¿Te cuento un secreto? – Cap8 parte 2

Image

 

Disclaimer – Ukiss no me pertenece, ya saben que todo lo qui escrito es por simple diversión mía y el lector.

Nota de la Autora – Lemon y romance… mas que nada romance…

Cap8 – Parte2

El cuerpo humano está lleno de terminales nerviosas, si nos lastimamos lógicamente sentimos dolor y buscamos sanar esas heridas; si el dolor es mayor, lloramos e incluso nos sentimos en agonía… sin embargo el cuerpo humano es capaz de sobrepasar el umbral de dolor hasta que dejamos de sentir, porque simplemente ha sido demasiado… con los sentimientos ¿pasa lo mismo?, después de llorar, de temer, de amar, de entregarte y decepcionarte… realmente ¿puedes llegar a no sentir nada?

“-Vine por ti…-“

Esas habían sido las palabras de Dong Woo, palabras que se repetían una y otra vez en su cabeza; lo que había deseado todo el camino, alejarse de todos y todo, de todo lo que había pasado ese día, del estrés del trabajo y huir de lo que sentía…

-No puede- Interrumpió AJ.

-¿Por qué no? Además fue a él a quien le pregunte, si Kiseop no quiere, solo debe decírmelo…-

-Porque… – AJ suspira molesto. –Tú mismo lo dijiste, si nuestro manager regresa el estará en problemas… TODOS nosotros…-

¿Esa era la verdad, o era que no quería ver a alguien más cerca de Kiseop?

-¿Qué pasa?- La puerta se abre y Soohyun se asoma. –Ah… ¿Dong Woo?, volvieron… AJ tu cara ¿Qué…?-

-Hyung…- Se asoma Dongho sin saber que ocurría, pero al ver a Kiseop y aparta la mirada sin querer verlo.

-Aquí no pasa nada…- Responde AJ cortante pidiéndole permiso a Soohyun para entrar.

-Kiseop…- Lo mira Dong Woo sin dejar esa particular sonrisa tan característica en el tendiéndole la mano.

-Kiseop…- Soohyun le llama. -¿No vas a entrar?-

-Lo hará… Si no quiere ser un problema vendrá…- Dice AJ entrando sin esperar más.

Pero Kiseop no se movía, no sabía qué hacer, si “lo correcto” y quedarse… o ir y encontrar un respiro.

-Hyung…- Dongho toma del brazo a Soohyun jalándolo hacia dentro del departamento. –Que haga lo que quiera…-

Soohyun se veia confundido pero no parecía intentar hacer algo al respecto, Dongho no quería verlo, a AJ parecía no importarle y Hoon… el solo se había quedado en la puerta en silencio.

-Kissiopi…- Dong Woo lo llama una vez más poniéndole una mano en el hombro. –Si no quieres ir… no importa, solo quería saber cómo estabas… me voy… nos vemos…- Le sonríe como siempre pero había cierta desilusión en su voz antes de retirar su mano y caminar de regreso por el pasillo.

-Kiseop…- Hoon se acerca y se recarga junto a él en la pared. –La semana ha sido difícil y… un día pesado y… algo raro- Mira a Dong Woo que ya está por llegar al elevador. –Eli y Kevin seguro no regresaran hoy… salir una noche… solo una, deberías ir… anda…- Le da un suave empujón en el brazo y Kiseop lo mira sin decir nada pero aun parecía confundido. –Solo hazlo…-

-¡¡¡Dong Woo!!!- Kiseop corrió a toda prisa, sin saber si llegaría a tiempo, afortunadamente Dong Woo lo había escuchado y detuvo la puerta dejándole entrar. –Iré contigo…-

-¡Sí!, ¡Siiiiiiiiiiiiiiii! Jajaja-  Grita emocionado abrazando y cargándolo y esta vez, Kiseop si le correspondió el abrazo con fuerza, casi aferrándose a él como si fuera su única… “esperanza”.

-¡¡¡Kiseop!!!- AJ había salido del departamento justo en el momento en que las puertas del elevador se cerraban y alcanzaba a verlos fuertemente abrazados. –Idiota… ¡¡Idiota!!-

-AJ espera… -Hoon lo detiene. -¿A dónde vas?-

-Voy por ese estúpido, ¿A dónde diablos cree que va? se supone que no deben verse-

-¿Eso te molesta? Son solo amigos-

-¡Ja! Si claro…- Golpea la pared con la mano y regresa al departamento. –Si nos mete en problemas será su culpa-

-En serio ¿eso te preocupa?-

Pero Hoon… estaba casi seguro que de algún modo eso no era verdad.

Dong Woo habría querido llevarse a Kiseop muy lejos, incluso fuera de Seúl pero sabía que era imposible por el momento, así que lo llevo simplemente a caminar por entre las tiendas y curiosear por todas partes solo como un par de amigos, aunque Kiseop parecía no querer hablar mucho al principio, poco a poco logro hacerlo sonreír hasta que sintieron hambre y terminaron metiéndose en un puesto de comida instalado bajo una gran lona y pedir cuanto quisieran; no les preocupaba ser reconocidos, a esas horas el lugar estaba solo lleno de hombres que salían de las oficinas o grupos de amigas que se reunían para comer y beber; esas eran sus horas de paz.

Por otra parte no tan lejos de ahí; Eli y Kevin estaban en el mirador de un edificio viendo la ciudad, ya había poca gente en el lugar y solo quedaban algunas parejas que iban a cenar, o como ellos que solo iban de paseo a tomarse fotografías, y con sus chamarras, gorras y bufandas puestas fácilmente podrían confundirse con solo un par de estudiantes que habían ido de visita.

-Mmm Eli ¿Cómo se te ocurrió venir aquí?- Pregunta Kevin sentándose en una banca.

-Recordé el día que nos entrevistaron en la torre de Tokyo ¿recuerdas?, dijiste que la ciudad se veía hermosa, diferente y podías ver las cosas desde otra perspectiva, pero con la reportera y la cámara atrás de nosotros no lo disfrutábamos tanto-

-Uhmm es cierto- Sopla una corriente de aire frio e instintivamente Kevin se toma del brazo de Eli que está a su lado. –Aww hace mucho frio…-

-Deberíamos irnos, no quiero que vuelvas a enfermar-

-Mmm no, no quiero irme…-

-Kevin el clima esta frio y seguramente bajara un mas la temperatura-

-Eli… no quiero volver al departamento todavía… si volvemos… tendré que decirte “adiós” y te veré hasta mañana…-

-Mmmm si lo dices de esa forma suena muy cruel ¿sabes?- Se acerca a Kevin para frotarle con los dedos suavemente las mejillas que se le habían puesto frías.

-Pero es la verdad…- Haciéndole un puchero. –Y mi cumpleaños aun no termina, apenas son las 10 pm y… yo quiero estar contigo- Se acerca y le da un diminuto beso en los labios.

-…- Eli se quedo quieto, adoraba sentir los labios de Kevin, pero no dejaba de ser tímido por naturaleza y le sorprendía como Kevin era capaz de desinhibirse cuando estaban juntos, al grado de acercársele y querer besarlo aun estando en público… no le molestaba, solo era timidez. –Bonito… aquí no…-

-Jeje ups… se me olvido- Le responde sacándole traviesamente la lengua; si era cierto que se olvido por un instante que estaban en un lugar donde podían verlos, pero si eso hacía que Eli aceptara quedarse con el toda la noche, no le parecía tan mala idea.

-Ok, ya sé que haremos mi juguetón angelito…- Le toma la mano. –Ya sé a dónde iremos…-

-¿A dónde?-

-Mmm confía en “oppa”…- Le responde Eli sonriente guiñándole un ojo.

-Jaja si… confío en ti…-

Ambos salieron del edificio y volvieron a subir a la motocicleta de Eli; se sentían libres y felices corriendo a alta velocidad las grandes avenidas de la ciudad; nadie los había reconocido hasta ese momento y podían darse el lujo de ir y hacer lo que quisieran, donde no tuvieran que darle explicaciones a nadie, donde no fueran “Eli y Kevin” de Ukiss, sino solamente un par de chicos enamorados.

Por su parte, Kiseop y Dong Woo ya llevaban rato de haber terminado de comer hasta quedar satisfechos, o mejor dicho Dong Woo porque aunque lo intento Kiseop no se sintió de ánimos mas que para probar un poco y ahora caminaban tranquilamente por las calles; el frio iba en aumento así que terminaron deteniéndose en una cafetería y aunque había poca gente Kiseop prefirió sentarse en las mesas que estaban afuera mientras Dong Woo hacia el pedido.

-Waaaa hace mucho frio, en serio ¿no quieres entrar Kissiopi?- Le decía Dong Woo mientras ponía sobre la mesa un café latte, mediano, un capuccino de vainilla grande, unas galletas con chispas de chocolate y una rebanada de pastel de fresas.

-Mmm solo un momento más por favor…- Le sonríe algo cansadamente a Dong Woo y este simplemente no puede negarse.

-Ahh bueno, está bien… solo porque es la primera cita que aceptas tener conmigo- Se sienta a su lado y Kiseop lo mira sorprendido y extrañado.

-¿Cita?… eh… ¿Cuándo?-

-Jajaja, ahhh vamos déjame imaginármelo por lo menos; ya sé que esto no es una cita real, sino solo estamos como amigos…- Se recarga en la mesa y toma una galleta. –Solo actué de momento, esperaba que aceptaras salir conmigo…- Le sonríe enormemente. –Y me alegro que así haya sido, aunque al parecer no llegue en buen momento pero, tampoco creí que volvería a tener una oportunidad de preguntarte-

-Claro que si, podrías haberme llamado o mandado un mensaje… ah bueno si tuviera celular… o un mail o llamado al teléfono del departamento… lo que me recuerda ¿Cómo conseguiste la dirección?-

-Ahh eso…- Se termina la galleta y se toma el tiempo de beber de su latte. –Myung Soo la consiguió para mí y la verdad no tengo idea de cómo o a quien llamo, soborno o amenazo jaja pero me la dio y en cuanto la tuve salí corriendo, vi llegar a los demás y me escondí junto a las escaleras de emergencia, cuando no te vi con ellos y tampoco a AJ…- Suspira y toma otra galleta. –Me imagine que estarías con él, aunque ¿Qué le paso en la cara?- Toma nuevamente su vaso de café.

-Yo lo golpee…-

-…- Y por suerte Dong Woo aun no tenia café en la boca o seguro lo habría escupido. -¡¿Qué?!… pero… increíble… ¡¿es en serio?!-

-Si…- Toma una de las galletas de Dong Woo aunque no se anima a comerla todavía. –Nunca pensé que me atrevería… pero todo el día se había estado comportando de una forma tan… tan cruel con Eli y Kevin, los hería a ambos y parecía no querer darse cuenta y horas después me besa en el baño y…-

-¡¡¿Te beso?!!… ¿por eso lo golpeaste?-

-No, no fue por eso es que… – Se detiene de pronto y duda en si en contarle o no. –Le dijo… algo desagradable a Dongho y ahora el no quiere ni verme…-

-Mmmm no entiendo, si él fue quien le dijo algo desagradable a Dongho y tu golpeaste a AJ por eso, ¿Por qué estaría molesto contigo?- Espera ansioso a que le responda pero Kiseop solo se queda mirando a la mesa. -¿Hay otra cosa que no me has dicho?-

-Golpee al chico del que he estado enamorado desde… casi desde que lo conozco… ¿Cómo se supone que golpeas a alguien que quieres?-

-Bueno, no te sientas tan mal por eso…- Le pasa un brazo por los hombros para reconfortarlo. –Si lo hiciste seguro lo merecía y ya se dará cuenta que hizo mal haciéndote enojar-

-Ahora creo que me odia…-

-Es imposible…-

-No lo es… tu lo escuchaste soy un problema para el… así me ve, y probablemente tiene razón…-

-¿Qué estupideces dices Kissiopi? Jamás serias un problema, seguro lo dijo porque estaba enojado, estresado y adolorido del golpe…- Intenta hacerlo sonreír. –Veras que ya que se le pase seguro ni se acuerda y vuelven a hablarse como siempre, y quizás la próxima cita que tengas si sea con el…-

-No… ese es parte del problema… lo que siento por él y… AJ dudo mucho que alguna vez me vea como yo a él… necesita tiempo para olvidarse del rechazo de la persona que él quería… y yo tiempo para olvidarme de él…-

-Kiseop…- Dong woo lo mira con una mezcla de seriedad y preocupación en el rostro. –No puedes pensar así, solo por haberlo golpeado, ¿una disculpa no ayudaría?, si estas arrepentido…-

-¡Es que no lo estoy!- Lo mira a los ojos. –Lo merecía, juro que… ah… juro que jamás creí que le pondría una mano encima, pero por más que lo quiera no puedo perdonar que alguien lastime a quien quiero y hoy él había herido a dos personas importantes para mí, tres con Dongho eso ya era demasiado… ¡nadie hiere a quienes quiero, son mi familia y todo para mí!… aunque el también forme parte de ella… no tenía derecho…-

-Ok, ok comprendo eso…- Dong Woo sentía que su amigo se encontraba en una situación difícil pero no sabía que mas decirle. -¿De verdad quieres olvidarlo así nada más, sin hablarlo con él?-

-No tenemos que hablar de nada…-

-¿Ni del beso en el baño?-

-Lo hizo porque estaba molesto conmigo…-

-¿Molesto?, ¿quién besa a alguien por estar molesto? Te creería si él te hubiese golpeado primero, pero no vas y lo besas sin otro motivo; ¿de verdad no quieres saberlo?-

