My Only Possession… {Fanfic} {Capítulo 3}

MOP-001

Disclaimer: Los grupos se pertenecen a sí mismos, como a sus agencias. Cualquier coincidencia con la vida real u otro fic, es mera coincidencia. Esto es sin ánimo de lucro.

Nota de la Autora: Ya hay una escena 2Seop xD! Algo raro LOL pero más adelante habrán más y algo, quizás, jugables entre los dos juazjuaz x3 De momento, subiré este capítulo pero no sé cuando pueda subir los otros. Haré lo posible porque sea para la otra semana, a más tardar. Se viene muy interesante *w* ♥

Twitter

Capítulo 3: Nuestros deseos.

Un celular sonaba incesantemente. Aquel chico no quería despertar en su día de descanso y odiaba que justo hoy, lo molestaran, sobre todo cuando estuvo toda la semana estudiando hasta tarde. Si era ese bastardo, lo iba a odiar de por vida…

─Mmmm… ─gruñó, ocultando su cabeza bajo la almohada ante el sonido insistente de su celular ─. Maldita sea… ─sin embargo, contestó aunque no muy alegre ─. Aló.

─Uy… ¿estabas durmiendo?

─No, estaba pensando en las mil cosas que podría hacer en mi día de descanso… ¡Claro que estaba durmiendo, idiota!

─¡Lo siento, lo siento!

─Ya me despertaste… ─bufó ─. ¿Qué quieres? Y sé directo, AJ ─ya se imaginaba la cara que puso en estos momentos.

─¿Podrías ver a través de tu ventana?

─¿Por qué habría de ver por la ventana? ─cuestionó mientras se tallaba los ojos.

─¿Podrías por lo menos acercarte? ─preguntó AJ seriamente.

─Está bien, ya voy… ─Kiseop se acercó a la ventana, miró hacia abajo y ahí estaba él, frente a su casa, con una limusina. Mas bien, esta parecía una “mini limusina” ─. ¿Qué haces con esa cosa ahí? Mejor vete, tengo sueño ─se dirigió a su cama para dormir nuevamente.

─Pero, Kiseop… ¿No quieres salir? ¿Por lo menos a la parte que te estaba invitando el otro día?

─No ─bostezó.

─¿No me dejarás entrar por lo menos? ─sabía que Kiseop se negaría rotundamente, pero debía intentarlo.

─¡¿Estás loco?! Espera, si, estás loco.

─Entonces entraré por la fuerza.

─Te quiero ver intentándolo, idiota ─rió sarcásticamente y colgó ─. Piensa que soy un tonto… ─se acomodó en su almohada, dispuesto para dormir. Pero un ruido en la ventana lo sobresaltó, al darse cuenta que AJ estaba ahí, frente a la ventana de su habitación ─. ¡¿Qué?!

─Abre, Kiseop ─habló AJ a través de la ventana.

─¡No! ─gritó aterrorizado.

─Está bien, como quieras ─para él no se le hizo difícil el subir, ya que el balcón estaba muy cerca de la reja y el abrir una cerradura, tampoco se le haría complicado ─. Te dije que me dejaras entrar, Kiseop ─le sonrió ladino cuando logró entrar.

─Eres… Eres… ¡Eres un acosador! ─lo apuntó con su decidido dedo.

─Y tú, un antisocial. Levántate, vamos a salir.

─¿Quién eres tú para mandarme? Yo hago lo que se me da la gana y si hoy quiero dormir, ¡yo duermo! ─se escondía entre las sábanas.

─Vamos, Kiseop, es para que te desestreses un momento… ─AJ se acercaba hacia él para arrancarle las sábanas, pero Kiseop se lo impedía totalmente.

─¡No! ¡Suelta… eso!

─¿Así que quieres jugar a tirar la “cuerda”? Veamos quién tiene más fuerza ─comenzó a tirar.

─¡No seas idiota! Tendría muchas… desventajas… ─gruñó mientras hacía fuerza. Después de todo, era verdad lo que decía. Despertando recién y sin tomar desayuno, ¿quién ganaría alguna  competencia?

Sin darse cuenta del tiempo, los dos seguían tirando fuertemente. Pero Kiseop ya no tuvo la fuerza suficiente y soltó la sábana, perdiendo el equilibrio y cayendo directamente al suelo. AJ se alarmó porque podría haberle pasado algo, sin embargo, ahí lo vio levantarse, quejándose de su dolor pero, además, con el torso desnudo que tanto tiempo seguía viendo en sus sueños… Era igual de perfecto a como lo soñaba, era como saber perfectamente cada pequeño detalle de su cuerpo… Quería tocarlo pero sabía que Kiseop no se dejaría tocar, era un poco receloso.

