¿Te cuento un secreto? – Cap2

Image

 

Disclaimer – Ukiss no me pertenece, ya saben que todo lo qui escrito es por simple diversión mía y el lector.

Nota de la Autora – Nada en particular todo es lindo y romantico hasta aqui

Cap2

La mañana era luminosa y tranquila a pesar de la larga lluvia del día anterior, dando la bienvenida a un nuevo día de trabajo; y como día a día y como muchos chicos lo hacen en el mundo, con un celular en mano, contando sus triunfos, sus penas, sus dudas y temores al único lugar donde sienten pueden confiar  todos sus secretos… una nueva entrada en su diario personal.

Me gustas… me gustas aunque solo me des un “hola” de buenos días y un “adiós” de buenas noches.

Me gustas aunque a pesar de vernos todos los días no pueda desayunar junto a ti; porque sé que no eres conmigo con quien desearías estar…

Te gusta el café sin azúcar y de una marca en particular; te desagrada lo excesivamente dulce, en cambio a mi me encanta el cappuccino de vainilla con 3 de azúcar; ¿creerías que es estúpido, que aun cuando ame el azúcar, haya días en que prefiera tomar el mismo tipo de café que tu, solo para sentirme más cerca de ti?.

Me gusta cada día por el simple hecho de poder verte y oír tu maravillosa voz, aunque a quien mires no sea a mí.

Me gustas aunque de mi solo sepas mi nombre…

Me gustas… aunque me duela tanto haberme enamorado de ti.

Si, palabras así eran lo mismo todos los días; algunas veces optimistas, otras tristes y desoladoras y este era uno de esos días; un día más de ensayo en la sala de prácticas.

-¡¡¡Kiiiiiiiiiiiiiiiiiseeeoop!!!- Llega corriendo un sonriente Dongho con todas las intenciones de saltarle encima. -¿Qué haces, que haces?, dime, dime, ¡dime!- Termina por saltar a un lado de él en el sillón haciendo que casi se tirara encima el vaso de café que sostenía en una mano.

-¡Agh Dongho!- Gritando de dolor por el café derramado en su pierna y su mano. -¿Por qué siempre llegas así a tirarme el café?-

-Aish pues porque en las mañanas parece que estás perdido.- Y claro que así de irreverente como era Dongho dándose su lugar como maknae, se daba el lujo de decir y opinar cualquier cosa menos pedir perdón. –Llegas a la sala de ensayo y te sientas a escribir quien sabe qué cosa todas las mañanas y tomas el mismo café…- Se lo quita de la mano y prueba un poco de lo que quedaba en el vaso. -¡¡¡Puaaagh!!! Sabe espantoso…- Casi le dan ganas de escupirlo pero se resiste y se lo pasa.

-Te lo mereces, por tirármelo y quitármelo.- Intentando secarse el pantalón con una servilleta.

-Tirártelo fue solo una consecuencia… te lo quite porque me gustaba tu café, ¿Qué no lo tomabas de vainilla? Esa cosa ni azúcar tenía, estaba espantosa.-

-Si… pero ya no- Sacándole la lengua.

-Así no es divertido venir a quitártelo- le responde con el mismo gesto, y al ver que tiene el celular en la mano sonríe maliciosamente y corre a arrebatárselo. -¡Mío!-

-¡¡¡No, vuelve acá mocoso!!!- Grita alarmado, si dejaba que Dongho viera lo escrito en la pantalla estaría perdido, sabía que debió haber cerrado esa página de inmediato.

-Noooooooooooo jajaja solo quiero ver, anda, anda- Dongho corría de un lado a otro de la sala esquivando hábilmente a Kiseop que lo seguía desesperado detrás de el, pero no lograba darle alcance, eso de practicar baseball si que era de ayuda.

-¡¡Dame ese celular ahora mismo!!- Gritaba Kiseop al darse cuenta que Dongho veía la pantalla, no había nombres en lo que había escrito siempre era cuidadoso con eso pero sabia como era de intuitivo ese chico, si Dongho lo adivinaba estaría perdido.

-“Me gustas…”- Muy tarde, ya había comenzado a leer. –Ohh oh oh esto es bueno… “me gustas aunque…”-

-¡¡¡Deja eso ya!!!- Y le lanzo lo primero que vio a la mano, su mochila como último recurso haciendo que el celular volara hasta la puerta; si se rompía, prefería eso a que su secreto fuera descubierto.

-¡Tramposo!- Ambos se lanzan a toda prisa a levantarlo cuando la puerta se abre y el pobre celular sale aventado hasta el otro extremo. -¡Lo tengo!- Grita Dongho corriendo a toda prisa en sentido contrario a alcanzar primero su objetivo; desafortunadamente Kiseop no era tan rápido y termina chocando contra el pecho de quien menos esperaba.

-¡Ehhhh, cuidado!!!- Una voz conocida y unos brazos deteniendo su caída… unos brazos… SUS brazos.

-A…  AJ- Su rostro se tiño de rojo en un instante, ¿Por qué de todas las personas en el edificio tenía que haber sido él?.

-Ah… hola– Le respondió sonriente como todas las mañanas y aun sin soltarlo, cosa que hizo a Kiseop ponerse aun mas rojo hasta las orejas. -¿Todo bien?- Y seguía mirándolo con esa hermosa sonrisa que le encantaba…

-Ah, si… gracias- Si hubiese sido posible le habría gustado permanecer más tiempo así, solo dejándose sostener por sus brazos, quizás mentir y decir “no, estoy mareado” o “me lastime el tobillo”, pero a el no, nunca se atrevería a jugarle de ese modo.

-Bien… me alegro- Le sonrió una última vez antes de soltarlo, hacerlo ligeramente al lado y entrar  cargando dos mochilas, la suya y la de… -Kevin, pasa…-

Kevin… debió imagínaselo…

-Kiseop hola…- Le saluda limpiándose la nariz. -¿Nos tardamos mucho?-

-Ah no, para nada, adelante- Kiseop se hace a un lado cediéndole el paso, mientras AJ va a dejar ambas mochilas a un par de sillas junto a la pared; y es que esa mañana Kevin había despertado sintiéndose cansado y sin dejar de estornudar, tanto que el manager quiso que en cuanto llegaran al ensayo fuera a la enfermería, esa noche tendrían una presentación y no era bueno que se enfermara, y claro “inesperadamente” AJ se ofreció a acompañarlo en lo que el manager iba a arreglar los últimos detalles del vestuario de esa noche; y en realidad si había sido inesperado porque regularmente el que se habría ofrecido a hacerlo sería Eli, pero esa mañana parecía estar muy distraído pensando en otra cosa porque en todo el camino no hablo con nadie y solo oía música con sus audífonos puestos mirando por la ventana.

-Oye… Kiseop- Le llama Kevin pasándole una mano por los ojos al ver que se había quedado en la puerta.