-Aunque quisiera… lo cierto es que en este momento me odia y me ve como un problema… y si, lo soy por haberme enamorado de él; no debo sentir más esto… o será… una desgracia para todos si se enteran…-

-Kiseop, hablas como si ninguno fuera a entenderte o a apoyarte, tú me dijiste que tus amigos, Eli y Kevin sentían algo el uno por el otro y a nadie del grupo le molestaba, ¿por qué no te entenderían a ti?-

-Porque AJ no siente nada por mi… estoy seguro que se acerco a mí y me beso… porque las cosas no estaban saliendo como él esperaba y sentía que lo rechazarían… pero no los culpo por eso…- Se detiene un instante antes de decir algo que no quiere revelar y continua hablando. –Además… Eli y Kevin nos tienen a nosotros, los cubriríamos, los protegeríamos de cualquier cosa que pudiera lastimarlos; pero yo… ¿Qué sentido tiene que todos se enteraran de lo que siento por AJ si él no me corresponde?; solo… haría las cosas difíciles e incomodas, no tienen necesidad de protegerme de rumores o escándalos, sino saben nada… y si no saben nada al respecto, no saldrán heridos…-

-Esa… es ¿tu forma de protegerlos a todos?, pero si no les dices nada ¿no es como si no confiaras en ellos?-

-Confió en ellos y sé que intentarían hacer algo, pero eso solo los involucraría en mis problemas… no les miento… solo no quiero que sepan algo innecesario… además tenemos tantas cosas que hacer estos días, y yo una gran responsabilidad con lo del desfile; si saben algo no beneficiara en nada al grupo, y mis padres esperan tanto de mi que no puedo decepcionarlos; debo concentrarme en el trabajo y hacer las cosas bien…-

-Y ¿confías en mí?-

-¿Por qué lo dudas Dong Woo?-

-Porque siento que no me estás diciendo todo, ¿también quieres protegerme a mí?-

-Sabes que por ustedes, haría lo que fuera-

-Entonces dime…-

-No quiero que me odies…-

-Nunca te odiare, recuerda que te quiero…-

-Por esa razón… ¿a caso no te duele que hable sobre la persona que a pesar de todo aun quiero?, y si te digo más se que podrías detestarme y alejarte a mi… y yo no quiero perderte…-

-Kisseopi…- Dong Woo se acerca y lo abraza con fuerza. –De verdad si AJ te odiara, sería un idiota por negarse a ver la hermosa persona que eres –

-Dong Woo… gracias…- Recarga la cabeza en su hombro.

-¿Por qué me agradeces si es la verdad?-

-Porque… porque simplemente necesitaba oír algo como eso… y saber que hago lo correcto… quería olvidar todo lo malo de este día y llegaste… llegaste por mi- Lo abraza también con fuerza.

-Y volvería a hacerlo; no dudes en que estaré siempre que me necesites…- Lo toma de los hombros y lo mira a los ojos; tenía que admitir que sentía deseos de besarlo, de besarlo desde hace mucho tiempo pero no se atrevía a hacerlo porque quería fue fuera un deseo mutuo, pero sabía que Kiseop no pensaba así; por eso entendía en parte en cómo se sentía su amigo y por eso el mismo no quería ilusionarse demasiado, pero le era imposible no adorar a ese chico y prefería ser su amigo y estar a su lado antes que perderlo.

Un ruido…

“Meew”

Un maullido…. Y ambos voltean a todas partes.

-¿De dónde vino ese ruido?- Kiseop se levanta y se asoma debajo de la mesa.

“Meew”

-Ahh un gato…- Señala Dong Woo a una de las jardineras donde una pequeña patita gris se asomaba intentando salir. –Parece que se atoro…-

-¿Ah?- Kiseop voltea y se levanta a ayudarlo. –Pequeño… ven…- Mete las manos entre la jardinera para mover las ramas y liberar al gatito, que en lugar de irse corriendo se queda hecho bolita a los pies de Kiseop. –Ah… ¡eres tú!- Se arrodilla a un lado de él y lo carga.

-¿Lo conoces Kisseopi?- Se agacha y queda a un lado.

-Si… ayer que fui a casa de mis padres con Dongho lo vi pero el ruido del autobús lo asusto- El pequeño gato se había quedado muy quietecito dejando que Kiseop le acariciara la cabeza.

-Vaya que suerte de haberlo encontrado otra vez- Dong Woo acerca una mano para acariciarlo también y aunque el gatito parece sorprenderse sigue sin moverse. – No se mueve mucho, parece que no te tiene miedo-

-Tal vez, pero debe tener hambre, es tan pequeño todavía y se sienten sus huesitos… mmm…- Lo abraza cuidadosamente contra su pecho. –No puedo dejarlo aquí solito y menos aun si no tiene casa-

-Mmmm ¿quieres adoptarlo?- Le pregunta Dong Woo sonriente; esa era una parte que amaba de Kiseop, que era sumamente protector y cariñoso.

-Me encantaría, pero no sé si me dejarían quedármelo en el departamento…- Mira al gatito que se a acurrucado en su brazo. –Aun así no lo dejare, podría pasarle algo y seguro tiene hambre o podría  enfermarse… Dong Woo, ¿podríamos ir a comprarle algo?-

El tampoco sabía si sería buena idea que Kiseop se encariñara con el gatito, pero su simple presencia parecía haberlo animado y distraerlo de sus propios problemas y tristezas, quizás no sería mala idea intentarlo; además sabia que el pequeño gato tendría un dueño que jamás lo descuidaría.

-Kisseopi, tengo una idea mejor…- Le dice con una amplia sonrisa poniéndose de pie casi de un salto. –Vamos a mi casa…-

-¿A tu casa?, ¿con los demás miembros?…-

-No, no, a casa de mis padres…- Lo toma de la mano y lo levanta.

-Pero con tus padres ¿para qué?, ¿justo ahora?, ¿y el gatito?-

-Por eso vamos a mi casa, tu confía y ya verás…-

Dong Woo corrió de regreso adentro de la cafetería para pedir le pusieran para llevar el pastel y café que ya no se terminarían mientras Kiseop se quitaba la bufanda para envolver al gatito, no sabía si podría vivir con él pero por el momento estaba dispuesto a no abandonarlo y aunque aun no sabía porque Dong Woo insistía en ir con sus padres, por lo menos eso le daba más tiempo para despejar la mente antes de tener que volver al departamento.

Y mientras ellos se dirigían a tomar un taxi, en otra parte de la ciudad, una motocicleta llega hasta una casa con paredes, techo y el piso de la entrada de madera, dándole un poco la apariencia de una gran cabaña acogedora en medio del frio de la noche; cruzan todo el jardín y se estacionan justo frente a la puerta.

-Eli… vinimos a tu casa…- Dice Kevin mientras Eli se baja para abrir la puerta. -¿Por qué esta tan oscuro?-

-Mi madre y mis hermanas no están…- Abre la puerta y enciende las luces del exterior. –Vamos…- Toma a Kevin de la mano ayudándolo a bajar de la moto y entran.

-Pero ¿A dónde fueron?- Kevin lo sigue dentro de la casa mientras Eli enciende las luces del pasillo y la sala. -¿Tardaran en volver?-

-Jeje, un poco, digamos que algo así como un par de semanas-

-¿¡Semanas?!, significa que ¿no están en Corea?-

-Así es, hace unos días salieron de regreso a Estados Unidos, quisiera haber ido pero ya sabes cómo nos ocupa el trabajo; y a mi madre y hermanas y claro mi padre también…- Suspira. –Les gustan sus vidas tal y como están y sus trabajos; de no ser así quizás sería más fácil convencerlo de venirse a vivir aquí.

-Te entiendo… ¿los extrañas mucho verdad?- Kevin podía ver cierta tristeza y nostalgia siempre que Eli hablaba de su familia y según lo que sabía, siempre habían sido muy unidos sobre todo con su padre y a ambos les dolía haberse separado pero el señor Kim apoyaba a su hijo y por eso lo había dejado ir y aunque se veían siempre que podían; Kevin sabia lo importante que es la familia y mas para alguien como Eli.

-Sí, los extraño siempre, a veces quisiera contarles muchas cosas…- Dice mientras cierra la puerta y entonces Kevin se abraza a su espalda.

-Ellos también deben extrañarte mucho, pero ya verás que podrán verse pronto, no te sientas triste…-

-Tienes razón…- Toma las manos de Kevin que también se habían puesto frías. –Cuando eso pase ¿estarás conmigo verdad?- Eli se da la vuelta para que ambos quedaran frente a frente. –Tengo muchas cosas que quisiera contarle a mi padre-

-Mmm, si tú quieres, claro que si… pero… Eli tu… a tu padre… ¿le dirías que tu y yo….?-

-Si…- Responde con confianza dejando sorprendido incluso a Kevin. –Probablemente decirle que su único hijo se ha enamorado de otro chico, no es lo que todo padre espera; pero debo decírselo a alguien más, sobre todo a él, es mi padre y mi familia, tu lo conoces…- Le acaricia la mejilla a Kevin. –El también te aprecia, quizás no es lo que esperaría oír de mí pero no quiero ocultarle que te amo-

-Y a tu madre y hermanas ¿se los dirías?-

-Uhmmm…- Eli baja la mirada algo apenado. –Por increíble que parezca, me es más difícil decirle a mi madre algo así, ya sabes… muchas veces ellas solo esperan a que sus hijos les den nietos y… esas cosas; mis hermanas, no tengo idea…- Levanta la mirada y ve a Kevin. -¿Y tu familia?-

-Mi mamá lo sabe…-

-¡¿En serio!?- Ahora era turno de Eli quedar sorprendido. -¿Cómo?…-

-Uhmmm bueno algo así… creo, siempre me pregunta por ti y el día que nos dormimos juntos por estar enfermos no dijo nada, y la idea fue suya; y mi hermana se que entendería…-

-¿Y tu padre?-

-Ahm…- Ahora era el turno de Kevin bajar la mirada. –Me da un poco… un poquito de miedo-

Ambos se quedaron en silencio; sabían que no iba a ser fácil decírselo a los demás, mucho menos a su familia y no es que fueran pesimistas, sino que simplemente eran consientes de que no sería muy fácil llevar una relación casi a escondidas donde no todo podía ser maravilloso y perfecto color de rosa como en un fanfic.

-Hey… bonito, ya no pensemos mas en eso…- Le da un dulce beso en la frente. –Mejor vamos a mi habitación…-

-Si…- Toma a Eli de la mano y lo sigue. –Ahora que lo pienso, es la primera vez que vengo desde que tu madre compro la casa y tus hermanas decían que no sabias con cual habitación quedarte, al final ¿por cuál te decidiste?-

-Jeje, por ninguna…- Le dice mientras suben las escaleras. –Aunque la casa es grande y cada cuarto espacioso hay uno que me llamo más la atención-

Era un poco irónico pero sus padres habían decidido comprar una gran casa espaciosa y equipada para cinco personas, y la mayor parte del tiempo la casa estaba completamente sola, a excepción de Eli que iba ahí de vez en cuando si tenía tiempo, u ocasionalmente cuando sus padres y hermanas iban de vacaciones por unos días.

-Mmm… y ¿Cuál es?- Kevin mira confundido a todas partes al ver que se han detenido justo en medio del pasillo.

-Arriba…- Eli señala al techo de donde se ve una puerta con una cuerda colgando, de un salto la alcanza para jalarla haciendo que con su propio peso la puerta en el techo se abriera y se extendieran unas escaleras de madera que llegan hasta el piso.

-¿El ático?- Kevin se asoma curioso. -¿En serio decidiste dormir ahí arriba?-

-Si… se ve muy tétrico a primera vista ¿no?- Eli sube primero para encender las luces y luego se asoma hacia abajo. –Ven bonito- Le tiende la mano para animarlo a subir y aunque Kevin no parecía muy convencido de la idea de dormir en un ático, tentado por la curiosidad y claro, la invitación de Eli acepta subir.

Para su sorpresa el ático no era un lugar polvoso ni lleno de cajas amontonadas junto con cosas viejas; por el contrario el lugar estaba limpio, con dos libreros, estantes con algunas medallas y reconocimientos de taekwondo que obviamente le pertenecían a  Eli; una pequeña ventana que daba a la calle, al lado un escritorio con libros y una repisa con varias fotos, justo debajo de la ventana estaba la cama, al lado una cajonera y un ropero; casi del otro lado del lugar donde estaban los libreros había un sillón, una pequeña mesa al centro y un mueble con una televisión y la iluminación era tenue ya que solo estaban encendidas un par de lámparas.

-Aaaahhh!!! No puedo creerlo… Eli, casi parece un departamento entero-

-¿Te gusta?-

-Claro que si…- Camina por todas partes, pero se queda mirando curiosamente a un gran espacio vacío en medio del lugar. -¿Por qué dejaste este espacio tan grande sin nada?-

-Ah, esa es la razón por la que decidí quedarme con todo este lugar solo para mí- Abraza a Kevin por la espalda. –Mira hacia arriba…-

Al voltear se da cuenta que justo sobre ellos, metros más arriba hay un gran domo de vidrio que en ese momento les permitía ver el cielo, las estrellas y la luna.

-¡Es hermoso!, Eli tu habitación es perfecta…-

-Y ahora también es tuya-

-¿Mía?- Lo observa con un brillo de curiosidad y felicidad en los ojos.