Kiseop se había levantado, sobándose el trasero por el duro golpe. Se dio cuenta que AJ lo miraba insistentemente, como si tuviera algo que le llamara la atención. Pero sin duda, era por él, por tener el torso desnudo. Aunque sería raro, al fin y al cabo eran chicos y no había nada que ocultar. De igual manera, se puso nervioso y comenzó a recoger las sábanas para taparse.

─¿Qué… miras? ─sus mejillas se tornaron a un color carmesí. Sonrojado era realmente tierno, afirmó AJ dentro de sí.

─A ti…

─¿Q…qué? ─eso lo puso nervioso. La mirada de AJ lo ponía nervioso.

─¿Qué no escuchas bien? A ti, tonto.

─¡¡YA!! No me digas tonto, que no lo soy… ─AJ se aproximaba a él como un leopardo que quería cazar a su presa ─. ¡Aléjate, Jaeseop, aléjate! ─pero este seguía a paso lento como si de cámara lenta se tratara.

─No puedo evitarlo… He aguantado tanto… ─estaba casi frente a Kiseop y se le pasaban mil ideas de como hacerlo suyo ─. He esperado esto desde que caiste en mis brazos, ¿lo sabías? Ese rostro sonrojado por la vergüenza, esos ojos pidiendo  por favor que no te hiciera nada, esa boca que para mí pedían ser besados. ¿No te das cuenta, Kiseop? ─este desconocía tal acto, después de todo siempre que estaban juntos, era en lugares públicos.

─No, no me doy cuenta. No es normal, Jaeseop ─intentó irse pero AJ tomó su muñeca con fuerza, estrellándolo contra la pared ─. No… no lo hagas… No sabes lo que haces…

─Kiseop, tú también lo quieres… ─con su otra mano acaricio el cuello y torso, que quedaban al descubierto.

─AJ…

─No me digas AJ… ─se acercó a su rostro, gruñéndole ligeramente. Se acercó a su oído y le susurró ─. No sabes cuánto me molesta que me llames asi, es como si intentaras alejarme… ─la respiración de Kiseop había aumentado.

─Te dije que no hicieras eso… Y no, no lo sabía, pero desde un principio, me dijiste que te podía llamar AJ ─intentaba alejarse pero era en vano.

─Antes éramos desconocidos, ahora no, y me gustaría conocerte aún más… ─lamió su oreja, a la vez que pasaba nuevamente su mano por el torso, abdomen y por encima del pijama de Kiseop, ganándose un gemido que avivó su excitación.

─Jaeseop… no… ─había gemido sin querer. No le gustaba que actuara así pero ante el tacto de este, se estaba dejando llevar involuntariamente y gimió de nuevo.

─No puedo esperar… ─lo tomó entre sus brazos y se dirigió hacia su cama, tirándolo sobre esta. Se dio cuenta que parecía un ángel indefenso, uno que podría, tal vez, dominar por ser tan atrevido de vez en cuando. ¿Un castigo? Un delicioso castigo ser llevaría Kiseop que nunca olvidaría.

Kiseop iba a protestar pero AJ se apresuró a besar esos labios, esos dulces labios que había deseado besar durante los casi cuatro meses que había pasado con él. Suaves, dulces, carnosos e inexpertos que con timidez devolvía respuesta a cada uno de sus movimientos de lengua. Su boca amaestraba al de menos experiencia y que después de unos minutos, ya sabía como hacerlo. Sin duda le enseñaría de todo lo que no sabía, aunque prácticamente era un total inexperto, pero así podría tomarlo a su antojo.

Comenzó a sacarse la ropa que traia encima, quedando completamente desnudo ante la mirada del ángel. Kiseop no sabía que hacer, por una parte no quería pero muy dentro de su corazón, había deseado que esto pasara. No entendía el por qué tenía que ser con él… No lo entendía aún y sin embargo ahí estaba, con un chico, con un desconocido aún, pero lo quería. En cuerpo y alma lo quería aunque no demostrara tal afecto por él, por sentirse raro. Y ahí estaba AJ, aceptando que también lo deseaba, hace más tiempo que él y no queriendo apartarse en lo absoluto. AJ comenzó a besarlo desde su boca, pasando por el cuello y llegando a sus tetillas que se endurecían al momento de ser mordidos y lamidos. El ente bajo él, disfrutaba de aquel placer, solo por su respiración entrecortada.

