My Only Possession… {Fanfic} {Capítulo 4}

MOP-001

Disclaimer: Los grupos se pertenecen a sí mismos, como a sus agencias. Cualquier coincidencia con la vida real u otro fic, es mera coincidencia. Esto es sin ánimo de lucro.

Nota de la Autora: En este capítulo se viene algo crítico en la “relación” de Kiseop y AJ. Pero al final quien sede es… Además, por fin aparece Kevin. Solo lean y dejen sus comentarios y opiniones :B!! ♥

Twitter

Capítulo 4: Otras coincidencias.

Desde aquella ocasión, no se volvieron a ver, pero AJ si insistía en llamarlo cada vez que podía, recibiendo como respuesta el buzón de voz. Se preguntaba si había hecho algo mal… Tal vez se equivocó en haberle confesado que lo había deseado desde hace meses. ¿Pero que podría hacer ahora? Todo había pasado ya y no había vuelta atrás. Quizás Kiseop no quería nada de esto y se sintió obligado a hacerlo. AJ no quería pensar eso, quería que todo fuera algo mútuo y no quedando él como el malo de la ocasión. Pero si en ese momento no le dijo nada, ¿por qué ocultarselo ahora? Kiseop era muy expresivo, no creía que pudiera ocultar algo. Eso tendría que averiguarlo la próxima vez que se vieran, pero de momento seguía siendo “rechazado” por este, sin contestarle las llamadas e incluso, yendo a su casa para ver si se encontraba ahí. Sin embargo, no recibía respuesta alguna y no quería irrumpir como esa vez. Simplemente se daba por vencido y se marchaba a casa nuevamente.

Kiseop pasaba por un momento de reflexión. De verdad tenía que pensar después de lo que había pasado. Tal acto podría llegar a algo y eso sería que los dos se gustasen. Pero ¿y si no era eso? ¿Si solo era que AJ quería utilizarlo para su satisfacción? Porque no debía dejar de recordar que tuvo muchas parejas, seguramente con cada una de ellas hizo cosas distintas… en la cama… y tal vez él era el experimento de la primera vez con un chico… No quería seguir pensando en que algo así fuera cierto, se odiaría a sí mismo por la eternidad. Caer en los brazos de alguien a quien conocía solo meses. Eso solo le pasaba por no haber tenido una vida social contínua.

Cuando recibía llamadas de AJ, simplemente no respondía. Lo había puesto en mudo por si acaso llegase a su casa y lo llamara desde la calle. Y siempre AJ le dejaba un mensaje de voz, pregúntandole que si estaba estudiando, que en dónde estaba y que lo buscaba, que si se reunían en algún sitio…

Hasta que llegó un mensaje que le oprimió el corazón…

─Kiseop… Es posible que no quieras contestarme o que estés ocupado, o tal vez escuchando el mensaje en este momento…

Eso le estremeció el corazón, es como si le estuviera hablando directamente…

─No sé que es lo que te esté pasando. Fui a tu casa, no estabas, te llamo y no contestas… Me estás preocupando, de verdad. Si hice algo mal, solo… llámame y dímelo. Si es que no quieres escucharme, mándame un mensaje. Pero, en serio, necesito saber de tí…

AJ hizo una pausa y suspiró. Kiseop inconscientemente había hecho lo mismo y dejó salir sus lágrimas, ya contenidas. Las palabras que vinieron después, le cortó la respiración.

─Te quiero… Sé que tal vez no sientas lo mismo por mí, pero yo te quería desde mucho antes de que te cayeras en mis brazos, desde antes de que tropezara contigo. Yo te quería desde que te vi en ese bus. Yo sabía que eras especial, lo veía en tus ojos. Eres como un ángel, ¿lo sabías…?

Y en ese momento supo debía de estar sonriendo como idiota que es y eso Kiseop, lo vio reflejado en él también. Ya no lloraba de tristeza, lo hacía de felicidad pero sabía que eso no podía expresarlo tan pronto. Era… era muy pronto para afrontar algo así. Era una cosa muy intensa para tan poco meses. Siguió escuchando lo que AJ le decía en el mensaje…

─… Si es lo que yo estoy pensando… Sí, eso contesta a tus preguntas…

Como sí de psíquico se tratara, adivinando sus pensamientos y preguntas no formuladas, le dio un escalofrío porque eso si le daba un poco de miedo. Kiseop se rió ante lo que pensó.

