¿Te cuento un secreto? – Cap7

Image

 

Disclaimer – Ukiss no me pertenece, ya saben que todo lo qui escrito es por simple diversión mía y el lector.

Nota de la Autora – Se aprecian los comentarios.

Cap7

Hay personas que nos hacen sentir diferentes…

Personas que nos hacen ver el mundo desde otra perspectiva, que te hacen olvidarte de todo aun ante tus propias ideas y convicciones… y dudar, dudar de todo lo que creías, e incluso de ti mismo.

No te resistes a su presencia, a una simple sonrisa, quieres respirar su propio aire, quieres sentir su calor y su piel contra la tuya, quieres sus labios, quieres ser quien cause cada suspiro, cada gemido, que lo único que salga de su boca sean ruegos de placer y que seas tú el causante de ellos…

Hay personas que de la noche a la mañana se convierten en algo necesario en tu vida… llegando al punto de no saber cómo vivir sin esa otra persona…

Eso es… ¿obsesión?.

Despertó, se estiro y vio hacia el techo sabiendo de inmediato que no estaba en su habitación, pero lo recordaba todo y suspiro con una enorme sonrisa; miro a su lado y levanto un poco las sabanas y lo vio, tan tranquilamente dormido, acurrucado, respirando pacíficamente.

-Kiseop…- Dijo AJ acomodándose y mirándolo, pero él ni siquiera se movió; se veía como un pacifico gatito, acerco la mano y toco sus labios sintiendo su cálido aliento, pero seguía sin moverse, así que los rozo con el pulgar abriéndolos un poco sintiendo curiosidad.

-Uhmm…- Kiseop se movió ligeramente, aun inconscientemente pero aun así intento alcanzar la mano de AJ, exactamente como un gatito que mueve una patita intentando alejar eso que interrumpe su sueño.

AJ sonrió y eso solo lo motivo a jugar un poquito más con “su gatito” y le rozo la nariz con la suya lo que provoco que Kiseop hiciera lo mismo y volviera a acurrucarse, era increíble que aun dormido se portara tan encantadoramente dulce, pero seguía sin despertarse, y ¿Qué hace el dueño cuando su gatito no hace caso?… insiste…

AJ le quito el cobertor y las sabanas de encima, lo recorrió con la mirada; era tan bellamente perfecto. -¿Con que no quieres despertar?- Le dio un corto beso en los labios y luego en el hombro, pasando por su brazo, siguió a su cadera y finalmente lo escucho suspirar y moverse quedando boca arriba; AJ rio un poco para sí mismo, ¿tan cansado estaba que no quería despertarse?; beso su abdomen que se encogía ante cada toque, seguro estaba sintiendo cosquillas, así que se atrevió a hacer lo mismo con la punta de la lengua.

-Mmmn… Ah…-

Lo estaba consiguiendo.

-¿A… AJ?- Kiseop suspiro y AJ se detuvo solo para volver a sonreír, se acerco a su entrepierna e hizo lo mismo que en su abdomen besándolo y tocándolo con la lengua. –Ah… ahh… AJ.. ¿Qué estas…?-

-¿Qué parece que hago… “gatito”?-

Aun medio dormido Kiseop entreabrió los ojos, alcanzo a ver el cuerpo desnudo de AJ sobre él tomándolo de las piernas y lo siguiente, su lengua y su boca en su miembro.

-Ah… AJ no ahhh…. No… no lo hagas…- Intento detenerlo y apartarlo, pero fue AJ quien lo detuvo primero sujetándole la muñeca.

-¿Por qué?- Lo miro desafiante.

-¿Por qué querrías hacerlo? Le sostuvo la mirada.

-Porque tu lo haces de maravilla y me dieron ganas de intentarlo- Sabia que con eso Kiseop se sonrojaría. –Porque quiero que disfrutes un poco, porque me fascina tu cuerpo… como sabe tu piel…- Se acerco hasta su rostro. – Y porque eres mío…-

“¿Suyo?”

Mientras tanto afuera de esa habitación todo era paz y tranquilidad eran apenas las 6:59 am y todos aun dormían tranquilamente cuando una puerta se abrió silenciosamente y una delgada figura en pijama azul cielo entra, cierra, la alarma del despertador suena y casi corre a apagarlo de un salto, lo agarra y lo tira a la cama de al lado.

-Uhmmmm- Una mano se asoma de debajo de las cobijas buscando el despertador pero al no encontrarlo vuelve a quedarse aparentemente dormido; entonces la misma figura delgada levanta el cobertor y las sabanas de un lado y se mete pasándole por la cintura un brazo al chico que se encuentra debajo. –Uhmmm- Y al sentir un calorcito extra se abraza a él automáticamente como si de una almohada se tratase.

-Jeje…- Pero una risita le hace reaccionar, así que o su almohada estaba viva o…

-¿Kevin?- Abrió un ojo y una dulce carita sonriente ya le saludaba.

-Hola “palomita” jeje-

-¿Qué a… como…?- Mirando a su alrededor. -¿Cuándo entraste?, y ¿mi despertador?-

-Mmm… lo tire.- señalándole a un lado, Eli se asoma y ve la cama vacía.

-¿Y Kiseop?-

-No lo sé, no estaba cuando entre- Se acomoda en su pecho. –Quería ser el primero en despertarte-

-Jaja bueno, es mejor que tener que golpear el despertador- Lo abraza de nuevo respirando el aroma de su cabello. –Bonito… sabes que no deberíamos estar así, lo prometimos-

-Lo sé, pero no estamos haciendo nada malo…- Lo mira. –Yo tengo la culpa, no quiero estar lejos de ti-

-Está bien, está bien, lo admito, y tampoco quiero tenerte lejos mmmm- Lo abraza casi estrujándolo con fuerza y Kevin le mete juguetonamente las manos por la espalda. –Woooooo… ¡¡¡espera, espera!!!-

-Jaja, ¿Por qué?, ¿tienes cosquillas?- No le hace caso y sigue pasándole las manos por la espalda.

-Jaja claro que tengo, pero me va a dar algo más que solo cosquillas sino dejas de hacer eso- Dice Eli casi retorciéndose.

-Ahhh ¿en serio?- Y con una sonrisa de triunfo Kevin empuja a Eli hasta dejarlo de espaldas a la cama y se le sube encima. –Mmmm ¿Dónde mas tendrás cosquillas?-

-Jaja uhmmm en muchas partes…- Le responde Eli con una gran sonrisa sosteniéndolo de las caderas. -¿Y tú?-

-Por supuesto… tengo muchas…- Se acerca a su rostro. -¿Quieres  saber dónde?- Mirándolo a los ojos.

-Mmm estas haciéndome otra vez trampa bonito- Lo mira atentamente pero no lo aleja.

-Si eso significa tener la oportunidad de poder  tocarte, besarte…- Rozando suavemente sus caderas con las de Eli. –Hasta que ninguno de los dos pueda resistirlo… y me arranques la ropa hasta hacerme tuyo…- Suspira dándole un beso en los labios. –Entonces si… te hago trampa…-

-¿Y si lo intentara ahora?… ¿no tendrías miedo?- Mirándolo con cierta sorpresa y ansiedad en los ojos.

-No… porque estoy contigo Eli…- Le respondió con seguridad. –Solo quiero hacerlo contigo…-

Atreverse solo tenía que atreverse… y así lo hizo, Eli lo beso apasionadamente y Kevin le respondió sin dudarlo, le paso las manos de la cintura a las piernas y de nueva cuenta hacia sus costados, le recorrió la espalda  llegando hasta su cadera, para después bajar aun mas rozándole por entre los glúteos.

-Uhmm… Eli- Suspira moviéndose contra su mano.

-¿Te gusta eso?- Se muerde los labios sin dejar de mover su mano y las caderas al mismo tiempo.

-Si… si… ¡Eli!-

-Ahh, Kevin… Kevin yo quiero…-

-¡¡¡Oigan!!!-

Abren la puerta… Eli salta…

-¡¡¡Waaaa!!!- Y sin querer suelta a Kevin y cae de espaldas a la cama. -¡¡¡Dongho!!!-

-Do… Dongho…- Eli respira bastante agitado y tratando de aparentar que no pasa nada. -¿Qué… que haces aquí?-

-¿¡Porque no tocaste antes la puerta?!- Reclama Kevin evidentemente frustrado.

-¿Para qué?- Responde Dongho desinteresadamente. –No me importan las cochinadas que hagan, solo vengo a buscar a Kiseop-

-¿¡Cuales cochinadas!?- Grita Kevin.

-No… no lo he visto- responde Eli aun nervioso.

-¿Por qué lo buscas?- Pregunta Kevin.

-Prometió hacerme de desayunar, voy a seguir buscando… mmm ¿habrá salido a comprar comida?- Y así como entro sorpresivamente, simplemente se da la vuelta y sale cerrando la puerta a su paso.

-Uuufff…- Se tira Eli sobre su almohada. –Falto poco para que nos viera… Kevin, creo que no deberíamos…-

-¿No deberíamos qué?- Se vuelve a sentar sobre el quitándose la sudadera de su pijama tirándola a un lado; Eli abre los ojos enormemente en la sorpresa, Kevin iba realmente en serio en ese momento, justo en ese momento.

-Ke… Kevin, espera, si alguien más viene no…- Intenta sentarse pero Kevin lo detiene sentándose justo sobre su entrepierna. –Uhhhmmm…-

-Nadie más va a venir, así que si vas a detenerme hazlo ahora pero… algo…- Haciendo movimientos circulares con su cadera y sintiendo el miembro de Eli despertar bajo el. –Se que una parte de ti no quiere hacerlo…- Se lanzo nuevamente a sus labios, ansiosamente metiendo la lengua en su boca, realmente no quería detenerse ahora…

Y mientras una pareja de enamorados ansiaba dejar salir todo su deseo por amarse el uno al otro; nadie se imaginaba que a tan solo unos metros de esa habitación, detrás de esa puerta al fondo del corredor, esa puerta que supuestamente nadie abría porque estaba prohibida, otro par de amantes se deshacía en medio de la pasión.

