de este trabajo. Yo quiero lograr conocerte y que tú me conozcas ―soltó la mano del más bajo y se levanto de la mesa― Quiero convertirme en algo mas para ti que solo un cliente.

LuHan volvió a morderse el labio, preocupado y confundido.

― ¿Y si yo no quiero? ¿Qué pasaría si yo no soy lo que busca? Lo intentare y me abandonara.

JongIn le extendió una mano a LuHan, la cual este acepto de inmediato. El más bajo quedo muy cerca de JongIn, más de lo que debería. Y cuando este hablo su piel se erizo por completo.

LuHan, me encargare de qué te quede claro que eres todo lo que yo busco. Puedes pensarlo. No te estoy pidiendo que aceptes todo lo que yo te proponga ahora mismo. Solo conóceme y verás que yo jamás podría abandonarte ―JongIn acomodo uno de sus brazos en la cintura de LuHan y lo acercó hasta que sus torsos se tocaron― Y, aunque no lo creas, yo si te conozco ―con la otra mano tomo el mentón de LuHan y lo acercó, hasta casi rozar sus labios con los ajenos― Pero ahora, si no te importa, no quiero seguir hablando. Tengo ganas de hacerte el amor.

Y esta vez, LuHan ya no lo corrigió.

Las palabras, al igual que todas sus preguntas, se quedaron atascadas en su cabeza; y solo se dedicó a disfrutar de esos perfectos labios, que ahora, se movían sobre los suyos de una manera devoradora y salvaje.

Con pasos torpes y cuidadosos se acercaron al gran sillón del lugar.

Sus bocas no se separaron en el trayecto. Era imposible que lo hicieran. Ambos se complementaban de una manera diferente, una que LuHan desconocía por completo en sus años de experiencia.

JongIn empujó delicadamente el cuerpo del mas bajo, haciendo que callera sentado en el gran sillón, con la respiración entrecortada y los labios un poco hinchados. JongIn no evitaba pensar que era un ser completamente hermoso y… erótico.

LuHan, de inmediato fijó su vista en JongIn, quien seguía de pie, con una sonrisa en los labios, lo bastante encantadora para provocar un pequeño sonrojo en sus pómulos, y la respiración entre cortada. Algo hizo click en su interior y las ganas de volver a besarlo lo invadieron de nuevo. Escapar de esa mirada cargada de deseo y atrevimiento era imposible. Aunque LuHan juro ver algo mas en ellos. ¿Amor? Tal vez.

JongIn apoyo una de sus piernas en el sillón, justo al lado de LuHan. Con firmeza y autoridad se inclinó hacia LuHan, quien por instinto retrocedió hasta chocar con el respaldo del gran asiento. JongIn, con una sonrisa de satisfacción, acomodo unos de sus brazos alrededor del cuello de LuHan y susurrándole un “Me encantas” volvió a unir sus labios acompasadamente.

El mundo de LuHan dio un vuelco y sin saber cómo, subió sus delgadas manos y las acomodó en el pecho de JongIn, evitando que se separara a toda costa.

Aunque eso no iba a pasar.

Pero LuHan no estaba seguro, de hecho, nunca estaba seguro respecto a ese tipo de cosas. Y por decir ese tipo de cosas hablamos de sentir algo más especial al tener sexo con alguien. En estos momentos LuHan consideraba, aunque un poco borrosa, la idea de que ese tacto le gustaba más que al que estaba acostumbrado.

Y eso, derribo su muralla de no sentir más sin estar seguro.

JongIn descendió su brazo hasta la cintura de LuHan y en movimiento rápido y certero, lo movió a él de su posición.

LuHan se recostó en el gran sillón con los brazos sobre su cabeza y la respiración entre cortada.

LuHan… te ves hermoso.

JongIn se acomodó entre las piernas de LuHan, y sujetando sus brazos con los propios, no lo dejo responder para volver a atacar sus labios.

Apegó sus pechos, al igual que todo su cuerpo, y con decisión comenzó a moverse lentamente sobre él. Creando vaivenes que estimulaban, con cada roce, hasta el más diminuto musculo de sus cuerpos.

Un leve brillo perlado comenzó a aparecer en la piel de ambos chicos, confirmando que la ropa comenzaba a sobrar en esa sesión de besos y movimientos seductores.

La delicadeza con la que JongIn tomaba sus labios entre los propios hacia delirar a LuHan, y cuestionarse seriamente que era lo que JongIn provocaba en el.