-Ah sí, perdona ¿dijiste algo?-

-Pregunte si habías visto a Eli, quiero… decirle algo-

Su rostro estaba ligeramente sonrosado de las mejillas, cualquiera diría que era por estar enfermo, pero a Kiseop no le pareció extraño, el sabia que Kevin sentía algo por su compañero de cuarto e incluso podía asegurar que Eli sentía lo mismo por la forma en que se miraban, se abrazaban, jugueteaban siempre que podían y se preocupaban el uno por el otro; aunque siempre parecía ser eso, un juego; él había visto muchas veces como Kevin se ponía nervioso o se sonrojaba cada vez que Eli llegaba a abrazarlo por la espalda y decirle algo al oído y creía que nadie lo veía, aunque por otra parte, jamás había visto a Eli en las mismas condiciones y eso le hacía dudar a veces, pero apostaría cualquier cosa por asegurar que lo que sentían era verdad.

-El, fue con Soohyun y Hoon, creo que iban a comprar algo para antes del ensayo- Dijo cerrando la puerta.

-Ya veo… ¿habrán ido lejos?-

-Si necesitas algo puedo ir a comprarlo- Interrumpe AJ. –La mañana está muy fresca por la lluvia de anoche y si tu resfriado empeora no será bueno-

-Ah no, está bien, no necesito nada, pero gracias-

-Entonces vamos a sentarnos hasta que los demás vengan… uhmmm- AJ se queda pensativo y voltea como buscando el origen de aquello que le ha llamado la atención. –Huele delicioso…-

-¿A si?…- Kevin lo mira curioso intentando percibir también ese mismo aroma pero al parecer su nariz no quería cooperar momentáneamente.

-Si… – AJ respira profundamente. –Huele a café, a un delicioso café turco-

-Café…- Y era verdad, se le había olvidado que Dongho le había tirado el café encima, Kiseop sintió algo de pena pero al mismo tiempo le había agradado el comentario, aunque claro que se refería solo al aroma del café y no a él.

-Ah sí, esta cosa…- Se acerca Dongho con el vaso de café. –Ya se acabo y sabia horrible por cierto, ah es verdad… Kiseop toma.- Entregándole su celular. –Creo que ya no sirve- Término de decir despreocupadamente.

-¡¿Qué?!- Y era verdad estaba totalmente apagado. –Agh Dongho, es tu culpa-

-¿Mía? Yo no lo tire- Poniendo cara de inocente.

-¡Claro que sí!, tú me lo quitaste y corriste por todos lados con el- Responde indignado.

-Ahhhh, pero la mochila me la aventaste tu así que se me cayo… no lo tire apropósito-

-¡Es lo mismo!-

-No, no lo es, además AJ fue el que lo pateo al abrir la puerta- Sonriendo descaradamente señalando al “culpable”.

-¿Yo?, no me di cuenta, pero si lo hice y no sirve puedo comprarte uno nuevo-

-Eh… ¡no, no nada de eso!, la pila, seguro se bajo por completo, olvide cargarlo anoche-

-¿Seguro?, si quieres puedo revisarlo- No, no podía dejar que AJ hiciera eso jamás, si por azares del destino lo veía y abría su carpeta de fotos o los pequeños escritos que tenia guardados pensaría que era un acosador, un demente, pervertido o peor.

-No, en serio, seguro no es nada- Terminando por guardar su teléfono en el bolsillo del pantalón.

-Como digas… ah hace frio…- Comenta AJ frotándose los brazos. -¿No quieren un café?; Kevin ¿Qué me dices? Yo te invito.-

-¿Yo? Pues, no se…- Kevin dudaba, AJ era siempre amable con el aunque ese día lo había sido más que de costumbre, pero suponía que seguramente era por lo de su resfriado

-Anda, dime cual te gusta- Insistió.

-Pues… mokaccino- Kevin termino por aceptar, después de todo si tenía frio y algo así le vendría bien.

-Ahh ya veo, te gusta lo dulce… bueno iré…- Se pone de pie y ve a Dongho y a Kiseop. –Y ustedes ¿quieren algo?-

-Yo si…- Dongho levanta la mano, en ese momento alguien toca la puerta y la abre.

-Ah ahí estas AJ, ¿puedes venir un momento?- Le indica el manager. –Necesitamos una prueba rápido de tu vestuario de hoy-

-Claro, ahora voy… lo siento chicos su café tendrá que esperar…-

-Kiseop puede ir- Sugirió Dongho.

-¿Yo?- Mirándolo con cara de “cierra la boca”.

-Si…- Levanta los hombros desinteresado. –No estás haciendo nada, el puede ir ¿verdad AJ?-

-Ohh ¿de verdad podrías?-  AJ voltea a ver a Kiseop con una sonrisita que claramente le decía “por favor”.

-Ahm… si… claro- Era una vergüenza, con el no se atrevía a decir que no.

-¡Gracias! No olvides el mokaccino…- Y salió de inmediato con el manager que lo esperaba impaciente.

-Sabía que dirías que si jeje- Dongho lo mira con una pequeña sonrisilla de burla.

-Agh cállate!!!, solo voy porque no es buena idea que Kevin salga estando enfermo y porque tu menos ibas a querer moverte; así que…- Le extiende la mano. –Dame el dinero-

-Ahhh…- Poniendo cara pensativa. –No traigo efectivo… ¿me lo compras tu?- Sonriendo.

-Asssh!! Sabía que me ibas a salir con eso-

-Kiseop, yo te puedo pagar el mío  el de Dongho- Propone Kevin buscando el dinero en su mochila.

-No, déjalo así, lo pagare yo-

-Entonces deberías pagar también el de AJ- Interviene Dongho. –Él fue el de la idea en un principio-

-Pues… si… lo pagare, supongo- Caminando hacia la puerta algo desanimado.

-¡Tú café Kiseop, no te olvides de ponerle las 3 de azúcar, sino no me va a gustar!-

-¿Mi café?…- Mirándolo ya con cara de pocos amigos.

-Sí, ¿para qué gastas en dos cafés iguales?-

-Ash, condenado mocoso…- Sale cerrando la puerta tras él y ya casi con un tic nervioso en el ojo; salir y respirar un poco le ayudaría; Dongho siempre era así y en el fondo no estaba enojado con él; bueno quizás si un poco por lo de su celular pero ya pasaría, la mañana no había comenzado tan tranquila como esperaba.