─Entonces… solo esperaré. Hablaremos y aclararemos algunas cosas. No lo olvides Kiseop, te quiero… Te diría otra cosa pero sé que es muy pronto para saberlo. Nos vemos… mi ángel…

AJ también lo sabía, era muy pronto para sentimientos tan fugaces… ¿Qué debía hacer? ¿Llamarlo, enviarle un mensaje o simplemente dejar pasar el momento? Mejor hacerlo más natural, como que estaba estudiando mucho y mentiras piadosas pero que eran ciertas de alguna manera. Claro, eso era lo mejor, no quería mostrarse necesitado tampoco.

Lamentablemente, tenía que encontrárselo algún día y ese día había llegado cuando tuvo que dejar en casa su bicicleta porque se pincharon las dos ruedas. Se maldecía el no haberlas revisado antes, pero con esa “depresión” en la que pasaba, ni siquiera salió de casa. Así que simplemente tuvo que irse en el bus y al entrar, se fue al lugar más al fondo de este, escondiéndose entre la gente, lo más que podía.

Reconoció la parada, que era dónde AJ se subía. Para su suerte, el bus estaba repleto nuevamente. Por una vez en su vida agradecía el que estuviera lleno de gente, no importaba si lo empujaban esta vez. Vio dónde estaba AJ y este justo hizo contacto con Kiseop, sorprendiéndose.

Kiseop, al sentir esos ojos, bajó la mirada. No quería que se acercara. Por el momento, no quería hablar con él. AJ estaba un poco ansioso, quería moverse entre la gente, pero, ¿y si Kiseop no quería hablar con él? Tenía miedo de que lo alejara y ese miedo no le impidió moverse entre la gente para llegar hasta su ángel. Kiseop se dio cuenta y solo esperaba que la próxima parada llegara pronto.

Cuando vio que estaba cerca, tocó el timbre. AJ estaba llegando a la mitad del trayecto, cuando el bus paró y Kiseop bajó. El corazón le latía frenéticamente como la primera vez pero esta vez era de miedo. El bus se fue y dio gracias a que AJ no se le ocurriera bajar.

Lo que no se esperaba es que este lo llamara y esta vez no podría negarse a contestar, pues ya lo había visto.

─¿Aló?

─¿Por qué lo hiciste? ─se notó el enojo en su voz.

─Hola, Kiseop. ¿Cómo estás? Bien y… ─pero fue interrumpido.

─No me vengas con tus sarcasmos. ¿Por qué lo hiciste?

─¿Hacer qué? Esta era mi parada ─dijo lo obvio.

─Estabas huyendo de mí.

─No lo estaba… ¿Qué no me oyes, idiota?

─Ains… ─escuchó lo frustrado que estaba el gato ─. Está bien… No creo que sea el momento de hablar…

─No lo es, porque voy atrasado para los últimos exámenes ─Kiseop iba caminando rápidamente hacia el campus.

─Entonces, ¿sí estabas estudiando?

─Por supuesto que sí. ¿A dónde crees que me fui? ¿De fiesta? ─Kiseop volvía a sus sarcasmos como antes.

─Claro, lo siento. Hablamos después, Kiseop.

─Hasta luego, adiós…

─Adiós ─y AJ colgó primero.

En el fondo, AJ quería hablar de todo, pero no era el momento, menos en el bus metido con tanta gente. Se quedó atorado en la mitad. ¿Qué iba hacer ahora? Estar atorado entre la gente no era lo mismo sin Kiseop. Eso le provocó una leve sonrisa. Kiseop hacía ver lo más anormal o exagerado como lo más normal y menos exagerado. Simplemente era especial, raramente especial. Era algo contradictorio pero así era Kiseop, lo contrario a todo. Sin embargo, era su ángel, como el que estaba esperando aquel tiempo cuando era solo un niño. Un ángel que lo acurrucaba en sus brazos y le decía buenas noches antes de dormir. No quería recordar que esa persona era su madre…

Kiseop había terminado todos los exámenes, y eso ya era un gran alivio y un gran peso que se sacaba de encima. Por fin podría descansar algunos días en casa y luego a buscar trabajo como la gente lo hace normalmente. Tal cosa se le hizo raro, ya que conociendo a AJ, todos estos meses fueron intensos, más activos de lo que esperaba.

Alguien lo distrajo de su ensoñación…

─Kiseoppie, ¿cómo te ha ido en los exámenes? ─le preguntó Soohyun.

─Bien, creo que pasaré todas las materias… ─se apenó un poco.