-Claro… siempre que vengamos a casa dormiremos juntos ¿o no?-

-Jeje si…-

-Además, este lugar está lleno de cosas importantes en mi vida, grandes recuerdos desde que estaba en Estados Unidos, y ahora estás tú… mi presente y futuro…- Se acerca para darle un beso detrás de la oreja y luego a su cuello. –Te amo mi ángel…-

-Uhmm Eli…- Kevin alcanza a besarle la mejilla justo antes de que sus miradas se encontraran y se sonrieran con dulzura y paz, sabiendo que en ese momento podían decirse cuanto se amaban, correr y gritarlo por todo el lugar si deseaban y nadie los interrumpiría, ese era “su mundo”.

Pero justo entonces suena el celular de Eli rompiendo ese maravilloso momento.

-¡¡¡Aww no, no, no contestes Eli!!!…- Le suplica casi haciéndole berrinche. –Apágalo o tíralo por la ventana… ¡¡¡no es justo!!!-

-Ah no, no espera, no te enojes, tengo que contestar, es el manager…-

-No estoy enojado…- Le hace puchero. –Estoy frustrado…-

-Perdona, perdona, contesto y después te prometo que lo apagare…- Se aleja unos metros y contesta. –¿Si? Ah sí señor… no, no para nada todo en orden, si disculpe que no avisamos antes, es mi culpa y… ah… comprendo…  ¿en serio no hay problema?; está bien de hecho, ¡es perfecto! Estaremos de regreso a tiempo… si… adiós- Eli termina la llamada pero al voltear se da cuenta que Kevin a tomado las almohadas y cobertor de la cama y las ha puesto en el piso de madera y ahora está ahí acostado mirando hacia el domo. –Kevin… ¿Qué haces ahí?-

-Miro el cielo…- Voltea a ver a Eli. –No volveremos al departamento ¿o sí?- Se levanta y le toma una mano para que se siente junto a él. –No quiero volver todavía, por una noche quiero ser libre de hacer lo que quiera a tu lado-

-Y así será…- Eli le sonríe ampliamente. –No sé qué le habrán dicho los demás al manager, pero él cree que estamos en tu casa-

-¡Mi casa!… pero…-

-No hay problema; también me preocupe cuando dijo que le había llamado a tu mamá para preguntarle, pero ella invento que habíamos salido a caminar después de haber comido un montón de pastel….-

-¡¡¡Ahh lo vez!!! Yo tenía razón, mi mamá sabe que estoy contigo-

-Jajaja, así parece, porque incluso le pidió al manager nos diera el día libre y el acepto a cambio de que regresáramos mañana en la noche-

-¡¡Waaaa!! Siiiiiiiiiii…- Se le abraza a Eli tirándolo de espaldas al piso.

-Jajaja ¿estás más feliz ahora?-  Lo toma de la cintura subiéndolo a sus piernas.

-Casi…- Mete la mano en el bolsillo de Eli para sacar su celular y escribir un mensaje rápido.

-¿Qué haces?-Sosteniéndolo de la cadera. –¿no tiraras enserio mi celular o sí?-

-No, solo le mando un mensaje a mi mamá como agradecimiento de parte de los dos… y luego lo apago- Lo lanza hasta la cama. –Ahora ya eres solo mío…- Se recuesta sobre Eli.

-Ahh ¿el lado travieso de mi angelito está surgiendo nuevamente?- Se gira y ahora es él quien queda sobre Kevin. -¿Qué quieres hacer entonces?-

-Quiero dormir aquí, justo aquí contigo, y despertar a tu lado- Le rodea el cuello con los brazos.

-Mmm ¿seguro que no prefieres la cama?- Besándolo lentamente en los labios.

-No me importa donde… si no solo que con quien este, seas tú…-

Para Eli era imposible negarse con esa hermosa sonrisa, y si eso era lo que su ángel le pedía, lo haría…

Tomo sus labios entre los suyos, esta vez con calma, sin prisa alguna y se besaron lentamente por varios minutos; Eli fue el primero en terminar el largo beso tan lentamente como inicio; se miraron a los ojos y ambos sabían lo que querían, aquello que habían esperado y deseado por tanto tiempo y no necesitaban preguntarse nada. Eli se levanto un poco solo para quitarse la chamarra y dejarla caer a un lado; Kevin le quito la bufanda y luego dejo que Eli le quitara la suya y bajara el cierre de su chamarra, le ayudo a sentarse y sin apartar la vista el uno del otro la ropa de ambos continuo cayendo una tras otra hasta que sus pechos habían quedado al descubierto; inesperadamente Kevin se había sonrojado y puesto las manos frente a él cubriéndose el pecho y los brazos.

¿Qué pasa bonito?- Le pregunta Eli. -¿No me vas a dejar verte o tocarte?- Recorriéndole la mejilla con los dedos.

-Sí, sí quiero que lo hagas…- Le responde en voz baja, cerrando los ojos disfrutando de la sensación de sus dedos. –Es solo que, todo parece como un sueño…-

-Pensaba lo mismo, pero sé que no es un sueño… porque estas frente a mí y puedo sentir el calor de tu cuerpo- Se acerca y le susurra al oído. -¿Puedo tocarte?- pone las manos sobre sus hombros y las baja lentamente por sus brazos hasta volver a tomar las manos de Kevin entre las suyas.

-Ahh si…- Suspira al sentir la respiración de Eli en su cuello.

-Entonces…- Lo toma por la cintura y lo acerca de modo que los dos quedan arrodillados uno frente al otro. –A mí, tócame…- Y dicho esto puso las manos de Kevin directamente sobre su pantalón haciéndolas bajar levemente y luego subir hasta la hebilla del cinturón. –Tócame mi ángel-

Era increíble pero Kevin se sentía nervioso, todas las ocasiones anteriores cuando se tocaron y estuvieron casi a punto de hacerlo como aquella vez en el taller, le había parecido más sencillo; deseaba tanto sentir  la piel de Eli contra la suya y cada parte de su cuerpo; sentir su calor llenando cada parte de su ser, lo necesitaba tanto y ahora las manos le temblaban.

-Yo también estoy nervioso…- Sus miradas se cruzaron y en los ojos de Eli también se veía cierto temor porque sabía que estaban a punto de hacer algo que les dejaría una huella imborrable. –Pero no temas… –

Eli nunca dejaba de ser amable y protegerlo; Kevin sabía que también estaba sumamente nervioso y aun así intentaba actuar seguro de sí mismo para tranquilizarlo.

-Si te amo… no debo temer a nada Eli-

Sus labios se fundieron nuevamente en un beso, largo, profundo y apasionado; haciendo que sus lenguas se tocaran, enredándose entre sí, se separaban solo instantes y a tan solo milímetros cuando necesitaban aire para respirar pero era un beso que seguía, y seguía como si de sus labios obtuvieran la dulce esencia que necesitaban para vivir.

Poco a poco, el miedo parecía desvanecerse y las manos de Eli volvían a recorrer la piel descubierta de la espalda de Kevin, lo sentía estremecerse hasta que pequeños gemidos salían de su garganta; por su parte Kevin sintió la confianza suficiente para desabrochar la hebilla del cinturón y botón del pantalón para bajar lentamente su mano por encima de la tela; Eli se puso tenso al sentir esos hermosos y largos dedos sobre su miembro, que aun cuando el toque no fuera directamente contra su piel, era suficiente para hacerlo despertar.

-Ahh… mas… un poco mas mi ángel- Gimió cortando el beso y bajo directamente de sus labios a su barbilla y cuello dándole pequeñas mordidas a las que Kevin suspiraba; el temor se iba desvaneciendo poco a poco así que hizo lo que Eli le pedía y deslizo su mano dentro. –Ahmmm si… si… así…-

Kevin no se imaginaba que Eli podía reaccionar de esa manera solo con el toque de su mano, pero significaba que le gustaba; sintiendo más confianza en sí mismo retiro poco a poco los pantalones de su cintura cuando Eli lo tomo de la nuca por sorpresa y lo beso con fuerza mordiéndole los labios y moviéndose contra su mano sintiéndose completamente excitado, Eli no lo resistió mas y deslizo la mano desde su espalda metiéndola dentro de los pantalones de Kevin tomando la suave piel de sus glúteos entre su mano.

Suave, así era la piel de Kevin, suave, dulce… y tenía que probarla de nuevo, así que de inmediato bajo de su cuello hacia su pecho para besarlo y lamer sus pezones.

-Aaahhh… Eli…- Tembló al sentir su lengua y como esta dejaba un camino húmedo hasta su vientre donde se detuvo y casi con urgencia le desabrocho los pantalones, para luego muy cuidadosamente con los dientes bajarle el cierre lentamente- Ah… ah Eli…- Su nariz lo rozo ligeramente pero fue más que suficiente para hacerle temblar las piernas.

-No imaginaba cuanto extrañaba esto…- Dijo Eli al momento de tomar la orilla del pantalón en sus manos y bajarlos despacio sintiendo la piel de su cadera y de sus muslos erizarse a su toque; y cuando ambas prendas el pantalón y la ropa interior habían quedado hasta sus rodillas, se acerco a recorrerle ambas piernas con su boca, besándolas e incluso lamiendo entre ellas.

-¡Ahh!… Eli… E…Eli…- Se sostuvo de sus hombros y cerró los ojos al saber que estaba completamente desnudo a los ojos del chico que tanto amaba, que podía verlo de pies a cabeza y conocer cada parte de su cuerpo a la perfección. –Mmmmm…- Se mordió los labios por instinto para no gritar; la lengua de Eli se sentía  maravillosa, dejando un rastro de saliva por donde quiera que pasaba.

Las manos de Kevin hacía rato que habían dejado de atender el miembro de Eli para sostenerse de sus hombros y enredar las manos entre su cabello, pero no le importaba, con solo oír los gemidos entrecortados de su dulce ángel era más que suficiente para excitarlo casi al límite, y si así se sentía con tan solo escucharlo ¿Cómo sería… estar dentro de él?.

-¡Por Dios Kevin!- Lo tomo sorpresivamente de los hombros haciéndolo caer de espaldas sobre el cobertor y las almohadas. –Te quiero ya, te quiero ya ¡no quiero controlarme más!, no quiero…- Le decía mientras volvía a besarle y lamerle el pecho.

-Entonces no lo hagas Eli, esperábamos esto… y yo aun recuerdo tu promesa…- Extendió las piernas logrando sacar una de ellas de sus pantalones y así poder abrazar a Eli con ella invitándole a seguir.

-Pero si pierdo el control creo que te lastimare- Le decía mientras bajaba en dirección hacia su entrepierna; al llegar a ella tomo el miembro en su mano masajeándolo de arriba abajo y al chupar su delicada piel sintió como Kevin arqueaba la espalda y se tomaba con fuerza de la tela del cobertor bajo el.

-Ahmmm Eli no… no te detengas…-

-Pero te dolerá si lo hago así…-

-Lo sé… ah… lo sé pero no me importa…- Acerco las manos hasta las mejillas de Eli para atraerlo hacia él y besarlo; seguía con las piernas a sus costados lo que aprovecho para acercarlo más a él creando una deliciosa fricción entre sus cuerpos, y mientras el beso seguía Kevin bajo una mano entre sus cuerpos para sacar el miembro de Eli de entre su ropa.

-Ahhhmmm Kevin… yo…- Su miembro estaba completamente duro, pero al tacto su piel era suave, se sentía caliente entre su mano y húmedo del pre semen que ya comenzaba a derramarse.

-Eli… Eli…- La respiración de Kevin comenzaba a agitarse cada vez más. –Eli ¿no quieres lastimarme verdad?-

-Por supuesto que no… ahhhh… yo jamás…-

-Dame… dame tu mano…- Le dijo justo al retirarla de su miembro y tomar la mano de Eli quien la sintió extrañamente húmeda por un liquido pegajoso y casi transparente, y al darse cuenta más detenidamente se trataba de su propia esencia y abrió enormemente los ojos sin poder creerlo cuando Kevin llevo esa mano, esa misma mano directamente a su boca. –Kev… no ángel… ¿Qué estas..?-

-Eres tu…- Le decía con las mejillas sonrojadas sin dejar de mirarlo directamente a los ojos mientras lamia cada uno de sus dedos, con esa pequeña y rosada lengua envolviendo cada uno de ellos de saliva y pre semen. Eli no dejaba de verlo con tanta atención que ni siquiera podía pestañear; casi podría decirse que estaba en una clase de shock, mientras veía a Kevin lamerle de esa forma, con hambre, con nerviosismo, con desesperación… “Eres tú”… y esas palabras, no se sacaba esas palabras de la cabeza; ¿Qué ángel tan hermoso y perfecto sería capaz de hacer tales actos?.

-Ahhh ahhmmm Kevin…- Sintió un pequeño escalofrió recorrerle la espalda y apretó con fuerza una de las almohadas… su miembro palpitaba, su respiración se había agitado de tal forma que sentía que incluso perdía la conciencia, si seguía iba a terminar así… -Ah… uhmmm- Trago con fuerza. –Kevin ya no puedo más… voy a… detente…-

-Me… mételos…- Le dijo con la voz entrecortada mirándolo a los ojos. –Mételos por favor Eli…-

-Si…- Le respondió retirando su mano para bajarla y guiarla entre las piernas de Kevin, pero un pequeño rastro de esencia y de saliva seguía en sus labios deslizándose hasta una esquina de estos llamándole la atención de Eli, quien guiado solo por su instinto se acerco lamiéndole los labios, metiendo la lengua en su boca percibiendo un sabor diferente, enloquecedoramente diferente… no espero más tiempo y aunque quería hacerlo con suavidad, dos de sus dedos se abrieron camino de inmediato en esa delicada entrada virgen.