Y en efecto Kiseop no era el único inquieto esa mañana, porque a un par de cuadras del edificio del salón de prácticas un trió de chicos camina tranquilamente entre las tiendas, o cuando menos tranquilos se podría decir que lo estaban Soohyun y Hoon, porque Eli no dejaba de pensar en lo ocurrido en la noche en la cocina, no se explicaba que había hecho; “jugando solo estaba jugando” se repetía una y otra vez, siempre se ponían a jugar; desde que salieron por primera vez en televisión siempre se daban muestras de afecto y no solo ellos sino entre todos, se abrazaban o daban algún beso en la cabeza o la mejilla, eso era normal, no solo entre ellos sino en todos los grupos, era un jueguito que a las fans les encantaba y siempre incrementaba la popularidad.

El sabía perfectamente que le gustaban las chicas, jamás se había fijado en un chico ni por error, ok la verdad es que si, y ese chico resultaba ser Kevin, pero eso debido a las veces que lo había visto maquillado y vestido como chica; el mismo debía admitir que era impresionante porque poseía un encanto y coquetería natural que era capaz de poner nervioso a cualquiera y celosa a mas de una. El mismo lo había dicho una vez, que le gustaba Kevin porque era como una chica dulce y dócil; y no lo dijo como un defecto o desventaja para su amigo, por el contrario le agradaba porque sus personalidades no chocaban, se ponían de acuerdo fácilmente y se ayudaban en todo mutuamente, y aunque Eli le jugaba una que otra broma, no pasaba mas allá de que Kevin gritara o se asustara, y bastaba con un “ya, lo siento” y un abrazo acompañado de un “te quiero bonito” para ser perdonado; si así hubiesen sido sus novias anteriores probablemente le habría sido imposible romper con ellas; en cambio todas le habían dado algún tipo de problema y odiaba cuando eran caprichosas por cualquier tontería, con Kevin era otra cosa, él entendía sus sueños, sus ideas, lo que le gustaba y lo que no, lo que le hacía sentir bien y mal y cuando estaba de mal humor sabia como tratarlo… pero no… debía detenerse, ya estaba comenzando a comparar a sus ex novias con Kevin como si el también fuera una chica y no lo era; era su compañero y su amigo, lo apreciaba enormemente… el beso fue solo un impulso, un accidente, una tontería y no volvería a pasar, eso era seguro.

“Kevin debe sentir lo mismo” pensaba mientras caminaban de regreso a la sala de ensayo con algo de comida instantánea, bocadillos y agua como almuerzo; tendrían un largo día de trabajo que no acabaría quizás hasta pasada la media noche, pero como recompensa por su esfuerzo el manager les había propuesto una cena junto con todo el staff y eso si lo esperaba con ansias.

-¡Llegamos!- Anuncia Soohyun entrando cargando con las bolsas de bocadillos.

-Ahhh justo a tiempo, comida, comida- Va Dongho directo a revisar las bolsas y ponerlas sobre la mesa.

-Jaja, que desesperado- Dándole unas palmadas en la espalda Soohyun deja a Dongho revisar lo que quiera y se sienta en una silla cercana mientras Hoon va a poner algo de música.

-Eli…- Le llama Kevin al verlo entrar por la puerta con expresión distraída y este voltea a verlo algo desanimado.

-Ah… ¡Kevin!- Al verlo sonríe y corre a sentarse junto a él y a abrazarlo fuertemente. -¿Qué cara es esa bonito?. ¿No dormiste bien?-

-Awww jeje, más o menos- Acurrucándose a su lado.

-No te oyes muy bien- Le pasa el brazo por los hombros atrayéndolo.

-Está enfermo…- Comenta Dongho.

-¿Qué tienes?- Le pone de inmediato una mano en la frente.

-AJ me llevo a la enfermería y solo tengo un resfriado- Cerrando los ojos cómodamente recargado en Eli.

-Ahh AJ- Sonrió algo forzadamente e inconscientemente apretó su abrazo hacia Kevin sintiendo una cierta incomodidad en la boca del estomago al oír su nombre; ¿celos?, no, no tendría porque sentirlos, AJ era un buen amigo, incluso el se llevaba de maravilla con él, no podía estar sintiendo celos de la nada, y sin sentido. –Pero ya lo vez… te dije que te enfermarías por haberte quedado sin cambiarte de ropa anoche- Estrujándolo.

-Awww noo Eli, Eli me duele…-

AJ regresa y al ver la escena va a plantarse serio frente a ellos. -Vas a lastimarlo…-

-¿De qué hablas- Eli lo mira del mismo modo. –Estoy solo jugando…-

-Está enfermo, no puedes estar jugando con el de ese modo-

-Kevin…- Eli lo separa un poco de él y lo mira fijamente. -¿Te estoy lastimando?-

-Uhmm no, no- Mira a Eli y luego a AJ sonriendo para evitar la tensión que se había formado de pronto. –Es solo un juego, Eli siempre me abraza así, además no estoy tan enfermo solo cansado-

-…- AJ lo mira no muy convencido.

-Te lo dije… yo sé como juego con Kevin- Le dice Eli con una media sonrisa de triunfo; no era su intención ser grosero con AJ, pero por Dios él lo conocía muy bien, demasiado, ¿Cómo le decían el modo en que debería tratarlo?

–Si tú lo dices pero, con resfriado o no, sería mejor que no te agites tanto…-

-Bueno, tendrá que moverse de todos modos- Interviene Soohyun. –Ensayaremos hasta pasado el medio día, comeremos y después tomar un baño y prepararnos para la presentación de esta noche…- Sacando un sándwich. –Solo esperemos que no te enfermes más Kevin, o te pierdes la fiesta de esta noche-

-No me la perdería, cenare con todos ustedes… aich!!!!- Eli le pasa un pañuelo desechable. –Gracias…-

-De nada bonito…- Se quita la chamarra y se la pone a Kevin, que dada la diferencia de estaturas y complexión le queda bastante grande.

Por su parte AJ no podía hacer nada más que sentarse; el SI estaba celoso, no podía evitarlo, llevaba mucho tiempo enamorado de Kevin, prácticamente desde que se conocieron, aquella vez cuando aun formaba parte del grupo Paran y habían ido a ese mismo salón donde estaban ahora a visitar a U-kiss y a darles su apoyo; no había sido mas de una hora cuando mucho lo que habían convivido con ellos y para cuando se fueron solo sabia una cosa, le encantaba ese chico de dulce sonrisa y aterciopelada voz; esperaba volver a verlo algún día ¡y así había ocurrido!, sentía que era el destino volverlo a encontrar en su camino y ahora que trabajaban juntos, sabía que debía ganarse su corazón, algo le decía que Kevin lo aceptaría, solo tenía que acercársele un poco más, pero Eli parecía no dejarlo nunca, era como si quisiera arruinarle cada intento; ¿sabría acaso que Kevin le gustaba?, era eso o le gustaba a él también, en cualquier caso no iba a darse por vencido, pero era tan difícil siendo un equipo y sobre todo amigos.

–¿Y el café aun no llega?- Suspirando intentando ocultar su molestia.