─Eres muy modesto ─bromeó este ─. Nada de bien, seguramente lo hiciste excelente.

─Jajaja, no exageres, ni que fuera un super dotado ─y se acordó de AJ. Los de grandes familias, tenían tendencia a ser inteligentes ─. ¿Y a tí cómo te fue?

─Bien… Simplemente bien, pero salgo con título igual jajajaja.

─Eres muy modesto ─imitó la voz y actitud de su hyung ─. Que a los de tu clase siempre les va bien.

─¿Los de mi clase? ─preguntó extrañado.

─Los ricachones.

─Ahhh… no creas. Tengo unos primos que se mataron estudiando y pasaron por poco los exámenes finales.

─¿En serio? Debería conocer alguno de ellos para saber si es verdad.

─¿No me crees?

─No, no te creo. Ver para creer.

─Jajaja ok, ok ─este suspiró profundamente ─. Kiseop, ¿quisieras ir a algún lugar ahora? ─esperaba que estaba vez si aceptara ir con él.

─Mmm… supongo que está bien ─Kiseop no se lo pensó mucho. Se lo debía después de tantas negaciones en los largos años de conocerse.

─¡Por fin! Primera vez que vamos hacer algo juntos ─Soohyun estaba contento.

─Jajaja. Déjate de tonterias y comprame un helado… ─lo dijo más en broma pero sabía que el otro le tomaría la palabra.

─¡Claro! Todo lo que tú quieras.

Y es así como fueron a ese mismo lugar donde se reunía con AJ. En cambio, se permitió no pensar más en él y solo disfrutar el momento con Soohyun. Su celular estaba en modo silencio y cada vez que sentía el bolso vibrar, sabía que era AJ llamándolo, pero no le tomó atención…

Había llegado la noche y Soohyun quiso dejar a Kiseop en casa. Este se negó. Soohyun se fue en su auto lujoso que le regaló su familia como termino de sus exámenes. “No me quiero ni imaginar que regalo será para cuándo sea un titulado”, pensó Kiseop. Se dirigió hacia su casa, respirando aire fresco y relajándose completamente. Iba realmente feliz, hasta que doblando la esquina de la respectiva calle a su hogar, ve a AJ esperando con su “mini” limusina, fuera de la casa.

No arrancaría. No tenía dónde ir a quedarse. Además, si esperaba hasta que se fuera, AJ nunca lo haría hasta verlo a él. Respirando profundo, caminó con tranquilidad hasta que AJ lo divisó.

─Hola… ─saludó AJ.

─Hola ─Kiseop saludó frío y solo se dirigió frente a la reja para abrir.

─Kiseop, espera… ─iba a detenerlo. Sin embargo, Kiseop le indicó que podía pasar.

AJ no dijo nada y simplemente siguió a Kiseop. Cuando estuvieron dentro de la casa, este le indicó que se podría sentar en el sofá, lo cuál AJ hizo.

─¿Quieres algo de beber?

─No, gracias…

─Ok ─Kiseop se sirvió un vaso de jugo de fresas que era su favorito. Se fue hasta la sala y se sentó en el mismo sofá donde estaba AJ, dejando el vaso en su pequeña mesita de vidrio ─. Entonces… ¿qué haces aquí tan tarde?

─Deberías saber a qué vine ─Kiseop negó con la cabeza ─. ¿Ni siquiera escuchaste mis mensajes?

─Para escucharlos hay que tener dinero y no lo tengo en este momento ─mintió.

─Si quieres, yo puedo…

─No, no lo hagas.

─Puedo hacerlo ─insistió.

─No quiero tu dinero, de ninguna manera, AJ.

─Ya estás llamándome asi. Te dije que me llamaras Jaeseop ─gruñó.

─Bueno, no te enojes. Solo lo dije sin pensar… ─suspiró ─. Te devolveré cada cosa que me has dado y todo lo que he comido a costa tuya. Solo dame tiempo de que encuentre un trabajo después y te lo devolveré lo más antes posible.

AJ odiaba que Kiseop actuara y hablara de esa forma, como alguien frío y sin sentimientos. Ese no era él.

─¿Qué? No quiero nada de vuelta, te advierto.

─¿Me odiarás si lo hago? ─AJ asintió ─. Entonces iré a buscar las cosas en este momento ─pero  AJ tomó su muñeca y lo volvió a sentar en el sofá.

─Kiseop… Por favor, no lo hagas. ¿Por qué me estás haciendo esto? Yo te dí esas cosas, te las regalé.