Incluso desde el primer día que se conocieron, LuHan sabía que algo en la mirada del moreno le decía que estaba seguro, que no ocurriría nada malo.

Y fue cuando JongIn decidió descender por el blanco y suave cuello de LuHan, que este, perdió toda razón.

Lo único que quería era a JongIn, haciéndolo suyo.

••••••••••••••••••••••••••••••

LuHan se despertó al sentir los leves movimientos de JongIn sobre su piel desnuda. Abrió los ojos pestañeando un par de veces. Giro su rostro y un nerviosismo desconocido lo invadió al sentir el rostro de JongIn a tan escasos centímetros del suyo.

Se mordió el labio inferior y entre cerro un poco los ojos, pensativo.

Dudó si decirlo o no. No rompió el silencio entablado entre ambos, para poder pensar con un poco más de claridad. Le costaba trabajo al ser consciente de la penetrante mirada de JongIn.

Sintió el estómago vacío y el corazón extremadamente acelerado. Las palabras correctas estaban en la punta de su lengua. Sólo debía abrir la boca y dejarlas fluir entre la pequeña distancia que lo separaba de JongIn. Sólo debía decirlo.

―Podríamos intentarlo ―dijo apenas en un susurro.

El moreno sonrió. Aquella frase sorpresa, causaría extrañeza en cualquiera, pero no en JongIn. Porque él sabía a qué se refería. Y era perfecto.

Para ambos.

Sus respiraciones se detuvieron en el momento que juntaron sus labios de forma suave. LuHan cerró lentamente los ojos perdiéndose en la calidez y suavidad de los besos ajenos.

••••••••••••••••••••••••••••••

Miró con algo de vergüenza la pequeña mesa junto a la piscina. No era necesaria una cena. Menos una cena romántica, con todo lo que eso implica… Mantel blanco, velas preciosas, copas relucientes y una botella de tinto cerrada.

JongIn adelantó el paso, abriendo una de las sillas para que LuHan se sentara. Accedió tímido.

―JongIn, esto no es necesario.

JongIn rodeó la mesa y tomo asiento justo en frente de LuHan, sonriendo.

―Por supuesto que es necesario. ―tomo una de las manos de LuHan y la entrelazo con la suya mientras frotaba, con el dedo pulgar, los nudillos del mas bajo― Es oficial y quiero hacerlo bien.

LuHan no podía sentirse más en el cielo. Justo como un ángel.

Había sido una cena de cuentos. El vino nunca le supo tan dulce, una compañía nunca le fue tan grata. JongIn apreciaba, cada vez que le fuera posible, de los suaves y dulces labios sabor a fresa de LuHan. Estaba seguro de que nunca se cansaría de eso, y menos de la compañía del menor.

Esa, había sido una de las mejores decisiones en la vida de JongIn. Haber ido a visitar aquel lugar, que su padre le había comprado por regalo de cumpleaños, fue una de las mejores cosas que, Sehun, su mejor amigo, le había podido recomendar.

Los pasos del mayordomo de JongIn avanzaron hasta estar a la vista de ambos chicos, sentados en la comodidad de sus sillas, disfrutando de la noche.

―Joven JongIn, han venido a visitarlo.

El ceño de JongIn se frunció levemente. ¿Quién se creía que era esa persona para interrumpir un momento como ese? pensó.

Unos cuantos pasos más se escucharon a través de la habitación. Cuando por fin culminaron, ambos chicos tenían en presencia al mejor amigo de JongIn. Su piel pálida, tanto o más que la de LuHan, cabellos negro con blanco en un peinado bastante llamativo, labios rosas y una peculiar sonrisa.

―JongIn ¿muy ocupado como para hablar con tu mejor amigo?

Su voz, gruesa y áspera, hizo sonreír a JongIn.

―Mucho ―se levanto de su lugar y abrazo al joven, bajo la atenta mirada interrogativa de LuHan― Te quiero presentar a LuHan, la persona de la que te hable.

El chico dirigió su mirada hacia el más bajo de todos, quien aun seguía sentado y algo nervioso.