-Ya, ya llego…- Dongho señala a la puerta y entra Kiseop confundido al ver que todos voltean a mirarlo al mismo tiempo.

-… ¿Qué pasa?…- Entra dudando cargado dos charolas de cartón gris con seis vasos de café y una caja de donas bajo el brazo.

-Nada…- Se le acerca Dongho con una sonrisilla a la cual ya le estaba temiendo; toma una charola con cuatro cafés y comienza a revisarlos. –Pero podrías decirnos quien es la persona que te gusta…-

-¡¡¡¿Qué?!!!- Gritan todos a la vez, a Kiseop casi se le voltean los otros vasos y aplasta sin querer la caja de donas.

-De… ¿de dónde sacas esas ideas?- Responde nervioso dejando las donas en la mesa.

-De tu celular…- Encuentra el cappuccino de vainilla y voltea a ver a Kiseop como si nada pasara. –¿Trajiste mas azúcar?-

-Ash, toma… -Saca sobres de azúcar de su bolsillo. –Y deja de decir tonterías-

-Si tú lo dices… pero yo lo vi-

-Jeje ya en serio Kiseop, dinos quien te gusta- Lo atrapa Soohyun por la espalda.

-¡Nadie!… no sé que habrá leído Dongho pero no es cierto- Toma uno de los cafés y se lo entrega.

-Gracias… pero ¿Qué tiene de malo que alguien te guste?-

-Nada, solo que no es cierto- Lo que le faltaba, que lo interrogaran sobre algo de lo que definitivamente no estaba dispuesto a hablar.

-Por lo menos ¿tienes fotos de ella?- Se acerca a hablar Hoon por primera vez interesado en el tema.

-No, ¡porque no hay nadie!- En realidad si tenía… y muchas.

-Jeje, seguro las tiene en su celular- Se ríe Dongho mientras agrega un sobrecito de azúcar a su vaso.

-¡Déjanos verlas!, anda y si la conocemos no se lo diremos, lo prometemos- Insistía Hoon nuevamente.

-¡Ya les dije que nadie me gusta!, además Dongho descompuso mi teléfono- Lo saca del bolsillo y se los enseña. –Ven… esta muerto…-

-Ahh que lastima…- Comenta Hoon.

-Una vez el mío también se cayó y se apago, pero volvió a funcionar después de un rato, déjame revisarlo-

-¡No!- Lo guarda de inmediato. –Gracias, pero no Soohyun, ya lo intente, déjalo así- Sabia que se sentiría incomodo e incomunicado sin su teléfono, pero era eso o su dignidad.

-Te alteras demasiado y según tú no tienes fotos de ella…-

-Ahhh… solo no hablemos de eso- La situación era frustrante, eran sus amigos y compartía cientos de cosas con ellos; pero en definitiva esto no era posible; si realmente se tratara de una chica no tendría problemas, pero un chico ¡y encima uno de ellos, de U-kiss!, ni siquiera podía creérselo aun el mismo.

-Ok, no digo más, pero si un día quieres decirnos…-Soohyun era un gran amigo y era confiable, pero ¿Cómo decirle algo semejante, si ni confiaba en sí mismo para esto?.

-Si… quizás algún día…- Suspiro cansado y luego se dirigió hacia los demás con sus vasos de café. -No sabía cual traerles así que en general traje café americano, a excepción del mío… que ya tiene Dongho en las manos- Mirandolo de reojo con cara de “ya te vi”. -Y el de Kevin que es mokaccino- Dice mientras los reparte.

-Por mí no hay problema; te debemos una Kiseop- Agradece Eli tomado el suyo y el de Kevin que seguía acurrucado a su lado.

-No es nada…- Toma el último que quedaba, el de AJ. La verdad es que había llevado tres cafés diferentes y no dos; este era uno de esos… “café turco, sin azúcar ¿Se dará cuenta?” pensaba mientras se acercaba nerviosamente hacia él. –AJ…- Lo llama suavemente, pero el parecía estar más ocupado sacando unos discos de su mochila y con una expresión bastante fría y seria, tanto que temió volver a hablarle al ver que no lo había escuchado, pero intenta nuevamente levantando un poco la voz. –Ahmmm…  AJ-

-Dime…- voltea apenas unos segundos sin dejar de revisar los discos que ya había sacado.

-Tu… ehm… ¿quieres un café?- Le acerca el vaso esperando su respuesta casi temblando, aunque se veía tan serio ahora a diferencia de cuando le pidió ir a comprarlos que, quizás ya no tenía ganas.

-Ah…- Miro el vaso unos instantes y finalmente lo tomo. –Si…- Y se puso de pie de inmediato para dirigirse al estéreo y cambiar de música. Bueno por lo menos lo bebería y eso le alegraba, ahora solo faltaba saber si había notado el pequeño “detalle”; tenía que saberlo y preguntarle.

-AJ…- lo sigue.

-Dime…- Más concentrado en cambiar el disco que en mirarlo.

-Solo me preguntaba ¿te gusto… el café?- Una pregunta tan pequeña pero tan importante que hacía que su pulso aumentara inexplicablemente.

-Ah pues…- Bebe un poco y finalmente le pone play al estéreo. –Está bien gracias…-

Y solo eso basto para que dejara de sentir los latidos del corazón en su pecho y un enorme frio le recorriera por dentro…  AJ no había notado siquiera que le había comprado el café que le encantaba, de esa cafetería que siempre tardaban horas en entregar los pedidos como si los empleados se pusieran a cosechar el grano ellos mismos, y era mucho más caro que en otros locales de la zona, los demás estaban disfrutándolo y lo sabía, por ello no le había importado ir hasta ese lugar y pagarlos todos… pero a AJ no le importaba.

“Ni siquiera lo noto” y era verdad; Kiseop había aprendido a descubrir las cosas que a AJ le gustaba hacer, lo que prefería comer, los condimentos que usaba, la música que oía… tantas cosas que él no pidió conocer, simplemente las fue descubriendo poco a poco accidentalmente… y fue así, accidentalmente como se dio cuenta que AJ le gustaba.

“Pero yo no soy quien le gusta a él… si hubiese sido Kevin quien se lo daba, le habría encantado”

-Me alegro…- Aun así se forzó a sonreírle una última vez antes de regresar  hasta la caja de donas que Hoon tenía en las manos, tomar una y quedarse en el piso junto a él y Dongho, que apenas estaba por morderla y sentarse y ya lo veía con cara de que iba a pedirle algo.

-Oye…- Y ahí venia la pregunta de Dongho. -¿Trajiste mas donas como la tuya de café con chocolate?-

-No…- ¿Cómo era posible que de una caja entera de donas de cubiertas de sabores se interesara justamente en la suya?