-Uhmmm…- Kevin gimió pero no de dolor; realmente estaba relajado, ya no sentía temor alguno. Su espalda se arqueo pero movió las caderas de modo que los dedos de Eli entraron aun mas en el. –Eli… muévelos, muévelos te lo ruego…-Le decía mientras ponía una mano sobre la suya e incitaba a Eli a mover su mano, cosa que hizo de inmediato con cierta urgencia, y se preguntaba si no lo hacía con demasiada brusquedad pero a cada movimiento, al sacarlos y meterlos nuevamente solo veía el pecho de Kevin agitarse y sentía sus músculos contraerse sobre sus dedos.

-No sé, no se si sea suficiente, pero tengo que hacerlo ya Kevin…- Le dijo mientras retiraba la mano de entre sus piernas y las separaba un poco más para acomodarse entre ellas.

-No, no importa…- Le sonrió completamente tranquilo, completamente listo y decidido, si dolía no le importaba, solo quería sentir a Eli dentro de él y entregarse; entregarle ese momento, su cuerpo y virginidad a la única persona que amaba.

-Recuerda a cada momento que te amo mi ángel…-Le susurra sobre sus labios acercándose lentamente.

-Siempre…- Le responde poniendo una mano en la cintura de Eli y la otra en su miembro guiándolo directamente a su entrada y presionándolo poco a poco. –Ahh… ahhh-

-Mas… un… un poco mas ¡Aahh!- Eli continuo moviéndose hasta que lo había penetrado por completo empujando las caderas con algo de fuerza.

-Eli… Kyoung Jae… estas…- Entrecerró los ojos de placer y se tomo  del cobertor bajo el.

-Aammghhh Dios… Kevin es tan, eres tan perfecto…- Lo tomo de la cintura también y comenzó a moverse, primero pausadamente y luego con un ritmo más constante; nunca imagino que algo como esto se sentiría tan placentero, pero tenía que serlo, hacer el amor con la persona que amas siempre es la sensación más maravillosa del mundo porque nada mas a tu alrededor importa.

-¡¡¡Uhmmm Kyoung Jae!!!- Eli había aumentado el ritmo sin darse cuenta, a Kevin le había dolido un poco pero se desvaneció de inmediato, con tan solo ver el rostro de Eli lleno de placer lo hacía feliz, porque en sus ojos también había amor, amor y deseo puro. –Te amo… Kyoung Jae…- Le dijo abrazándose a su cuello y buscando sus labios.

-También… también te amo mi dulce ángel…- Retiro las manos de su cintura y busco las manos de Kevin para entrelazarlas. –Eres… eres tan dulce, tan cálido, que me estoy volviendo loco…- Le dijo poniendo sus manos aun entrelazadas con las de Kevin sobre el cobertor para apoyarse y levantar el torso sin dejar de moverse. Kevin no podía evitar sonrojarse, Eli se veía aun más alto que él, imponente con esos fuertes brazos y amplia espalda, casi podía ver como se tensaban cada uno de sus músculos.

-¡¡¡Mas!!! Mas Kyoung Jae, ahhh mas rápido…- Apretó con fuerza sus manos con las de Eli, su cuerpo casi parecía moverse por sí mismo, descontroladamente contra las caderas de Eli quien seguía penetrándolo sin detenerse; si hacia frio afuera o en la casa poco les importaba, sus cuerpos estaban ardiendo y brillaban de sudor. –Ahhh Kyoung Jae…- El cuerpo de Kevin comenzaba a temblar y sin duda terminaría en cualquier momento.

Eli parecía darse cuenta de eso, el se sentía de la misma forma, no podía contenerse más; aun así y con todo su autocontrol, disminuyo el ritmo de las penetraciones, soltó una de las manos de Kevin recorriendo su cuello y su pecho, primero con su mano, luego con sus labios, volvió a inclinarse sobre el uniendo sus frentes y se miraron a los ojos; Eli tomo el miembro de Kevin en su mano masturbándolo al mismo ritmo de sus caderas.

-No… yo… ah… no puedo más…-

-Está bien, lo sé… lo sé ángel-

Se besaron una vez más, apenas sin poder respirar, sentían sus corazones acelerados golpear el uno contra el otro hasta que sus cuerpos no pudieron mas y un intenso y cálido orgasmo los envolvió… un calor que salpicaba el abdomen y pecho de Eli, y calor que era derramado en el interior de Kevin.

No se movieron hasta que su respiración se normalizo un poco, Eli intento moverse con el mayor cuidado posible para salir de Kevin y después dejarse caer agotado a su lado con los ojos cerrados respirando profundamente, se sentía tan ligero, tan satisfecho… tan bien… tan feliz y pleno que una sonrisa adornaba su rostro sin siquiera notarlo, hasta que una voz suave y tímida lo llamo.

-¿Te sientes bien?- Y esa voz era la de Kevin que se había quedado boca arriba sin moverse y sin apartar la vista de Eli.

-Mmm de maravilla…- Abre los ojos y lo observa atentamente sin poder apartar esa sonrisa. –Pero ¿no crees que yo soy quien debería preguntarte eso?-

-Jeje yo estoy bien-

-Mmmm ¿solo bien?-

-Mmm bien, muy bien jeje, feliz, excelente, de maravilla, cansado… agotado…- Le responde Kevin y a cada palabra su sonrisa iba en aumento. –Pero sobre todo enamorado y más seguro que nunca de que te amo-

-Ángel…- Se acerco a él para tomarlo de los hombros, acercarlo y abrazarlo. –Gracias por estar aquí, me diste algo único esta noche y yo…-

-Tú me diste todo lo que deseaba…- Se recarga contra su pecho abrazándose a él y justo en ese momento se escucha el “click” del reloj junto a la cama y la alarma que suena tres veces antes de apagarse automáticamente indicando que ya eran las 12:00 am; ambos se miran en la sorpresa pero al darse cuenta de la coincidencia terminan riendo.

-Jajaja no puedo creerlo, justo a tiempo…-

-Mmm lo vez Eli…- Poniéndole un dedo justo sobre los labios. –Me diste todo lo que deseaba antes de que terminara el día de mi cumpleaños-

-Mmm deseaba hacerte feliz, aunque ahora no se si decir que el que recibió el regalo fuiste tú o fui yo-

-Auhmmm yo diría que ambos…-

-Es verdad, pero ahora solo me queda decirte una cosa más- Tocándole la punta de la nariz.

-¿Qué es?…- Lo mira curioso, ya tenía todo lo que quería, no sabía que mas podría decirle o darle.

-Feliz cumpleaños mi hermoso Sung Hyung…-

Era verdad, solo eso faltaba, que Eli también lo llamara por su verdadero nombre, así como él lo hacía, porque ¿Qué tenia de especial llamarse o no por sus verdaderos nombres?, quizás para cualquier otra persona carecía de sentido e importancia, pero para ellos significaba que no solo amaban a “Eli y a Kevin”, los chicos que bailaban y cantaban para un público sino a las personas que están detrás de las luces y todo ese glamour de los escenarios; amaban a Kyoung Jae y a Sung Hyung, un simple par de chicos que tenían sueños, alegrías y tristezas como cualquier otra persona, y estaban dispuestos a vivirlas y compartirlas juntos.

Mientras tanto, a varios kilómetros de ahí Kiseop y Dong Woo habian terminado en casa de sus padres que eran dueños de un restaurante de pulpo y aunque para el público ya estaba cerrado los señores Jang decidieron hacer una excepción.

-Muchas gracias por recibirnos- Decía Kiseop mientras le servían una taza de té.

-El placer es nuestro- Le dice la señora Jang.

-Aunque habríamos preferido que nos llamaras Dong Woo- Le dice su padre poniéndole las manos en los hombros dándole un par de palmadas. –Así no nos habrían encontrado en pijama jajaja-

-Jaja pero era una emergencia papá-

-De verdad lamento que llegáramos de sorpresa, si Dong Woo me hubiese dicho para que veníamos hasta acá mejor habríamos buscado un veterinario en otra parte para no molestarles-

-Al contrario, es amigo de la familia y tiene la clínica abierta las 24 horas en caso de emergencia-

-Y esta, sin duda era emergencia Kisseopi-

-Ahh Dong Woo ya deja de decirme así…- Se sonroja levemente, y no es que a Kiseop le molestara realmente ese sobrenombre, pero era diferente a que se lo dijera estando solos o con amigos y otra, frente a sus padres.

-¡¡Ajajaja!!- Se ríe ruidosamente el señor Jang. –Así es nuestro hijo no pongas esa cara de vergüenza, ya deberías acostumbrarte.

-Ahh en realidad ya lo hice- Kiseop le sonríe en respuesta. –Igual a que me abrace de sorpresa-

-En eso nunca cambiara este niño- Le dice la señora Jang pellizcándole las mejillas a su hijo.

-¡¡¡Auuugh no mamá no me pellizques!!!-

-Claro que lo hare, soy tu madre…-

-Ajajaja te atrapo en esa Dong Woo-

-¡¡Kisseopi!! Te ríes de mi… deberías defenderme…-

-Mmm no… es divertido solo mirar jajajaja-

Así pasaron alrededor de una hora más platicando hasta que finalmente los señores Jang se fueron a dormir nuevamente; Dong Woo y Kiseop se quedaron platicando un rato mas hasta que decidieron ir a la veterinaria de al lado a donde habían llevado al gatito, quien afortunadamente estaba en buenas condiciones aun cuando estaba débil a falta de alimento, pero después de un pequeño baño y un poco de comida se había quedado profundamente dormido.

Alrededor de las 4 am decidieron que debían regresar y aun cuando Kiseop le decía que no era necesario, Dong Woo insistió en acompañarlo hasta el edificio donde vivía.

Kiseop subió al elevador sintiéndose cansado pero relajado, en sus brazos llevaba cargando al pequeño gato aun dormido envuelto en su bufanda, no sabía cómo decirles a los demás que quería adoptarlo, pero por el momento lo tendría que mantener oculto. Lo que no imaginaba era que dentro del departamento alguien estaba despierto, y era AJ que había ido a la cocina buscando tomar agua como casi todas las noches aunque en realidad no había podido dormir casi nada y ni siquiera se había cambiado de ropa, no dejaba de recordar todo lo que había pasado, el golpe en la cara aun le dolía y le alteraba aun mas que Kiseop no volviera, porque si amanecía y no regresaba estarían en problemas, por otro lado solo quería saber donde estaba, pero si lo veía no sabía si lo primero que haría sería querer gritarle o devolverle el golpe… o por lo menos intentarlo, sabía que pegaba fuerte pero nunca creyó sentirlo en carne propia; desde que lo conocía y desde que entro al grupo muy pocas veces lo había visto enojado y hace poco había descubierto otra parte de él que no se imaginaba, una muy cariñosa, atrevida, sexy y provocativa, por momentos creía que era como conocerlo por primera vez.

Se quedo de pie en la oscuridad junto a la ventana y miro hacia la calle como esperando verlo llegar en taxi o algo así, pero a la altura en la que estaban era casi imposible, metió las manos en su bolsillo y encontró algo, lo saco y vio que era la esclava de plata que le había devuelto Kevin, y que después amablemente Soohyun había recogido y regresado. La miro y extrañamente no se sintió enojado ni decepcionado al respecto; al principio no entendía porque Kevin no podía aceptarlo si estaba dispuesto a hacerlo feliz, pero cuando lo vio besar a Eli en el estacionamiento y luego huir con el sin importarles nada le hizo pensar que realmente debían tenerse un amor inmenso, siempre parecían entenderse con solo mirarse y sabia que él en cambio nunca había alcanzado ese nivel de comprensión con otra persona; incluso había pocas personas fuera del trabajo que lo entendían porque era tan perfeccionista, casi “maniático” en todo y tan serio que solo los demás miembros parecían soportarlo, quizás no entenderlo pero le daban su espacio; y si lo pensaba la última vez que se había sentido tan en paz y relajado al lado de alguien había sido precisamente el día anterior cuando despertó y miro a Kiseop a su lado.

-Vaya momento para pensar en el…- Se decía a sí mismo en voz baja y con algo de ironía; ya entendía que había sido un error querer forzar las cosas, aun no comprendía que tanto había herido a Kevin y a Eli, pero si se querían no tenia caso intentar separarlos, además apreciaba la amistad de Eli, en cuanto a Dongho; suponía que ya se le pasaría, aunque haberse puesto a llorar le parecía una exageración. –No es posible que si le guste Kiseop en serio ¿o sí?- Le parecía poco probable, pero de solo recordar cómo estaba con el todo el tiempo y pedirle el desayuno a diario lo hacía dudar y a todo esto ¿Por qué Kiseop accedía siempre?, “porque quiero” no le parecía una respuesta convincente.

-¿Y si a Kiseop le gusta Dongho?- Volvía a preguntarse a sí mismo –No, no… eso es estúpido…- E intentaba convencerse de esa idea porque ¿Cómo te acuestas con una persona si en el fondo quieres a otra?, quizás ¿venganza?, ¿despecho?, no parecía probable además la primera vez que lo habían hecho fue accidental, pero no las siguientes, así que era ¿curiosidad?… “curiosidad” sonaba más coherente, pero entonces eso le hacía pensar si Kiseop habría tenido alguna otra pareja antes. –No, no eso tampoco puede ser ¡no!- Y aunque no lo había notado por estar metido en sus pensamientos, de solo imaginar que Kiseop pudiera haber estado con alguien más le había hecho apretar los puños con fuerza y se encendía en él una sensación de furia que le daban ganas de volver a gritarle a Kiseop y acabar a golpes a quien quiera que le hubiese puesto una mano encima antes. -¡Argh! ¿Por qué tengo que pensar en eso ahora?-

Escucha un ruido en la puerta y guarda silencio de inmediato. La puerta hace “click” desde afuera y sin saber porque, AJ se oculta entre la cortina y un librero esperando a que la persona del otro lado de la puerta entrara, y esperaba no fuera el manager, pero para su suerte se trataba de Kiseop que de tan solo verlo entrar suspiro aliviado.