─Kiseop… eres tan bello… tan delicioso… ─y siguió devorándolo mientras sacaba el pijama que ya comenzaba a estorbarle.

─No… ─este detuvo la mano de AJ ─. Por favor… ─y lo miró con deseo pero también con vergüenza.

─No lo hagas, no me detengas. No te voy hacer daño, lo juro…

─Es que… esto es raro… ─desvió su mirada pero AJ tomó su barbilla para que no rehullera.

─No lo es, si es mútuo ─mirar esos ojos lo hacían perder la razón ─. Sé que es tu primera vez, solo por reaccionar así, lo sé. Pero déjame… déjame hacerlo… Yo sé lo que hago y esto es lo que más quiero en este momento…

¿Qué responder a eso? También quería hacerlo pero tenía miedo. Ver el deseo en sus ojos, lo hacía aceptar lo que él quisiera. Lo besó. Lo besó dándole como respuesta, un beso suave pero que AJ, en su desesperación, lo hizo más intenso. A ratos lamiéndole el contorno de esta y mordiendo sus labios ligeramente. Tocando ese cuerpo que se estremecía entre sus manos y que sabiendo el motivo, se dejaba llevar sin más. AJ metió dos dedos en la boca de este ángel para que lamiera y lubricara, lo cual hizo sin discusión, para después introducirlo lentamente en el interior de Kiseop.

─Ahhh… duele, Jaeseop… ─su rostro era de dolor pero también de placer.

─Solo espera un poco… ─y comenzó a mover sus  dedos lentamente, adentro y afuera, repetidamente, hasta que sintió que se acostumbró. Le encantaba mirar como su pecho subía y bajaba por la excitación de tan solo tener sus dedos en su entrada.

Luego de que estuviera preparado, por esas caricias, Kiseop ya quería liberarse. AJ lo puso en la cama boca abajo, dándole a Kiseop pequeños besos, mordiscos y lamidas en la espalda que lo hacían estremecer. Sentía que ya no podía más y se posicionó atrás de Kiseop, introduciéndose lento pero completamente en Kiseop, en su ángel.

─Jae…seop… ¡Ahhh! ─pero este se corrió más antes de lo pensado al sentir su entrada invadida por AJ.

─Mmm… te corriste con solo haber entrado en tí…

─Duele… ─dijo Kiseop agitado y sintiendo aún los efectos del espasmo.

─Lo sé… ─AJ se acercó a su oído ─. Lo haré despacio, lo prometo… ─y mientras lamía su oreja, comenzó a moverse lentamente, haciendo que Kiseop diera un pequeño grito ─. Te deseo tanto, te deseé tanto por estos meses, no sabes cuánto…

Siguió moviéndose deliciosamente lento, que Kiseop gemía sin parar ante cada embestida. De sus ojos brotaron pequeñas lágrimas de dolor, pero no por su entrada virgen, sino por lo que podría pasar en el futuro.

Quería a este chico. ¿Lo quería más que a un amigo? Era lo más probable, pero no le diría nada hasta estar seguro. Aunque estuvieran así en esos momentos, no significaba más que el deseo de sus cuerpos, atracción física, lo más seguro. AJ se dio cuenta de sus lágrimas, besando cada una de ellas cada vez que caían y le preguntaba si es que era muy brusco, ganándose un “no” por parte de Kiseop. Besó esos labios que tanto le encantaban, recibiendo suspiros y gemidos que lo enloquecían. Los dos sintieron que el climax se aproximaba, AJ tomó con una de sus manos la cadera de este ángel y con la otra recorrió toda su espalda, yendo después hasta el miembro de Kiseop, masturbándolo para que se corriera otra vez.

─Dámelo, Kiseop… ─aumentó sus embestidas, igualando a la de su mano para que Kiseop sintiera más placer.