-Ahhh…- Poniendo cara de fingida tristeza, lo conocía tan bien y sabía cuando estaba actuando para obtener algo y más cuando ponía esa miradita de niño regañado y suplicante. –¿Me das la mitad?, ¿una mordida?, un pedacito-

-Claro que no, ya te quedaste con mi café, déjame por lo menos comer esto- La verdad es que así era siempre; era bien sabido por todos que Dongho no hacía caso y se tomaba ciertas libertades con los demás y les quitaba alguna cosa que le diera curiosidad por simple capricho o comida cuando se le antojaba, pero ¿Qué acaso a él lo tenía a dieta y no se había enterado?, ¿Por qué era al único que siempre le quitaba la mitad o todo de lo que se le antojaba?.

-Hyuuuuuuuung- Puchero, esa era su ultima arma; eso y abrazarlo.

-Ash… toma…- Le da la dona. –Tienes suerte que aun no la babeara-

-Jajaja, aun con tus babas me la comería- Y dicho y hecho, la dona casi desapareció en un par de mordidas.

-Ash Dongho no seas cochino- Siempre lo regañaba pero nunca aprendía, o simplemente no le gustaba hacerle caso a los demás. Con ese chico, Kiseop ya se había rendido, Dongho terminaba haciendo su voluntad siempre que quería; con la diferencia de que ahora aun cuando ya había obtenido lo que quería, se había quedado junto a el tomándolo del brazo y con la cabeza recargada en el. Para quien no lo conociera podría parecer insoportable, pero el sabia que las intenciones de Dongho en el fondo no eran malas, y a pesar de ser un caprichoso, agradecía que le prestara atención a él, así… dejaba de sentirse solo.

Las horas transcurrieron y el ensayo resulto sin problema alguno hasta la tarde, después de una comida ligera y de prepararse; Kevin aun no se sentía nada bien pero era su responsabilidad, le gustaba el grupo, estaba con sus amigos y con Eli… hasta el momento no había podido hablar con él; pero era paciente; además aun debía pensar bien en que decirle. Si era sincero quería decirle que le había gustado ese beso, que nadie lo había hecho de esa forma, un beso en los labios no cuenta; este era su primer beso real; pero temía lo que el pensara, no sabía que había pasado; jamás espero que llegarían hasta ese punto; quería a Eli enormemente, siempre recurría a él en cualquier momento sin importar el motivo.

Desde que se unieron al grupo se llevaban bien, aunque era tímido al principio porque solo Eli y Alexander hablaban ingles era más apegado a ellos junto con Kibum quien hacía sentir aceptados a todos y los ayudaba en lo que sea; todo se sentía perfecto, hasta que todo cambio… había llorado en silencio, a veces aguantándose lo que sentía, ¿Por qué tenían que haberse ido dos de sus mejores amigos sin más explicaciones?, ninguna razón que les dieran era justificable para haberlos sacado de ese modo solo por conveniencia; era verdad que habían ganado a dos amigos geniales y ciertamente talentosos, pero si los directivos siempre insistían en que debían ser todos como una familia, ¿Por qué le habían arrancado parte de ella?… no iba a tener respuesta a eso jamás, y se había sentido tan solo y algo traicionado, fue entonces cuando Eli lo abrazo, una y otra vez, sin importar las veces que fuera necesario, la hora o el lugar, estaba a su lado; los demás también pero Eli… ya era como parte de él, como su aire o la fuerza que necesitaba, ¿Cómo podría no quererlo?

Pero ¿y si no lo quería solo como amigo?… ¿le gustaban las chicas?, muy poco, no estaba interesado realmente en ninguna… ¿le gustaban los chicos?, nunca pensó en esa posibilidad y sin embargo no le molestaba en lo absoluto. Enamorarse de Eli no le era una idea descabellada, siendo tan valiente, hábil, cariñoso, divertido y protector, ¿Quién no lo haría?, pero todo era tan  repentino como para estar seguro; antes no había pensado así, no se sintió tan lleno de sensaciones y mariposas en el estomago hasta anoche; todo podría significar algo completamente diferente y no amor, sino solo curiosidad… tenía que saberlo.

-Oye bonito…- La voz de Eli lo saco de sus pensamientos; se estaban cambiando de ropa para ir directo a su presentación de esa noche, incluso la maquillista había terminado su trabajo y se había retirado y sin darse cuenta se había quedado pensando sin hacer nada más que estar sentado frente al espejo.

-Ah… Eli- Le sonríe al ver su rostro reflejado en el espejo. -¿Qué pasa?-

-Ya casi nos vamos y…- Lo mira fijamente. –Aun te sientes mal ¿verdad?- Acerca una mano para tocarle las mejillas y estas estaban ligeramente más calientes de lo normal. –No deberías salir hoy al escenario.-

-No, nada de eso- Haciendo un puchero de molestia, la verdad es que si se sentía mal, los brazos le pesaban y la espalda comenzaba a dolerle pero solo serian unas horas más, irían a cenar y luego dormiría, el día siguiente era sábado y podría levantarse un poco tarde. –No puedo ser irresponsable.-

-Ya lo sé…- Suspira sin más remedio. –Pero ¿Y si te pones peor estando en el programa?- Dándole un suave masaje en los hombros.

-Estaré bien… mmmm- Suspiro agradecido.

-Eliiiiiiiiii…- Rezongo Soohyun desde su silla a pocos metros de ellos mientras la estilista le daba unos últimos retoques. –Deja de consentir a Kevin y dame un masaje a mí también anda…-

-Jaja, no tú no estás enfermo-

-Pero estoy cansado y soy tu amigo, casi hermano, ¡me lo merezco!-

-Aah… tienes razón, pero déjame pensarlo… mmmmm… no jaja-

-Jajaja Eli no seas injusto, deberías dárselo- Pero la verdad es que no quería dejar de sentir sus manos en sus hombros, era tan reconfortante.

-Podría ser bonito pero mmm no quiero, mejor aprovecha que quiero consentirte esta noche- Le guiña un ojo mirándolo por el espejo.

-Jeje, está bien, me aprovechare- Le responde el guiño de igual modo.

-Lo creía de Eli pero no de ti Kevin, ¡los dos están en mi contra!-

-Ay para que insistes- Dongho se pasea de un lado a otro ocioso con un par de pinzas en la cabeza esperando a que el spray se secara. –Ya sabes que Eli lo consiente por lo que sea… ¿Por qué no le dices a Hoon?-

-Ah, yo no sé dar masajes…- Intentando no moverse con la maquillista enfrente. –Mejor dile a Kiseop- Lo señala. –No hace nada y ya se quedo dormido…-

-Hyuuuung- Dongho va con intenciones de picarlo y despertarlo pero se da cuenta que no está dormido sino simplemente recargado en un sillón cercano con los ojos entrecerrados mirando por una ventanilla en la esquina; el día volvía a nublarse y aun así algo de luz lograba filtrarse iluminándole bellamente el rostro, Kiseop lucia como un hermoso gatito con los ojos delineados de negro recargando el mentón en su brazo; se veía tranquilo como sumergido en su propio mundo y si alguien se atrevía a perturbarlo el gatito atacaría sacando las garras, pero no esté gatito, por eso a Dongho le gustaba porque a pesar de todo siempre tenía una expresión brillante para todos y para él, sin importar cuanto lo molestara siempre lo perdonaba.