─Sabes muy bien que no me interesa las cosas lujosas. ¿Ves que mi casa tiene algo de lujo? No. ¿Me ves usar las cosas que me “regalaste”? No. Entonces no sé por qué debería de tenerlas. Es mejor que te las devuelva ─se soltó de AJ.

─¿Algo te dijeron de mí? ¿Por eso actúas así? No sé qué te hayan dicho, pero todo es mentira.

─¿Qué tendrían que contarme de tí? ¿Acaso eres un mafioso? ─Kiseop se extrañó por la actitud de AJ. Se notaba realmente asustado, y no lo negaba, él también.

─No, pero… no sé. Estás distante… Estás extraño. No eres el Kiseop que conocí.

─Hablando de extraños… ─siseó con sarcasmo ─. Si no tienes nada más que decir, es mejor que te vayas ─en el fondo lo odiaba pero tampoco quería que le hiciera caso a lo que le decía. A veces podía ser testarudo, pero estaba vez quería que AJ se negara y se quedara con él.

─No lo haré ─dijo firmemente y esto hizo que el corazón de Kiseop se pusiera frenético ante tales palabras.

─¿Ahora te gusta estar en casas ajenas? Pfff, que mal educado eres si no sales cuando te lo dicen.

─Bueno, la casa no es ajena, es de mi amigo… Mi ángel… ─comenzó acercarse a Kiseop, aprisionándolo contra el sofá.

─No lo hagas… ─pero su corazón le estaba jugando una mala pasada.

─¿Qué no lo haga? ─AJ puso su mano en el pecho de Kiseop y su corazón latia a mil por hora ─. ¿Sientes tú corazón? Eso no es algo que no quieras ¿o sí?

─No… digo, sí, digo…

─Shhh… no hables más… ─se acercó peligrosamente al rostro de Kiseop ─. Esto es algo que quieres. Lo noto en tu voz, en tus ojos, en tu cuerpo…

Kiseop estaba a punto de reclamar, pero AJ ya estaba devorando su boca con tanta intensidad, que le quitaba la respiración. No sabía que hacer. Dejarse llevar sería de nuevo hacerse mil preguntas que no quería volver a pensar. Y parar sería ir en contra de lo que su cuerpo y corazón querían. AJ no paraba de besarlo, sentía que si lo hacía, no iba a tener otra chance de hacerlo. Con sus manos recorrió el pecho y las caderas de su ángel. Le fascinaba tocarlo y sentir que se erizaba la piel ante su tacto. Pero se detuvo cuando Kiseop lo alejó un poco.

─No… Jaeseop… ─su respiración era entrecortada ─. Dijiste… que querías hablar. ¿No es esto injusto?

─Nuestros cuerpos están hablando ahora, ¿no lo sientes? ─le dijo mirándolo a los ojos.

─Yo… ─él sentía esa atracción. Era algo inevitable.

─Sí, lo sientes. Tus gemidos me demuestran que estoy en lo cierto. Tu cuerpo no me lo puede negar… ─con una mano tocó por encima del pantalón de Kiseop.

─Ahhh… no… No hagas eso…. ─sin embargo, sintió esa mano moverse sobre su entrepierna intensamente, haciendo que gimiera descontroladamente.

─Sí, Kiseop. Me encantas, tu cuerpo es solo mío. Yo soy el primero y él único que probará de tu exquisito cuerpo, mi ángel ─volvió a besarlo, recibiendo cada gemido de excitación.

─Uhhmmm… ─Kiseop no podía hacer nada más que dejarse llevar. Después de todo, esta sensación nueva y única, con la persona que quería, era de lo más agradable para él.

¿Al otro día se sentiría de la misma forma? No quería pensar que después de todo era usado. El que AJ le haya dicho que lo quería, ¿cambiaría las cosas? No lo sabía, no hasta contarle lo que él sentía. ¿Sería el amor algo mútuo, además de solo atracción física? Esperaba que sí. Sin embargo, esas preguntas solo las dejaría en el aire y por ahora, solo se dejaría llevar por las manos expertas de aquel chico que lo dominaba a la perfección, después de tener un encuentro. Lo deseaba tanto como el otro a él.

Amaneció y los rayos de sol ya se filtraban en su casa y eso llamó la atención de Kiseop.

─¡Auch! ─otra vez ese jodido dolor ─. Maldita sea… ─se levantó como pudo y vio a AJ durmiendo plácidamente.