-Ah… ahh… uhmmm AJ- Gemía Kiseop casi hundiéndose entre las almohadas recargado contra la cabecera de la cama mientras AJ separaba y le sostenía las piernas con sus brazos embistiéndolo con fuerza. –Uhmm AJ ¡ahhh!, me estas lastimando así…- Pero aun cuando su expresión y el dolor era real, aun así no dejaba de arrancarle sorpresivos gemidos de placer seguidos de los movimientos involuntarios de todo su cuerpo. -¡¡Aaaah!!- Gimió y se tomo con fuerza de las sabanas revueltas bajo el y se mordió los labios aguantándose las ganas de volver a gritar de nuevo.

-¿Hablas en serio?- Le respondió con una sonrisa de completo placer sin dejar de moverse, más bien parecía que lo que las reacciones de Kiseop le provocaban era solo buscar más.

-Si… uhmmm déjame… déjame levantarme…-

-¿Quieres hacerlo tú?-

-Si…-

-Bien…- Poco a poco AJ se detiene, baja las piernas de Kiseop y sale de él, se acerca y le da un pequeño beso en los labios. –Ven entonces gatito…- Le ayuda a levantarse y a cambiar de lugares.

-¿Desde cuándo soy un gato?- Lo mira aparentemente serio pero con una leve sonrisa.

-¿Quieres saber?- Le toma del brazo y lo atrae hacia el de modo que Kiseop tuviera que gatear hacia él y recostar todo su cuerpo sobre suyo. –Porque te mueves precisamente como uno…-

-Uhmmm ¿así?- Le sonríe y se acerca hasta su oreja para lamerla y luego bajar por su cuello.

-Sí, así…- Lo rodea posesivamente de la cintura buscando sus labios y encontrar una desesperada batalla de sus lenguas buscando el control, control que esta vez ganaba Kiseop, pero a AJ no le molestaba en lo más mínimo, porque sabía que después de un beso salvaje y dominante, terminaba con un beso profundo y dulce… así era el modo de besar de Kiseop. –Eres tan hermoso… tan perfecto…- Le decía entre beso y beso, entre cada mordisco y cada roce de sus lenguas.

-Entonces…- Susurrándole y casi ronroneándole en la oreja. -¿Soy un gatito dulce? Uhmmm-

-Mmmm no, se que eres un gatito dulce, pero salvaje… y sobre todo… – Mirándolo directo a los ojos. –Mi gatito salvaje- Y sonrió satisfecho ante tal declaración, porque era verdad, para el Kiseop era suyo y lo enloquecía, lo volvía loco todo lo que hacía y le permitía hacer; tenerlo en sus brazos se estaba volviendo adicción.

-Tuyo…- Kiseop repitió suavemente y sonrió, una de esas sonrisas tan hermosas y tan suyas; AJ lo hacía sentir tan único, tan especial con esas palabras… pero ¿AJ realmente comprendía lo importante que se estaba convirtiendo Kiseop para él?

-Ya ven…- Le acaricia suavemente la espalda.

-Mmm desesperado, no me dejas descansar ni cinco minutos, ¿luego porque crees que no quiero levantarme?-

-Bueno, si tengo que despertarte como hoy, no voy a quejarme-

-Jaja… ¿aprovechándote de mí estando casi inconsciente?-

-Ah, no vas a decirme que no te gusto… gatito…- Se sienta sosteniéndose con una mano y acercándole la barbilla con la otra. –Te escuche gemir bastante bien…-

-Es tu culpa…-

-Y la tuya por ser tan irresistible- Mordiéndole el labio inferior. –Te quiero ya gatito… ya me hiciste esperar demasiado, y ya no lo soporto-

-Uhm… eso veo- Voltea a ver su entrepierna. -¿Nunca te cansas?-  Lamiéndose un par de dedos y pasándoselos por la punta.

-¿Teniéndote a ti?, nunca…- Aguantando la respiración justo en el momento en que Kiseop volvía a tomarlo entre sus labios.

Mientras tanto afuera Dongho estaba sentado en el sillón mirando el celular de Kiseop; había recibido anoche dos llamadas de su madre pero obviamente no contesto ninguna y no sabía si decirle sin tener que devolverle el celular, quizás no debería decirle nada, pero si su mamá lo buscaba probablemente era por algo importante.

-Dongho…- Se aparece Soohyun bostezando. -¿Qué haces despierto tan temprano?-

-Busco comida….- Acurrucándose con cara de puchero.

-Jaja, en otras palabras buscas a Kiseop…-

-Siiiiii…-

-¿Y donde esta?, aun no me huele a nada rico por aquí-

-No sé donde estaaaaaaaaaaaaa… hyung, ¿crees que haya salido?-

-Ehm no lo creo, ¿ya buscaste en su cuarto?-

-Sí y solo estaban Eli y Kevin manoseándose mutuamente- Hace mas puchero.

-¡¡¡Mano… ¿Qué? Ahh!!! Dongho  no digas cosas que no son-

-Pero si son, yo los vi, Kevin casi estaba comiéndose a Eli a…-

-¡¡Agh!! No, no me hagas pensar en eso- Grita Soohyun tapándose las orejas.

-Ay hyung ¿no me digas que no te lo esperabas de esos dos?-

-Sí, claro que sí, pero no iba a ponerme a pensar en “detalles”, lo que pase es cosa suya así que tu no digas nada “pequeño”- Le jala los cachetes.

-Ay ya sabes que no digo nada…- Deja a Soohyun sentarse a un lado. –Oye hyung… quiero a Kiseop-

-Ah bueno… yo también…- Responde tranquilamente.

-¡Hablo en serio!- Reclama Dongho mirándolo “enojado”.

-Yo también, ambos lo queremos, todos en el grupo y sus amigos, familia y las fans…-

-Ash tu no entiendes, no me refiero a eso…- Se cruza de brazos.

-No… si entiendo, el te quiere mucho, y vaya que te consiente…- Lo mira y lo señala poniéndole un dedo en la nariz. –Y si, siempre voy a quejarme de eso, eres como un hermano menor para todos jeje bueno si eres el menor, pero a lo que me refiero es que… no quiero que te confundas por ese cariño que siente por ti, con algo más-

-¿Qué no crees que lo quiero de verdad?- Aun mirándolo enfadado.

-Ok, ok… mira… ¿ya se lo dijiste por lo menos?-

-¿Decirle?- Lo mira como si no comprendiera la razón de decir algo que a él le parecía tan lógico.

-Claro, sino cómo vas a saber lo que él siente… aunque- Se queda pensando en lo ocurrido hace una semana. –Aunque no sabía que a él también le gustaran los chicos y considerando lo ocurrido con Dong Woo…-

-El no importa y yo se que a Kiseop no le gusta-

-¿Cómo?- Soohyun se queda confundido.

-Yo sé que no le gusta, aunque a Dong Woo si le guste Kiseop; y lo sé porque él me lo dijo una vez-

-¿Entonces lo que paso…?-

-Pues como dijo Dong Woo, a lo mejor si estaba solo jugando- Responde Dongho seguro, aunque en el fondo si debía admitir que tenía algunas dudas.

-Bueno quizás así haya sido- Había algo que Soohyun comenzaba a percibir extraño pero era muy pronto como pasa sospechar.

-Entonces ¿si me crees ahora hyung?-

-Ahh eso… Dongho, una relación así aquí es difícil, sabes que todos los ojos de los medios y las fans están sobre nosotros, una relación entre nosotros, tendría que esconderse definitivamente; y por otro lado como te dije antes, piensa bien la situación y no confundas el cariño que todos nos tenemos como amigos, compañeros y familia con algo más, pero si estás seguro, habla con Kiseop, de uno u otro modo el te entenderá y sabrá que decirte-

-No quiero que me diga que no…-

-Diga lo que diga, te va a seguir queriendo, y tu a él ¿o no?-

-Mmm… sí, creo que si…-

-Bueno eso me alegra y ahora… pensemos en lo importante, ¿vamos a ver que hay en el refrigerador y vemos que logramos hacer o desayunamos cereal?-

-Ah… nooooooo- Dongho le pone cara de berrinche. –Mejor vamos a esperar a que Kiseop regrese-

-Jaja bueno, entonces…- Le pasa un brazo por los hombros. –Veamos mientras que hay en televisión…- Soohyun voltea a ver la pantalla donde pasaban las noticias matutinas y eso era algo que Dongho nunca veía porque le aburrían. -¿Por qué vez ese canal y porque las lámparas están encendidas?-

-No sé, así estaba todo cuando llegue- responde Dongho tomando el control remoto y cambiándole de canal.

Lo que nadie sabía en ese momento es que los responsables de ese pequeño “olvido”, estaban cerca de ahí y completamente ajenos a todo lo que ocurría a su alrededor, afuera de esas cuatro paredes que los alejaban del resto del mundo.

Ambos y sumamente agitados, AJ y Kiseop respiraban pesadamente; Kiseop se había dejado caer a un lado sudando y sin poder sostenerse más; AJ se encontraba igual de agitado, aun así encontró la fuerza suficiente para girar y acercarse a Kiseop para besarlo.

-Ah… es… mmm AJ…- Le sonríe apenas sin poder responderle el beso. –AJ necesito… necesito respirar…-

-Yo también…- Le sonríe levemente y vuelve a besarlo, abrazándolo y atrayéndolo hacia el aun de forma posesiva y demandante.

-Jaeseop… en… en verdad necesito respirar ah…- Se separa un poco cuanto puede quedándose boca arriba respirando profundamente. –Aaahhh en verdad, ahora estoy más agotado que al despertar- Se vuelve a dar la vuelta y a acurrucarse cuando siente los dedos de AJ acariciándole los labios y abre los ojos. -¿Qué pasa?-

-Mmm nada…- Pero una sonrisa de completa felicidad había surgido en su rostro. –Es solo que…- Se acerca y se acomoda a un lado de Kiseop, rozándole tiernamente la nariz con la suya como había hecho minutos antes de que despertara. –Dijiste mi nombre…-

-Uhm… es verdad, ¿no debería hacerlo?- Respondió Kiseop con un profundo suspiro, realmente parecía que iba a dormirse en cualquier momento.