Cuando se fue no se veía bien e incluso juraría que estaba deprimido o algo así, pero ahora volvía y entraba ¡cantando!; ok más bien era como un suave murmullo pero estaba seguro que estaba cantando.

Kiseop entro y cerró la puerta con mucho cuidado y se dirigió a la cocina para dejar en el refrigerador el pastel que no se había comido y el café que no se había bebido, aunque la verdad tenía un poco de hambre, y aunque ya estaba frio destapo su vaso de café y bebió un largo trago, frio no sabía mal después de todo, pero entonces sintió una sensación extraña en el estomago, jamás había sentido algo así, se quedo esperando a que pasara y bebió un poco mas de café pero sintió nauseas; jalo una silla del comedor y se quedo sentado. AJ alcanzaba a verlo desde donde se encontraba escondido pero no sabía porque se había quedado ahí sentado sin hacer nada y abrazado a su bufanda, ¿y si se acercaba a preguntarle?, fácilmente podía poner de pretexto que había ido por agua como siempre, pero después de eso no sabría que mas decirle… la situación sería incomoda.

Escucha otra puerta en el pasillo abrirse y nuevamente vuelve a quedase escondido y quieto al ver pasar a Hoon.

-Kiseop…-

-Ah… Hoon- Voltea a verlo sorprendido.

-Volviste…- Le sonríe bostezando y rascándose perezosamente la cabeza, y seguramente tendría una apariencia muy graciosa porque casi hace reír a Kiseop. -¿Qué?-

-Ahmm nada solo que te vez muy chistoso despeinado y con esa cara de sueño ¿te desperté?, lo siento mucho, creí que no había hecho ruido-

-Mmm dime alguien que se vea decente a las 5 am…- Intenta peinarse un poco. –La verdad es que despertaba casi cada media hora esperando a que volvieras-

-Me… ¿me esperabas?-

-Auuum si, la verdad si…- Responde Hoon algo apenado rascándose la cabeza.

-Gracias, no debiste esperarme, pero en verdad gracias; y dime, el manager ¿no dijo nada?-

-Pueees si lo preguntas porque te fuiste con Dong Woo unas horas, no lo sabe, debió estar ocupado porque no volvió después de habernos traído solo llamo diciendo que vendría durante el día; pero si lo dices por Eli y Kevin, le inventamos que habían ido a su casa y parece que se lo creyó, pero aaaagh me pone tan nervioso tener que inventarle excusas-

-Jeje aun así, gracias- Finalmente se levanta sin soltar en ningún momento su bufanda.

-Kiseop, puedo preguntarte ¿Qué es eso?- Refiriéndose al pequeño bulto dentro de la bufanda.

-Ah, esto pues…- Y tanto que había pensado todo el camino en como ocultaría al gatito de los demás por lo menos unos días y Hoon lo descubre a la primera. –Bueno…- Se acerca hasta él. –Se que no te gusta inventar excusas pero ¿me guardarías un secreto?-

-Uhmmm claro…-

Desde la sala donde AJ seguía oculto podía verlos perfectamente pero no escucharlos, no podía negarlo le comía la curiosidad por saber que decían y más aun cuando los vio acercarse se vio tentado a interrumpirlos con cualquier excusa, ¿Qué era tan importante que tenían que acercarse tanto?.

Hoon se acerco y Kiseop movió un poco la bufanda para que pudiera ver al gatito.

-Waa es muy pequeño, je y parece un diminuto bebé durmiendo, ¿Dónde lo encontraste?-

-Se atoro entre unos arbustos de una jardinera y no quise dejarlo; Hoon ¿crees que pueda quedármelo?-

-Por mí no hay problema, los demás tampoco creo que tengan objeción-

-¿Tú crees?-

-Si… pero si alguien se queja…- Levanta el puño. –Lo convenceré de lo contrario-

-Jeje no más violencia por favor-

-Uhmm ¿mas?- Hoon le pregunta sabiendo que Kiseop le ocultaba algo.

-Ah, no solo decía, no es nada-

-Uhmmm está bien, si tú lo dices- Le sonríe y le despeina la cabeza. –Ahora ve a dormir “mamá gato”-

-Jaja oyeee…- Le pega en el brazo. –Nada de “mamá”…-

-Jaja ok no lo vuelvo a decir pero lo de ir a dormir si…- Lo toma de los hombros y lo empuja llevándolo el mismo hasta la puerta de su habitación.

-Hoon…-

-¿Uhm?-

-Gracias por guardar mi secreto-

Hoon no respondió y únicamente le sonrió, estaba seguro que Kiseop se refería a no decirle a los demás sobre el gatito, pero Hoon sabía que no era el único secreto que conocía, pero que guardaría mientras fuera necesario.

Espero aun unos minutos hasta que todo volvió a quedar en silencio y finalmente AJ salió de su escondite y se quedo otros más frente a la habitación de Kiseop, quería saber de que había hablado con Hoon y más aun, que ocurrió con Dong Woo que lo hizo volver al departamento cantando de felicidad. Estiro la mano con intenciones de abrir la puerta y entrar directamente, pero se detuvo, luego pensó en tocar la puerta, pero finalmente también se arrepintió; ya había sido demasiado y aunque una parte de su mente le insistía en interrogar a Kiseop sobre su “salida”, “cita”, “escape” lo que sea que haya sido… otra parte de él…  no quería saber.

El resto de la madrugada paso tranquilamente hasta que dieron las 7 am tan solo 3 horas después, el primer despertador se escuchaba en el departamento pero al parecer nadie estaba de humor como para despertar todavía; eso hasta que minutos después el manager llega para despertarlos personalmente.

Toca la puerta de la habitación de Soohyun y AJ y entra.

-Despierten, traje el desayuno…- Mueve a cada uno hasta que han abierto los ojos y luego sale para ir a la habitación siguiente.

Soohyun y AJ despertaron de inmediato aunque AJ estaba particularmente cansado de haberse dormido a las 5 am después de ver llegar a Kiseop; Dongho como siempre no quería levantarse pero la idea de desayuno caliente y servido en la mesa le era bastante tentadora, por su parte Hoon despertó también aun con sueño pero sin duda tenía hambre; el manager no entro a la habitación de Kiseop y afortunadamente solo toco la puerta, pero al contrario de todos los demás, ocurría algo diferente con él, que aunque se acurruco tanto como pudo en su cama y abrazando al pequeño gato que dormía pacíficamente, no logro conciliar el sueño más que por escasos minutos antes de que esa sensación de malestar en su estomago volviera a presentarse y mucho frio le invadiera de pies a cabeza haciendo que se repitiera una y otra vez que no debía enfermarse, pero apenas conseguía algo de tranquilidad cuando ya tocaban a la puerta para levantarle.

Mientras tanto en el comedor todos se iban reuniendo poco a poco.

-Uhmmm ¿Qué hay de comer?- Pregunta Dongho tallándose los ojos y buscando donde sentarse.

-Un desayuno saludable…- Responde el manager. –Mucho arroz con curry, carne, verduras y huevo-

-¿Nada mas eso?, moriré de hambre…- Se queja de inmediato.

-Nada de eso, es un desayuno perfecto y balanceado- Se sienta con ellos a esperar se sirvan. –Apresúrate y come Dongho, o se terminara, ¿acaso vez que los demás se quejan?-

-Mmmm pues…- Los mira y aunque sabe que frente al manager no van a poner objeción alguna, en el fondo está seguro que piensan lo mismo que el. –Yo quiero algo dulce…-

-Woooo pastel- Grita Soohyun desde la cocina mientras saca del refrigerador el pastel de fresas de Kiseop.

-¡¡Pastel!!- Dongho sale corriendo a ver si era verdad. –Hyung, ¡dame!-

-Nada de hyung… lo vi yo primero-

-Ahhh ¿así agradecen que les traiga el desayuno?- Se queja el manager y va personalmente a quitarles el pastel antes de que comiencen a pelear y lo deja sobre la mesa. –Coman primero lo demás- Se sienta al lado de AJ que hasta ese momento se había sentado recargando un brazo sobre la mesa de manera que su mano le cubriera el lado de la cara donde tenía un parche cubriéndole el golpe. –AJ siéntate correctamente, en ti me extraña que no te comportes…-Voltea a verlo atentamente. –Quítate la mano de ahí…- Le retira la mano el mismo de todas formas. -¿Por qué tienes eso en la cara?-

-No, no es nada…-

-Tiene que ver con que tu y Kiseop no regresaran con nosotros anoche ¿verdad?-

Todos se quedan en absoluto silencio esperando una respuesta, podría sonar un poco cruel pero incluso Hoon que había sido prudente en guardar distancia a pesar de saber lo que había ocurrido entre ellos, quería saber porque la discusión había terminado de ese modo.

-AJ… estoy esperando a que respondas- Insiste el manager con impaciencia, y aunque AJ intenta decir algo no se le ocurre absolutamente nada… podría haber pasado apenas un minuto o dos pero ya les parecía una eternidad, hasta que el manager da un golpe seco sobre la mesa. –Iré por el ahora mismo…- Se levanta haciendo a un lado la silla escandalosamente, AJ solo piensa en que debería detenerlo pero no se mueve, no se atreve…

-¡Espere!…- Hoon se cruza en su camino. –Yo… yo voy por el…- Corre de inmediato a la habitación de Kiseop y entra cerrando la puerta tras él. –Kiseop, Kiseop…- Se acerca para despertarlo pero al verlo despierto pero con una expresión de incomodidad duda hasta de tocarlo. -¿Te sientes bien?-

-Uhmmm… si…- Se da la vuelta hasta quedar bocarriba. –Solo me duele… la cabeza y… mmm no es nada, me levantare, el manager a llegado ¿no es así?-

-Si… y está molesto, vio el golpe que le diste a AJ- Le dice preocupado.

-Ah…- Suspira. -¿Qué le dijo?-

-Nada, no sé si eso lo altero mas pero quiere que vayas-

-Bien… Iré…- Deja al gatito a un lado y se pone de pie sin muchas ganas pero apenas toca la puerta Hoon lo detiene del brazo.

-De verdad ¿estás bien?- Lo mira no muy convencido. -¿Qué vas a decirle?-

-Aun no lo sé… quizás…- Suspira profundamente. –Quizás debería decirle la verdad…-

Hoon presentía que algo no estaba bien pero no había modo de ayudarle por ahora; tendría que esperar y ver que ocurría.

Kiseop caminaba deteniéndose de la pared y cuanto mueble encontrara a su paso, no tenía idea si aun no había despertado correctamente pero el camino de su habitación al comedor le pareció enormemente largo, pero a penas puso un pie ahí todos voltearon a mirarle cabizbajos y en un silencio que más bien parecía un funeral.

-Lee Kiseop…- Ahí estaba de nuevo diciendo su nombre completo; significaba problemas, que tenía muchos problemas. –Espero tengas una buena explicación para esto…- Se coloca a espaldas de AJ cruzándose de brazos.

-Yo…- Frotándose las sienes intentando pensar rápido que decir.

-¡¡¡Responde!!!- Grita de pronto casi haciendo saltar a todos de susto en sus sillas y a Dongho tirar los palillos con los que jugaba inquietamente, a excepción de Kiseop que solo apretó los ojos sintiendo como el grito casi le atravesaba la cabeza.

-Sí, yo lo golpe…- Admite dejando con la boca abierta a todos los presentes incluido a AJ que no entendía como se le ocurría decirlo así como si nada.

-Eso es más que evidente, ¡responde ahora mismo porque!-

-Discutimos y…-Suspira. –Solo lo hice… es todo…-

-Lo hiciste…- Toma de los hombros a AJ en señal de apoyo. -¿Accidentalmente?-

Que si, que dijera que si, era todo lo que los demás pensaban y rogaban que dijera, no parecía una salida muy convincente pero si decía que si, quizás eso lo dejaría satisfecho y la discusión terminaría y podrían seguir con su día como si nada hubiese pasado.

-No…-

“¡¡¡¿Por qué?!!! ¿Por qué tenía que haber dicho que no?”. Pensaba AJ desesperadamente.

-Dijo cosas que me enojaron, me enojaron de verdad, tenía que hacerlo…-

-¡¡¡Tenias que hacerlo!!!, ¿esas son tus razones?, ¡¡¡Si yo pudiera hacer eso solo porque alguno de ustedes me hiciera enojar, juro que estarían en perores condiciones!!!, pero saben que jamás les pondría un dedo encima… vas a explicarme en este momento sobre que discutieron y yo seré quien decida si tu excusa es válida o no-

-Señor…- Dirige la mirada hacia él y hacia a AJ. –Se que usted sabe perfectamente que aunque vivimos juntos y nos apoyamos como equipo… hay cosas y hay momentos en los que discutir es inevitable- Mira a AJ. –El sabe porque lo hice…- Y luego al manager. –Pero el motivo, eso es solo cosa nuestra y de nadie más…- Baja la cabeza y se inclina levemente en señal de disculpa dándole a entender que aunque insistiera no iba a explicar nada más.