Los dos eran tan delgados que cabían perfectamente en el sofá sin problemas. Lo tapó con unas sábanas que quién sabe de dónde salieron, y se acurrucó como un niño pequeño, aunque uno muy feliz.

Kiseop no pudo evitar sonreír. Le encantaba verlo con esa cara de gato tan mono. Se dirigió al baño y se dio una rápida ducha. Fue a la cocina a hacer algo de desayunar y cuando estaba casi todo listo, Kiseop fue sorprendido por AJ. Más sorprendido porque aún seguía desnudo. ¿Qué no le daba vergüenza?

─¡¿Podrías hacerme el favor de vestirte por lo menos?! ─Kiseop se tapó los ojos y estaba todo ruborizado.

─¿Te molesta que esté así? ─se movía, exhibiendo su cuerpo.

─Por favor, tápate, ¿quieres?

─Jajaja, me encanta que te sonrojes ─sin darse cuenta, AJ lo había besado en los labios ─. Iré a ducharme y luego vengo. ¿No me dirás dónde están las cosas?

─Ya lo sabes, idiota. Esa es una pregunta estúpida ─bufó Kiseop.

─Tranquilo, tranquilo ─AJ sonrió y se fue.

Cuando pensaba que no podría haber un gran idiota en el mundo, lo había y era precisamente AJ. Sonó su celular y respondió rápidamente.

─¿Aló?

─¿Kiseop? ¿Lee Kiseop?

─Si, con él… ¿Con quién hablo?

─Soy yo, ¿no me reconoces? ─lo pensó pero no pudo ─. Soy Kevin.

─¿Kevin? ¿Kevin Woo? ─se sorprendió por esa llamada tan inesperada.

─¡¡¡SI!!! Que malo eres, te olvidaste de tu primo favorito.

─Jajajaja. ¡¡Primito!! ─estaba realmente feliz de que lo llamara alguien de su familia después de tanto tiempo ─. Es que tanto tiempo ya, casi 10 años desde que nos mudamos.

─Si… mucho tiempo…

Y así, comenzó una conversaron por largos minutos entre cosas locas y de lo que habían pasado desde que se fue Kiseop de la familia.

─¿Y cómo te ha ido? ¿Trabajas, estudias o qué haces de tu vida? ─Kevin preguntó curioso.

─Pues estudié, terminé los exámenes ayer y solo queda la entrega de títulos. Trabajaba medio tiempo en una reponedora de alimentos.

─WOW, a pesar de todo, si supiste salir adelante. Me alegro por ti, primo… ─hubo un momento de silencio ─.Y mi tía ¿cómo está…?

─Ella… ─se le hacía un nudo en la garganta cada vez que le hablaban de ella. Nunca quiso hablarlo más que con Soohyun, pero solo una vez. Nadie antes le había preguntado por ella desde hace años y evadía el tema para no dar lástima. Seis años había pasado de eso, para ser exactos ─. Ella falleció, Kevin…

─¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo?… No lo entiendo. Ella es una de las personas más fuertes que he conocido en mi corta vida… ─estaba tan sorprendido como AJ, quien escuchó que su ángel conversaba con alguien en el celular. Se paralizó al enterarse que su madre había fallecido. Entendió que ese era el motivo por el cual no le gustaba hablar sobre su familia.

¿Pero con quién estaría hablando ahora? Se quedó para escuchar toda la conversación.

─Tuvo problemas al corazón. Se lo detectaron muy tarde y solo le quedaba una semana… ─una lágrima se le escapó de sus ojos y comenzó a sollozar ─. Mi madre… Mi madre no quiso contarme nada, estaba por ella misma… y yo… siendo tan irresponsable…

─No, Kiseop… Tú no tienes la culpa, las cosas pasan por algo… Ojalá estuviera allá para acompañarte y apoyarte… ¿Nadie sabe sobre esto?

─Nadie… Me he valido solo por todos estos años…

─Tranquilo… Fue injusto lo que le hicieron a mi tía… ─Kiseop sabía que su primito era uno de los que más defendía a su madre ─. Todo por culpa de él… ─Kiseop notó furia en la voz de Kevin.

─No hay por que volver atrás… Eso ya pasó y no hay vuelta… ─comenzó a secarse las lágrimas y a tranquilizarse un poco ─. ¿Y tú? ¿Cómo te ha ido?

─Súper bien. Después de que se fueron, nosotros nos mudamos a Japón. Aquí terminé secundaria, preparatoria y, pronto, la universidad. Estudio para ser futuro chef, ¿lo puedes creer?