-Hazlo…- Le dijo AJ y Kiseop lo miro atentamente. –Siempre que estemos juntos, cuando tú quieras llámame por mi nombre-

-¿Estas… seguro?-

Podría parecer tonto que con el tiempo que llevaban de conocerse no se llamaran mucho usando su nombre real, pero era cierto; costumbre, tiempo, cercanía… no es que nunca antes lo haya llamado por su nombre verdadero pero ahora, en ese momento, era como una “aceptación” de que AJ le permitía ser más cercano a él y tenerle un tipo de confianza mas allá de solo amigos y compañeros de grupo; y para Kiseop significaba más que solo haber aceptado tener sexo, era como si una parte de AJ le hubiese correspondido a lo que él sentía y fuera algo mutuo, aunque hasta ahora no le había dicho que estaba enamorado de él; y la verdad no sabía si se lo diría alguna vez… quizás después… quizás AJ se enamoraría de él también… por ahora era evidente que ambos se gustaban y atraían enormemente, y con eso era feliz, que AJ lo deseara, lo besara y lo hiciera suyo cuantas veces quisiera, lo hacía feliz.

-Muy seguro, así como yo te llamare “gatito” cuando quiera-  Dijo con una amplia sonrisa y Kiseop se sonrojo sin querer abriendo los ojos como platos.

-¿Qué?, ah no, no puedes, no debes, eso es…-

-Ajajajaja…- AJ termina estallando en risas. –No te llamare así frente a las cámaras o una entrevista es obvio, pero si estamos solos como ahora lo hare-

-¿Cómo estas tan seguro que te dejare hacerlo?, ¿y si no me gusta?- Lo mira fingiendo enojo.

-Bueno, no te has quejado hasta ahora…- Sin dejar de sonreír. –Y aunque no me dejes, lo hare y si te enoja, con más razón te llamare así “mi gatito”- Le acaricia suavemente la mejilla.

-De acuerdo mm tu ganas- Le hace una cara de puchero exactamente igual y tan encantadora como en las selca que usualmente subía a su twitter.

-Ohhh que momento tan perfecto como para tomarte una foto, debería buscar mi celular-

-¡¡¡Ni se te ocurra!!!- Empuja a AJ y este solo termina riendo. –No vas a tomarme fotos estando desnudo-

-¡¡¡Ajajajajaja, calmate jajaja, no era en serio!!!-

-¡¡Callate!!- Kiseop se le va encima y le tapa la boca. –Van a oírte…-

-Si… claro, con todo lo que gritamos anoche, me sorprende que no vinieran a callarnos- Pero AJ simplemente parecía no estar preocupado.

-Ahh no me digas eso… – Esconde la cara entre el cuello de AJ. –No voy a querer ni verlos a la cara sin imaginar si nos escucharon o no-

-Jaja… – Lo abraza. –No creo que nos escucharan, pero sí lo hicieron créeme que tendrían envidia; yo tendría envidia-

-Uhmm mentiroso- Recarga la cabeza en su pecho. –Pero aun así te creo-

-Lo dije en serio…-

-Mmm, ya dije que te creo… auuhm tengo sueño…-

-¿En serio? Uhm y yo que ya comienzo a tener hambre, tengo ganas de un café para desayunar con…-

-¡Desayunar!- Kiseop abre los ojos y se sienta de golpe. –Se me olvido…-

-¿Qué?- AJ también se sienta para saber que ocurre.

-Olvide… olvide que le prometí a Dongho hacerle el desayuno…- Está a punto  de levantarse pero AJ lo detiene del brazo.

-No vayas, ¿es tan necesario?- Lo mira seriamente. –Dongho no es un niño como para que no sepa hacerlo por sí mismo-

-Ya lo sé… pero se lo prometí-

-Si… claro… solo dame una buena razón para hacerlo…- Lo mira seriamente sin soltarlo esperando su respuesta.

-Quiero mucho a Dongho- Le responde simplemente con una sonrisa. –Tenemos cosas en común como el gusto por las cosas dulces, simplemente me gusta hacerlo feliz-

Pero esa respuesta a AJ no parecía convencerle en lo absoluto y tomando a Kiseop de los hombros lo vuelve a dejar contra la cama.

-Mejor busca otra excusa, porque con esa respuesta no te dejare salir de aquí…-

-Uhmmm- Volviéndole a hacer cara de puchero. –Jaeseop pero que posesivo eres-

-¿Qué?, ja, ¿de qué hablas?, es solo que tu respuesta no me convence-

-Mmm si claro…- Sonríe y le saca la lengua. –Me gusta ver que todos ustedes sean felices…-Le rodea el cuello con ambos brazos. –Así que si quieres algo en especial, dímelo…-

-Mmmm no se… solo había pensado en el café así que… sorpréndeme…-

-Ahhh eso significa que si me dejaras levantarme, ¿verdad?- Sonriéndole encantadoramente.

-Mmm, está bien- Se le quita de encima y ayuda a Kiseop a sentarse. –Esperare unos minutos después de ti para salir-

-De acuerdo, pero mientras dejas que el tiempo pase, vas a quitar y cambiar las sabanas y cobertores de la cama-

-Ah ¿yo? Y luego ¿Dónde las dejo?-

-Nada de que las dejas, no sé cómo pero vas a lavarlas sin que nadie se entere-

-¿Ah?, ¿Cómo voy a meter todo esto a la lavadora y luego esperar a que se seque sin que nadie pregunte?-

-No lo sé, tú me trajiste aquí-

-Pues yo no deje así de manchadas las sabanas solo, gatito…-

-No… pero si el que tuvo la idea de hacerlo cuatro veces entre anoche y hace un rato- Se levanta finalmente de la cama. –Y no me quejo en lo absoluto pero si yo cocino, tu lavas, es un trato justo ¿no te parece?- Y con una última sonrisa se pone a buscar y a levantar su ropa.

-Está bien, tú ganas gatito- Suspira y sonríe mientras ve a Kiseop caminar por todos lados hasta que se da cuenta y voltea a verlo.

-Jaeseop… ¿me estas mirando nada mas sin hacer nada?- Kiseop se cruza de brazos.

-Jaja si hago algo, disfruto lo que veo- Sonríe descaradamente mirándolo de arriba abajo hasta que Kiseop le tira su ropa en la cabeza. –Jajajaj ¡oye!-

-Pervertido…- Finge molestia pero termina por sacarle la lengua mientras acaba de vestirse rápidamente.

-Quizás lo sea, pero eso si es totalmente culpa tuya-

-Ok eso si lo aceptare- Se acerca y le da un beso en los labios. –Nos vemos en un rato para desayunar, te estaré esperando-

-No faltare gatito…-

Y con una última sonrisa se despiden momentáneamente, Kiseop abre cuidadosamente la puerta, escucha voces en la sala, su habitación esta a tan solo tres puertas de ahí, sale y cierra despacio; corre rápidamente a su cuarto sin imaginarse lo que ocurría ahí dentro.

La ropa de ambos había terminado tirada en todas partes, hacia ya un rato que Kevin había logrado quitarle la playera y el pants que Eli usaba de pijama, se había subido a sus piernas sin querer dejarlo escapar esta vez, lo invito a quitarle el resto de la ropa que le quedaba, a que lo tocara, a que lo dejara saborear la piel de su pecho tal y como Eli había hecho ya una vez y le había quitado la ropa interior.

-Kevin… Kevin te quiero… lo hare ahora…- Le decía mientras lo abrazaba y lo cargaba para acostarlo en la cama y quedar sobre él.

-Si… Eli ya no quiero esperar más…- Lo beso desesperadamente, separo las piernas para darle más espacio y lo abrazo, Eli lo tomo de la cintura, Kevin seria suyo, solo suyo…

-Eli ¿estás despierto?- Kiseop abre la puerta.

-¡¡¡Kiseop!!!- Grita y se aferra a Kevin.

-¡¡Waaaaaaaa nooooooooo!!!-  Kevin también grita y esconde el rostro en el pecho de Eli.

-¡¡lo siento, lo siento!!!- Cierra los ojos y se voltea intentando llegar al baño sin chocar con algo o tropezarse con la ropa tirada, como puede llega al baño y se mete. -¡Perdón!- Cierra pero de inmediato vuelve a abrir la puerta. –No me vieron entrar, no estaba aquí… ¡¡perdón!!- Cierra y pone el seguro, dejando a Eli y a Kevin completamente en shock.

-Ke… Kevin creo que es mejor… no es seguro hacerlo aquí…-

-Noooooooo… Eli… no es justo no, nooooo-

-¡¿Qué pasa?!- Llega corriendo Soohyun.

-¡¡No hyung!!- Como puede Eli toma las sabanas y se envuelve en ellas junto con Kevin.

-¡¡Agh no, no mi cerebro!!- Grita Soohyun tapándose la cara. –¡¡¡No me hagan pensar cosas!!!-

-¿Cuáles cosas?- Llega Dongho a asomarse.

-¡¡¡Nada!!!- Gritan todos al mismo tiempo.

Definitivamente ya no había remedio, la mañana había comenzado bastante “agitada” para todos y a Kevin y a Eli no les quedaba más remedio que volver a esperar, o quizás ese momento especial lo estaban buscando demasiado cuando lo ideal sería solo esperar a que llegara por sí mismo.

Cerca de dos horas después casi todos están sentados a la mesa, a excepción de AJ que al parecer había salido por algo importante, Soohyun intentaba como podía hacer platica tratando de que el “incidente” de antes se olvidara pero Eli lucia realmente apenado mientras Kevin estaba casi tirado con la cara sobre la mesa, se sentía tan terriblemente frustrado, lo había intentado, pero Eli tenía razón, un departamento habitado por siete chicos y ocasionalmente un manager o familiar no era un sitio seguro, cualquiera podría darse cuenta, era “imposible”, o eso es lo que ellos aun creían, porque esa regla de “imposible” parecía que AJ y Kiseop se la habían pasado por alto, claro que eso nadie lo sabía.