Todo se quedo nuevamente en silencio; nadie se movió ni un milímetro, sabían en su interior que la respuesta de Kiseop era válida, pero también era cierto que como grupo, cualquier tipo de problema no debían mantenerlo en secreto… que irónico era que ahora más de uno guardara más de un secreto que no podían contarle.

-¿Tienes realmente idea de lo importante que es AJ?- Finalmente el manager vuelve a tomar la palabra. –Si se lastima, es un problema para todos ustedes, porque son equipo…- Le pone las manos a AJ en los hombros nuevamente. –No podemos perder a alguien tan valioso por tus tonterías; sea lo que haya sido, deja de comportarte como un niño; ¡sigue su ejemplo, esfuérzate y trabaja más duro!, ¡No es suficiente!-

“No es suficiente”… esas palabras se le hacían ya tan conocidas.

-Creo que debes darle una disculpa…-

-¿Eh?- ¿Había oído bien?… Había sido AJ el que estaba actuando de forma estúpida con sus amigos, fue él quien hirió a Dongho… lo merecía, ¡lo merecía! ¿Y tenía que disculparse?, ¿Por qué?, ¿Por qué él y no AJ?… Oh si… la respuesta era tan sencilla, porque no podía decirle la verdad o las consecuencias serian aun peores.

Soohyun y Dongho no sabían el motivo de la pelea pero si eso dejaba convencido al manager y daba la discusión por terminada quizás no sería mala idea; Hoon se sentía casi desesperado, el tampoco sabía las causas, pero de lo que estaba seguro es que Kiseop no era el único que tenía que cargar con la responsabilidad, AJ también había hecho algo, sea lo que sea; tenia parte de responsabilidad ¿o no?

-Sé que me oíste perfectamente así que Kiseop, discúlpate…-

-Señor…- AJ se pone de pie de inmediato. –Espere, no es necesario, me encuentro perfectamente, no me paso nada en verdad…- Se quita el parche mostrando que solo tenía morado pero la inflamación había desaparecido; pero el manager solo mira el golpe detenidamente.

-No… la disculpa es necesaria-

-Pero…- AJ intenta insistir, hasta para el ya había sido demasiado.

-Está bien… pediré disculpas- Dice Kiseop con voz cansada y la verdad lo estaba, la discusión no llevaba a ninguna parte y si no lo hacía no iba a dejarlos en paz ni a él ni a los demás continuar con el resto de su día.

Ahora Hoon se sentía mucho peor, de verdad no había modo de ayudarlo, porque todo lo que sabía solo llenaba mas de culpa a Kiseop y AJ también se vería realmente involucrado.

-Bien, te escuchamos… una disculpa a AJ y una a todos los demás aquí presentes por causar este inconveniente que los ha molestado a todos-

¿A todos?, ¿un problema?, ¿Qué era él, un niño que debe pedir disculpas por haber roto un florero?… lo que sea, lo único que quería era irse de ahí.

AJ aun no creía capaz a Kiseop de disculparse; si ya había conocido hasta donde podía llegar su carácter no era posible que hiciera a un lado su orgullo de esa forma.

-Yo…- Tomo aire tan profundamente como pudo. –Todos saben que, para mí son importantes y son como mi propia familia, que jamás tendría intenciones de dañarlos, ofenderlos… o herirles… solo por gusto y que pase lo que pase siempre daría la cara por ustedes; sin embargo… si hasta ahora he hecho algo que los ha ofendido de cualquier manera lo siento… Eli, Kevin…- Dice cerrando los ojos un instante. –Hoon, Soohyun…- Los mira y luego a Dongho donde su mirada se queda fija un poco más de tiempo. –Dongho… tú sabes lo importante que eres para mí y que siempre haría lo que fuera por ti…- Y finalmente al manager. –Señor… lo lamento, no volveré a ser un problema para usted ni nadie más, y me esforzare en hacer bien mi trabajo, cuantas veces sea necesario-

El manager asiente y luego señala a AJ.

-Continua, AJ te escucha…-

AJ aun lo veía algo incrédulo, ¿de verdad iba a seguir haciendo a un lado su orgullo cuando el mismo Kiseop le había dicho que nunca lo perdonaría?

–Jaeseop…- Dijo su nombre en voz alta y con cierto énfasis en su nombre real, el cual AJ le había dado permiso de usar cuando quisiera… aunque no precisamente en este tipo de situaciones. –No te odio, sabes que siempre te he respetado y…- Se detuvo un momento entrecerrando los ojos un instante por el dolor de cabeza y luego continuo. –Te admiro… te aprecio, pero… no puedo disculparme contigo por algo que yo no hice injustamente…-

-¡¡¡Kiseop!!!- Volvió a gritarle el manager.

-¡Es la verdad! No puedo perdonar lo que hizo… pero… me disculpare por haberte golpeado, porque a pesar de todo…- Lo ve fijamente aunque AJ, no sabe si avergonzado o indiferente aparta la mirada. –A pesar de todo, deberías saber que para mi eres…- Dudo un instante lo que iba a decir y luego continúo. –Que eres igual de importante para mí, como todos los demás y que así como ayer levante el puño para golpearte… también lo haría para defenderte, de lo que sea…-

Y con esas palabras una respuesta inmediata cruzo por la mente de Hoon… “Lo quiere de verdad”; no había preguntado nada, todas las dudas y respuestas le estaban llegando por sí mismas y ahora sabia que lo que escucho en el baño no eran ideas suyas, ahora estaba seguro que había ocurrido algo entre los dos, y con lo que Kiseop acababa de decir había evitado por cualquier medio hacer que AJ saliera como responsable, realmente lo había defendido… pero ¿Por qué tenía que hacerlo el solo?, ¿AJ no lo sabía, no se daba cuenta, o no sentía nada?.

-Vaya modo el tuyo de pedir disculpas…- Suspira el manager no muy convencido. –AJ ¿tú qué opinas?-

-Yo…- ¿Qué iba a decir?, el ya se había librado de todo; y aun así se sentía incomodo por algo. –No necesito mas disculpas, solo olvidemos esto por favor señor, se lo pido-

-Bien, como quieras muchacho…- Le da una ligera palmada en el hombro. –Todos, siéntense y continúen con su desayuno… aunque con el tiempo perdido seguro ya se ha enfriado la mayor parte- Vuelve a tomar asiento. –Kiseop aunque ya hayas pedido disculpas, yo aun debo perdonarte esta falta así que; trabajaras el día de hoy, el resto, tienen el día libre-

-¿Solo él?, pero…- Soohyun intenta reclamar.

-Ya me habían pedido que fuera a hacer otra prueba de vestuario para el desfile, pensaba darles el día libre a todos pero, dadas las circunstancias y que el mismo dijo que se esforzaría cuantas veces fuera necesario no creo que tenga objeción alguna, ¿o la tienes Kiseop?-

Y claro que la tenia, necesitaba algo para el dolor de cabeza, estaba cansado, sentía frio y estaba seguro de que comenzaba a tener nauseas otra vez.

-Ninguna…- Dijo tomando desganadamente los palillos en su mano y comenzaba a comer casi con los ojos cerrados un bocado tras otro, la boca la sentía seca y juraba que de no haber visto el arroz y el curry antes en su plato, no sabría ni lo que estaba comiendo, o masticando porque no sentía deseos ni de tragarlo, pero cuando lo hizo, siento como si hubiese sido el peor error de su vida; su estomago, volvía esa sensación rara, ese dolor extraño y… -Ughmm- Se tapo la boca de inmediato, miro de reojo a los demás, AJ lo había escuchado y ahora lo veía sin entender que le pasaba; intento relajarse repitiéndose mentalmente otra vez que no debía enfermarse; Hoon sentado a su lado también se había dado cuenta, pero intentando disimular le sirvió un vaso de jugo de naranja.

-Toma…-

-Gracias…- Algo inseguro bebió un pequeño sorbo, creyendo sentirse mejor volvió a tomar los palillos con un bocado de carne y no pasaron ni cinco segundos de haberlo tragado. –Ughmm lo siento-  Salió corriendo a su habitación.

-Kiseop…- AJ lo siguió de inmediato pero no alcanzo a detenerlo y le cerró la puerta. –Kiseop, ¡abre!-

-AJ, regresa a sentarte- Le llama el manager.

-Pero…-

-AJ…- Hoon se le acerca. –Intentare hablar con el…- Toca la puerta un par de veces. –Kiseop, voy a entrar…- Al no oír respuesta, gira la manija de la puerta y entra; AJ intenta seguirlo pero Hoon le da a entender que no.

-Hoon hazte a un lado, tengo que verlo-

-No, no creo que sea buena idea…-

-¿De qué estás hablando?, tengo que verlo…-

-¿Te preocupa?-

-… Si…-

-Entonces no entres ahora…- Le cierra la puerta.

-¿Qué estas…?- Intenta abrír la puerta pero ya la había cerrado por dentro. -¡Hoon!- Pensó en esperar hasta que le abriera pero suponiendo que Kiseop no querría ni verle termino por regresar al comedor.

-No creo que debas preocuparte…- Le dice el manager. –No ha de estar de buen humor, incluso podría ser un simple pretexto para no ir a trabajar.

-Yo… no creo, el se veía…-

-De mal humor… ya deja de preocuparte, y date prisa, quiero llevarte a que el doctor te revise ese golpe-

-No lo necesito…-

-Solo quiero asegurarme… ahora come-

Pero AJ ya había perdido el apetito; al igual que Kiseop que seguía dentro del baño, al final lo poco que había comido su estomago lo había terminado rechazando, se miro al espejo y tenía unas ojeras enormes, así que prefirió meterse a bañar, después de todo tendría que salir en unos minutos. Mientras tanto afuera del baño Hoon dudaba si entrar o no al baño, pero cuando escucho el agua de la regadera caer prefirió esperar tirándose de espaldas a la cama.

“Meeew”

-Ahhh el gato…- Se sentó enseguida mirando a su alrededor y como el pequeño gatito salía de entre las cobijas. –Ahhh perdóname, casi te aplasto- Toma al gatito y se lo acomoda en el brazo. -¿Tienes hambre o esperas a Kiseop?-

“Meew” es lo único que recibe como respuesta acompañado de una miradita curiosa de sus ojitos azules.

-Mmm creo que esperas a Kiseop, yo también…. ¿me dejas esperarlo contigo?-

“Meeew”

-Jeje, tomare eso como un si…-

Minutos después Kiseop salía del baño con una bata puesta sorprendiéndose de ver a Hoon riendo y saltando de un lado a otro.

-¿Hoon, que estas…?-

-Ahh ajaja Kiseop, jugaba con el gatito y…- Le brinca a la espalda. –Aaauuch…-

-Nooo gatito no hagas eso…- Kiseop se lo quita de inmediato, pero este solo se queda siguiendo a Hoon con la mirada moviendo la colita feliz. –Creo que le agradaste-

-Jeje es lindo e irresistiblemente juguetón y… mmmm- Mirando a Kiseop. –Creo que se parece a ti…-

-¿Ehhh?-

-Jajaja ehmmm no me hagas caso, mejor dime, ¿te sientes mejor?-

-Ah, yo… ¿Te diste cuenta?-

-Sí, pero si no quieres, no diré nada, aunque creo que no deberías salir- Hoon se le acerca para acariciarle la cabeza al gatito.

-Ya dije que iría, no puedo afirmar que me esforzare y trabajare y minutos después decirle “señor, hoy no iré, dejemos eso para mañana”-

-No es eso es que, te vez pálido y cansado y tu estomago, estoy seguro que vomitaste lo poco que comiste-

-Es… cierto, no sé porque paso, pero nada de lo que digas va a convencerme, iré de todas formas-

-Entonces iré contigo- Insistió Hoon.

-No puedes, ¿Quién va a cuidar a este bebé?-

-Ehm ¿yo?-

-Oh si… nadie más sabe que está aquí y me prometiste mantenerlo en secreto así que…- Pone al gatito en brazos de Hoon. –Tu tío te cuidara hoy…-

-¿Tío?, ¿Cuándo paso eso?-

-Tú me dijiste anoche que yo era su madre así que… tu eres el tío, y si “mamá” sale a trabajar tu lo cuidas- Mira “amenazante” a Hoon con una evidente expresión de ageyo frunciendo encantadoramente los labios.

-Jaja ok, lo cuido… no se qué haces para convencerme en serio pero…- Mira a Kiseop seriamente. –Prométeme que si te sientes mal otra vez me llamaras, no le diré a nadie lo juro-

-Lo hare, lo prometo…-

Y mientras un día más de trabajo iniciaba para Kiseop; a kilómetros de ahí una mañana completamente diferente iniciaba para una pareja de enamorados.

El día se veía muy brillante y aunque frío, la luz entraba atreves del domo de la habitación.

-Uuuuuuhmmm- Y es precisamente Eli el primero en despertar, estirándose y bostezando pensando en volverse a dormir unos minutos más, cuando se giro para acurrucarse, algo toco su nariz provocándole cosquillas, sacude la mano frente a él para tratar de alejar lo que fuera que le molestaba y al abrir los ojos ve una pequeña pluma blanca volando, extrañado voltea a su alrededor y ve varias plumitas dispersas por todas partes que seguro se habían salido de su almohada, siempre le pasaba, pero ahora era como seguir dentro de un sueño al ver su habitación iluminada, las pequeñas plumas dispersas sobre la almohada y Kevin a su lado.