─WOW, ¡eso es increible! ¿Entonces vendrás a hacerme banquetes? ─AJ sabía que su ángel lo decía en tono sarcástico, ya conocía esa parte de él.

Kevin, sin embargo, no conocía esa parte de él y terminó aceptando lo que dijo su primo.

─Bueno… espero nos podamos reunir más adelante. Solo me falta un par de meses para terminar y te voy a visitar. Ehhmmm, no te interrumpí en nada ahora, ¿verdad? ─a Kevin le entró una curiosidad más.

─No… Digo, sí ─pero este le dijo muy bajito que Kevin no le entendía del todo.

─¿Qué? No te oigo.

─Si… ─nuevamente lo dijo en voz baja.

─No te…

─¡Que sí, imbécil! ─ya le sacaba dequicio este también. Mientras oía la carcajada del primito.

─JAJAJAJAJA ya, ya. Tan temperamental como recordaba. Entonces… ¿termina en ‘a’ o en ‘o’?

─¿En ‘a’ o en ‘o’? ─Kiseop no entendía de que hablaba.

─Vamos, Kiseop. ¿Cómo no vas a entender? Si es tu novia o tu novio ─era demasiado directo para hablar después de años.

─Que directo, ¿eh?… Es ‘o’… ─AJ no entendía a que se referían con ‘a’ u ‘o’, pero quería saber de qué se trataba ─. Pero aún no…

─¿Cómo que aún no? ¿No se decide? ¿No te decides? Jajajajajaja ─se burló.

─JA JA JA, chistoso. Es algo complicado, pero bueno, olvídalo.

─No soportas nada, ¿eh? Entonces te dejo con tu ‘o’ para que sigan en lo que estaban haciendo.

─Haciendo nada ─aclaró rápidamente.

─Si, claro ─Kevin y sus sarcasmos, al igual que él.

─Adiós, imbécil ─dijo Kiseop en forma chistosa.

─Adiós, mi Seoppie.

─Hace tiempo que no me llamaban así…

─Bueno, yo te llamaré todos los días y te diré así, mi Seoppie…

─¡¡YA!! Pareces cursi. Espero no te me vayas a declarar ─AJ se alarmó en ese instante. ¿Acaso esa persona al teléfono se le iba a declarar? ¿Sería un amigo muy cercano? ¿Tal vez un ex-novio o ex-novia que no conocía?

─De ninguna manera, primo. También le voy al ‘o’, pero no al incesto, que quede claro.

─Chistoso… Adiós, Kevin.

─Adiós, primo favorito… ─y colgó este primero.

Kiseop se sentía mejor con esa llamada. Era como volver a la infancia donde todo era feliz, sin preocupaciones.

AJ se quedaría con las dudas de quién era la persona con quien hablaba su ángel, porque no quería arruinar el momento. Con lo despedida, supo que era un chico. ¿Pero quién sería en realidad? Tenía que esperar para que le respondiera a su curiosidad.

De lo que si estaba seguro, es que tenían que hablar. Saber que además de atracción y amor, habían más coincidencias en sus vidas, sentía que el destino quería juntarlos de alguna manera u otra.

1148807_1406104662942126_1967735403_n

Licencia de Creative Commons
My Only Possession… by MKiSS [Stephanie P. Cortés V.] is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://www.amor-yaoi.com/fanfic/viewstory.php?sid=100201&chapter=1.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://utopiakfiction.wordpress.com/2013/09/27/my-only-possession-fanfic-capitulo-1/

6 comentarios en “My Only Possession… {Fanfic} {Capítulo 4}

  1. Wow!!!!! *o*!!! Mi KiSeopie!!! espero que muy pronto se de cuenta de que AJ tambien siente lo mismo por el *.*!! oh y MI lindo Kevin por fin aparece espero que le de celos a AJ y asi le diga mas rapido lo que realmente sienta a KiSeop….”Su Angel” *o*!!! tambien es mi angel ^o^ XD, me encanto este capitulo, espero el siguiente ^o^

    Me gusta

  2. wiiii…!! me dejas con ganas de mas *u* aigoo jaeseop se debio sentir terrible cuando no supo nada de seoppie y mas poruqe kiseop no le contestaba U.u pero al final siempre terminan juntos :33 me encanta cuando kiseop dice “si, imbesil!” jajajaja aww ame el cap unnnie gracias por escribir tan bonito :D

    Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s