Y mientras los chicos de Ukiss se disponían a iniciar una mañana con un desayuno en casa; en otra parte de la ciudad otro grupo de chicos también estaba por iniciar el día.

Era la casa donde vivían los chicos de Infinite donde las actividades cotidianas como barrer, limpiar un poco el desorden, preparar el desayuno y lavar la ropa era algo que ya tenían todos perfectamente bien organizado, y aunque se suponía debían hacer todo en equipo, había uno de ellos que se estaba tomando una media hora más de descanso.

-Hey… Dong Woo- Entra un chico alto y de mirada seria y aparentemente fría, pero que tan solo al entrar a la habitación aun a oscuras por las cortinas cerradas y ver a su compañero de cuarto lo hacía sacar otra parte de su personalidad que aunque todos sabían que existía, pocos tenían la oportunidad de conocer los motivos que hacían salir ese lado amable y encantador; y uno de ellos era precisamente ese chico que dormía tan profundamente y a sus anchas en la cama revuelta.

-Flojo, despierta ya…- Ese chico era Kim Myung Soo o mejor dicho L como era conocido artísticamente dentro del grupo, era un chico realmente atractivo, era buen bailarín, cantante, modelo y… -Bien si no quieres despertar, mejor para mi…- Se acerca y le da un beso en la frente y a no obtener respuesta le roba un beso en los labios.

-Uhmmmm….- Dong Woo comienza a reaccionar y Myung Soo solo retrocede, y sin previo aviso salta sobre la cama.

-¡¡Deeeespierta!!- Sigue saltándole encima.

-Ahhh… Myung Soo eres tu ¡ah no saltes no saltes!- Se sienta aun con los ojos cerrados, lo detiene de los brazos, espera unos segundos y se vuelve a dejar caer a la cama para seguir durmiendo.

-Eres un flojo ya despierta que ya todos están haciendo algo menos tu-

-Si ya te oí, ya te oí uhmmm- Bosteza perezosamente y abre los ojos al recordar algo aparentemente muy importante. –Kiseop… – Busca de inmediato su celular entre las sabanas hasta que lo encuentra debajo de una almohada, lo revisa pero al no ver mensaje o una llamada se vuelve a tirar decepcionado.

-¿No te contesta?- Pregunta Myung Soo sentándose a su lado.

-No y ya mande más de 10 mensajes, ¿crees que estará enojado conmigo?-

-No lo sé- Se sube a la cama y se acuesta a un lado por encima de los cobertores. –Aunque si en realidad quieres saber como esta, quizás deberías hablar con él personalmente-

-Me encantaría…- Suspira profundamente. –Pero nos modificaron los horarios de modo que no nos encontráramos y le he llamado con intención de vernos en alguna parte, pero no me ha respondido-

-Uhmm- Myung Soo no sabía que mas decirle, le gustaría ayudar de alguna forma a Dong Woo para animarlo. –Oye… de verdad ¿de verdad te gusta tanto Kiseop?-

-Si…- Voltea a ver a Myung Soo. –Creo que me encanta, cuando sonríe es…- Inconscientemente el sonríe también. –Es increíblemente divertido, en apariencia parece no hablar mucho y se ve muy tranquilo y serio como tú, pero cuando tienes su confianza… aaahh…- Vuelve a suspirar. – Es imposible no fijarse en el te lo aseguro-

-Uhmm…- Myung Soo le sonríe comprensivamente, sin embargo no podía estar igual de feliz que Dong Woo. –Si realmente quieres verlo… te ayudare-

-¿En serio?- Voltea a verlo con una sonrisa de oreja a oreja. –Ahhhhhh por eso eres mi amigo, ¡eres el mejor!- Se voltea mas para tomarlo de la cabeza y darle un sonoro beso en los labios no una, sino tres veces.

-Ahh no, no Dong Woo no hagas eso- Intenta quitárselo de encima pero al no lograrlo solo se rinde y se deja abrazar con cara de fingido enojo. –Sigue haciendo eso y no te ayudare-

-Ahh se que lo harás…-Dándole más besos en la mejilla. –Porque por más cara de enojado que pongas eres como un pan de dulce-

-Ash no es cierto y ya quítate o ahora si te tiro de la cama- Sube un pie logrando ponérselo en el pecho dispuesto a empujarlo, tenia suerte de ser  lo suficientemente flexible.

-Está bien…- Lo suelta y de un salto se pone de pie. –¿A quién le toco hacer el desayuno hoy?- Le da una mano para levantarlo.

-A Seong Yeol- Le toma la mano y se levanta.

-Entonces vamos que muero de hambre…- Abre la puerta dispuesto a salir.

-Ahmmm, yo iré en un rato, tu ve primero Dong Woo, además aun tengo que recoger  la ropa sucia para llevarla a lavar-

-¿Seguro?-

-Sí, adelántate…- Le aseguro Myung Soo y finalmente Dong Woo salió dejándolo solo. –Eres tan impulsivo Dong Woo, que realmente no te das cuenta de nada-

Ese era el otro detalle, Myung Soo podría ser atractivo, un buen modelo, cantante y bailarín… pero también se había enamorado de su amigo sin darse cuenta, pero claro que Dong Woo no lo sabía porque él solo tenía ojos para Kiseop.

-Y todavía… me atrevo a decirte que te ayudare a verlo… soy un idiota…-

Enamorarse… en definitiva siempre nos lleva a hacer cosas que jamás haríamos.

Un par de horas después el desayuno ya había terminado y AJ aun no regresaba, Kiseop quiso esperarlo pero al final decidió comer con los demás.

-Kiseeeooop… ¿Qué haces?-  Se asoma Dongho a la cocina.

-Pensaba lavar los platos- Decía mientras veía hacia la calle a través de la pequeña ventana junto a un mueble de despensa.

-Mmmm no los laves- Se acerca y se recarga en su hombro.

-Uhm entonces ¿los quieres lavar tu?- Le pica cariñosamente la mejilla.

-Mmm no yo no- Lo abraza por la cintura. –¿Mañana también me harás de desayunar verdad?-

-Jaja, ¿mañana también?- Le pasa un brazo por los hombros. –¿Qué tal si a alguien más se le ocurre querer comer otra cosa?-

-Pues, más para mí- Le dice sonriendo.

-Ah no, ni creas que te dejare comer tanto- Lo abraza. -¿Qué hago si te enfermas o te pones gordito como un osito? La culpa será mía-

-No me importa- Lo abraza mas fuerte haciéndole puchero. –Cocinas rico, además nadie se ha quejado-

-¿En serio te gusta como cocino?, creí que era muy malo-

-Jeje, antes si, se te pasaban los condimentos, pero lo dulce siempre te queda perfecto, así que deberías agradecerme-

-¿Agradecerte?-

-Sí, porque gracias a MI y que te pido el desayuno  a diario has mejorado-

-Jaja auhmmm tienes razón, creo que es porque siempre que cocino, lo hago pensando en que a ti te guste-

-¡Vez!, agradéceme el doble, yo soy tu inspiración-

-Eso es porque te quiero mucho-  Lo toma de las mejillas apretándolo, frunciendo los labios haciendo a juego ademan de besarlo, pero claro que no iba a hacerlo; lo que no se esperaba es que Dongho si lo hiciera, se le acerco dejando su cabeza contra la pared, no quería que se le escapara y Kiseop estaba tan sorprendido que de la impresión no se movió, pero no fue necesario porque Dongho tampoco lo hizo solo permaneció así; era un beso sencillo, solo en los labios, era prácticamente tierno y quizás por eso Kiseop no quiso moverse y dejo que sus ojos se cerraran lentamente para sentir únicamente ese contacto, los labios de Dongho se sentían cálidos y agradables como él.

Hasta que el beso termino y se separo de los labios de Kiseop, el también había cerrado los ojos, se sentía algo sonrojado pero sobre todo feliz de lo que había hecho, vio el momento en que Kiseop volvía a abrir los ojos, estaba sorprendido pero sabía que no estaba enojado.

-Do… Dongho que…- Suspiro. -¿Por qué lo hiciste?-

-Porque quise- Se encoge de hombros y le sonríe. –Y porque te quiero- Se abraza a Kiseop acomodando la cabeza entre su cuello y hombro.

-También te quiero, muchísimo Dongho- Le corresponde el abrazo aunque aun no lograba entender del todo porque lo había besado, pero se trataba de Dongho, no podía enojarse con él. –Eres mi “oso latoso”- Lo abraza aun mas fuerte casi levantándolo del piso.

-¡Oye!, ¿estás diciendo que estoy gordo o qué?- Lo mira haciéndole puchero.

-Jajaja no, lo que quiero decir es que eres, simplemente abrazable- Sigue sin soltarlo. –Y pase lo que pase, tú me alegras todos los días, eres parte de mi vida, así que… no se te ocurra dejarme a un lado… nunca, ¿entendido?-

-Entendido- Le responde sonriendo muy seguro, cuando el teléfono del departamento suena, Kiseop y Dongho se miran sin tener idea de quien llamaría, así que baja a Dongho y es Kiseop quien corre hasta la sala a contestar.

-¿Si?… ah ¡mamá!-

Al escuchar Dongho se asusta por un momento y recuerda de inmediato que esa era la razón por la que había ido a la cocina a hablar con Kiseop realmente, quería decirle de las llamadas de su madre, aunque ahora que ella había hablado primero ya no tenía necesidad de inventarse alguna excusa para que la llamara.

-Ahm si lo sé mamá se que no he llamado a casa, no es que no quiera saludarte ya lo sabes es que, a habido muchas cosas de trabajo, me eligieron para modelar y… ¿llamadas?, anoche… ah eso es que, perdí mi teléfono… si, ya… entiendo-

Se quedo cerca, aparentando no poner atención, pero Dongho quería saber o por lo menos intentar adivinar porque lo había querido llamar tan insistentemente anoche, aunque por la expresión de Kiseop, su mamá parecía estarlo regañando o algo así, quizás por haber “perdido” el celular.

-Si está bien, no hay problema, nos vemos… te quiero mamá…- Termina la llamada y cuelga poniendo cara de niño regañado.