-Ángel…- Le susurra en los labios esperando no despertarlo pero al verlo sonreír, termina por besarlo. –Angelito tramposo, ya estabas despierto-

-Uhm si ya hace un rato-

-¿Cuánto?-

-Uhm déjame pensar… unas dos horas-

-¡¿Dos?!, ¿Por qué no me despertaste?-

-Jeje es lindo verte durmiendo…- Ahora es Kevin quien se acerca a besarlo y sentarse sobre él. –Buenos días Eli-

-Muy buenos días…- Le recorre las piernas con las manos. -¿Dormiste bien?-

-Demasiado y la verdad…- Se acerca susurrándole al oído. –Tengo mucha hambre…-

-Uhmm ¿quieres que cocine para ti?-

-Me encantaría, pero Eli…- Sonríe traviesamente. –No me refería precisamente a comida que se prepare en la cocina-

-¿Ah no?- Le devuelve la sonrisa, ya tenía idea a que se refería su travieso angelito.

-Yo quiero… comer algo de ti…- Y sin perder ni un solo instante bajo por su pecho repartiéndole pequeños besos y mordidas por todas partes…

Y pronto estaban sumergidos en un interminable juego de caricias lentas y apasionadas, tocándose, sintiéndose milímetro a milímetro hasta que momentos después deciden continuar el momento entre el calor del agua en un baño que fácilmente había durado dos horas hasta que el agua comienza a enfriarse y decidieran volver a la habitación; Eli llevando a Kevin cargado en brazos y envuelto en una toalla.

-Jeje Eli, ten cuidado no te vayas a caer- Le dice mientras cruzan el pasillo.

-Jaja imposible, eres tan ligero- Suben las escaleras y llegan hasta la cama donde ambos caen únicamente para volver a abrazarse y besarse intensamente como si no pudieran alejarse uno del otro ni un instante.

El agua aun escurría por sus brazos, por sus piernas y sus torsos, su cabello húmedo empapaba las sabanas, pero el calor de su piel era suficiente para no poder resistirse a hacerlo y amarse intensamente otra vez… Kevin bocabajo tomándose de las sabanas, Eli abrazándolo por la espalda, acariciándole las piernas, levantándole levemente las caderas, penetrándolo con suavidad, con movimientos lentos, pausados; Kevin buscando los labios de Eli, suspirando de placer, besándolo con dulzura y con amor, mismo amor con el que Eli le correspondía en abrazarlo, con cálidas palabras que susurraba contra la piel de su cuello, de su nuca y la oreja… querían prolongar este momento tanto como fuera posible.

Varios minutos después, ambos continuaban abrazados hasta que inevitablemente el estomago de Kevin clamaba por algo de comer.

-Jeje awww tengo hambreeee…-

-Ahhh ¿todavía Kevin?- Mirándolo con una gran sonrisa. –Yo creería que ya estarías satisfecho-

-Oooowww Eli… jaja- Lo empuja hasta dejarlo de espaldas a la cama. –Yo estoy satisfecho… pero después de perder tantas calorías, mi pancita quiere comer…- Le hace un adorable puchero.

-Ahhh bien veamos, podría hacerte el desayuno pero ahora que lo pienso no hay nada en casa, ¿Qué opinas de salir a pasear y comer afuera? Después de todo tenemos el día para nosotros solos.

-Es cierto mmm entonces… salgamos- Se acurruca en su pecho, al parecer no quería dejar a Eli levantarse después de todo.

-Kevin… jaja tengo que ponerme de pie para vestirme-

-Mmm yo creo que te vez bien así…- Recorriéndole el pecho con un dedo.

-Tal vez, pero si salgo así me congelare-

-Eso es cierto…- Le da un inocente beso en los labios y se levanta primero tomando la bata de baño de Eli para cubrirse e ir a levantar la ropa que dejaron tirada cuando una bolsa grande de plástico con el nombre de una prestigiosa marca de ropa, puesta a un lado del sillón llama su atención. –Eli ¿de qué es esta bolsa?-

-Ah eso es…- Se sienta en la orilla de la cama.

-Es de una tienda de ropa de mujer…- Toma la bolsa. -¿Tú la compraste?- Mirando a Eli con cierta duda.

-Sí, antier, mis hermanas me pidieron que les comprara algunas cosas para ellas y unas amigas suyas; esperaba que vinieran en navidad pero al parecer tendré que enviarles todo por paquetería otra vez-

-Eli…- Corre a abrazarlo inmediatamente. –Perdona, no debí preguntarte y hacerte pensar en eso-

-Kevin, tranquilo… ya no me afecta tanto como antes, ya me acostumbre a estar sin ellos en estas épocas-

-Pero ya no quiero que te sientas solo-

-Con ustedes me siento mejor porque me hacen reír, y si trabajamos… bueno me mantengo ocupado-

-Aun así, de hoy en adelante ya no será así porque estaré contigo, aun más, mucho más que antes-

-Gracias mi ángel…- Lo abraza de la cintura. –Ahora hay que pensar en que ropa ponerte, espero encontrar entre mis cosas alguna que te quede-

-Ahhh mmm bueno yo… estaba pensando…- Poniendo expresión de que en mente tenía alguna especie de “travesura”.

-Kevin… ¿En que estas pensando?- Lo mira curioso.

-Adivina…- Señalándole la bolsa de ropa.

-No estarás…- Abriendo los ojos tanto como puede.-¡Kevin!, no, no, no, ni se te ocurra, como voy a… si alguien se entera… ahh…-

-Jajaja, calma y confía en mí, nadie se dará cuenta-

-Pe… pero… ahhhh-

-Oppaaaaaa… confía en mí- Diciéndole con voz divertida y una gran sonrisa. –Mejor vístete rápido y hazme caso-

Aun con duda, pero curiosidad termina por acceder y después de vestirse rápidamente y recoger la ropa para llevársela a lavar y esperar con impaciencia a que Kevin terminara de arreglarse; y no era que antes no lo hubiera visto vestido de chica, claro que en televisión, fotos y video, jamás en vivo y frente a él… solo para el… ok quizás la idea no sería tan mala.

Dentro de la bolsa Kevin encontró prácticamente todo lo que necesitaba, incluido un estuche de maquillaje básico, no necesitaría mucho, pero sin duda sería divertido.

Una hora después…

-Keviiiiin…- Eli le llama desde el pasillo mirando las escaleras del ático. –Ahora yo soy quien muere de hambre-

-Ya casi estoy listo…- Le dice desde arriba.

-Bueno…- Oyendo rugir a su estomago. –Ahhh ¿Por qué a los novios siempre nos toca esperar cuando se maquillan?-

-Estoy listo….- Se escucha su inconfundible y alegre vocecita y en cuanto Eli voltea, ve bajar de las escaleras unas botas de piel café oscuro largas hasta debajo de la rodilla de agujetas y un pequeño tacón de 5 cm, un hermoso y largo par de piernas blancas y suaves que ya conocía perfectamente bien, con un par de medias que le llegaban a los muslos, una falda corta de tablones color rosa claro, una blusa de manga larga rosa y blanco haciendo juego; la ropa le quedaba perfecta, como si la hubiese comprado especialmente para él en lugar de las amigas de sus hermanas… y lo siguiente en lo que fijo la mirada fue en sus labios con un tenue brillo rosa, al igual que el delicado tono de sus mejillas y de las sombras, sus ojos estaban delineados pero de un modo diferente al acostumbrado al igual que sus pestañas, aunque su cabello había tenido que dejarlo casi igual por lo corto que estaba–Y… ¿Qué opinas?- Le pregunta al darse cuenta que solo se le ha quedado mirando.

-Kevin…- Casi corre a abrazarlo y cargarlo para ayudarle a bajar los escalones dejándolo a salvo en el piso, pero en vez de soltarlo se queda abrazado a él.

-Eli…- Kevin lo abraza por el cuello hasta que siente las manos de Eli bajándole por la espalda y quedarse justo en su trasero. –Ah… Eli… ¿Qué estás haciendo?-

-Mmmm…- Es lo único que recibe de respuesta.

-Eli ¿no vas a soltarme?- Quedándose completamente extrañado.

-Kevin… dime…- Le dice con cierto tono de preocupación en la voz. –Dime… ¿Qué te pusiste debajo de la falda?-

-Mmm… las medias ¿Qué otra cosa iba a ser?-

-¡¿No traes otra cosa abajo?!- Lo toma de los hombros y lo mira con pánico.

-¡Claro que sí!…- Se levanta la falda.

-¡¡¡Kevin!!!- Tapándose los ojos.

-¡¡¡Eli!!! No te hagas el loco, si ya me has visto desnudo y hasta mas, ¡solo mira!-

Eli no se atreve a ver y no es que le asustara la idea, de hecho le venían a la cabeza más de un par de ideas bastante… “interesantes” de tener a Kevin así vestido… lo que no quería imaginar es que allá afuera a alguien más se le ocurrieran esas y mas ideas pervertidas con SU Kevin… afortunadamente al mirar se da cuenta que debajo de la falda trae un par de short de lickra negros.

-¡Ahhhhhhhhhhh gracias a Dios!- Respira aliviado.

-¿Pues qué esperabas?, tenía que ponerme algo más abajo, además de entre tu ropa es lo único que encontré que me quedaba…-

-Aun así… me sigue dando miedo dejarte salir así-

-¿Miedo de que?… ahhhhhhhhhhhh Eli ya sé que estas pensando- Picándole el pecho con un dedo-

-No es cierto ¿Cómo vas a saber?- Lo mira indignado.

-Ah, claro que lo se…- Se le acerca con una sonrisita inocente pero seductora lamiéndose los labios. –Yo estaba pensando en lo mismo mientras me vestía y entonces pensé…- Le rodea el cuello con los brazos. –A cada momento pensé en ti y que no miraras a nadie más que no fuera a mi-

-Kevin… es imposible mirar a alguien más que no seas tú, simplemente eres hermoso- Lo toma de la cintura y descaradamente toma la falda para meter las manos bajo ella.

-Entonces, ¿puedo decirte algo más?…-

-Dime…-

Se acerca a su oreja y le susurra.

-Eli… Adivina si me puse ropa interior…-

-¿Qué?….- Y Eli se quedo totalmente pálido… -Ke… Kevin… dime que si te pusiste…-

-Jaja adivina….- lo suelta y hecha a correr escaleras abajo.

-¡Kevin! Vuelve acá ¡no voy a dejarte salir así!-

-¡Ya estoy casi afuera!- Le grita desde la entrada.

-¡¡¡Kevin!!!- Hecha a correr tras el intentando alcanzarlo… en cuanto a lo de la ropa interior… Eli tendría que intentar descubrirlo de algún modo.

Y así era como comenzaba su día y su segunda cita… comieron y pasearon por donde quisieron y aunque al principio Eli temía que los reconocieran, la felicidad en el rostro de Kevin era lo que le daba calma, y aunque por momentos quería sacarles los ojos a todos los que volteaban a mirar a su “cariñosa novia”, no dejaría que nada arruinara su día; harían todo lo que quisieran, porque en realidad no sabían hasta cuándo podrían volver a tener oportunidad.

Fueron de compras, a tomar café, a tomarse fotos, a caminar simplemente tomados de la mano, hasta que dieron las 10 pm y sabían que tenían que volver al departamento.

Mientras tanto, los demás habían decidido aprovechar el día libre y salir a comer y caminar, aunque todos parecían más bien ir solos porque no se hablaban mucho entre sí, solo Soohyun y Hoon se hablaban mas, Dongho se metía a una tienda y otra viendo cualquier cosa hasta perder el interés, mientras AJ solo los seguía en silencio, no se sentía tranquilo y aun pensaba en que algo le pasaba a Kiseop y tenía que hablar con él cuando regresara.

-Oigan…- Les dice Hoon mientras se queda viendo una tienda de mascotas. –¿Les molesta si entro un momento?-

-Mmm adelante- Le dice Soohyun.

-Hyung…- Lo llama Dongho mientras se asoma a ver las jaulas de las aves. –Estoy aburrido…-

-Mmm yo también… un poco- Le responde Soohyun recargándose en la pared. –Si Kiseop estuviera aquí no nos aburriríamos ¿verdad?-

-Uhmmm no, eso no es cierto solo estoy aburrido, el no me interesa…-

-¿Por qué sigues enojado con él?, no me digas que, le dijiste lo que sentías y te rechazo… vaya no creería que era tan insensible-

-No es eso… solo ya no me interesa…- Soohyun sabía que solía ser caprichoso pero que de un momento a otro dejara de importarle así como así, no se lo creía.

-Si tú lo dices Dongho… solo no vayas a arrepentirte después…- Y no teniendo más que hacer o decirle, entra a la tienda a buscar a Hoon.

-No voy a arrepentirme de nada…-

-¿Seguro?- AJ se le acerca y se recarga en el mismo lugar donde estaba Soohyun hace unos instantes.

-No te interesa lo que piense ¿o sí?- Le responde Dongho sin querer verlo.

-Ah por Dios… ¿no hay modo de hacerte entender?-

-Tampoco me interesa que hagas o digas…-

-¿Ni siquiera saber que Kiseop me golpeo por ti?-

-¿Qué?- Dongho lo mira sorprendido.

-Y esto es lo único que alcanzas a ver…- Señalándole el golpe de la cara. –Pero fueron tres…-

-¿Por qué hizo eso por mi?- Sigue totalmente sorprendido.

-Deberías saberlo, pero sino, ve y pregúntale tu mismo- Le dice AJ por ultimo antes de que Soohyun y Hoon salieran de la tienda. -¿Qué es todo eso?- Señalando una caja y una bolsa grandes.