Se quedo a cierta distancia, les indico a los demás que no hicieran ruido para sacar su celular, enfocarlo y tomarle una foto, y es hasta escuchar el “click” cuando Kiseop reacciona.

-Dongho… uhmmm- Estirándose perezosamente. -¿Qué haces?-

-Poniendo en twitter la foto de mi gato…-

-Tú no tienes gato…- Lo mira con duda, los demás comienzan a reír en voz baja y ve la foto en la pantalla que Dongho le pone frente a él. -¡¡¡Oye!!!- Y todos comienzan a reír estruendosamente.

-Jajaja, al fin despertaste-

-¡¿Por qué me tomaste esa foto?!, borrala…-

-Naaaaaaaaaaaaaa…- Le quita el celular de enfrente. –Es más, será mi nueva imagen de contacto, o mejor aún, la pondré de fondo de pantalla jojojo-

-Ash ¡¿Por qué?! Borra esa horrible foto-

-¡No desprecies mi obra de arte!, yo la tome y me la quedo-

-¡Oigan!…- AJ los mira seriamente observándolos desde su espejo. –Dejen de jugar, es hora de irnos, los veo afuera- Toma sus cosas y sale sin esperar a nadie más haciendo que todos se miraran confundidos.

-¿Qué le pasa?- Pregunta Soohyun. –Tan feliz que se veía esta mañana-

-Sera el estrés…- Opina Eli justo antes de terminar con su masaje, después de todo AJ tenía razón y debían que llegar al programa en el que se presentarían en media hora.

-Eli…- Kevin lo detiene del brazo antes de salir.

-Dime, ¿te sientes mal? debemos irnos-

-No… solo, quiero hablar contigo…- Ahí iba otra vez, estaba poniéndose nervioso y sonrojándose lo sabía.

-Está bien…- Tomándole de la mano. –Pero tendrás que decírmelo cuando lleguemos al foro de grabación, ahora vámonos o nos dejaran-

-Jeje está bien pero en cuanto lleguemos y tengamos cinco minutos libres no te me escaparas-

-Jaja, trato hecho…-

Casi media hora después llegaron al estacionamiento, alrededor había otros autos y camionetas pertenecientes a otros grupos e invitados; a su llegada les anuncian que serian el quinto grupo en presentarse así que podrían tomarse unos minutos antes de ser presentados.

El programa dio inicio, saludaron a cuantos conocían en los pasillos y ya se dirigían a dejar sus cosas cuando Eli siente que le jalan del brazo nuevamente y al voltear ve a Kevin.

-Ven…- Era ahora o nunca.

-¿A dónde vamos?…-

-A hablar, solo un momento…-

-Entonces… sígueme…- Volvió a tomarlo de la mano y lo llevo por un pasillo vacio, en el piso y pared se veían cosas de utilería, estarían cerca de un almacén o algo parecido así que el área estaría completamente sola. –Estamos solos ahora, ¿Qué… querías decirme?-

-Sobre anoche…-

-Ahm… si- Lo presentía. –Yo también estuve pensando…-

-Me… me sorprendí-

-Lo siento…-

-¿Por qué Eli?-

-Si te asuste o te desagrado yo…-

-No, no me refería a eso… es que…-

¿De qué había servido pensarlo todo el día si ninguno de los dos se atrevía a hablar?… el tiempo se acababa…

-Tu beso…- Kevin volvió a romper el silencio, le costaba tanto trabajo que su voz apenas si se escuchaba como un susurro. –Me gusto…-

-…- Su nerviosismo creció de pronto, no esperaba hablar del tema solo iba a dejarlo pasar; y a su falta de respuesta Kevin estaba perdiendo el valor.

-Tu…- Las cosas no estaban saliendo como esperaba, ¿tan difícil era hablar?. –Eli, sabes besar muy bien…- Dijo finalmente con una amplia sonrisa tanto como le era posible dándole un golpecito en el brazo.

-Ahh jaja ehh gracias, creo…- Se sintió aliviado y termino riendo, realmente no quería hablar seriamente del tema.

-¡Es verdad! Jaja, ¿a caso tienes mucha practica?-

-Jaja claro que no, hace mucho que no salgo con alguien… yo creo más bien que es talento natural- Con expresión seria y orgullosa.

-Jaja no exageres Eli-

-Oye tu dijiste que era bueno así que entonces no te retractes-

-Mmmm…-

-No lo pienses tanto-

-Jaja ok no me retracto-

-¡Júralo!-

-Jaja lo juro-

-¿Soy genial?-

-Eres genial…-

-¡Ahhhh lo sabia!-

-Bésame de nuevo…- Se atrevió a decir sorpresivamente y el silencio cayó nuevamente entre ambos; no había querido decirlo así.

-Je… Kevin… ¿hablas en serio?- No otra vez… había sido un juego, un juego ¡solo eso!

-… Si…- Esta vez no podía reír, hablaba en serio. –Bésame de nuevo Eli…- Se separo de la pared donde se habían recargado y se puso frente a él. –Por favor…- Se acerco unos pasos para acortar la distancia y cerró los ojos.

Eli se quedo en blanco; solos, nadie estaba cerca, ni siquiera se oían las voces del staff, podría hacerlo, pero… tenía miedo, no quería confundirse más, ni a Kevin, temía realmente sentir algo mas por el… para que negarlo, si quería hacerlo, tenerlo en sus brazos, tener sus labios, abrazarlo tan fuerte como le fuera posible, sentir los latidos de su corazón… sentir…

-No puedo, no puedo Kevin…- Lo abrazo, pero no se atrevió a hacer nada más.

-Eli…- Se abrazo a él. -¿Por qué? ayer si, hoy no ¿Cuál es la diferencia?-

-No quiero lastimarte…- Lo abrazo con más fuerza.

-¿Por qué lo harías?-

-Porque… porque no lo sé, porque eres mi amigo, porque te quiero, pero solo eso, anoche, estaba… estuvimos jugando…-

-Eli… yo…- Llorar, tenía ganas de llorar. –No sé lo que siento…-

-No pienses en eso… no puede, no debe volver a pasar…-

-¿Por qué?-

-Porque no hay forma, no hay un camino… porque no quiero perderte… porque… no quiero pensar más… perdón…- Y lo soltó, lo alejo lentamente de él; se mordía los labios en la frustración pero no se atrevía a mirarlo. –Es tarde ya…-

-Eli…- Kevin se esforzaba por encontrar su mirada pero él la rehuía. –Eli…- Su voz de escucho apagada, sintió frio, mucho frio, ¿era porque Eli ya no lo abrazaba?.