-Era tu mamá ¿verdad?, ¿Qué te dijo?- Pregunta curioso Dongho.

-Uhm, al parecer me estuvo llamando anoche pero como perdí el celular nunca me entere y también me regaño por eso, dice que debí comprarme otro de inmediato y avisarle, pero ahh ya ves… han pasado muchas cosas estos días… que lo olvide- Se deja caer de golpe en el sillón haciendo una pequeña mueca de dolor y no precisamente dolor por haber sido regañado sino por “otras cosas”, pero no podía quejarse con Dongho ahí al lado, sino con el verdadero responsable, el cual aun no regresaba de “su asunto importante”, tan importante que ni siquiera se presento a desayunar como le había prometido.

-Y tu mamá, ¿quiere que vayas a verla o algo así?- Pregunta Dongho sentándose a un lado.

-Sí, no ocurre nada serio pero ya sabes, en ocasiones a las mamás les da nostalgia por comer toda la familia en la misma mesa y esas cosas, además, tiene razón, hace tiempo que no he ido a verla-

-¿Iras hoy?-

-Sí, creo que iré un rato y quizás llevarle algún regalo, un postre…-

-Ahhh ¿puedo ir contigo Kiseop?-

-¿A mi casa?, mmm no decías que mi papá te daba miedo cuando lo conociste?-

-Ahm, si pero no importa, además hoy tenemos el día libre y no quiero quedarme hoy en casa, mejor voy contigo-

-Mmmm bueno si eso quieres, está bien- Le sonríe y Dongho se levanta feliz.

-Entonces, iré a cambiarme y en un rato nos vamos…-

Justo en ese momento la puerta del departamento se abre y entra el gran ausente, AJ, que solo de verlo Dongho corre hacia él.

-Llegas tarde, no hay comida y, saldré con Kiseop jojo- Se da la vuelta y se va corriendo a su cuarto dejando a AJ viéndolo raro, no entendía para que le decía eso, además ¿para que saldría con él? pero entonces ve a Kiseop sentado en el sillón y se acerca dejándose caer a un lado suyo, ocupando el lugar donde antes estaba Dongho.

-Uuufff, al fin llegue, estoy cansado y muero, realmente muero de hambre- Se recarga en el respaldo esperando respuesta pero Kiseop no le dice nada. -¿Qué pasa?- Intenta tomarlo del brazo pero se levanta.

-Prometiste venir a desayunar- Lo mira con cierta expresión de reproche y se va a la cocina.

-Oye…- Se levanta y lo sigue. -¿Ahora tú eres el posesivo?-

-No lo soy- Abre el refrigerador sacando una jarra con jugo de naranja. –Solo dije que no viniste, pero si tenias algo más importante que hacer, lo entiendo- Le sirve un vaso con jugo a AJ.

-¿Te acordaste de mí?- Sonríe y toma el vaso de jugo. -¿No quieres saber a donde fui?-

-Mmm no…- Se voltea y se va directo a la alacena por un plato. –Siéntate…- Le ordena.

-Estas molesto…- Lo mira fijamente.

-Ya te dije que no- Kiseop le devuelve la mirada. –Solo siéntate…-

-Auhm… como quieras…- Se acerca, se sube al mueble y se sienta justo al lado del fregadero. –No especificaste donde sentarme así que ya lo estoy-

-¿Intentas hacerme enojar?-  Haciéndole una mueca.

-¡Ja!…- Y aunque AJ intenta mantener la compostura, las expresiones de Kiseop siempre le hacen sonreír, pero intenta volver a estar serio y le responde. –Tú eres el que está molesto, no yo-

-No estoy molesto… y toma- Le entrega el plato, AJ lo sostiene y luego le sirve arroz de una arrocera y varias mandu rellenas de carne.

-Oh… wow…- Definitivamente AJ termina sonriendo. –Creí que Dongho había dicho que ya no había comida-

-Escondí, solo un poquito- Le da un par de palillos y se recarga en el refrigerador. AJ lo mira y da un golpecito al lado de él en el mueble.

-Ven…- Le pide que suba.

-Mmm…- Kiseop voltea a ver el mueble y haciéndole puchero se niega. –No…-

-¿Ahora qué?, dijiste que no estabas enojado- Suspira y se le queda viendo.

-No es enojo…- Se cruza de brazos. –Es dolor…-

-… ¿Eh?…- Lo mira sin entender. -¿Doler qué?-

-¿Cómo qué?- Lo mira indignado. –Tú tienes la culpa de que me duela el trasero-

Y ante semejante declaración ambos se quedaron en completo silencio, eso hasta que AJ reacciona y comprendiendo perfectamente a lo que Kiseop se refería está a punto de estallar de risa pero se aguanta y baja del mueble.

-Ríete y te juro que… ¡agh!- Kiseop le da la espalda cuando siente los brazos de AJ rodearle la cintura y una risita contra su cuello. –Mmmm no te rías-

-Jem… uhm ya, ya perdona gatito es que… jaja no creí que lo dirías-

-Jaeseop… – Lo mira. –Es demasiado obvio que me dolería, te dije que me estabas lastimando pero no me hiciste caso-

-Ok, ok ya… es culpa mía…- Le da la vuelta para poder abrazarlo cómodamente. –Te prometo que no volverá a pasar- Le recorre y le acaricia suavemente la espalda hasta llegar a su cadera. –Te prometo que no volveré a lastimarte-

-Te creo… pero…-

-¿Pero?-

-Jaeseop, dime ¿A dónde fuiste y tardaste dos horas en volver?-

-Oh ¿ahora si quieres saber? Dijiste que no querías-

-Bueno, no me digas si no quieres… me da igual-

-Jaja calma gatito, salí a intentar limpiar “nuestro pequeño desastre”-

-¿Las sabanas?, ¿Qué les hiciste?- Lo mira curioso.

-Tú dijiste que las lavara y lo intente, pero no lo logre así que me las lleve a la lavandería-

-Jajaja bueno cumpliste con tu parte del trato…- Mira el plato a un lado, toma un mandu con los palillos y se lo ofrece a AJ. –Y yo cumplí con el mío-

-Uhmmm- Se come el mandu casi de una mordida. –Un desayuno perfecto…- Mira a Kiseop y se acerca con intensiones de besarlo.

-Hey Kis…eop…- Aparece Hoon en la puerta y por instinto AJ aleja a Kiseop de golpe, quizás un poco bruscamente. –Ah, AJ ya regresaste, ehm Kiseop venía a avisarte que aunque el cumpleaños de Kevin es mañana, como hoy tenemos el día libre pensábamos en salir todo el día y cenar en alguna parte, claro la invitación es para ambos…-

-Ohh claro yo iré- Responde AJ mientras sigue comiendo como si no hubiera pasado nada.

-Ah, yo no puedo, saldré y no puedo faltar…-

-Ehm pues… está bien… supongo- Hoon los mira y se queda pensando en que algo habría ocurrido de no haber aparecido. –Oigan yo… ¿interrumpí algo?-

-Ahm…- Kiseop está por responder pero AJ se le adelanta.

-No, para nada, yo solo estoy comiendo-

-Si… yo… ya se hace tarde y debo irme, y perdón ya no lave los platos- Kiseop se despide rápidamente de ambos y se va a su habitación; tenía que admitir que le había dolido un poco la reacción de AJ de fingir que nada pasaba, pero también suponía que no era algo tan fácil de admitir ante los demás, y por otro lado se suponía que pasara lo que pasara seria solo algo que habían acordado entre los dos y no tenían que enterarse los demás.

Cuando entra a su habitación se  encuentra a Eli tirado sobre su cama con expresión perdida mirando al techo. –Mmmm… ¿Qué miras?-

-Kiseop… mmm nada- Pero Eli no sonaba muy convincente.

-No… ya en serio… ¿Qué miras?- Se tira a un lado de Eli imitándolo, esa era su forma de decirle sutilmente que si algo le preocupaba podía decirle.

-Tengo… algo de miedo- Admite Eli finalmente.

-¿Tu?, vamos ¿a que podrías temerle?- Sigue mirando el techo junto con él.

-¿No lo imaginas?, Kiesop no soy tan valiente como parece; una cosa puede ser mi fuerza y condición física pero… lo que siento por dentro… puede ser muy diferente-

-Ya lo sé; se que eres tímido y reservado en algunas cosas, todos tememos a algo, ¿tu a que le temes?-

-No lo sé exactamente pero creo que es a lo que siento, y al cambio-

-¿Aun es por lo que sientes por Kevin?, bueno por lo que vi hoy creía que eso ya no te preocupaba-

-¡Agh! No me recuerdes eso que después también entro Soohyun y Dongho y ya no sabía dónde esconderme- Tapándose la cara con un brazo.

-Vas a hacer que me sienta culpable; de no haber sido porque llegue y abrí la puerta quizás ustedes…-

-No, no es eso es que… por momentos creo que llegaste justo a tiempo-

-¿Qué?, Eli suena como si te hubiera salvado de “una tragedia”, no lo dices en serio ¿o sí?-

-No una tragedia sino que…- De nuevo Eli o sabia como explicarse.

-¿Es muy rápido para que eso pase?- Pregunta Kiseop tratando de deducir que era lo que pasaba.

-Ahora sé que no es por sexo, de verdad lo amo, pero no quiero que las cosas cambien entre nosotros, es decir, aun temo que no funcione esto y aun así seguir viviendo y trabajando juntos, y luego ¿Qué pasaría con los demás?, ¿lo entenderían?, y nuestras familias, ¿deberían saberlo?, yo no me atrevo, no a mi madre y… y mi padre ni siquiera está en Corea… siento que él me entendería… y si pudiera verlo-

-Piensas… en muchas cosas a la vez…- Kiseop guarda silencio unos minutos y luego continúa. –Hay cosas que cambiaran inevitablemente, porque esa otra persona a quien decides entregarle tu corazón por primera vez se convierte en algo más que un simple amigo, se convierte en tu motivo de vivir y sonreír día con día; no puedo decirte si las cosas funcionaran o no después, eso solo lo sabrán ustedes con el tiempo; se que hablar con los padres no es cosa fácil; pero si es necesario deberán buscar el momento adecuado, y aun cuando no lo entiendan fácilmente aun estamos nosotros, somos también una familia ¿o no?-

-Tienes razón…- Eli sonríe un poco sintiéndose ligeramente más aliviado.