-No se… Hoon las compro.-

-Ahh las voy a regalar…- Responde de inmediato. –Y mejor volvemos, ya es tarde, a lo mejor Eli y Kevin ya volvieron.

Y ya no teniendo nada más que hacer volvieron al departamento aunque a quien encontraron afuera no fue precisamente a sus compañeros.

-Dong Woo…- Soohyun le saluda.

-Hola a todos, venia de visita…- Les dice mientras se levanta de una gran caja que al parecer había llevado junto con unas bolsas. –Esperaba a que Kiseop o alguno de ustedes volviera, le traía unas…-

-Aaaah las cosas…- Lo interrumpe Hoon. –Trajiste “las cosas” que Kiseop iba a guardarnos ¿verdad?-

-¿Uh… cosas?- Dong Woo lo mira confundido hasta que Hoon le señala las bolsas que el traía y finalmente capta la indirecta. –Ahhh si, esas cosas-

-Bueno, los ayudamos a meter eso si quieren- Les dice Soohyun mientras abre la puerta y Dongho va a encender las luces.

-Ah AJ ¿Cómo te encuentras?, ¿Qué te paso en la cara?- Le pregunta Dong Woo casualmente, aunque en realidad quería escuchar su respuesta.

-Un accidente, nada importante en realidad- Levanta la caja que está afuera del departamento y entra dejándola en el pasillo. –¿Una casa para gato?- Ve más detenidamente la caja. -¿Esto va a guardarles?-

-Aaaahmmm si…- Responde Dong Woo sonriente.

-No recuerdo que Kiseop conozca a alguien que tenga gatos- Menciona Soohyun.

-Yo tampoco- Agrega Dongho acercándose a ver la caja más de cerca. –Pero a Kiseop le gustan y creo que quería uno-

-Ohhh ya veo… y a ustedes ¿les gustan?- Pregunta Dong Woo de forma general, aunque era obvio que Hoon ya sabía.

-A mí me gusta jugar con ellos- Afirma Hoon.

-Mmmmm por mi están bien aunque nunca he tenido uno- Dice Soohyun.

-Yo prefiero los perros…- Opina Dongho. –Pero los gatos son muy calientitos cuando los abrazas-

-A mi no me agradan…- Responde AJ de forma directa y cortante, incluso Dong Woo y Hoon voltearon a mirarse.

-¿Qué tienen de malo?- Pregunta Hoon.

-¿Qué más va a ser?, se suben a todas partes, ensucian, arañan los muebles, tienes que preocuparte por ellos y nosotros no tenemos tiempo de esas cosas ni somos niños para jugar con ellos-

Eso en definitiva para Dong Woo y Hoon era una mala señal.

-AJ…- Vuelve a preguntar Hoon. –Si te encontraras uno muy pequeñito, con este clima, sin hogar, ¿Qué harías?-

-¿Para qué me preguntas eso?-

-Curiosidad…-

-Pues… nada… nunca he tenido gatos, no se cuidarlos, ni tiempo, lo dejaría ahí o en todo caso llevarlo a un albergue, pero no conozco ninguno y ahora que lo pienso- Mirando a todos. –Espero no se les ocurra traer uno-

Y aunque Soohyun y Dongho no se tomaron a mal el comentario, a Dong Woo y Hoon les preocupaba que pasaría si AJ se entera de la presencia del gatito y más aun que haría si lo encuentra… quizás deberían pensar en buscarle un hogar más adecuado, aunque eso entristecería a Kiseop.

-Bueno, yo mejor ya me voy, es tarde, gracias y… nos vemos después…- Dong Woo se despide rápidamente. –Hoon si Kiseop ya no puede guardarnos “las cosas” avísame…-

-Lo hare…-

Dong Woo se retira y no pasan más que un par de minutos cuando se escuchan risas y Eli y Kevin entran, obviamente Kevin ya no traía la falda puesta sino su pantalón del día anterior, ambos llegan tomados de la mano cuando ven a todos ahí presentes en medio del lugar.

-Ahh hola…- Eli les saluda aunque como siempre algo tímido sin saber que decirles, pero Soohyun va a abrazarlo con una enorme sonrisa de “ya sé lo que hicieron”.

-Ajajaja al fin vuelve la pareja de enamorados- Les da un fuerte abrazo a ambos. –Y ¿Cómo se la pasaron?-

-Pues…- Eli intenta hablar.

-Muuuy bien…- Responde Kevin aunque después se termina poniendo rojo de pena.

-Ohhhh ustedes dos deben contarme que hicieron…-

-¡¡¡Noooo hyung ni lo sueñes!!!- Responde Eli más rojo que un tomate.

-Jajajajaja podría ser interesante-

-Hyung ¿para qué quieres saber todos los cochinos detalles de lo que hicieron?- Le dice Dongho empujándolo para que los deje en paz.

-Ahh ¿Qué tú no quieres saber?- Picándole los cachetes a Dongho.

-¡¡¡Agh!! Nooo cállate no quiero ni oír- Se va corriendo a su cuarto seguido de Soohyun. –¡¡¡No le cuenten nada a hyung es un pervertido, pero qué bueno que volvieron!!!-

-Jaja si Soohyun lo alcanza lo traumatizara de por  vida, pero también me alegra que regresaran- Les dice Hoon acomodándose las bolsas y una caja bajo el brazo. –Ahora iré a dejar esto….-

Finalmente se quedan a solas con AJ y un incomodo silencio.

-AJ…- Eli se acerca sin soltar la mano de Kevin. –Podríamos… ¿podríamos hablar?-

-AJ…-Kevin lo apoya. –En verdad nosotros…-

-Je… no me expliquen nada…-

-Pero…-

-De verdad no es necesario…- Suspira y les sonríe. –Admito que no tengo idea de cuánto los pude haber herido, pero es evidente que se aman-

-En verdad ¿no te molesta?- Eli se atreve a preguntar.

-¿Ni estas enojado?, anoche parecía que si…- Agrega Kevin.

-Es cierto, lo estaba…- Suspira. –De algún modo creo que estoy demasiado acostumbrado a hacer las cosas a mi modo y esforzarme hasta conseguirlas… tener lo que quiero, pero…- Los mira. –Tampoco soy alguien que te obligaría a alejarte de quien amas Kevin; además tu no me ibas a corresponder nunca… cuando se miran, es algo único, nadie entendería lo que cruza por sus mentes más que ustedes mismos… – Se acerca para estrecharle la mano a Eli. –No quiero perderte mi hermano-

-Gracias por entender AJ- Eli lo abraza con fuerza y después Kevin también se acerca.

-AJ, algún día encontraras a la persona indicada- Le dice Kevin con un pequeño abrazo.

-Uhm no lo sé, alguien como ustedes, es algo realmente envidiable y casi imposible de tener-

-No es imposible, solo llegara y cuando pase te darás cuenta- Le dice Kevin.

-Y cuando eso pase tómala con fuerza- Abraza a Kevin por la espalda. –Dile que la amas y nunca la dejes ir-

-Jaja Eli ¿me usas de ejemplo?-

-Claro que si ángel… porque eres el ejemplo más bonito que existe- Lo abraza más fuerte y recarga la cabeza en su hombro.

-Je… de verdad… los veo y sé que no encontraría una pareja tan perfecta jamás-

Justo en ese momento se escucha un celular y Hoon sale de la habitación de Kiseop y Eli.

-Si ¿Dónde estás?, iré ahora mismo, no hay problema, el… está bien, no te preocupes- Toma sus llaves y se despide rápidamente de los otros. –Saldré un momento, no tardo…-

-¿A dónde va a estas horas?- Pregunta AJ. –Y dejo esta enorme caja en medio del pasillo…-

-Seguro no tarda en volver… pero bueno ya es tarde, creo que yo ya me voy a dormir- Dice Eli bostezando.

-Ahm si, yo creo que también debería irme a dormir, hicimos hoy tantas cosas- Dice Kevin. –Caminamos y compramos muchas cosas… cosas que se quedaron en casa de Eli…-

-Ah sí me imagino…- Pero AJ solo los mira con una sonrisa y cara de “no les creo nada”.

-Eh… es verdad pero eran muchas como para traerlas… solo trajimos en mi mochila…- Eli intenta convencerlo pero AJ solo suelta una pequeña risilla cuando lo que Eli saca de la mochila no es más que la falda rosa y las medias. –¡Ahhh Kevin, metiste… metiste esto en mi mochila…!-

-¡Se nos hacia tarde…!- Toma todas las cosas y se las intenta esconder en la chamarra.

-Jajaja ok, ok ya diré que les creo, así que váyanse a dormir, yo me quedare un rato, quiero hablar con Kiseop cuando regrese- Se despide de ambos. –Buenas noches-

-Buenas noches AJ…- Responden al mismo tiempo y se van de regreso a sus habitaciones.

-Ahmm… bueno, buenas noches Kevin…- Dice Eli justo antes de entrar en su habitación

-Uh Eli…- Lo toma del brazo. -¿Me vas a dejar dormir solo?-

-Si… digo… no pero… aquí… aquí no estamos…- Baja la voz. –No estamos completamente solos-

-¿Y eso qué?-

-Kevin ¿Cómo qué?-

-Eli seguro ya todos se lo imaginan, hasta Dongho aunque no lo admita-

-Pro… probablemente pero…-

-Ah bueno si no quieres no…- Se va hasta su puerta y la abre. –Buenas noches…- Se saca algo de la chamarra y se lo lanza a Eli.

-Kevin no te enojes conmi…- Le cae una media justo en la cara. -¡Kevin!-

-Jajaja ¿Qué?… ya no puedes decirme que te asusta que alguien me vea con ellas puestas… al final tu mismo me las quitaste- Le saca la lengua.

-Ahmm si…- Se acerca un poco fijándose que AJ no se de cuenta.

-Y aquí… esta la otra- Sacándola de su chamarra. -¿Vienes por ella?-

-No debería…-

-Ven…- Toma su mano.

-Si nos escuchan…-

-Solo ven…- Jala a Eli y cierran la puerta por dentro.

Y aunque AJ estaba sentado en la sala con las luces apagadas mirando por la ventana no había podido evitar escucharlos, se había reído en voz baja y sonreía… en verdad se sentía feliz por ellos, pero era extraño, se sentía feliz… y a la vez extrañamente vacio.

Voces al otro lado de la puerta, Seguro seria Hoon, pero ¿Quién venia con él?.

-Jaja Hoon bájame…-

Ese era Kiseop… Se alejo de inmediato de la ventana porque seguro lo verían e hizo exactamente lo mismo de la noche anterior, esconderse junto al librero.

-No, además ya casi llegamos…- Entra con Kiseop sobre su espalda.

-Me has traído cargando todo el camino desde la parada de autobús, en verdad estoy bien solo te llame porque dije que lo haría-

-No es para tanto además, te encontré medio dormido en una banca- Cierra la puerta. -Por cierto, ¿tienes hambre?-

-Mmm no, no realmente… pero gracias-

-¿Seguro?- Tropiezan con la caja que habían dejado a medio camino. –Wooooo…-

-¡Cuidado!- Kiseop se baja de la espalda de Hoon.

-Estoy bien solo olvide que deje esto aquí-

-¿Qué es eso?- Kiseop mira la caja intrigado.

-Una sorpresa de Dong Woo- Levanta la caja.

-¡Ah! Ya se para que…- Va de inmediato a abrir la puerta de su habitación. –Ahh estás aquí…- Carga al gatito antes de que comience a maullar. –Awww te extrañe tanto- Le acaricia la cabeza. –Hoon entra…-

-Allá voy…- Entra con la caja pero el gatito apenas lo ve y ya quiere saltarle encima. –Jaja oye tranquilo, tranquilo… también te extrañe…- Cierra la puerta.

AJ había vuelto a escuchar todo y… no podía creer lo que había visto y escuchado… Hoon había salido precisamente por Kiseop, traerlo cargando y escucho un “te extrañe”… no podía creerlo y el que se había sentido mal por el todo el día; quizás el manager tenía razón y todo había sido un pretexto… no debía preocuparse más por él.

Continuara…

Image

Licencia de Creative Commons
¿Te cuento un secreto? by Niikiss (Eurídice M. Lozano A.) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://utopiakfiction.wordpress.com/2012/05/09/te-cuento-un-secreto/.

Anuncios

9 comentarios en “¿Te cuento un secreto? – Cap8 parte 2

    • Holaaa ^^ gracias por tu comentario.

      No he podido continuarlo por cuestiones de falta de tiempo debido a mi trabajo, pero no he olvidado este fic… mientras tanto he pensado en como podria continuarlo, aunque me tarde, no voy a abandonarlo asi que paciencia ^^

      Me gusta

  1. Bueno, no podría estar mas enfadado con Aj y ese manager insensible q piensa mas con el c*lo q con su cabeza >.> y lo escribo porq si no, EXPLOTO!!
    Kevin y Eli son muuuuuuy tiernos y en el fondo no me gustaría q Kiseop acabara con AJ si no con Hoon!!!! ><

    Me gusta

  2. En éstos momentos siento un profundo odio por AJ, es mi bias y ya lo odio por lo que hace y lo que no.

    Kiseop está cargando con demasiada culpa y siento que el manager lo agarra contra él y bueno, no es fácil y creo que no es justo.

    ElVin forever. Me encantó <3 ellos dos siempre estarán juntos y amén. AJ entendió y me alegro por eso, de verdad pero ahora con el gatito. No sé y luego Kiseop ha estado muy enfermo.

    Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s