―Así que tu eres LuHan ―extendió su mano y tomo la de LuHan entre la suya, para después darle un coto beso en los nudillos, en señal de respeto― Mi nombre es Oh SeHun y estoy encantado de conocerte.

firma blog

Anuncios

18 comentarios en “Infernal {TwoShot} {Segunda Parte}

  1. Un demonio!!!!!… sdssdssaaasws… no t imaginas cuanto edtaba esoerando q actualices este fic… alfin… y sigue de maravilla… awww… me dan ganas de Luhan jejjee…. okno :-)
    Espero tenga continuacion se va poniendo cada vez mas interesant :-) t doy ☆☆☆☆☆☆☆☆☆☆☆☆☆☆

    Me gusta

    • Gracias por comentar amiguita ^^ Perdón por hacerte esperar tanto pero es que necesitaba un final… explosivo… ? >.< A mi también me dan muchas ganitas de LuHan… pero el muy "masculino" sigue en Corea jeje Aun no esta decidido si habrá continuación o no… Pero si la hay te daré muchos créditos a ti por dedicarle un tiempito y leerlo ♥ Recibo tu cariñito en estrellitas nos leemos luego Chau Chau

      Me gusta

    • Gracias por comentar en ambas partes amiguita ^^ ¡Que bueno que te gusto! ♥ Enamorarte de esos tres es casi que imposible jeje ♥ No te me vuelvas loca >.< Gracias por leerlo y dejarme tu opinión. Me pone feliz que te haya gustado =) Espero leerte en otra de mis historias ¿Si? Chau Chau

      Me gusta

    • Gracias por comentar amiguita ^^ Si hay continuación… no dudes en que te daré muchos créditos por animarte a leerla y comentar ♥ Gracias por el halago… no se que decir a eso >.< Espero leerte lueguito Chau Chau

      Me gusta

  2. Hola:3 Bueno, cómo dije, lo leí en unos cuantos segundos y me da gusto ver que a tantas personas le ha gustado tu historia, hermosa♥
    Gracias por darme créditos, aunque ayude en poquito jeje. Tú también eres más que una amiga, eres la hermana que nunca tuve y nunca voy a tener T_T Espero que sigamos así de unidas a la distancia, porque es perfecto jajaja, como el Twoshot, esto también es perfecto.
    ¡Y apoyo cien por ciento a las demás! Esto debe tener continuación… Porque tú sabes cuando me gusta como escribes y si ya apareció el princeso Yehet, no lo puedes dejar así :33
    Ya, me dejo el latero, me estoy alargando mucho XD
    Adiós, hermosa, nos comunicamos, ¿sí? Te quiero un montón ♥

    Me gusta

    • Gracias por comentar amiguita ^^ La verdad me dejas muy feliz sabiendo que te gusto la historia… Tu sabes que fuiste de muuuucha ayuda para crearlo y que es todo tuyo… aunque también son tuyos unos próximos que vienen por ahí ejej ♥ Mi hermana de otra madre… hacemos un dúo perfecto >.< Yo lo se. ¿Continuación? Se que el Ohorat merece tener su entrada en la historia jeje pero primero me gustaría escribir las otras… porque se que te gustaran ♥ Yo amo que te alargues…. Y obvio estamos hablando. Gracias por pasarte por aquí y también te quiero un montón Chau Chau

      Me gusta

  3. ¡Por Dios Santo! ¡Por todo el cielo! Tienes que hacer una continuación, de verdad que si, es necesariamente que escribas una continuación o algooooooooooooo pero hazlo por favor, quiero ver más acción cuerpo a cuerpo entre Kai y Luhan, Dios juroooooooooooo que te amare eternamente si lo haces, hablo muy en serio, por favor di que escribiras una continuación.
    Te mando muchos saludos.

    Me gusta

    • Gracias por comentar amiguita ^^ Que bueno que te gusto y te animaste a leerlo >.< Lo de la continuación sigo pensándolo… créeme…. Cuando lo escribí me dieron unas ganas terribles de escribirle otra parte…. pero aun no estoy segura de que se pueda… jeje. Yo ando como loca buscando historias KaiLu de mucho cuerpo a cuerpo… te lo juro…. No podria decirte si habrá continuación porque no lo se….. Pero si la hago {Porque me entraron mas ganas que antes} Te aseguro que seras de las primeras que nombrare para darle las gracias ♥ Recibo tus saludos y te mando los míos desde mi hogar jeje. Gracias por el apoyo y nos leemos luego Chau Chau

      Me gusta

    • Gracias por comentar amiguita ^^ Muchas personitas me pidieron continuación y la verdad ahora estoy mas segura de que si la haré… pero me falta aclarar ciertas cositas para subirlo definitivamente >.< Y muchas gracias por apoyarme y leerlo ♥ Espero leerte en otras de mis historias ¿vale? Chau Chau

      Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s