-Y aunque los demás no lo entendieran, yo lo hare…- Le extiende la mano para estrecharla con la de Eli y el la acepta.

-Gracias… Kiseop, ¿sabes que hablas como todo un experto?, ¿Cuántas veces te has enamorado?-

-Ehm… no Eli… no se tanto como parece, no sé en realidad…- Y era verdad, le daba consejos a su amigo cuando el mismo se encontraba en una situación confusa. –Solo date cuenta que dijiste algo muy importante-

-¿Yo?, ¿Qué dije?-

-Que lo amas…- Le dijo Kiseop y Eli se sonrojo completamente. –Y que pongas esa cara toda roja solo lo confirma- Sonríe. –Si hay cosas que cambiaran entre los dos pero no tiene que ser algo malo, y quizás esta mañana no era el momento indicado para hacerlo; no lo busquen tanto, eso llegara  por sí mismo; Kevin te ama estoy seguro, eres atento y considerado, divertido, fuerte, atractivo y.. ahhh bueno ¿es necesario que te describa?-

-Jaja no pero, continua anda, me sube el ánimo-

-Olvídalo, solo diré… que serias el novio perfecto Eli-

-Ajajaja gracias Kiseop eh, oye tu me dejas hablar sobre mis problemas y lo que me pasa pero hasta ahora no me has dicho quien es el chico del que te enamoraste. Dime ¿es tan perfecto como yo?- Le pregunta sonriendo con una mueca tonta.

-Ehhhh… no exactamente-

-Ah… entonces no ha de ser nada guapo, seguro es muy feo-

-¡Jaja oh si muy feo!, pero nos llevamos bien… de algún modo parece que nos entendemos… y… me dice “gatito”- Ahora era turno de Kiseop de sonrojarse.

-Uhhh jaja gatito… vaya- Mira a Kiseop atentamente. –Tiene razón eres como un gatito y uno muy enamorado, pero sigues sin decirme quien es o como se llama-

-Disculpa… por ahora no puedo…-

-Espero que no se trate de un pervertido o algo así, o tendré que cuidarte a ti también-

-Oh no nada de eso, tú no te preocupes, solo encárgate de cuidar y de pensar en Kevin y eso es todo, de lo demás yo sé cuidarme solo- Levanta el puño.

-Jaja de acuerdo, pero si llega a herirte, no serás el único en golpearlo te lo prometo-

-Uhm trato hecho Eli- Se dan la mano nuevamente.

-Por cierto… Kiseop ya sabes a lo que le tengo miedo, pero tú, ¿a que le temes?-

-A perderlos… a todos ustedes…-

Eli estaba a punto de preguntarle aun más sobre ese miedo, quería decirle que eso jamás pasaría que siempre serian amigos, pero entonces Dongho llega ya listo para salir.

-Kiseop ¿ya nos vamos?- Entra Dongho vestido con un pantalón de mezclilla, una llamativa chamarra color rojo, gorra y con una mochila a la espalda.

-Ah sí espera un momento, no estoy listo todavía- Se levanta de la cama de inmediato para buscar que ponerse.

-¿A dónde irán?- Pregunta Eli sin levantarse. –Hoy vamos a cenar por el cumpleaños de Kevin, ¿no nos acompañaran?-

-¡Uhhh pastel, si quiero!- Responde Dongho de inmediato.

-Jaja, si quieres puedes quedarte e ir con ellos Dongho, iré a visitar a mis padres e intentare regresar temprano- Le dice Kiseop mientras se pone una playera de manga larga, cuello redondo y un chaleco grueso para el frio color azul, unos guantes sin dedos, un gorro tejido y sus ya casi inseparables lentes.

-¡No!, yo voy contigo…- Se acerca al escritorio donde Kiseop pone sus cosas. –Además si vamos a regresar temprano no hay problema y comeremos pastel todos juntos… por cierto, ¿me prestas tu cámara?- Dongho la toma y una libreta resbala, pero Eli la levanta.

-¿Qué es esto?-

-Ah, no, no es nada importante, solo fue un regalo de una fan- Responde Kiseop esperando que ninguno quisiera leer lo que tenia escrito.

-Mmmm es bonita- Eli la vuelve a dejar sobre el escritorio. –Bueno entonces los esperamos en la noche, les mandaremos un mensaje para decirles donde estamos.-

-Por cierto, ¿ya sabes que le vas a regalar a Kevin?- Pregunta Dongho haciéndole una carita burlona.

-Ahmmmm no he… pensado en eso todavía- Responde Eli nervioso rascándose la cabeza.

-Ay ¿Qué piensas? Solo llévalo a una cena romántica, regálale unas flores, anillo y todas esas cosas “ñoñas”- Le dice Dongho. –Aunque después de lo de hoy deberías proponerle matrimonio-

-Ah…- Eli quería seguramente esconderse el sitio más cercano, aunque fuera debajo de la cama.

-Dongho…- Lo mira Kiseop con cara de enojado y se cruza de brazos. –No molestes a Eli con esas cosas-

-Daaah yo solo decía- Le hace cara de puchero pero de inmediato le pone su mejor sonrisa. -¿Entonces me prestas tu cámara?, si, si, siiiiiiiiiiiii-

-Je… claro que si, llévatela- A veces hasta el mismo Kiseop se preguntaba porque dejaba a Dongho hacer lo que quisiera, pero no podía evitarlo.

-¡Perfecto! Entonces vámonos ya- Se cuelga la cámara al cuello y se lleva a Kiseop de la mano pero justo antes de salir Kiseop se detiene.

-Eli…- Voltea a verlo.

-¿Uh?-

-No necesitas comprarle algo caro a Kevin, no creo que haya objeto alguno que desee o necesite, más que a ti y que le digas que lo amas- Eli no respondió pero asintió con una tímida sonrisa. –Hazlo… no pierdas la oportunidad o podrías arrepentirte si alguien más lo hiciera primero…-

-Lo hare…-

Eli sonrió agradecido por sus palabras y Kiseop salió; en su camino hacia la puerta del departamento se toparon con AJ pero Dongho no le hizo mucho caso; Kiseop lo miro y le sonrió despidiéndose con un silencioso “bye…” desde la puerta antes de cerrarla y partir.

-¿Se fueron?- Llega Kevin. –Ah espero regresen a tiempo-

-Ahh Kevin- AJ le sonríe. –No sé a dónde iban, pero Hoon dijo que saldríamos y a cenar por tu cumpleaños, ¿ya decidiste a donde ir?-

-Ah no, en realidad creo que estaría bien cualquier cosa, algo que todos quieran comer, no solo yo-

-El cumpleaños es tuyo, deberías elegir… y por cierto… ¿estás molesto todavía conmigo por lo que te dije el otro día?-

-Ehm no estoy enojado, pero me pone nervioso y preferiría no hablar de eso- Le dijo de manera nerviosa moviendo las manos.

-Ok, no te diré nada más- Pero AJ parecía disfrutar ver esa actitud nerviosa, volvía a sonreír como cuando estaba con Kiseop. –Esta noche, tenía pensado ir por tu regalo de cumpleaños y si no hay problema me gustaría dártelo personalmente-

-Sí, está bien, creo-

-Sera algo especial, te lo prometo…-

Mientras tanto Dongho y Kiseop caminaban hacia la parada de autobús.

-Kiseop ¿Por qué iremos en autobús?, habría sido mejor pedir prestado un auto de la empresa, hasta nos podríamos ir en taxi-

-Sí, pero en autobús es mas… mmm emocionante- Se sienta en la parada y de entre los arbustos que estaban a un lado se asoma un pequeño gatito blanco y gris y de hermosos ojos azules algo sucio, oliendo por todas partes en busca de comida. –Eh, hola pequeño- Kiseop lo mira y se agacha para acariciarle la cabecita.

-Uhh un gato, es bonito, ¿también te gustan como los perros?- Dongho se acerca a verlo.

-Sí, me gustan mucho los animales… pero no sé si me permitirían tener uno en el departamento- Kiseop carga al gatito, y este de inmediato le ronronea moviendo la colita buscando calorcito en sus brazos.

-Si quieres yo pediré permiso por ti…-

-¿Enserio?- Kiseop lo mira y el gatito también voltea atentamente.

-Si…-

En ese momento el autobús llega haciendo bastante ruido provocando que el gatito se asustara y brincara de los brazos de Kiseop para volver a esconderse entre las plantas.

-¡Espera!, no te vayas…- Kiseop corre a buscarlo pero Dongho lo detiene.

-El autobús se va a ir…-

-Pero el…-

-Si aun esta cerca lo buscamos de regreso, ¡vamos ya se va, corramos o tendremos que esperar media hora a que pase el siguiente!-

-Si…- Kiseop mira una última vez hacia lo arbustos donde el gatito había huido, y luego corrió hacia el autobús; aun desde la ventana siguió mirando imaginándose donde se habría escondido, sabía que sería mucha suerte si volvía a encontrárselo, así que solo le quedaba esperar a que estuviera a salvo.

La visita en casa de la familia Lee fue entretenida y agradable, su hermana mayor también estaba en casa y tanto ella como su madre disfrutaban de la plática con Dongho que la hacía muy divertida, por su parte, el señor Lee era mucho más serio y reservado y no intervenía en la conversación a menos que lo considerara prudente siempre desde un punto de vista crítico y analítico y nunca parecía estar conforme y buscaba la mayor perfección en todo.

Finalmente después de la comida la Sra. Lee sirvió te y galletas las cuales Dongho comió sin dudarlo mientras respondía todas las preguntas que ambas mujeres le hacían sobre los viajes y países que habían visitado mientras Kiseop estaba en el piso de la sala jugando con el perro de la familia un cocker de color miel muy juguetón.