Kiseop, inconsientemente, también ayudaba a que las embestidas llegaran al extremo de profundizarse más en su interior. Se agarró de las sábanas bajo él y no podía evitar gemir cada vez más alto. Ese dolor se había convertido en placer, el puro y más grande placer que haya sentido nunca. AJ ya no aguantaba más y esos gemidos lo hacían desesperarse. Masturbó rápidamente el miembro de Kiseop, sintiendo en sus manos que ya se correría en cualquier momento y así fue. Luego él mismo se corrió en su interior que duró tanto, más de lo que él había pensado antes. Se dejó caer en su espalda, sus respiraciones eran agitadas, pero AJ seguía dándole besos en esa espalda, en esos hombros y por ese cuello… Salió lentamente del interior de Kiseop para no hacerle daño y luego tapó a los dos con las sábanas, para después sumirse en un sueño relajador y profundo…

AJ había despertado primero. Miró a Kiseop, quien dormía profundamente a su lado y no se dejaba de decir lo especial que era este chico, este ángel, su ángel. Todo magnífico, un perfecto chico que con su sonrisa, alegraba a cualquier persona. Le gustaba todo de él, sus actos que podían modificar cualquier situación para mejor o para peor pero que era igual de positivo al final. Recordó el momento en que empezó a llorar. ¿Por qué lo haría? Se preguntó en ese instante en que tal vez había sido muy brusco. ¿Habrá algo que él no sepa? Quería preguntarle pero no ahora, aunque de todas maneras, estaba ya ansioso.

Kiseop se estaba despertando y se estiró lo más que pudo. Pensó que todo lo que había pasado había sido un sueño, aunque de pronto sintió un dolor en la parte baja de su espalda y se quejó por el dolor.

─Ki.. Kiseop… ¿Estás bien? ─AJ se alarmó ante el gesto de dolor de Kiseop. Este miró a su acompañante y se dio cuenta de que no había sido un sueño.

─Sí, claro, estoy bien ─AJ sabía que lo decía con sarcasmo.

─Jajaja, un sarcasmo, pero solo quería saber realmente lo que pensabas.

─Estoy bien… ─dijo un tanto avergonzado e intentó levantarse pero solo logró sentarse a la orilla de la cama, sobándose la espalda baja.

─Al parecer te…

─¡SHHH! ¡No digas nada!

─Ok… Pero… ¿puedo preguntarte algo?

─Pregunta entonces.

─¿Por qué lloraste? ─esa era una pregunta que Kiseop no esperaba. ¿Qué decirle? Después de todo, aunque haya pasado esto, quería seguir ocultando lo que sentía. Mentir sería la única manera.

─Porque… sí.

─Umm, una respuesta muy pobre viniendo de tí.

─Solo confórmate con eso.

AJ no preguntó nada más. Kiseop sin embargo sentía una tristeza en su corazón. Desear que sentían lo mismo, no importaría, pero si el hecho de que fueran de clases diferente. Sabía que ahora no importaría, vivieron el momento y eso es algo que no podía negar, le dolería lo que pasara en el futuro… No quería alejarse de él, había encontrado el motivo de cambiar cada rastro triste y solitario de su vida, tanto que hasta sentiría depresión si algún día se alejaba de él… ¿AJ pensaría lo mismo? Entró en duda. Lo tiene todo, le sobra, ¿qué podría llegar a perder? Nada. Él perdería mucho y más aún si accedía a todo lo que este pedía. ¿Ser un mantenido? No, no se quería aprovechar de tal bondad. ¿Pero qué podía hacer?

Tantas preguntas en su cabeza pero solo se quedaría con lo que vivió hoy. Algo tan especial que no se olvidaría.

Al fin y al cabo, era su primera vez…

1148807_1406104662942126_1967735403_n

Licencia de Creative Commons
My Only Possession… by MKiSS [Stephanie P. Cortés V.] is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://www.amor-yaoi.com/fanfic/viewstory.php?sid=100201&chapter=1.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://utopiakfiction.wordpress.com/2013/09/27/my-only-possession-fanfic-capitulo-1/

Anuncios

9 comentarios en “My Only Possession… {Fanfic} {Capítulo 3}

  1. Waaaaaaaa quede sin palabras, esta muy lindo el fic, sigue asi!!!!! Pobre kiseop algo fuerte tuvo que pasar para que sea tan prevenido y ese AJ esta loquito pero es un amor!!!!!!!

    Me gusta

  2. Enserio *.*!! Dios sabia que AJ estaba necesitado (XP), pero nunca creí que tanto XD…Hahahahha AMO el 2Seop con locura y me encanta el lemon!!!…Mi pobre Seopi se a quedado con muchas dudas U.U, pero espero que en su momento AJ sepa dispersarlas y por sobre todo que ya no se meta SooHyun ¬_¬!!! para algo esta Hoon XD (Ok ya me calló TT____TT XD), espero el siguiente capitulo…Bye ^o^

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por leer y claro, está Hoon xD que tomará un papel muy importante para lo que viene *w* Además, ya se acercan las apariciones de los otros grupos x3 ♥

      Me gusta

Responder a Diiana Bazan Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s