-Debemos irnos….- Y sin decir más se fue de regreso por el pasillo sin esperarlo.

-E… li…- Se sentía mal, tan mal, ¿lo había rechazado? y sin una explicación real, ¿tenía miedo?, Kevin también pero lo único que pedía era que no se alejara de él, ¿Por qué un simple beso es capaz de cambiar tanto las cosas?.

Camino de regreso por el pasillo, seguía sintiendo mucho frio y a la vez los ojos le ardían, necesitaba encontrar a alguien pronto.

-¿Estás bien?- Una voz poco conocida lo llamaba pero no estaba seguro de quien se trataba hasta que un chico mucho más alto que él y con unos brazos fuertes lo detuvieron de los hombros. –Espera…-

-Ah, yo… perdona no me siento muy bien- Intento enfocar la mirada para ver de quien se trataba. –Yo… te conozco, lo sé…-

-Ah jaja si, soy Lee Joon, de MBLAQ- Le sonrió amable y brillantemente, no sabría describir que tenía ese chico pero poseía un aura brillante y agradable, que aun sin conocerlo bien se sintió agradecido de haberlo encontrado. –Woow, te vez mal, tienes los ojos rojos, espero no hayas estando llorando- Le sonrió amablemente.

-No, no, es solo, se supone tengo un resfriado-

-Más bien, tenias porque ya empeoro- Le dio unas suaves palmaditas en el hombro. -¿Está bien si te acompaño parte del camino hasta la puerta de sus vestidores?-

-Sí, gracias- Le daba pena tener que recibir ayuda de un chico que apenas conocía pero no quería seguir solo, así que Joon lo acompaño por el resto del camino sin dejar de apoyar la mano en su hombro, para los demás que pasaban cerca de ellos parecía que solo era un gesto amistoso e iban hablando de algo como amigos, pero la verdad es que si lo soltaba sentiría que chocaría con la pared. Hasta que un chico con un traje similar al suyo pasa frente a ellos pero al verlos se detiene.

-Kevin…- Era Kiseop y al parecer había estado buscándolo por lo agitado que estaba. -¿Dónde te metiste?, creí que estabas con Eli y luego el regreso y no dijo nada…- Mira a Joon e inclina la cabeza a modo de saludo y él le responde con una sonrisa.

-Me… fui por otro pasillo y me perdí- Muy mala excusa, ya conocían bien las instalaciones del canal como para perderse, era obvio que Kiseop no le creía.

-Me lo encontré en el camino y caminamos hasta aquí-

-¡Hey, Joon!- Voltean y son los demás chicos de MBLAQ que lo llaman. –Apúrate ya nos toca salir al escenario-

-Ahh ya voy Seungho- Voltea a ver a Kiseop. –Debo irme, ahora que se que está en buenas manos no me preocupo- Refiriéndose obviamente a Kevin. –Cuídalo mucho y ¡ánimo!- Y con esas últimas palabras salió corriendo en dirección a sus amigos.

-Kevin…- Lo miro preocupado. –No estás nada bien, déjame llamar al manager-

-No en serio… solo necesito tomar agua-

-Ok, ok- Se sentía un pésimo amigo y mas por ceder tan fácilmente pero sabía que la responsabilidad con el grupo era primero; el habría hecho lo mismo. –Después de la presentación, sin “peros” tú y yo nos vamos a casa, no vas a aguantar una cena que dure hasta la madrugada-

-Está bien… ah, si pudiera irme ahora…-

-¿Paso, algo con Eli?- Se atrevió a preguntar mientras tomaba dos botellas de agua de una mesa.

-No lo sé, yo solo…- No sabría por donde comenzar a contarle.

-Dale tiempo… enamorarse, a veces no es tan fácil-

Casi siente que el agua se atoraba en su garganta al oír esas palabras de parte de Kiseop, ¿enamorarse?, ¿Cómo podría el imaginar algo así?. De cualquier modo no tenia ánimos de hablar del tema y las fuerzas que le quedaban debía utilizarlas para cantar… era mejor dejar las cosas así por ahora.

Minutos después salían al escenario y afortunadamente todo salió en orden; quizás la emoción del publico o el profesionalismo que todos deben demostrar en esas situaciones pero dando su mejor en equipo nadie noto que Kevin ya tenía fiebre para esas alturas, en cuanto salieron, Kiseop aviso al manager  y los tres salieron de inmediato.

Para cuando los demás recogían sus cosas un ayudante del manager había llegado a esperarlos diciendo únicamente que lo habían enviado para llevarlos al restaurante que ya habían planeado, que disfrutaran la cena y el llegaría mas tarde.

-Oigan, ¿Dónde están Kiseop y Kevin?- Pregunta Dongho al ver que no están y ya han cerrado las puertas de la camioneta.

-¿No los vamos a esperar? Interviene Soohyun al darse cuenta que están por salir del estacionamiento, cosa que alerta de inmediato a Eli y a AJ.

-Ahmm, no…- El ayudante sabía algo y eso lo notaron de inmediato.

-¿Es porque Kevin está enfermo?- Volvió a insistir Soohyun.

-Uhmm… miren, tuvieron que llevarlo de emergencia al hospital y…-

-¡¡¡Eli!!!- Grita Soohyun al verlo abrir la puerta de repente y salir corriendo, AJ intenta bajarse también pero le cierran la puerta con seguro.

-¡Déjame bajar!- Le ordena al chofer pero este solo niega.

-¡Están a mi cargo!, no pueden bajarse así nada más, iré yo a buscarlo-

-El ya tomo un taxi- Le dice Dongho señalando hacia la dirección en la que había corrido. –Acabo de verlo-

-Solo está preocupado por Kevin, ¿Por qué no le llama?- Sugiere Soohyun.

-Eso hare, pero preocupado o no su manager debe saberlo ¿entendido?, AJ vuelve a sentarte en tu lugar- Sin más remedio AJ vuelve a sentarse aunque evidentemente molesto; el asistente intenta comunicarse con Eli pero este no contesta.

Por su parte, Eli llama a Kiseop para saber en qué hospital se encontraban, afortunadamente no fue necesario porque ya iban de regreso al departamento y allá se verían. Teniendo eso en cuenta Eli pidió al taxista llevarlo de inmediato.

Para cuando el auto del manager  llegaba al estacionamiento del edificio Eli ya los esperaba ahí y sin esperar o pensarlo más abrió la puerta para tomar a Kevin en brazos y llevarlo cargando hasta el elevador.