-Ahhh como te extrañe gran bola de pelos y baba canina- Le decía amorosamente al perro mientras este se dejaba abrazar y consentir por su dueño.

-Deberías venir más seguido- El Sr. Lee se acerca y se sienta en uno de los sillones. –No solo el perro te ha extrañado, también tu madre, más ahora que tu hermana también trabaja y vive por su cuenta.

-Lo sé, lo intentare, es solo que he estado ocupado, como le dije a mamá me eligieron para una pasarela y…-

-¿En verdad?- Cuestiona el Sr. Lee, aunque en su tono de voz había más indiferencia que alegría o curiosidad. –Todo este tiempo, estos años te hemos apoyado, yo lo he hecho por tu madre que decidió dejarte hacer lo que más querías, pero dime, hasta ahora, ¿ha valido la pena?-

-Si…- Ya sabía por dónde iba la conversación con su padre, Kiseop lo conocía bien y como siempre sabia que aun cuando se esforzaba en hacer siempre lo mejor parecía no destacar en nada y tarde o temprano su padre se lo echaba en cara.

-¿En verdad?- Suspira hondo dispuesto a iniciar. –Siempre estamos al pendiente de ti, guardamos noticias sobre el grupo, asistimos a todas tus presentaciones en Corea sin importar la distancia, pero siempre te mantienes sin crear gran expectativa, ni siquiera hay grandes artículos de ti en las revistas, en las entrevistas rara vez hablas ¿acaso no tienes nada que decir?-

-Papá, sabes que no hablo a menos que sea necesario…-

-Nunca parece ser el momento para ti entonces, con solo mover la cabeza y sonreír no es suficiente ¿eres o no eres parte del grupo?-

-¡Lo soy!- Quizás, por este tipo de conversaciones es que a Kiseop no le gustaba ir a su casa; no se llevaba mal con su padre ni mucho menos, siempre que no se hablara de cosas de trabajo todo podía ser perfecto.

-¿Lo eres?-

Kiseop como odiaba eso, que siempre contestara a su pregunta con otra.

-¿En cuantas canciones has tenido realmente la oportunidad de participar?, ¿Por qué únicamente tienes un par de líneas cuando cantas?, ¿acaso no eres capaz de hacer más que eso, de tomar un rol más protagónico?-

-Claro que puedo, pero no puedo hacer simplemente algo que la empresa no me autorice-

-¿Algún día lo hará?, ¿realmente crees en ello?-

-¡¡Lo hago!!-

El volumen de la conversación comenzaba a subir, tanto que incluso la Sra. Lee no pudo evitar voltear a mirar; Dongho también lo hizo y le dieron unas ganas enormes de gritarle a ese hombre que no tenía idea de todo lo que su hijo se esforzaba a diario, pero seguramente no lo dejaría satisfecho y su siguiente pregunta sería algo así como ¿Por qué entonces no cantaba más?, ¿Por qué no veía resultados? Y para eso ni el mismo Dongho tenía una buena respuesta, si fuera por él, con gusto le mostraría al mundo el talento que Kiseop poseía, pero no podía hacer nada más que apoyarlo y esperar junto con él a que la misma empresa estuviera dispuesta a hacerlo.

-Dices que modelaras, eso está bien, eres un chico atractivo sin duda, alguien más se ha fijado en ti…- Suspira nuevamente. –Recuerdo cuando aun estaban sus dos antiguos compañeros; tenias una presencia más activa, incluso actuaste en un drama, ¿Qué paso después de eso? Pareciera que te ocultaras y fueran los otros dos a los que se les diera más importancia; tienen un gran talento los he visto y oído, tu solo…-

-¡¡Sr. Lee!!- Dongho lo interrumpe y este voltea a verlo. –Ya debemos irnos…- Le hace una reverencia a la Sra. Lee. –Muchas gracias por todo-

-Dongho, ¿tan pronto? Aun es temprano, apenas esta anocheciendo-

-Sí, pero prometimos llegar temprano…- Corre a levantar a Kiseop del piso. -¿Nos vamos?-

-Si…- Le hace una última caricia a su perro y se levanta. –Les llamare…- Le dice a su padre a modo de despedida antes de ir a buscar su gorra y guantes.

-Kiseop…- Su madre le ayuda a ponerse el chaleco. –No te enojes con tu padre, ni te sientas mal por cómo te dice las cosas; sabes… sabes que él es así-

-Lo sé… en realidad no me molesta…- Se termina de atar las agujetas de sus botas. –Nos vamos…-

-Kiseop… toma- Su hermana le entrega una bufanda bastante ancha y larga. –Cuídate… Dongho, vigílalo bien-

-¡Por supuesto!- Se despide con una gran sonrisa de ambas mujeres pero en cuanto ve que el Sr. Lee se acerca, lo toma del brazo. –Vamos Kiseop o no llegaremos a tiempo-

-Sí….-

-Kiseop…- Lo llama su padre desde la puerta. –Piensa en tus opciones, piensa bien lo que haces, ya no arruines tu vida.-

El solo lo miro, sabía que no tenia caso intentar razonar con su padre, aun así levanto la mano a modo de despedida para toda su familia y siguió su camino al lado de Dongho.

De regreso tenían que caminar por entre algunas calles antes de tomar el metro y el autobús; durante todo el camino Kiseop no hablo gran cosa, con esfuerzo Dongho lograba sacarle un par de palabras y en su mayoría no pasaban de “si” o “no”, no sabía ni siquiera como se sentía, de haber sido él se habría enojado, gritado, llorado de ser necesario; pero Kiseop nunca decía nada, se mantenía siempre en calma hasta que algo lo hacía estallar realmente, pero esta vez se contenía.

-Kiseop…- El metro iba casi vacío así que no vio problema en sentarse más cerca de él y recargarse en su hombro como solía hacer siempre. -¿Quieres que vayamos a cenar con los demás o vamos a casa?- Era raro que Dongho preguntara algo así, pero no sabía si Kiseop estaría de humor.

-Dongho…- Le dijo mientras veía la oscuridad del túnel atreves de la ventana. -¿Crees que debo cambiar?-

-¿Cambiar qué?- Lo mira sin entender.

-No lo sé… solo cambiar… quizás hacer otra…-

-¡No!- Dongho le grita y Kiseop voltea a verlo. –No quiero que cambies, si lo haces ¿crees que los demás estarán felices?, no le hagas caso a tu padre, tu puedes hacer lo que quieras con tu vida y yo te creo, creo que puedes hacer miles de cosas, porque si cambiaras… ya no estarías conmigo; te ayudare en lo que sea y tu papá vera que se equivoca; además tu dijiste que no te dejara nunca, ¿Por qué tu quieres dejarme a mí?-

-…-Una diminuta sonrisa se dibuja en sus labios. –Nunca te dejaría, a ninguno de ustedes… son todo para mi, si eso pasara no podría… – Se gira hacia él y lo abraza. –No Dongho, lo último que me pasaría por la cabeza seria el dejarlos… los necesito y te necesito…-

-Entonces deja de pensar en tonterías y sonríe y tomate una foto conmigo que no me traje tu cámara en vano-

-¿Querías tomarme fotos a mi?, ¿no sería mejor tomarle fotos a la ciudad o algo así?-

-Tal vez… pero solo si estas tu en ella, sino no me interesa; así que…- Se pega a la mejilla de Kiseop y pone la cámara frente a ellos. –Más te vale que sonrías-

-Lo hago…- Ambos sonríen y sin pensarlo terminan jugando en todo el vagón casi vacío tomándose fotos haciendo caras graciosas y extrañas y por supuesto también sonriendo sin importar que los pocos pasajeros los miraran raro.

Que poder tan grande tiene el de una simple sonrisa, más aun si es de alguien a quien amas, que es capaz de aliviarte el dolor y curarte las heridas…

Mientras Dongho y Kiseop continuaban su viaje de regreso, los demás aun se encontraban en un centro comercial mirando entre las tiendas, en general para ellos también había sido una tarde animada y agradable; por su parte, Eli lo intentaba, pero no encontraba un momento a solas para hablar con Kevin, aunque aun si lo tuviera no sabía cómo decirle que lo amaba, era una palabra sencilla “amor” pero no siempre fácil de decir.

-Bien ya es noche ¿Ya casi llegamos a dónde cenaremos?- Pregunta Hoon. –Ahhh ¿Dónde estará Dongho? El s el que debería quejarse por la comida no yo-

-Jajaja, tienes razón es la costumbre- Opina Soohyun. –Pero esta con Kiseop así que dudo tenga hambre-

-¿A qué te refieres con eso hyung?- Pregunta AJ curioso.

-Pues, ya sabes… a Dongho le gusta estar con él….-

-Y Kiseop lo adora jeje- Agrega Kevin.

-Te refieres… ¿a que le gusta?- Pregunta tímidamente Hoon y algo dudoso en voz baja.

-Mmm tal vez…- Es Eli quien le responde. –Ya sabes cómo lo consiente todo el tiempo…- Comenta preguntándose si entonces el chico que le gusta a Kiseop podría ser Dongho, cuando accidentalmente cruza la mirada con Kevin quien le sonríe discretamente.

-¿Tal vez?- Hoon vuelve a preguntar; y es que inevitablemente recordó que esa mañana había visto a AJ y a Kiseop algo extraños, y si se ponía a recordar y analizar lo que vio detenidamente, estaba casi seguro de que AJ iba a besarlo; pero tampoco es que fueran cercanos en extremo, se llevaban bien, era todo y seguramente todo fueron ideas suyas, siempre se había dicho que eso del fanservice causa que uno imagine cosas, aunque dentro del grupo eso no se daba tanto; o eso creía el… pero ¡No!, ¡Basta! Tenía que dejar de pensar en eso.

-Yo no lo creo…- Dice AJ sin querer y Soohyun voltea a preguntarle.

-¿Dijiste algo?-

-No… es decir si…- AJ se detiene y los demás también. –Tengo que ir a recoger el regalo de cumpleaños de Kevin-

-Ah está bien mm ¿Por qué no vas tú? y nosotros a buscar una mesa en el restaurante, ya está solo a una cuadra de aquí- Sugiere Soohyun.

-Ehm si no hay problema, ¿podría venir Kevin conmigo?- Dice AJ. –Solo para asegurarme de que le queda y le gusta el regalo-

-Claro, porque no… ¿tú qué dices Kevin?-

-Ahm, si… está bien hyung- Acepta Kevin. –Eli, ¿vienes?- Se le ocurrió decir de pronto y es que la verdad desde la confesión de AJ, se sentía ligeramente incomodo a solas con él.

-Eh, si… voy con ustedes.-

-Bueno, nos vemos en un rato, le llamare a Dongho para decirle donde estamos-

Soohyun y Hoon se van hacia el restaurante mientras AJ, Kevin y Eli se iban hacia el otro lado de la calle casi vacía, a pesar de que aun era temprano había poca gente al igual que en el metro donde  Dongho y Kiseop estaban aun jugando con la cámara cuando reciben la llamada de Soohyun.

-Hyuuuuuung…- Contesta Dongho mientras sigue haciendo caras graciosas junto a Kiseop.

-Donghooo…- Le responde al otro lado de la línea. -¿Dónde están?-

-Ah en el metro ¿y ustedes?.. ahhh aja, aja-

-Estamos cerca hyung- responde Kiseop pegadito a la oreja donde Dongho sostiene el celular. –Sí, se donde esta ese lugar, estamos cerca…-

-Allá vamos…- El metro llega a su destino. -¡No pidan nada de cenar hasta que lleguemos!- La puerta del vagón se abre y tomando de la mano a Kiseop ambos salen corriendo.

Mientras tanto afuera…

-Eli ¿no deberíamos llamarle a Dongho para saber donde se encuentra?- Pregunta AJ.

-Soohyun dijo que le llamaría- Justo en ese momento suena su celular. -¿Si?, ah hyung, si…  ok, lo entiendo buscaremos otro lado entonces- Termina la llamada. –Soohyun dijo que había mucha gente y tendríamos que esperar turno para tomar mesa y vendrían por nosotros para buscar otro lugar-

-Siendo así entonces si deberíamos avisarles a Dongho y a Kiseop, ¿les llamas?- Siguiere AJ.

-Claro…- Dice Eli.

-Yo, yo los llamo…- Interviene Kevin.

-Ya estoy llamando, pero gracias bonito- Eli le sonríe. -Dongho, ¿Dónde están?, si ya no iremos a ese lugar, buscaremos otro, uhmmm esa salida está cruzando la avenida; si estamos justo en las bancas, antes de la parada de autobús, aquí los esperamos- Termina la llamada. –Asunto arreglado, ah es mas ya se a donde podríamos ir a comer, espérenme aquí y yo iré por Soohyun y Hoon, los alcanzare-

-E… Eli…- Kevin trata de detenerlo.

-No tardo…- Sale corriendo de regreso por donde vinieron.

-Eli…- Kevin intenta seguirlo pero AJ lo detiene.

-Aun no te he dado tu regalo…-

En el metro…

-Ahhh Dongho ya me canse de correr…- Se detiene un instante para recuperar el aliento.

-Vamos, vamos nos están esperando del otro lado-

-Ya lo sé pero estoy cansadooooo- Se abraza a Dongho. –Llévame…-

-Ash ¿cansado de qué? Si apenas corrimos por los pasillos.

-Sí pero me duele… la espalda- Se abraza mas a él como si esperara a que Dongho lo cargara-

-Ahh no puedo cargarte…- Toma a Kiseop de los brazos y comienza a caminar sin soltarlo. –Pero puedo intentar arrastrarte jeje-

-Mmm por lo menos se que no me soltaras-

-Jeje y teniéndote así te seguiré tomando fotos-

Afuera junto a las bancas.

-¿Por qué no llamaste tu a Dongho o fuiste a buscarlos?- Pregunta Kevin ante el incomodo silencio.

-Bueno no podía desaprovechar esta oportunidad- Lo mira sonriendo. –La verdad es que tu regalo ya lo tengo- Dice mientras saca una pequeña caja negra de su bolsillo.

-AJ… ¿Qué es…eso?- Kevin lo mira sin comprender.

-Tu regalo y una pequeña propuesta- Abre la caja y dentro se encuentra una pequeña esclava de plata.

-¿De qué hablas?-

-No puedes decirme que no lo sabes, y tanto que me costó tener un momento a solas contigo…-

-AJ… ya te lo había dicho, yo quiero a Eli…-

-Lo sé pero si el sintiera lo mismo ya te habría propuesto lo mismo que yo hago en este momento- Toma la pequeña esclava y luego la mano de Kevin, aunque algo nervioso intenta quitarla pero AJ no lo deja.

-AJ de verdad suéltame yo no…-

-Si Eli te quisiera realmente tomaría el riesgo de preguntarte, sin importar lo que los demás dijeran.-

Eli había alcanzado a Soohyun y a Hoon, sugiriéndoles ir a otro lugar cercano que sabía también le gustaba a Kevin y regresaron de inmediato para encontrarlos; Dongho y Kiseop salían de la estación del metro, esperan a cruzar la avenida sin dejar de jugar con la cámara. Las luces de alto se encienden y avanzan.

-Dongho ¿vez a los demás por algún lado?. –Decía Kiseop mientras caminaba de espaldas frente a él haciéndole caras graciosas al lente de la cámara.

-Jaja no se no me dejas ver… oh…- Se detiene justo en medio de la calle, presionando accidentalmente el disparador de la cámara dejando escapar un flash que ilumina todo por instantes.

-¿Qué pasa, vez algo…?- Kiseop voltea…

A una corta distancia en la banqueta tres chicos venían riendo y hablando animadamente, cuando uno de ellos; Soohyun se detiene de golpe sin poder creer lo que ve, intenta detener a Eli, pero era tarde…

-Kevin…- poniéndole la esclava en la muñeca. –Sigue siendo verdad que me gustas, y quiero que aceptes esto, te quiero…- Lo mira fijamente… Kevin estaba tan sorprendido que no sabía ni que decir. –Y quiero intentarlo contigo, que juntos lo intentemos…-

-AJ, espera yo…-

Pero no hubo oportunidad de respuesta porque lo siguiente que todos vieron fue… a AJ tomando a Kevin de la cintura, abrazándolo, susurrándole al oído.

-Yo puedo amarte…-

Acercando su rostro al de él, tomándolo de las mejillas, Kevin intento moverse pero… solo cerró los ojos, no quería saber, no quería pensar, ni sentir nada…

Como Eli… quien sintió que perdía la respiración, ¿Cómo pasaba esto?, todo en un instante… sentía que su corazón se encogía y se hacía pedazos, sentía una gran rabia que hasta apretó los puños con toda su fuerza sin ser consciente, rabia contra sí mismo quizás… hasta que un par de lagrimas escaparon de sus ojos nublándole la vista… y dándose la vuelta se disculpo con sus amigos alejándose de ahí caminando a toda prisa; porque no podía, no quería saber, no quería pensar en nada mas…

Al igual que Kiseop, que metros más adelante justo en medio de la calle, no podía dejar de mirar esa escena, no porque no quisiera, sino porque no podía moverse… se olvido de todo a su alrededor, de que estaba ahí y que la luz del semáforo cambiaba, no podía ver ni oír, más que su corazón latiendo y como le parecía que este se detuviera poco a poco… lo entendía… cualquier palabra dulce o sonrisa entre ambos no había sido verdad… sus besos o caricias tampoco… debía ser doloroso, para cualquiera lo seria… eso lo sabía, pero no entendía ¿Por qué no lograba sentir nada mas?, ¿Por qué de sus ojos no salía ni una sola lagrima?… ¿Por qué no oía a Dongho gritándole y haciéndole señas desde el otro lado?, ni de las luces del auto que se aproximaba…

Dongho corrió tan rápido como pudo, alcanzando a tomar a Kiseop por la bufanda… jalándolo hacia él, tomándolo de la ropa, cayendo ambos al suelo… justo antes de que un auto pasara a toda velocidad junto a ellos, justo donde Kiseop estaba de pie hace unos instantes… y no fue hasta que sus cuerpos golpearon contra la banqueta, que volvió a sentir algo; los brazos de Dongho sujetándolo con fuerza, que lo veía y le gritaba por haber sido tan estúpido como para no moverse de ahí y dejar que casi lo maten, pero Kiseop solo lo miraba como si no existiera, incapaz de decir una sola palabra; los gritos de Dongho alertaron a Hoon y Soohyun que corrieron de inmediato; AJ no tenía idea que ocurría, pero un instante de distracción había sido suficiente para que
Kevin reaccionara y se alejara de él corriendo en dirección a sus amigos al ver a Kiseop en el suelo.

Dongho se hizo a un lado cuando los demás llegaron, Kiseop se quedo boca arriba mirando hacia el cielo oscuro, escuchando las voces de todos preguntándole como se encontraba y si podía moverse… volvió a respirar profundamente hasta que vio a AJ acercarse con expresión preocupada y confundida, arrodillarse a su lado, mirándolo como si buscara algún tipo de herida física, acerco su mano  y le toco la mejilla pidiéndole que dijera algo, lo que fuera… y Kiseop respondió.

-Estoy bien…-

Continuara…

Image

Licencia de Creative Commons
¿Te cuento un secreto? by Niikiss (Eurídice M. Lozano A.) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://utopiakfiction.wordpress.com/2012/05/09/te-cuento-un-secreto/.

Anuncios

4 comentarios en “¿Te cuento un secreto? – Cap7

  1. Estoy en shock, de verdad no lo puedo creer. O sea, AJ vien que se lujurea a Kiseop y de cierta manera le da alas y Kiseop bueno, él lo ama.

    Eli también ama a Kevin y debería decirle y luego cómo se dieron las cosas de verda me hicieron llorar.

    Primero Kiseop con su padre, fue difícil, lo sé. Luego con AJ declarandose a Kevin y besandolo, fue algo muy doloroso para Eli y Kiseop, y no sé, realmente estoy con el corazón en la mano.

    Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s