-Eli…- Le hablaba el manager seriamente. –Mi ayudante me llamo, espero que sepas que lo que hiciste fue arriesgado-

-Lo sé…- Abrazo más firmemente a Kevin que a pesar de estar dormido no dejaba de temblar. -¿Por qué no se quedaron en el hospital?-

-Kevin no quiso y el doctor acepto siempre y cuando no saliera de casa, después de todo no era algo tan grave; lo inyecto y se quedo dormido-

-Entiendo… gracias Kiseop…-

Cuando finalmente llegaron a su departamento, el manager se despidió de ellos ya que tendría que ir con los demás a la cena y avisarles, dejando a su cargo a Kevin quien seguía dormido.

Alrededor de una hora después Kevin abre lentamente los ojos algo desorientado.

-Al fin despertaste bonito…- Sentado desde la silla del escritorio.

-E… Eli…- Mueve un poco la cabeza y un paño de tela resbala de su frente. -¿Qué haces aquí?, ¿Y la cena con los demás?-

-Digamos… que la cambie por una comida en casa, de ramen instantáneo preparada por Kiseop.- Se acerca para quitarle el paño ahora seco y tocarle la mejilla. –Aun tienes algo de fiebre-

-Viniste…- Detiene su mano sin dejarla ir. –Creí que no querías hablar conmigo-

-Que no quisiera hablar en ese momento, no significa que no me preocupe- Se sienta junto a él en la cama. –Debí darme cuenta como te sentías- Se acerca dándole un beso en la frente. –Descansa…-

-Quédate…- Lo detiene poniendo débilmente las manos en el cuello de su playera. –Lo de ayer… no importa- Susurrándole al oído. –Solo quédate…-

-Debería irme…- Pero sabía que no quería dejarlo solo. –Debería dejarte descansar…- Mueve el rostro para mirarlo a los ojos acariciándole la mejilla.

-Mmmm… si te quedas podre dormir…-

-Uhmm… ¿y si el oso no me da permiso?- Señalándole al gran oso blanco que está en la esquina de la cabecera.

-Jeje por una noche que duerma en la silla o el piso, no creo que le moleste-

-Jaja, ¿cambias al oso por mi?- Le susurra como si se tratara de un secreto y une sus frentes sin dejar de mirarlo… estaba cayendo otra vez…

-La verdad… si- No cambiaría la compañía de Eli por nada ni nadie más, dormir solo dormir a su lado sería suficiente.

Se miraron a los ojos en silencio, no era necesario saber en qué pensaban; era lo mismo, lo mismo que había pasado anoche, en lo mismo que volvería a pasar sin saber hasta dónde llegarían.

Eli recorrió su rostro con la mirada, Kevin volvió a entrecerrar los ojos lentamente, sus respiraciones se detenían, sus pulsos se aceleraban… no podía mas… lo tomo de los hombros y lo beso con fuerza, casi desesperado, recorriendo sus labios y su boca tanto como deseaba; y Kevin casi perdía el aliento por completo, sentía calor, tanto calor y aun así quería tener a Eli, enredar los dedos entre su cabello, abrazarlo hasta que cediera y dejara caer su cuerpo sobre él.

-Ah… Eli- Pero tenían que respirar.

-Esta noche…- Volvió a besarlo, olvidando que estaba enfermo, hasta el punto de volverle a morder los labios. –Entre los dos…-

-Si… será un secreto-

Continuara…

Image

Licencia de Creative Commons
¿Te cuento un secreto? by Niikiss (Eurídice M. Lozano A.) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://utopiakfiction.wordpress.com/2012/05/09/te-cuento-un-secreto/.

Anuncios

7 comentarios en “¿Te cuento un secreto? – Cap2

  1. OMG! muero! las dos escenas de beso, tanto al del capitulo 1 como la del 2 son tan asadghgsdga! Me encanta esta pareja… tan amor w<!! Te seguiré leyendo asi k no tardes en subir el tercer capitulo *-*

    Me gusta

  2. Mujer </3 Este capitulo ha hecho sufrir a mi corazón más de lo que debería. Ois, soy débil ante el drama/angst T^T Me la he pasado gritando como bebé (?) leyendo como sufre en silencio el pobre de Kiseop ;__;

    Yo la verdad desearía que al final Kiseop se enamorara de Dongho pero asdfasdf, ya no sé nada UÛ. Aparte no quiero que mi bebé Dongho sufra tampoco T^T

    AJ, ¿por qué no le haces caso a Kiseop? ¿Eh? ¿Eh? T^T Tan lindo que es él! Ya deja de ver a Kevin que todos sabemos que él ama a Eli y se casaran en un futuro (?)

    ASDFASDFAS, la parte del café me mató T^T ni siquiera un gracias con una sonrisa deslumbrante -en un rincón llorando-.

    Y luego Eli negandole el beso a Kevin Dx me puse a gritarle al computador como loca y luego a llorar T^T (?) Tener 0330 de fondo no es bueno, tampoco ;_;

    Creo que es todo lo que tengo por decir en este capitulo~ ya mismo me voy a leer el tercero T^T aun con el corazón hecho añicos </3

    Lo que me ha hecho al menos feliz es ese beso del final *^* asdfasdfasd. Gracias a ti, he caído por el ElVin O: (ya ni recuerdo que era el VinSeop, lol, bueno no xD)

    ¡Gracias por el capitulo, linda! ^3^ Me encantó, soy masoquista, lo he descubierto XD Pero bue~~ es que esto está bellísimo *3*

    Me gusta

  3. woooow esta increíble chingu sigueleee!! veo que aun no esta terminado pero no importa tu tomate tu tiempo apenas voy en el cap 2, aunque con lo interesante que esta creo que en 2 días te alcanzo xD que barbara eres buenísima y me encanto que joon saliera jeje eso estuvo fantástico ^^

    Me gusta

  4. Yo estaba bien metida leyendo esto anoche y mi santo padre me cacha y que me manda a dormir, doy gracias porque no haya abierto mi laptop y haya leído esto.

    Estoy sorprendida, incluso dolida por cómo pasó la sitnuación con Kiseop y Kevin, bueno ya sabes individualmente.

    Kiseop está realmente enamorado de AJ y él ni siquiera lo voltea a ver, es que simplemente se merece una “cueriza” como dice mi papá. De verdad está tan ciego, es que es obvio que Kevin quiere con Eli o sea “Hellow”.

    AJ es un tonto.

    Eli está enamorado y tiene miedo, es normal. Pero no puedo creer es que de verdad la historia es tan, pero tan genial que no puedo. En estos momentos mi mamá está viendo sus novelas y me está contando sus cosas pero no le hago caso, realmente me concentré en estar leyendo tu historia que es fácil perderse dentro de ella.

    Cada escena la escribes tan hermosamente que es imposible no perderse.

    ¡Secreto! ésa noche sería su secreto, es que no lo puedo creer. De verdad está pasando, yo tengo que seguir leyendo <3

    Me gusta

¡Gracias por comentar! ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s